LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 29 de octubre de 2013

Oreja de cerdo a la gallega

La receta de hoy es una rica y exquisita oreja de cerdo a la gallega, que esta buenísima. Yo he utilizado sal maldón, que aunque nos parezca un poco cara, cunde bastante y para este tipo de platos es ideal, pero podemos utilizar perfectamente sal gorda normal. También podemos sustituir el pimentón picante, por pimentón dulce o agridulce, esto depende si nos gusta el picante o no. Los pasos a seguir para esta receta es igual que si fuéramos a preparar pulpo a la gallega o a la feira. La oreja de cerdo es un producto cárnico que se puede considerar como «despojo» y que constituye una de las tapas clásicas servidas en nuestros bares.
 
 
INGREDIENTES:
      - 2 Orejas de cerdo
      - 3 o 4 Patatas
      - ½ Cebolla
      - 1 Hoja de laurel 
      - Pimentón picante
      - Sal maldón (podemos sustituir por sal gorda)
      - Aceite de oliva
  
PREPARACIÓN:
      Empezamos la receta limpiando y lavando bien las orejas, quitándoles todos los pelos que pudieran tener, yo para esta operación me he ayudado de un soplete de cocina. Una vez limpias las partimos por la mitad, las ponemos en la olla a presión y añadimos agua hasta que las cubra, añadimos media cebolla, una hoja de laurel y un poco de sal, tapamos y llevamos al fuego dejando cocer, una vez que empiece a salir vapor unos 30 o 35 minutos. Si las cocemos en una cacerola normal las tenemos que tener hirviendo, aproximadamente una hora.
 
 
      Mientras se cuece nuestra oreja, vamos cociendo  las patatas, para ello las lavamos, ponemos agua en un cazo, añadimos las patatas y cocemos aproximadamente 20 minutos, dependiendo del tamaño de las patatas, de todas formas pinchamos con un palillo, para saber cuando están listas, una vez listas las sacamos del agua caliente y las ponemos debajo del grifo con agua fría, para romper la cocción, reservando para utilizarlas mas adelante. Cuando tengamos nuestra oreja cocida, sacamos del agua con cuidado de no quemarnos, y la partimos en trozos.
 
 
      Seguidamente pelamos nuestras patatas y las partimos en rodajas no muy finas, las vamos colocando en el plato o  fuente donde vayamos a servir, formando lo que se suele decir una cama. Seguidamente ponemos una cucharada de aceite de oliva en una sartén, llevamos al fuego y sofreímos unos 3 o 4 minutos la oreja que hemos partido.
 
 
      Una vez sofrita la ponemos encima de la cama de patatas, que hemos hecho anteriormente. A continuación le espolvoreamos un poco de pimentón picante por toda la superficie, regamos con un poco de aceite de oliva y salamos por encima con la sal maldón, si no tenemos sal maldón le ponemos sal gorda.
 
 
  Con esto solo nos falta llevar a la mesa y disfrutar de este rico manjar.
  
 

sábado, 26 de octubre de 2013

Pizza de calabacín

Hoy os dejo una pizza de calabacín muy rica y original, la receta la he sacado del blog de Mª José (cocinandoparaellos) un blog que os recomiendo que visitéis. Los ingredientes de esta deliciosa pizza de calabacín, los podemos variar s gusto de cada uno, le podemos sustituir el jamón y el bacón, por atún y aceitunas, etc. como os digo al final de la receta el calabacín, suele soltar agua, otra solución es, hornear nuestra pizza en una bandeja especial para pizzas, que viene agujereada. Lo único que tendríamos que hacer es poner abajo del horno, otra bandeja, que recoja el agua que suelta. Espero que os guste esta pizza y os animéis a prepararla, si lo hacéis estoy seguro que os gustara y repetiréis.
 
 
INGREDIENTES:
      - 1 Calabacín
      - 3 Tomates (solo la carne)
      - 100 g Jamón york
      - 3 Lonchas bacón
      - 100 g Mozzarella fresca
      - 100 g Queso rallado 4 quesos (especial gratinar)
      - Orégano
      - Sal
 
PREPARACIÓN:
Lo primero que hacemos es lavar bien nuestro calabacín y sin pelarlo, lo partirnos en rodajas finas. Seguidamente forramos la bandeja de pizza o de horno, con papel sulfurizado (papel de hornear). Una vez forrada vamos colocando las rodajas de calabacín, sobre el papel sulfurizado, formando una cama, del tamaño y la forma que deseemos.
 
 
      Seguidamente pelamos nuestros tomates y los picamos desechando las semillas, una vez picado lo ponemos sobre un colador, para que escurra toda el agua posible. Seguidamente repartimos el tomate por encima del calabacín, salamos y le añadimos un poco de orégano.
 
 
      A continuación picamos los 100 g de jamón de york y las 3 lonchas de bacón, una vez partido repartimos por toda la superficie.
 
 
      Seguidamente picamos los 100 g de mozzarella y lo repartimos igualmente por toda la superficie, y le espolvoreamos un poquito mas de orégano.
 
 
      Seguidamente añadimos el queso rallado, repartiéndolo por toda la superficie, y volvemos a espolvorear un poquito de orégano. A continuación metemos en el horno, que previamente tenemos precalentado a 200 º por arriba y por abajo, durante aproximadamente 35 o 40 minutos, dependiendo de cada horno. Si vemos que se gratina el queso y el calabacín esta sin hacer, quitamos el calor por la parte superior, dejándolo solo por la parte de abajo.
 
 
      El calabacín como sabréis suelta mucho agua, por lo cual durante el horneado, tendremos que sacar una o dos veces del horno, para quitarle el agua inclinando un poquito la bandeja, y con cuidado de no quemarnos. Pasado el tiempo de cocción sacamos del horno y tenemos esta rica, sana y deliciosa pizza de calabacín, lista para disfrutar de ella.
 
 
¡Buen  provecho!
 

martes, 22 de octubre de 2013

Dulce o carne de membrillo

Si hay recetas fáciles de preparar y con pocos ingredientes, esta es una de ellas. Una cosa a tener en cuenta y muy importante, es pesar el membrillo, una vez pelado y limpio, utilizando la misma cantidad de azúcar que de membrillo.  El dulce de membrillo, también llamado carne de membrillo, es un dulce preparado a partir de la fruta del membrillo. Hay variantes de dulce de membrillo que se elaboran en Francia, Grecia y Turquía. En México se lo conoce como ate de membrillo.
 
 
INGREDIENTES:
      - 1 k Membrillos (partido y limpios)
      - 1 k Azúcar
      - El zumo de un limón
 PREPARACIÓN:
      Lo primero que tenemos que hacer es lavar, pelar, descorazonar y partir los membrillos en trozos, cuanto mas pequeños menos les costara deshacerse y mezclarse con el azúcar.  Una vez limpios y pelados los ponemos en una cacerola y les añadimos el zumo del limón y el kilo de azúcar.
 
 
      Tapamos la cacerola y los dejamos como mínimo 8  o 10 horas en reposo, lo ideal es dejarlos toda la noche. Pasado este tiempo veremos que el azúcar se ha hecho liquida, formando un almíbar.
 
 
      Seguidamente llevamos la cacerola al fuego, no muy alto y con una cuchara de madera, prácticamente no paramos de darle vueltas, hasta que el membrillo se  haya desecho, sabremos que esta listo cuando apartando un poco con la cuchara de madera, este no vuelva a su sitio. A mi no me ha hecho falta, pero si vemos que nos queda algún trocito, podemos triturar todo con la batidora, para que nos quede mas fino. Seguidamente vertemos en el molde, fuente, etc. nuestra carne o dulce de membrillo y con esto estaría listo.
 
 
      Como veréis en las fotografías, yo lo he preparado de dos colores, utilizando colorante alimenticio, que podremos encontrar en cualquier centro comercial. Para ello lo único que tenemos que hacer es separar en partes iguales la carne de membrillo y añadir un poco de colorante, del color que hayamos elegido a una de las partes y mezclarlo bien. A continuación llenamos nuestros moldes utilizando un poco de cada color.
 
 
      Dejamos enfriar y a la hora de desmoldar tendremos nuestra carne o dulce de membrillo con los colores que hayamos utilizado, quedándonos mucho mas vistosos.
 
 
      Servir como postre acompañado de un poco de queso, normalmente se utiliza queso fresco, tipo de Burgos.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Tortilla de bacalao a la vasca

La receta de hoy es una deliciosa tortilla de bacalao a la vasca, muy rica y jugosa, que acompañada de una buena sidra natural, esta de vicio. Para esta receta el bacalao no es necesario que sea muy grueso, pues luego lo vamos a desmigar. Comentaros también que si en vez de usar ajos normales, utilizamos ajos tiernos, estará aun mejor. La Tortilla de bacalao es un plato de huevo típico de la cocina Española, que tradicionalmente se sirve como entrante en las sidrerías vascas.

 
INGREDIENTES:
      - 400 g Bacalao (desalado)
      - 1 Cebolla
      - 2 Pimientos verdes (tipo Italiano)
      - 2 Ajos
      - 1 Ramillete perejil (fresco solo las hojas)
      - 4 Huevos
      - Aceite de oliva
      - Sal (opcional)
 
PREPARACIÓN:
      Lo primero que tenemos que hacer es desalar nuestro bacalao, para ello lo tenemos que tener, previamente 24 horas en agua, cambiándosela  por lo menos 2 o 3 veces, normalmente cada 8 horas. Una vez que el bacalao este desalado, lo desmigamos y dejamos escurrir bien, si fuera necesario, lo podemos secar con un poco papel de cocina.
 
 
      Mientras tanto vamos a preparar el resto de ingredientes, para realizar nuestra receta. Pelamos y picamos nuestra cebolla, en trocitos pequeños, lo que se conoce como brunoise, picándola de esta forma queda mucho mas fina una vez pochada. Una vez picada nuestra cebolla, picamos de la misma forma nuestros, pimientos verdes, quitándoles todas las semillas y los nervios blancos de su interior. Seguidamente pelamos y picamos finamente los dos ajos y por ultimo picamos, muy finamente, el ramillete de perejil.
 
 
      A continuación ponemos en una sartén 2 o 3 cucharadas de aceite de oliva, llevamos al fuego (no muy alto) y añadimos a la sartén, la cebolla y el pimiento, que hemos picado anteriormente. Sofreímos dándole vueltas de vez en cuando con una cuchara o tenedor de madera, unos 5 o 6 minutos hasta que veamos que la cebolla y el pimiento, se pochan un poco. Seguidamente añadimos a la sartén los ajos picados y el perejil, seguimos pochando un par de minutos, para que se sofría todo junto, pero que nos quede con color verde. Pasado este tiempo retiramos del fuego, y con ayuda de un colador, ponemos a escurrir para que suelte bien el aceite del sofrito y evitar que nuestra tortilla, tenga exceso de grasa.
 
 
      Una vez escurrido pasamos a preparar nuestra tortilla, para ello ponemos en un bol los cuatro huevos y batimos bien, añadimos el bacalao desmigado, que teníamos escurriendo  y el sofrito, mezclando bien todos los ingredientes. En este punto podemos comprobar de sal y si fuera necesario, salamos un poquito.
 
 
      A continuación ponemos en una sartén un poco de aceite de oliva y cuando este caliente, vertemos el contenido del bol, para cuajar nuestra tortilla, cuando veamos que esta cuajada por un lado, y con cuidado de no quemarnos, le damos la vuelta, con un plato grande, para cuajarla, por el otro lado.
 
 
      Tenemos que procurar que quede cuajada pero jugosa por dentro. Por eso es conveniente cuajarla con fuego medio.  Una vez cuajada solo nos queda, disfrutar de esta rica y jugosa tortilla, si puede ser con un poco de sidra natural, mejor todavía.
 
 
¡BUEN PROVECHO!!!!!!!!!!
 

martes, 8 de octubre de 2013

Tarta de ciruelas y crema pastelera

Hoy os vuelvo a dejar otra rica y deliciosa tarta, muy fácil de preparar y con un sabor extraordinario. Espero que os animéis a prepararla pensando que para la operación bikini, todavía nos queda un poco lejos. Como veréis en la fotografías he utilizado dos tipos de ciruelas, pero no es necesario y podemos utilizar las que mas nos gusten o dispongamos en ese momento. La receta de la crema pastelera como digo en la receta la podemos preparar de dos formas, para verla solo tenemos que pinchar en uno de los dos enlaces.
 
 
 
INGREDIENTES:
      - Crema pastelera (receta tradicional y termomix)
      - 1 Lámina masa quebrada
      - 1 Hoja de gelatina
      - 8 o 10 Ciruelas
      - 4 Cucharadas de azúcar
      - 3 Cucharadas de agua
      - Pizca de harina y mantequilla para engrasar el molde
     
PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta preparando la crema pastelera, la podemos preparar con termomix o método tradicional, para ver como se prepara pinchamos en uno de los siguientes enlaces (TRADICIONAL) o (TERMOMIX). Seguidamente lavamos bien nuestras ciruelas, sin quitarles la piel. Una vez que las tengamos lavadas las partimos por la mitad, quitándoles el hueso y partiéndolas en gajos, como si fuera una mandarina, de cada mitad podemos sacar cuatro gajos. Seguidamente engrasamos nuestro molde con un poquito de mantequilla o margarina, y le espolvoreamos un poquito de harina (el molde si puede ser es mejor que sea desmontable).
 
 
      A continuación abrimos nuestra lámina de masa quebrada, cubriendo el molde con ella y recortando lo que nos sobre por los bordes, con ayuda de un cuchillo.
 
 
      Seguidamente vertemos encima de la masa quebrada, la crema pastelera, repartiéndola uniformemente por toda la superficie, ayudándonos con una espátula de silicona, o con el reverso de una cuchara.
 
 
      Una vez que tengamos la crema pastelera repartida, vamos colocando los gajos de las ciruelas cubriendo toda la superficie de nuestra tarta. A continuación espolvoreamos por encima de las ciruelas una cucharada de azúcar.
 
 
      Seguidamente metemos nuestra tarta en el horno, que previamente tenemos precalentado a 200º por arriba y por abajo, durante aproximadamente 35 o 40 minutos, dependiendo de cada horno, pues como se suele decir cada horno es un mundo. Pasado este tiempo y una vez horneada, sacamos del horno, mientras se enfría un poquito, vamos a preparar un almíbar para cubrir con el toda nuestra tarta.
 
 
      Para ello ponemos la hoja de gelatina en agua fría para que se hidrate un poco, a continuación ponemos en un cazo pequeño, las tres cucharadas de azúcar y las tres cucharadas de agua, llevamos al fuego no muy alto, dándole vueltas hasta que se  disuelva el azúcar y reduzca un poquito. A continuación añadimos al cazo la hoja de gelatina, bien escurrida, damos unas vueltas hasta que se disuelva la hoja de gelatina y retiramos del fuego.
 
 
      Seguidamente pintamos toda la superficie de la tarta con este jarabe, y metemos en el frigorífico hasta que se enfrié.
 
 
      Una vez fría veremos que el jarabe o almíbar que hemos untado, por toda la superficie de la tarta, se ha solidificado dándole un aspecto muy bueno y brillante.
 
 
     Con esto solo nos queda degustar esta rica tarta.
 
 

 

miércoles, 2 de octubre de 2013

Tarta de higos

Hoy vamos a preparar una estupenda, fácil y rica tarta de higos, aprovechando que nuestra amiga Mercedes, me ha dado unos higos buenísimos. La receta la tenia guardada desde hace tiempo, la vi en el blog de Mar (mibloguitodecocina). Un blog que os recomiendo que visitéis, pues tiene cosas buenísimas y fáciles de preparar. Como veréis en la receta le he puesto un sobre de cobertura para tartas, que encontré en mercadona, pero si no lo encontráis, lo podéis sustituir sin ningún problema, por un jarabe echo con dos cucharadas de miel o azúcar, y dos de agua reducidas en el fuego, hasta que espese un poquito, pintando la superficie de la tarta con este jarabe.
 
 

INGREDIENTES:
      - 500 g Requesón
      - 1 Lámina de hojaldre
      - 4 Yemas de huevo
      - 50 g Azúcar
      - 1 Vaina de vainilla
      - Higos (10 o 12 unidades)
      - 2 Cucharadas miel
      - 1 Sobre cobertura para tartas (lo encontramos en mercadona)

        
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es poner en un bol, las 4 yemas de huevo, los 500 g de requesón, la vaina de vainilla (solo el interior), las 2 cucharadas de miel y los 50 g de azúcar.
 
 
      Una vez que tengamos todos estos ingredientes en el bol, los mezclamos bien con ayuda de una batidora, hasta que se mezclen bien todos los ingredientes, obteniendo una crema sin grumos.
 
 
      Seguidamente abrimos la lámina de hojaldre, y la ponemos en el molde que vayamos a utilizar, recortando los bordes, bien con un cuchillo o aplastándolo sobre el borde del mismo molde.
 
 
      A continuación vertemos en el molde la mezcla que hemos preparado anteriormente, dejándola uniforme. Seguidamente metemos en el horno, que previamente tenemos precalentado a 190º, durante aproximadamente 30 minutos, dependiendo de cada horno. De todas formas pinchamos con un palillo o aguja, y cuando esta salga limpia estará lista nuestra tarta.
 
 
      Mientras se hornea nuestra tarta, pelamos los higos y los partimos en gajos como si fuera una naranja.
 
 
      Una vez que hayan pasado los 30 minutos y este lista nuestra tarta, sacamos del horno. Seguidamente cubrimos toda la superficie de la tarta, con los gajos de higos que hemos preparado anteriormente. A continuación preparamos la cobertura de nuestra tarta, siguiendo las indicaciones del fabricante, que vienen en el sobre. Cuando este lista la cobertura, la repartimos por la superficie de la tarta, con ayuda de una cuchara o brocha de silicona. (Como os he comentado al principio si no disponemos de cobertura para tartas, preparamos un jarabe un poquito espeso, con miel o azúcar).
 
 
     Metemos en el frigorífico para que se enfrié un poquito y lista para degustar.