LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

viernes, 18 de mayo de 2018

Espaguetis negros con calamares y gambas


La receta de hoy son unos espaguetis negros con gambas y calamares muy ricos y sencillos de preparar, que además suele gustar a la mayoría de las personas. Tener en cuenta a la hora de hervir los espaguetis que es mejor dejarlos al dente, que pasarnos en la cocción. Esta receta también admite muchos cambios dependiendo de vuestros gustos, o de los ingredientes que dispongáis en ese momento, se pueden hacer con sepia, almejas, langostinos, chirlas, mejillones, etc. esta receta solo es para daros una idea y que vosotros podáis modificarla como más os guste. 


INGREDIENTES para 4 personas:

- 300 g de espaguetis negros
- 300 g Gambas
- 1 Calamar (250 g aproximadamente)
- 200 ml Vino blanco (un vaso)
- 3 Ajos
- 1 Hoja de laurel
- ½ cucharada de harina
- perejil fresco
- Aceite de oliva
- Sal

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta limpiando nuestro calamar, para ello es importante conocer  de qué partes consta el calamar: tentáculos, boca, pluma, aletas y tinta. Una vez que conocemos esto pasamos a limpiar el calamar, introducimos un dedo dentro del cuerpo del calamar y con cuidado tiramos separando los tentáculos  apartamos los tentáculos, que reservaremos cortando a la altura de los ojos, quitándole el pico o boca, con cuidado retiramos la bolsa de tinta que está entre las  barbas tirando por su extremo más fino. Separamos las aletas y el cuerpo  y reservamos junto con los tentáculos. Quitamos  la piel  que los recubre y quitamos  la pluma, que es la parte dura y plana que está dentro del cuerpo. Posteriormente, damos la vuelta al cuerpo como si fuera un guante y lavamos bien retirando el resto de vísceras, una vez limpios partimos en tiras los tentáculos y las aletas y el cuerpo en aros y reservamos.


      A continuación pelamos nuestras gambas reservando las cabezas, retirándoles también el intestino ya que este da mal sabor, una vez limpias las reservamos junto con los calamares. Seguidamente ponemos las cabezas de las gambas en un cazo, añadimos un chorrito de aceite llevamos al fuego y las sofreímos un poquito, aplastándolas para que suelten todo el sabor, añadimos al cazo un poco de agua salamos un poquito y dejamos cocer unos 10 minutos aproximadamente, pasado este tiempo colamos el caldo y lo reservamos.


      Seguidamente ponemos abundante agua en una cacerola, añadimos un poco de sal, un chorrito de aceite y una hoja de laurel, la llevamos al fuego y cuando empiece a hervir, añadimos los espaguetis y los cocemos siguiendo las instrucciones que nos indica el fabricante  en el envase, una vez cocidos los retiramos de la cacerola y los escurrimos. 


      Mientras se cuecen los espaguetis seguimos preparando la receta, pelamos y picamos los tres ajos y la ramita de perejil fresco. Seguidamente añadimos un chorrito de aceite en una cacerola o sartén (lo suficientemente grande para que nos entren los espaguetis), llevamos al fuego añadimos los ajos picados y los sofreímos un par de minutos, con cuidado de que no se nos quemen pues amargarían. A continuación añadimos a la cacerola la ½ cucharada de harina y le damos un par de vueltas junto con los ajos.


      Seguidamente añadimos el calamar que teníamos reservado, salamos un poquito y damos unas vueltas, añadimos los 200 ml de vino blanco, dejando reducir un poquito para que se evapore el alcohol. Una vez que ha reducido un poco añadimos el caldo que hemos reservado de cocer las cabezas de las gambas, dejamos que rompa a hervir.


      Seguidamente  añadimos las gambas dejando cocer un par de minutos, comprobamos el punto de sal rectificando si fuera necesario y añadimos el perejil picado.


      Para ese momento ya tendremos cocidos y escurridos nuestros espaguetis, los añadimos a la cacerola y les damos un par de vueltas para que se mezclen con la salsa.


      Retiramos del fuego los servimos regándolos por encima con la salsa y servimos calentitos.


sábado, 7 de abril de 2018

Pudin de pan y manzana


Hoy vamos a preparar un postre muy rico, económico y fácil de preparar, además podemos aprovechar restos de bizcocho, magdalenas etc. Yo para hacer este pudin he utilizado pan de torrijas que me había sobrado. El pudin o Budín es un postre popular en las cocinas de diversos países. Se elabora  usando pan duro, normalmente de las sobras, leche, huevo, azúcar, canela y fruta. Yo como veréis en la receta además del pan le he puesto una manzana. También lo he dejado que se noten los trocitos, pero si no os gusta podéis triturar todo con la batidora y dejarlo más fino, esto ya va en gustos. También os recomiendo que al meterlo en el horno cubráis, la superficie con un poco papel de aluminio.  


INGREDIENTES:

- 700 ml Leche entera
- 180 g Pan (mejor sin corteza)
- 100 g Azúcar
- 5 Huevos
- 1 Manzana (mediana)
- 1 Palo de canela
- La piel de un limón
- Caramelo liquido

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 180º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando. Seguidamente ponemos en un cazo los 700 ml de leche, junto con la piel de limón, el palo de canela y los 100 g de azúcar, llevamos el cazo al fuego y dejamos hasta que rompa a hervir y el azúcar este disuelto, una vez que empiece a hervir retiramos el cazo del fuego y dejamos que repose un poquito para que la leche tome el sabor de la canela y del limón.


      Mientras tanto en un bol amplio trocemos los 180 g de pan, una vez troceado el pan, le quitamos a la leche el palo de canela y la piel del limón y la añadimos al bol donde está el pan troceado, dejando que se empape con la leche unos minutos.


      Mientras tanto pelamos, descorazonamos y picamos la manzana, haciendo láminas finas y a su vez trocitos pequeños.


      Seguidamente con unas varillas mezclamos bien, para que el pan se desmenuce un poco, acto seguido añadimos al bol la manzana picada y mezclamos otro poquito.


      A continuación batimos un poco los 5 huevos y los añadimos al bol con el resto de ingredientes, mezclándolo todo bien.


      Seguidamente en un recipiente acto para el horno tipo pírex, cubrimos todo el fondo con caramelo líquido, no pasa nada por ser generoso con el caramelo. A continuación vertemos en el molde la mezcla y cocemos en el horno al baño maría (El baño maría consiste en cocer dentro de un recipiente con agua, para que el alimento se cocine por medio del agua caliente y no por el calor del horno o del fuego directamente), durante aproximadamente  45 minutos, dependiendo de cada horno. De todas formas cuando creamos que esta pinchamos con una aguja de punto, la punta de un cuchillo, etc. y cuando esta salga limpia, estará listo nuestro pudin. Por la parte superior del pudin podéis poner un poco de papel de aluminio para que no se dore mucho.


      Pasado este tiempo sacamos del horno y dejamos enfriar, una vez frio pasamos un cuchillo por los laterales del molde, por si se hubiese pegado y desmoldamos en una fuente, o plato donde lo vayamos a poner.


      Con esto solo queda llevar a la mesa y disfrutar, podemos acompañarlo con un poco de nata o sirope. 


domingo, 1 de abril de 2018

Judías pintas


Para estas fechas aunque estamos ya en primavera, el frio no se acaba de marchar por eso nada mejor que combatirlo con un buen plato de legumbres, no hay mejor aporte de salud que el que nos ofrecen las legumbres. Por eso hoy vamos a preparar unas judías pintas, muy sencillas de preparar pero muy ricas. Las proteínas de las legumbres están en el orden de un 20 a un 25 %,  más que las carnes, pescados o huevos y el doble que los cereales. Yo para esta receta he usado un par de compangos del que nos venden para la fabada, pues el sabor ahumado que le da el chorizo y la morcilla es delicioso. Otra cosa utilizar  un buen trozo de panceta, no vayáis a echarle tiras de beicon. Este tipo de platos de cuchara necesita cocinarse lentamente, ya veréis que el resultado final ha merecido la pena.


INGREDIENTES:

- 500 g Judías pintas
- 1 Chorizo
- 1 Morcilla
- 1 Trozo grueso de Panceta
- 1 Cebolla
- 1 Zanahoria grande o dos medianas
- 4 Ajos
- 1 Cucharada de pimentón de la Vera
- 1 Hoja de Laurel
- Aceite de oliva
- Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es la noche anterior, poner las judías en remojo, para ello ponemos en un bol o cacerola, abundante agua fría con un poquito de sal, añadimos las judías que queden cubiertas por el agua y las tenemos en remojo unas 10 o 12 horas, pasado este tiempo las sacamos de agua y dejamos que escurran. Seguidamente ponemos agua fría en una cacerola y añadimos las judías, el agua tiene que cubrirlas unos 4 o 5 dedos.


      A continuación añadimos a la cacerola la cebolla (pelada pero entera sin partir), los 4 ajos enteros, la hoja de laurel, el trozo de panceta, el chorizo y la zanahoria, llevamos al fuego y salamos un poquito.


      Seguidamente añadimos a la cacerola un poquito de aceite de oliva y la cucharada de pimentón dulce, y dejamos que empiece a hervir. Una vez que empiece a hervir bajamos el fuego y como se suele decir las asustamos, añadiéndoles un chorro de agua fría, repetimos esta operación dos veces más.


      El tiempo de cocción es aproximadamente una hora y media, aunque es relativo, pues la verdad es que nunca una legumbre es igual que otra, unas veces están más tiernas, otras son más viejas, otras tienen la piel más gruesa, por eso debéis ir probando al final del tiempo aproximado para aseguraros de que están en su punto.


      Para mover las judías lo ideal es coger por las dos asas de la cacerola y hacer  unos círculos. Unos 20 minutos antes de que estén listas, añadimos a la cacerola la morcilla y dejamos que se terminen de cocinar.


      Una vez que están listas para trabar (espesar) un poquito el caldo, ponemos en el mortero unas cuantas judías y las machacamos un poquito, una vez machacadas añadimos el majado a la cacerola, comprobamos el punto de sal y dejamos un par de minutos más en el fuego.


      A continuación apagamos el fuego y retiramos de la cacerola, la cebolla, el laurel y los ajos y lo desechamos. Seguidamente sacamos el chorizo, la panceta, la morcilla y la zanahoria, partiéndolo en trozos, añadiéndolo de nuevo a la cacerola.


      Con esto solo nos falta servir y disfrutar de este delicioso plato de legumbres, que esta buenísimo. 


miércoles, 21 de marzo de 2018

Torrijas rellenas de crema de naranja


Hoy pensando ya en la proximidad de la Semana Santa, vamos a preparar unas ricas torrijas. Estas torrijas parecen un poco complicadas de preparar, pero si la seguimos  paso a paso es una receta facilísima sin ninguna complicación. Espero que os animéis a prepararlas veréis que están deliciosas y son muy originales.


INGREDIENTES:
      - 6 Rebanadas de pan de molde
      - 1/4 litro de Leche
      - La cáscara de una naranja
      - 1/2 Palito de canela
      - 25 gr. de Azúcar
      - 2 Huevos para rebozar
      - Aceite de Oliva suave para freír
      - Azúcar para rebozar
      - Pizca de canela molida
PARA LA CREMA DE NARANJA:
      1/4 Litro de zumo de naranja
      - 25 gr. de Maicena
      - 30 gr. de Azúcar
      - 1 Huevo

PREPARACIÓN:
    Ponemos en un cazo la leche, el palito de canela, el azúcar y la cascara de naranja, llevamos al fuego y dejamos hervir un par de minutos, pasado este tiempo rtetiramos del fuego y dejamos enfriar.


      Mientras se enfría podemos ir batiendo los huevos, para rebozar las torrijas. Cuando tengamos la leche fría, le quitamos el palito de canela y la cáscara de naranja. Remojamos las rebanadas de pan en la leche fría, las ponemos sobre un trozo de papel de aluminio, prensándolas con la espátula.


      Enrollamos las rebanadas al molde de caña, ayudándonos del papel de aluminio. Cuando tengamos todas enrolladas, ponemos una sartén al fuego con abundante aceite (a fuego medio), pasamos cada rebanada envuelta en el canutillo, por el huevo batido.

      Freimos cuando tengamos el aceite caliente, dejamos hasta que estén doradas. Las vamos dejando escurrir en papel de cocina hasta que estén frías. Mientras se enfrían vamos a preparar la crema de naranja. En un cazo calentamos el zumo y el azúcar a fuego no muy fuerte.


        Mientras tanto batimos el huevo con la maicena, sin que nos queden grumos. 



      Seguidamente añadimos el huevo con la maicena al zumo y con ayuda de las varillas no dejamos de remover.



      Nada más que veamos que va a empezar a hervir retiramos del fuego y dejamos enfriar un poquito.



      Mientras tanto vamos quitando las cañas o moldes a las rebanadas y las rebozamos en azúcar mezclada con un poquito de canela molida.


       Si disponemos de manga pastelera  ponemos dentro la crema, y rellenamos las torrijas, si no tenemos las rellenamos con ayuda de una cucharilla, teniendo cuidado de no romper las torrijas. Solo nos queda emplatar y saborear.


domingo, 4 de marzo de 2018

Galletas en blanco y negro


Hoy vamos a preparar unas deliciosas galletas de chocolate que están muy buenas y son muy sencillas de preparar. La receta es del blog de nuestra amiga Nieves (comidoporservido), un blog que os recomiendo que visitéis, pues está lleno de recetas estupendas, muy ricas y muy bien explicadas, todas y cada una de ellas. Espero que os gusten estas galletas y os animéis a prepararlas, son ideales para cualquier ocasión, cumpleaños, desayuno, merienda, etc. aparte de todo esto se conservan muy bien. Si las preparáis lo que tenéis que tener en cuenta es no hornearlas demasiado, por lo demás veréis que quedan muy bonitas y al saborearlas, son crujientes por fuera pero muy blanditas por dentro.


INGREDIENTES:

- 250 g Chocolate negro
- 55 g Mantequilla a temperatura ambiente
- 100 g de Azúcar
- 2 huevos
- 200 g de harina
- 1 Cucharadita de café de levadura de repostería
- 1 Pizca de sal
- 1 Sobre de azúcar vainillado
- Azúcar glass para rebozarlas

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es fundir el chocolate al baño maría (El baño maría consiste en introducir un recipiente con los ingredientes a cocinar dentro de otro recipiente mayor que contiene agua, éste se lleva al fuego y es el agua el hilo conductor que dará calor indirecto al contenido del recipiente de menor tamaño, cocinándolo de forma homogénea), para ello ponemos en un cazo o cacerola un poco de agua, la llevamos al fuego y una vez que este caliente el agua, ponemos en un cazo, bol etc. más pequeño que donde tenemos el agua, los 250 g de chocolate, fundiéndolo con el calor que le dé del agua que tenemos calentando en el otro cazo.


      Una vez fundido el chocolate, retiramos del fuego y añadimos los 55 g de mantequilla, dándole vueltas hasta que se funda con el chocolate y quede bien mezclado y reservamos.


      A continuación ponemos en un bol los 2 huevos, los 100 g de azúcar y el sobre de azúcar avainillado, con ayuda de unas varillas batimos bien hasta que los huevos doblen su volumen y tengan un color blanquecino.


      Seguidamente añadimos al bol donde tenemos los huevos mezclados con el azúcar, la mezcla de chocolate con la mantequilla que hemos fundido anteriormente, mezclando todo bien con ayuda de un tenedor o una espátula de silicona.


     A continuación añadimos a esta mezcla los 200 g de harina, la pizca de sal y la cucharadita de levadura, tamizándolo todo con ayuda de un colador. Mezclamos todo, pero sin trabajar demasiado, solo hasta que estén todos los ingredientes unidos, una vez mezclado tapamos el bol con un poco de film transparente, metemos en el frigorífico  y dejamos reposar, una hora aproximadamente.


      Un poco antes de sacar la masa del frigorífico, encendemos el horno a 180º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando. Seguidamente cubrimos nuestra bandeja de horno con papel sulfurizado (papel de hornear), sacamos la masa del frigorífico y con las manos bien limpias vamos formando bolitas no muy grandes, según vamos formando las bolitas, las vamos rebozando en azúcar glass, dejándolas bien cubiertas de azúcar y las vamos dejando en la bandeja del horno, que hemos cubierto anteriormente con el papel de hornear. 


      A continuación metemos la bandeja en el horno, que ya estará precalentado y dejamos hornear, durante 10 minutos aproximadamente, hasta que se craquelen, pasado este tiempo sacamos del horno y las dejamos enfriar. Estas galletas quedan crujientes por fuera y blanditas por dentro, tener cuidado al hornearlas, pues si nos pasamos quedaran un poco secas por dentro.


Ahora solo falta llevar a la mesa y disfrutar de estas deliciosas galletas. 

martes, 13 de febrero de 2018

Arroz negro con sepia

La receta de hoy es un rico arroz negro con sepia, muy fácil de preparar. Este plato es un clásico de la cocina, que lleva muy pocos ingredientes, ya que el sabor se lo da la tinta de calamar. El arroz negro (denominado también arròs negre en valenciano) es un plato de arroz seco, cocinado en paella o cazuela de barro, de aspecto y sabor característicos que lo diferencian del arroz abanda. Lo más clásico es prepararlo con sepia o calamar junto con la tinta natural del calamar  Comentaros que siempre que preparemos algún plato con tinta de calamar, está la debemos cocinar, como mínimo 10 minutos para evitar intoxicarnos, pues cruda es toxica, con esto no quiero decir que si la consumimos cruda nos vayamos a morir, pero si nos puede sentar muy mal. En este tipo de platos va bien cocinada, por lo cual no tenemos que temer nada. 


INGREDIENTES para 4 o 5 personas:
- 400 g Arroz
- 1 Sepia (unos 500 g)
- ½ Pimiento Rojo
- ½ Pimiento verde o amarillo
- ½ Cebolla
- 2 Bolsitas de tinta de calamar
- 2 Ajos
- 2 Tomates
- 1 Cucharada de pulpa de pimiento choricero
- 5 o 6 hebras de azafrán
- Caldo o fumet de pescado (litro y medio aproximadamente)
- Aceite de oliva
- Sal

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta enjuagando y limpiando nuestra sepia, aunque hoy en día la encontramos prácticamente limpia es mejor darle un lavado. Una vez limpia la trocemos en cuadraditos y reservamos.


      Seguidamente pelamos y picamos la ½ cebolla, los dos ajos, el ½ pimiento rojo, y el ½ pimiento amarillo (quitándole las semillas y el tallo) y rallamos los 2 tomates, con ayuda de un rallador, una vez que tenemos todas las verduras preparadas reservamos.


      A continuación ponemos en la paellera cazuela de barro donde vayamos a preparar el arroz, un chorrito de aceite de oliva y la llevamos al fuego, una vez que el aceite este caliente añadimos la sepia que hemos partido anteriormente, salamos un poquito y sofreímos a fuego medio, procurar que la sepia suelte todo el agua.


      Seguidamente añadimos a la paellera, el pimiento, la cebolla y los ajos que hemos picado anteriormente (añadir un poco de aceite si se quedó muy seco), salamos un poquito y sofreímos todo junto aproximadamente 10 minutos a fuego medio bajo.


    A continuación añadimos el tomate triturado, sofriendo otros 4 o 5 minutos.


     Seguidamente añadimos la cucharada de pulpa de pimiento choricero, dándole unas vueltas para que se mezcle todo. A continuación añadimos las dos bolsas de tinta de calamar y los 400 g de arroz, sofriendo un minuto aproximadamente, dándole vueltas con una cuchara de madera.


      Seguidamente añadimos el caldo o fumet (la cantidad de caldo normalmente es de 2 a 2,5 veces superior a la de arroz, dependiendo también del tipo de arroz que utilicemos), añadimos también las hebras de azafrán, comprobamos el punto de sal rectificando si fuera necesario, y dejamos cocer unos 17 minutos aproximadamente, procurando no darle vueltas con la cuchara, si fuera necesario sacudimos un poco la paellera, haciendo círculos. Pasado este tiempo retiramos del fuego y dejamos reposar unos 5 minutos, cubriéndolo con un paño de cocina.


      Con esto solo queda llevar a la mesa y disfrutar de este rico arroz con sepia, lo podemos acompañar con un poquito de alioli que le va de maravilla.