LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 29 de octubre de 2014

Quiche de coliflor

La receta de hoy es una rica quiche de coliflor, muy fácil de preparar y muy sabrosa. Este tipo de platos lo podemos tener hecho con antelación y comerlo frio. Como veréis la receta solo necesita 250 g de coliflor, lo que podemos hacer si hemos comprado una coliflor entera, es con la que nos sobre preparar una crema, freírla, hacerla con bechamel, etc. como mas nos guste. Yo he preparado una crema que en breve publicare. También recomiendo que el molde que utilicéis, sea desmoldable si tenéis, pues nos será más fácil de desmoldar. Comentaros que la coliflor es una de las hortalizas más ricas en vitamina C y en invierno es cuando mejor suele estar. 


INGREDIENTES:
      - 250 g Coliflor
      - 250 g Requesón
      - 200 ml Nata liquida
      - 75 g Jamón de york
      - 2 Huevos grandes (si son pequeños 3)
      - 1 Lámina de masa quebrada
      - 1 Cebolla (grande)
      - 1 Puerro pequeño
      - 30 g Mantequilla
      - Sal
      - Pimienta
      - Aceite (para engrasar el molde)

  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es limpiar nuestra coliflor, quitándole las hojas que trae y la partimos en ramilletes, una vez partida la lavamos bajo el grifo. Seguidamente ponemos abundante agua en una cacerola y le añadimos un chorrito de leche (lo de la leche es para que no suelte tanto olor al cocerla y nos quede más blanca) y un poquito de sal. Ponemos al fuego y una vez que rompa a hervir añadimos la coliflor y cocemos unos 12 o 15 minutos, dependiendo del tamaño que hayamos partido los ramilletes. Una vez cocida retiramos del fuego y la refrescamos un poco con agua fría, para que con el calor no siga cociendo y la dejamos que escurra bien el agua.


      Seguidamente pelamos y picamos finamente la cebolla, ponemos los 30 g de mantequilla en una sartén, llevamos al fuego y derretimos a fuego bajo, añadimos la cebolla picadita y sofreímos hasta que cambie un poco de color, aproximadamente 7 u 8 minutos, dándole vueltas de vez en cuando, con una cuchara de madera. Mientras se pocha nuestra cebolla le quitamos una o dos capas al puerro, y lo lavamos un poco, una vez lavado lo secamos quitándole la parte verde y lo partimos finamente.


      A continuación cuando veamos que le falta poco a nuestra cebolla le añadimos el puerro picado, y le damos unas vueltas.


      Seguidamente en un bol ponemos los 250 g de requesón y con ayuda de un tenedor lo machacamos un poco.


      Seguidamente añadimos al bol los 2 huevos, los 200 ml de nata y salpimentamos al gusto, con ayuda del tenedor mezclamos bien todos los ingredientes.


       A continuación partimos el jamón de york en trocitos y lo añadimos al bol, mezclando todo.


      Seguidamente añadimos esta mezcla a la sartén donde tenemos pochando la cebolla y el puerro, removiendo bien para que se mezcle con la cebolla.


      A continuación partimos los 250 g de coliflor en ramilletes pequeños y lo añadimos a la sartén, subimos un poco el fuego y dejamos cocinar todo junto unos 3 minutos.


      Mientras tanto engrasamos nuestro molde con un poquito de aceite y ponemos en el nuestra lamina de masa quebrada. Seguidamente vertemos uniformemente en el molde la mezcla que tenemos en la sartén. Metemos en el horno, que previamente tenemos precalentado a 190º, por arriba y por abajo, durante aproximadamente 45 minutos, como suelo decir depende de cada horno. De todas formas estamos un poco pendientes y cuando veamos que está un poco doradito, pinchamos con una aguja o la punta de un cuchillo y si vemos que sale limpia, estará listo nuestro quiche.


      Pasado este tiempo sacamos de horno con cuidado de no quemarnos y dejamos enfriar un poquito.


lunes, 27 de octubre de 2014

Pastelería la Holandesa

Hoy no dejo ninguna receta, solo quería comentaros que aprovechando que he estado pasando unos días en Jerez de la frontera, Cádiz, Arcos de la frontera, Sanlúcar de Barrameda, etc., he visitado a mi amigo y seguidor Juan Luis Neira (Juanlu). Comentaros que Juanlu es un gran maestro pastelero, que trabaja en la confitería pastelería La Holandesa en Jerez de la Frontera. Esta pastelería se encuentra en la barriada de Barbadillo en la calle Camino de Albadalejo nº 109. La Holandesa es una pastelería artesana, que prepara tartas para eventos, postres personalizados, buffet de dulces y salados, pan de leña, aperitivos, catering a domicilio, etc. Si tenéis la ocasión de visitar Jerez de la Frontera, os recomiendo pasar por la pastelería y degustar alguno de sus extraordinarios productos. Con esta entrada quiero agradecer a Juan Luis Neira, la atención que ha tenido con nosotros, porque aunque la visita ha sido muy corta, me ha servido para conocer a Juan y darme cuenta de que aparte de ser un gran pastelero, es también una bellísima persona. Agradecer a su jefe lo amable que ha sido con nosotros.







      Espero volver pronto por Jerez y disponer de más tiempo, para charlar un rato con Juanlu. 

miércoles, 22 de octubre de 2014

Bica blanca de Laza

Hoy vamos a preparar una rica bica de Laza típica de este Concello y de toda Galicia, principalmente de la provincia de Orense. El origen de la Bica es incierto, pero se tiene constancia de su existencia ya en el siglo XIX, elaborándose en las casas para su consumo en festividades. La bica originaria de la comarca de Terra de Trives y de la Ribeira Sacra es dulce, de textura abizcochada y con una corteza superior tostada. La receta de esta rica bica, se la tenemos que agradecer a nuestra amiga Mª José López, que ha tenido la gentileza de darme la receta, para compartirla con todos vosotros. Comentaros que las claras de huevo las podemos comprar en supermercados (Mercadona, Carrefour, Ldel, Simply, etc.


INGREDIENTES:
      - 9 Claras de huevo (se venden en supermercados)
      - 250 g Harina
      - 400 g Azúcar (reservar un poco para espolvorear)
      - 250 g Nata (para montar)

  
PREPARACIÓN:
      Antes de empezar a preparar nuestra bica, encendemos el horno por arriba y por abajo a 190º, para que se vaya precalentando. Seguidamente lo primero que hacemos es montar la nata con ayuda de unas varillas, si tenemos batidora de varillas mejor, así no se nos cansara el brazo. Cuando empiece a montar la nata le vamos añadiendo poco a poco, unos 175 g de azúcar, una vez que la tengamos montada reservamos en el frigorífico (Un truco para que la nata monte mejor es que este bien fría).


      Seguidamente en un bol amplio, ponemos las 9 claras y con ayuda de la batidora de varillas, o unas varillas montamos las claras a punto de nieve, añadiéndole poco a poco 175 g de azúcar.


      A continuación con ayuda de un colador tamizamos, los 250 g de harina, para evitar que tenga grumos. Una vez tamizada la vamos añadiendo poco a poco a las claras, y con ayuda de una espátula de silicona, vamos mezclando lentamente, para evitar que se nos baje lo menos posible, hasta obtener una masa fina y homogénea.


      Una vez mezcladas las claras a punto de nieve, con la harina, sacamos la nata montada del frigorífico, la añadimos al bol y con la espátula de silicona, mezclamos con movimientos envolventes (no remover), hasta conseguir que se integre la nata con el resto de ingredientes.


      Seguidamente engrasamos nuestro molde (mejor un molde desmontable) con un poquito de mantequilla, y lo forramos con papel de hornear, para poderlo desmoldar más fácilmente. El engrasar el molde es para que el papel quede pegado a las paredes. Cuando tengamos listo el molde vertemos en el, vertemos en el nuestra mezcla. Seguidamente le espolvoreamos, uniformemente por toda la superficie, los 50 g de azúcar que nos queda. Metemos en el horno que previamente tenemos precalentado, por arriba y por abajo a 190º, durante aproximadamente 35 o 40 minutos, dependiendo de cada horno, porque como se suele decir, cada horno es un mundo, de todas formas cuando lleve 30 minutos estamos un poco pendientes.


      Una vez horneada nuestra bica, sacamos de horno y dejamos enfriar, una vez fría desmoldamos y la tenemos lista para saborear, esta deliciosa bica de Laza.


      Veremos que gracias al azúcar que le hemos espolvoreado, se ha formado una capa superior, tostada y crujiente.


miércoles, 15 de octubre de 2014

Gambón al horno

Hoy tenemos una receta muy rapidita y fácil de preparar, son unos gambones al horno. Con este método de cocinarlos al horno evitamos olores en casa y ensuciar la cocina. Podemos utilizar para la receta, langostinos, gambas o gambón, lo único que tenemos que tener en cuenta es el tamaño, pues si son gambas al ser más pequeñas el tiempo de horneado es menor. También podemos prepararles un majado con aceite, ajo y perejil picado y untar los gambones con este majado, antes de cubrirlos con la capa de sal.


INGREDIENTES:
      - 1 k Gambón
      - Sal gorda
      - 1 Limón
      - Ajo molido
      - Aceite de oliva

  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno por arriba y por abajo a 200º, para que se vaya precalentando. Seguidamente lavamos un poquito los gambones y los ponemos a escurrir (si son congelados dejamos descongelar antes de cocinarlos). Una vez escurridos ponemos un chorrito de aceite en la bandeja del horno y lo untamos por toda la superficie. A continuación cubrimos toda la base de la bandeja con sal gruesa. Seguidamente exprimimos el limón en la sal, para que esta se humedezca un poco.


      A continuación vamos colocando nuestros gambones encima de la sal, procurando que no monten unos encima de otros. Seguidamente echamos unas gotas de aceite por encima de los gambones y espolvoreamos con ajo molido por todos ellos.


      Seguidamente cubrimos todos los gambones con otra capa de sal gruesa y metemos en el horno, que ya estará precalentado a 200º, durante aproximadamente 7 u 8 minutos, dependiendo del tamaño de los gambones.


      Pasado este tiempo sacamos del horno, con cuidado de no quemarnos, les quitamos la capa de sal.


      Servimos calentitos, si nos gusta podemos exprimirles un poquito de limón.


viernes, 10 de octubre de 2014

Libritos de lomo rellenos de queso, beicon y cebolla caramelizada

La receta de hoy son unos deliciosos libritos de cinta de lomo rellenos de queso, beicon y cebolla caramelizada. El contraste de sabor es muy bueno y el toque de la cebolla caramelizada le va perfecto. La carne puede ser de cinta de lomo o filetes de cerdo, el resultado es el mismo. Normalmente a este tipo de filetes se les conoce como San Jacobo, lo que cambia en esta receta es el relleno, pues el San Jacobo, suele ser filetes rellenos de queso y jamón york. Espero que os animéis a prepararlo y ya me contareis que os parecen con este relleno, pues creo que de esta forma son más jugosos y sabrosos. 


INGREDIENTES:
      - 8 Libritos de lomo de cerdo
      - 4 Lonchas de beicon
      - 4 Lonchas de queso semicurado (o el que más nos guste)
      - 1 Cebolla grande
      - 2 y ½  Cucharadas de azúcar moreno (o azúcar normal)
      - Sal
      - Aceite de oliva
      - 1 o 2 Huevos
      - Harina
      - Pan rallado

  
PREPARACIÓN:
      Para preparar esta receta le tenemos que decir a nuestro carnicero habitual, que nos corte el lomo de cerdo en forma de libro, es decir sin llegar a separarlos del todo y a ser posible finos, no sé si en la fotografía se aprecia bien lo que quiero decir.


Lo primero que hacemos es preparar la cebolla caramelizada, para ello pelar y picar en juliana nuestra cebolla, seguidamente ponemos un chorrito de aceite en una sartén, llevamos al fuego y añadimos la cebolla, salamos un poquito y dejamos que se poche a fuego no muy alto, durante aproximadamente 15 minutos, recordar que queremos que se poche es decir que este melosa y transparente.


      Una vez que esta la cebolla pochada le añadimos las 2 y ½ cucharadas de azúcar moreno, damos unas vueltas y le añadimos 2 cucharadas de agua, dejamos que siga pochándose, a fuego bajo durante aproximadamente otros 15 minutos, dándole vueltas de vez en cuando con una cuchara de madera.


      Seguidamente partimos las 4 lonchas de beicon y las 4 lonchas de queso por la mitad.


      A continuación pasamos a rellenar nuestros libritos de lomo, para ello los salamos un poquito, y en una de las dos partes ponemos, un trocito de queso, un poco de cebolla caramelizada y un trozo de beicon. Una vez relleno cerramos el librito y con un palillo le sellamos o cosemos, para que cuando lo friamos no se abra y se salga el relleno, repetimos esta operación con el resto de libritos de lomo.


      Seguidamente ponemos en un plato los huevos, salamos un poquito y los batimos, con ayuda de un tenedor, ponemos en otro plato la harina y en otro el pan rallado.


      Seguidamente vamos empanando nuestros libritos de lomo, siguiendo este orden, primero en harina, luego en huevo y por ultimo en pan rallado, repetimos esta operación con todos los libritos.


      Una vez empanados, ponemos abundante aceite en una sartén y la llevamos al fuego (si tenéis freidora como es mi caso mejor aun). Una vez que el aceite este caliente vamos friendo los libritos por los dos lados, según los vamos friendo los sacamos y los dejamos en un plato o fuente, cubierto con papel de cocina, para que suelten el exceso de aceite.


      Una vez fritos solo queda llevar a la mesa y disfrutar de estos ricos libritos de lomo rellenos. Podemos acompañarlos de unas patatas fritas, pimientos, etc. de cualquier forma están de vicio. 


miércoles, 8 de octubre de 2014

Coca de vidre o cristal

Hoy vamos a preparar un rico dulce que es muy habitual en la zona de Cataluña. Es una coca alargada y muy fina, barnizada con aceite, azúcar y anís, formando una capa transparente y caramelizada, de ahí viene su nombre de coca de vidre o cristal, por que se forma una especie de barniz duro. También tiene un sabor y aroma muy bueno que le da el anís. El truco o secreto para que estas cocas estén de vicio, es cuando pasemos el rodillo a la masa, para alargarlas, dejarlas cuanto más finas o delgadas mejor. Una coca que al comerla esta dura pero se rompe con facilidad.


INGREDIENTES:
      - 350 g Harina de fuerza
      - 180 ml Agua templada
      - 25 g Mantequilla en pomada (a temperatura ambiente)
      - 15 g  Levadura fresca
      - 8 g  Sal
      - 8 g Azúcar
      - Aceite de oliva (para pintar las cocas)
      - Azúcar (para espolvorear las cocas)
      - Un poquito de anís dulce
      - Puñadito de piñones

  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es en un bol amplio y ayudándonos de un colador tamizar los 350 g de harina junto con los 8 g de sal, una vez tamizado mezclamos un poquito. A continuación añadimos al bol los  25 g de mantequilla en pomada y los 8 g de azúcar. 


      Seguidamente ponemos en un recipiente los 180 ml de agua templada y diluimos en ella los 15 g de levadura fresca, una vez disuelta la levadura añadimos al bol. Seguidamente mezclamos bien todos los ingredientes con ayuda de un tenedor.


      Una vez que veamos que no podemos seguir amasando en el bol, ponemos nuestra masa sobre la mesa de trabajo bien limpia, y continuamos amasando con las manos, unos 8 minutos aproximadamente, hasta que tengamos una masa elástica y homogénea, si fuera necesario enharinamos un poquito la mesa de trabajo, para que la masa no se pegue, yo con estas cantidades no me ha sido necesario. Una vez que tengamos la masa formamos una bola, la tapamos con un paño y dejamos reposar unos 30 minutos.


      Cuando falten 10 minutos de reposo de nuestra masa, encendemos el horno a 200º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando. Una vez que nuestra masa a reposado la dividimos en unas 6 porciones iguales.


      Seguidamente espolvoreamos un poquito de harina en la mesa de trabajo y con ayuda de un rodillo o una botella de cristal, vamos estirando nuestra masa dándoles una forma alargada, ovalada y fina (contra más fina quede mejor).


      A continuación forramos nuestra bandeja de horno con papel de horno (papel sulfurizado), y ponemos en ella la masa bien estirada. Seguidamente ayudándonos de una brocha de silicona, pintamos nuestras cocas con aceite de oliva, una vez pintadas con el aceite le ponemos unos poquitos piñones, repartidos por toda la superficie. A continuación le espolvoreamos por toda la superficie azúcar, a gusto de cada uno, yo le he echado bastante azúcar. Seguidamente metemos en el horno que ya estará precalentado a 200º y horneamos unos 15 aproximadamente, dependiendo de cada horno.


      Una vez que estén doraditas sacamos del horno y las rociamos o pintamos con un poquito de anís (veremos cómo se cristaliza al rociarle el anís), en ese momento despedirá un aroma irresistible.


      Volvemos a meter en el horno un par de minutos más o hasta que esta dorada a vuestro gusto (mejor doraditas que blancas). A continuación  pasado este tiempo, sacamos del horno y dejamos enfriar hasta la hora de comer (si aguantamos).