LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 15 de octubre de 2014

Gambón al horno

Hoy tenemos una receta muy rapidita y fácil de preparar, son unos gambones al horno. Con este método de cocinarlos al horno evitamos olores en casa y ensuciar la cocina. Podemos utilizar para la receta, langostinos, gambas o gambón, lo único que tenemos que tener en cuenta es el tamaño, pues si son gambas al ser más pequeñas el tiempo de horneado es menor. También podemos prepararles un majado con aceite, ajo y perejil picado y untar los gambones con este majado, antes de cubrirlos con la capa de sal.


INGREDIENTES:
      - 1 k Gambón
      - Sal gorda
      - 1 Limón
      - Ajo molido
      - Aceite de oliva

  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno por arriba y por abajo a 200º, para que se vaya precalentando. Seguidamente lavamos un poquito los gambones y los ponemos a escurrir (si son congelados dejamos descongelar antes de cocinarlos). Una vez escurridos ponemos un chorrito de aceite en la bandeja del horno y lo untamos por toda la superficie. A continuación cubrimos toda la base de la bandeja con sal gruesa. Seguidamente exprimimos el limón en la sal, para que esta se humedezca un poco.


      A continuación vamos colocando nuestros gambones encima de la sal, procurando que no monten unos encima de otros. Seguidamente echamos unas gotas de aceite por encima de los gambones y espolvoreamos con ajo molido por todos ellos.


      Seguidamente cubrimos todos los gambones con otra capa de sal gruesa y metemos en el horno, que ya estará precalentado a 200º, durante aproximadamente 7 u 8 minutos, dependiendo del tamaño de los gambones.


      Pasado este tiempo sacamos del horno, con cuidado de no quemarnos, les quitamos la capa de sal.


      Servimos calentitos, si nos gusta podemos exprimirles un poquito de limón.


viernes, 10 de octubre de 2014

Libritos de lomo rellenos de queso, beicon y cebolla caramelizada

La receta de hoy son unos deliciosos libritos de cinta de lomo rellenos de queso, beicon y cebolla caramelizada. El contraste de sabor es muy bueno y el toque de la cebolla caramelizada le va perfecto. La carne puede ser de cinta de lomo o filetes de cerdo, el resultado es el mismo. Normalmente a este tipo de filetes se les conoce como San Jacobo, lo que cambia en esta receta es el relleno, pues el San Jacobo, suele ser filetes rellenos de queso y jamón york. Espero que os animéis a prepararlo y ya me contareis que os parecen con este relleno, pues creo que de esta forma son más jugosos y sabrosos. 


INGREDIENTES:
      - 8 Libritos de lomo de cerdo
      - 4 Lonchas de beicon
      - 4 Lonchas de queso semicurado (o el que más nos guste)
      - 1 Cebolla grande
      - 2 y ½  Cucharadas de azúcar moreno (o azúcar normal)
      - Sal
      - Aceite de oliva
      - 1 o 2 Huevos
      - Harina
      - Pan rallado

  
PREPARACIÓN:
      Para preparar esta receta le tenemos que decir a nuestro carnicero habitual, que nos corte el lomo de cerdo en forma de libro, es decir sin llegar a separarlos del todo y a ser posible finos, no sé si en la fotografía se aprecia bien lo que quiero decir.


Lo primero que hacemos es preparar la cebolla caramelizada, para ello pelar y picar en juliana nuestra cebolla, seguidamente ponemos un chorrito de aceite en una sartén, llevamos al fuego y añadimos la cebolla, salamos un poquito y dejamos que se poche a fuego no muy alto, durante aproximadamente 15 minutos, recordar que queremos que se poche es decir que este melosa y transparente.


      Una vez que esta la cebolla pochada le añadimos las 2 y ½ cucharadas de azúcar moreno, damos unas vueltas y le añadimos 2 cucharadas de agua, dejamos que siga pochándose, a fuego bajo durante aproximadamente otros 15 minutos, dándole vueltas de vez en cuando con una cuchara de madera.


      Seguidamente partimos las 4 lonchas de beicon y las 4 lonchas de queso por la mitad.


      A continuación pasamos a rellenar nuestros libritos de lomo, para ello los salamos un poquito, y en una de las dos partes ponemos, un trocito de queso, un poco de cebolla caramelizada y un trozo de beicon. Una vez relleno cerramos el librito y con un palillo le sellamos o cosemos, para que cuando lo friamos no se abra y se salga el relleno, repetimos esta operación con el resto de libritos de lomo.


      Seguidamente ponemos en un plato los huevos, salamos un poquito y los batimos, con ayuda de un tenedor, ponemos en otro plato la harina y en otro el pan rallado.


      Seguidamente vamos empanando nuestros libritos de lomo, siguiendo este orden, primero en harina, luego en huevo y por ultimo en pan rallado, repetimos esta operación con todos los libritos.


      Una vez empanados, ponemos abundante aceite en una sartén y la llevamos al fuego (si tenéis freidora como es mi caso mejor aun). Una vez que el aceite este caliente vamos friendo los libritos por los dos lados, según los vamos friendo los sacamos y los dejamos en un plato o fuente, cubierto con papel de cocina, para que suelten el exceso de aceite.


      Una vez fritos solo queda llevar a la mesa y disfrutar de estos ricos libritos de lomo rellenos. Podemos acompañarlos de unas patatas fritas, pimientos, etc. de cualquier forma están de vicio. 


miércoles, 8 de octubre de 2014

Coca de vidre o cristal

Hoy vamos a preparar un rico dulce que es muy habitual en la zona de Cataluña. Es una coca alargada y muy fina, barnizada con aceite, azúcar y anís, formando una capa transparente y caramelizada, de ahí viene su nombre de coca de vidre o cristal, por que se forma una especie de barniz duro. También tiene un sabor y aroma muy bueno que le da el anís. El truco o secreto para que estas cocas estén de vicio, es cuando pasemos el rodillo a la masa, para alargarlas, dejarlas cuanto más finas o delgadas mejor. Una coca que al comerla esta dura pero se rompe con facilidad.


INGREDIENTES:
      - 350 g Harina de fuerza
      - 180 ml Agua templada
      - 25 g Mantequilla en pomada (a temperatura ambiente)
      - 15 g  Levadura fresca
      - 8 g  Sal
      - 8 g Azúcar
      - Aceite de oliva (para pintar las cocas)
      - Azúcar (para espolvorear las cocas)
      - Un poquito de anís dulce
      - Puñadito de piñones

  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es en un bol amplio y ayudándonos de un colador tamizar los 350 g de harina junto con los 8 g de sal, una vez tamizado mezclamos un poquito. A continuación añadimos al bol los  25 g de mantequilla en pomada y los 8 g de azúcar. 


      Seguidamente ponemos en un recipiente los 180 ml de agua templada y diluimos en ella los 15 g de levadura fresca, una vez disuelta la levadura añadimos al bol. Seguidamente mezclamos bien todos los ingredientes con ayuda de un tenedor.


      Una vez que veamos que no podemos seguir amasando en el bol, ponemos nuestra masa sobre la mesa de trabajo bien limpia, y continuamos amasando con las manos, unos 8 minutos aproximadamente, hasta que tengamos una masa elástica y homogénea, si fuera necesario enharinamos un poquito la mesa de trabajo, para que la masa no se pegue, yo con estas cantidades no me ha sido necesario. Una vez que tengamos la masa formamos una bola, la tapamos con un paño y dejamos reposar unos 30 minutos.


      Cuando falten 10 minutos de reposo de nuestra masa, encendemos el horno a 200º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando. Una vez que nuestra masa a reposado la dividimos en unas 6 porciones iguales.


      Seguidamente espolvoreamos un poquito de harina en la mesa de trabajo y con ayuda de un rodillo o una botella de cristal, vamos estirando nuestra masa dándoles una forma alargada, ovalada y fina (contra más fina quede mejor).


      A continuación forramos nuestra bandeja de horno con papel de horno (papel sulfurizado), y ponemos en ella la masa bien estirada. Seguidamente ayudándonos de una brocha de silicona, pintamos nuestras cocas con aceite de oliva, una vez pintadas con el aceite le ponemos unos poquitos piñones, repartidos por toda la superficie. A continuación le espolvoreamos por toda la superficie azúcar, a gusto de cada uno, yo le he echado bastante azúcar. Seguidamente metemos en el horno que ya estará precalentado a 200º y horneamos unos 15 aproximadamente, dependiendo de cada horno.


      Una vez que estén doraditas sacamos del horno y las rociamos o pintamos con un poquito de anís (veremos cómo se cristaliza al rociarle el anís), en ese momento despedirá un aroma irresistible.


      Volvemos a meter en el horno un par de minutos más o hasta que esta dorada a vuestro gusto (mejor doraditas que blancas). A continuación  pasado este tiempo, sacamos del horno y dejamos enfriar hasta la hora de comer (si aguantamos).

miércoles, 1 de octubre de 2014

Paté de sardinas

La receta de hoy es un rico paté de sardinas, que se suele ser típico de Portugal. Como veréis es una receta súper sencilla y con muy pocos ingredientes, con lo cual está al alcance de cualquier persona, tanto por su elaboración, como por su precio. Yo siempre que viajo a Portugal y tengo ocasión, suelo venir cargado con alguna lata de este rico paté. Con esta cantidad de ingredientes sale bastante paté, por lo cual podemos hacer la mitad perfectamente.


INGREDIENTES:
      - 2 Latas de Sardinas en aceite (250 g)
      - 1 Huevo cocido
      - 200 g Queso de untar (tipo philadelphia)
      - 2 Cucharadas de kétchup

  
PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta, abriendo las latas de sardinas con cuidado de no cortarnos. Seguidamente las ponemos en un colador para que escurran bien todo el aceite.


      Una vez que el aceite haya escurrido ponemos en el vaso de la batidora,  los 250 g de queso de untar, el huevo cocido, las sardinas escurridas y las 2 cucharadas de kétchup, es decir todos los ingredientes.


      A continuación con ayuda de la batidora trituramos muy bien hasta dejar una pasta lisa y sin grumos. Retiramos del vaso de la batidora y listo para degustar este rico y típico paté Portugués.


      Un aperitivo ideal para tomarlo untado en una tostadita de pan.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Cocos artesanos

Hoy vamos a preparar unos cocos artesanos, muy ricos con pocos ingredientes y fáciles de preparar. La receta es de una revista antigua que tengo por casa y la cocinera es la gran repostera Eva Arguiñano. Si os gusta el coco os recomiendo que la preparéis, pues están buenísimos. Comentaros que el coco tiene notables propiedades, por su contenido en magnesio, asociado al potasio y al calcio, que favorece a uñas, cabello y dientes.



INGREDIENTES:
      - 300 g de coco rallado
      - 150 g Azúcar
      - 2 Huevos
      - Una nuez de mantequilla

  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 170º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando, mientras preparamos los cocos. Seguidamente ponemos en un bol amplio, los 2 huevos y los 150 g de azúcar.


      Con ayuda de unas varillas batimos muy bien, hasta conseguir una mezcla blanquecina y espumosa.


      A continuación vamos añadiendo los 300 g de coco rallado, poco a poco y vamos mezclando con una cuchara o espátula de madera.


      Seguidamente cubrimos nuestra placa de horno, con una lámina de papel de horno (papel sulfurizado) y la engrasamos un pelín con la nuez de mantequilla. Si no tenemos papel de horno podemos engrasar directamente la bandeja del horno con mantequilla. A continuación con las manos bien limpias, hacemos pequeños montoncitos, dándoles forma de pirámide (si somos hábiles esto lo podemos hacer con dos cucharitas, pero quedan mejor con las manos).


      Seguidamente metemos la bandeja en el horno que ya estará precalentado a 170º, durante aproximadamente 12 o 15 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas cuando veamos que se empiezan a dorar un poquito los sacamos. Una vez cocidos los dejamos enfriar, antes de quitarlos de la bandeja del horno.


      Con esto tenemos listos nuestros cocos artesanos para degustar (fácil verdad). 


lunes, 22 de septiembre de 2014

Conserva de pimientos

La receta de hoy son unos sabrosos pimientos en conserva, que son todo un vicio. Yo desde que vi la receta en el blog de nuestra amiga Mª José (cocinandoparaellos), que por cierto tiene un blog que está lleno de cosas buenísimas, ya los he preparado un par de veces. La receta como veréis es muy fácil de preparar, si preparamos más cantidad, los podemos poner en tarros esterilizados y conservarlos por bastante tiempo. También podemos utilizar otro tipo de pimientos, pero tenemos que tener en cuenta, que si son mas carnosos, el tiempo de cocción será un poquito más. Son ideales para acompañar cualquier tipo de plato, carne, pescado, etc.  Aunque un buen bocadillo tampoco está nada mal.


INGREDIENTES:
      - 1 k Pimientos tipo Italianos
      - 125 ml Vinagre (mejor de manzana)
      - 75 ml Aceite de oliva suave o girasol
      - 25 g Azúcar
      - 10 g Sal

  
PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta quitando las semillas o pepitas de su interior y los filamentos blancos. Una vez que les hemos quitado las pepitas los partimos en tiras y los lavamos bajo el grifo con abundante agua, dejándolos escurrir un poco.


      A continuación los ponemos en una cacerola amplia, añadiendo el resto de ingredientes es decir, los 25 g de azúcar, los 10 g de sal, los 125 ml de vinagre y los 75 ml de aceite.


       Seguidamente mezclamos todo y ponemos la cacerola en el fuego y una vez que rompa a hervir, contamos 10 12 minutos, dándole vueltas de vez en cuando, con una cuchara de madera.


      Con esto nuestros pimientos están listos para servir y saborearlos.


      Si hemos preparado más cantidad y los queremos envasar, tenemos que esterilizar los tarros, siguiendo estos pasos. Separamos las tapas de los tarros y aclaramos todo un poquito. Seguidamente ponemos las tapas en una cacerola con agua y las hervimos unos 8 minutos, cuando estén hervidas las dejamos, sobre un paño de algodón para que se sequen. A continuación ponemos los tarros en una cacerola, cubriéndolos de agua por completo, llevamos al fuego y dejamos hervir unos 30 minutos (Un truco para evitar que se golpeen y se puedan romper mientras la cocción, es poner en el fondo de la cacerola un paño de algodón). Una vez hervidos los ponemos boca abajo, sobre un paño de algodón, hasta que se sequen. Cuando estén secos los llenamos con nuestros pimientos y el líquido de la cocción, procurando que no quede ninguna burbuja de aire en su interior, los tapamos herméticamente.


      A continuación los ponemos en la cacerola con agua hasta el borde y los dejamos hervir a fuego lento unos 20 minutos, pasado este tiempo retiramos y los dejamos enfriar, si queremos podemos etiquetarlos, con la fecha que han sido embasados.