LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 11 de febrero de 2016

Pan milagro de ajo y orégano

Para hacer la masa de este pan no necesitamos, ningún conocimiento especial, se trata simplemente de mezclar bien todos los ingredientes, incorporando la sal en el orden que se explica en la receta. Recordaros que si nos gusta lo podemos modificar, añadiéndole cereales, pipas, sésamo, etc. Comentaros también que el horno no es necesario precalentarlo, se hornea empezando con el horno frio. Se le llama "Pan milagro", ya que es un pan que no necesita levados;  amasamos y al horno el cual no lo precalentamos. Y pese a todo esto, sale un pan más que aceptable. Yo he utilizado una amasadora pero lo podemos hacer sin ninguna dificultad a mano en estos enlaces os dejo como amasar a mano este tipo de pan. (Como amasar pan milagro, pan de cebolla).


INGREDIENTES:
- 310 g Harina de fuerza
- 175 ml Agua (templada)
- 20 ml Aceite  
- 15 g Levadura fresca
- 4 Ajos
- 2 Cucharadas de orégano (seco)
- Ajo en polvo o molido (una cucharada rasa)
- Pizca de sal

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta pelando y picando finamente los 4 ajos, una vez picados resérvanos junto a las dos cucharadas de orégano. A continuación ponemos en un vaso los 175 ml de agua templada y diluimos en ella los 15 g de levadura fresca.


      Seguidamente ponemos en un vol los 310 g de harina, los 20 ml de aceite, el ajo picado y el orégano, la cucharada de ajo molido y el agua con la levadura disuelta. Con ayuda de la amasadora si disponemos de ella amasamos durante 5 minutos, pasado este tiempo añadimos la pizca de sal y amasamos otros 4 minutos. Si no tenemos amasadora lo podemos hacer a mano, siguiendo los mismos pasos, amasamos todo unos 6 o 7 minutos, si vemos que en el bol no podemos amasar, lo haremos en la mesa de trabajo, espolvoreando un poquito de harina. Pasado este tiempo añadimos la sal y seguimos amasando otros 5 minutos, aproximadamente, con movimientos firmes.


      Una vez que tenemos nuestra masa lista formamos con ella una bola. A continuación engrasamos con un poquito de aceite, un recipiente tipo pírex que tenga tapa, y le espolvoreamos un poquito de harina. Introducimos nuestra masa en el recipiente engrasado y le damos unos cortes, con un cúter o un cuchillo bien afilado, no os preocupéis si los cortes no salen perfectos, le dará una forma rustica.


     Seguidamente pincelamos con un poquito de aceite, le espolvoreamos un poquito de orégano y un poquito de harina.


     Seguidamente tapamos y metemos en el horno a 220º durante unos 40 minutos aproximadamente, hasta que veamos que está hecho. Recordaros que el horno no es necesario que este precalentado.    Una vez horneado sacamos del molde y lo ponemos a que enfrié encima de una rejilla o un paño.


      Una vez frio lo tenemos listo para llevar a la mesa y degustar este rico pan de ajo y orégano.


¡Espero que os guste y lo preparéis, pues esta buenísimo!

sábado, 6 de febrero de 2016

Orejas de carnaval (Orellas de carnaval)

Hoy vamos a preparar unas típicas, ricas, deliciosas orejas de carnaval (orellas de carnaval). Es una receta sencilla, con ingredientes muy comunes, la única complicación que tiene, es que la masa la tenemos que dejar muy fina, esto lo conseguimos a la hora de estirarla, humedeciendo una superficie de trabajo plana y nuestro rodillo con un poquito de aceite. De esta forma conseguiremos una masa muy fina y al freírlas, estarán ligeras y crujientes. Lo suyo es que le demos forma de oreja pero eso ya depende de cada uno, yo las he ido cortando, rectangulares, cuadradas, etc. eso ya depende de vosotros. Con esta cantidad de ingredientes salen bastantes orejas, pero la verdad es que se comen solas y unas que das y las que te comes tú, se terminan rápido. Espero que os gusten y disfrutéis de este típico postre de carnaval. 


INGREDIENTES:
- 400 g Harina
- 60 g Manteca de cerdo Ibérica  o mantequilla
- 35 ml Anís
- 100 ml Agua (tibia)
- 30 g Azúcar
- 2 Huevos
- Esencia de limón (o ralladura de un limón)
- ½ Cucharadita de levadura química (de las de café)
- Pizca de sal
- Aceite de girasol para freírlas
- Azúcar y canela para espolvorear por encima

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es preparar todos los ingredientes para tenerlos a mano, esto nos ahorrara tiempo en la cocina. Seguidamente ponemos en un bol amplio todos los ingredientes menos la harina, la media cucharadita de levadura y la pizca de sal, es decir, los 2 huevos, los 30 g de azúcar, los 35 ml de anís, la manteca o la mantequilla derretida, los 100 ml de agua tibia y la esencia o ralladura de limón.


      Con ayuda de unas varillas eléctricas o unas manuales o un tenedor mezclamos todo muy bien, hasta formar una crema homogénea. Seguidamente añadimos al vol la harina, junto con la levadura y la sal, tamizándola con ayuda de un colador. Amasamos todo muy bien, cuando veamos que tenemos una masa un poco  consistente, espolvoreamos un poquito de harina en la mesa de trabajo o en la encimera y terminamos de amasar un par de minutos, hasta que nos quede una masa elástica y que no se nos pegue a las manos, si fuera necesario añadimos un poquito más de harina, pero sin pasarnos.


      Si disponemos de amasadora como es mi caso, amasamos en el vol de la amasadora durante 5 minutos. Una vez que tengamos la masa lista la envolvemos con film transparente y la dejamos reposar una hora.


      Pasado este tiempo, untamos con un poquito de aceite, la superficie plana donde vamos a estirar la masa y nuestro rodillo, no utilizar harina solo aceite para que no se pegue. A continuación vamos cogiendo porciones de masa, del tamaño de una nuez y la estiramos bien finas con ayuda de rodillo, dejándolas lo más fina posible (contra más finas mejor). Yo las hago de poco en poco, mientras se fríen unas voy estirando las otras. Una vez bien estirada las vamos cortando, le podéis dar la forma que queráis, lo suyo es que tengan forma de orejas, pero es demasiado complicado. 


      En una sartén ponemos aceite de girasol en una sartén y la llevamos al fuego, una vez que esté caliente, vamos friendo un par de minutos por ambos lados, hasta que se doran un poco. 



      Según las vamos friendo las ponemos en una fuente o plato con papel de cocina, para que escurran y absorba el exceso de aceite. A continuación mezclamos un poco de azúcar con un poquito de canela y vamos pasando por ella nuestras orejas.


      Solo comentaros que están de vicio y una vez que las pruebes ya es difícil parar.   


domingo, 31 de enero de 2016

Empanadillas de brócoli pera y queso

Hoy vamos a preparar unas sanas, fáciles y deliciosas empanadillas de brócoli, con pera y queso azul. Como veréis se necesitan muy pocos ingredientes y son muy sencillas de preparar, además están hechas en el horno, por lo cual no tienen prácticamente grasa ninguna. También podéis variar los ingredientes, dependiendo de los gustos de cada uno, queso azul por queso de cabra, manchego, coliflor por brócoli, etc. la cocina es imaginación y utilizar ingredientes de buena calidad. Si tenéis que cocer el brócoli, solo lo tenéis que partir en ramilletes grandes, lavarlo y ponerlo a cocer unos 20 minutos, en mi he aprovechado brócoli que me sobro, para hacer las empanadillas. Espero que os gusten y os animéis a prepararlas.


INGREDIENTES:
- 200 g Brócoli (cocido)
- 50 g Queso Azul o roquefort
- 1 Pera  
- 1 Huevo
- 1 Paquete de obleas para empanadillas

PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 180º, por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. Seguidamente picamos nuestro brócoli en ramilletes pequeños, para poder rellenar bien las empanadillas. A continuación pelamos y picamos en cuadraditos pequeños, nuestra pera.


      Seguidamente mezclamos en un plato o vol, los ramilletes de brócoli y los trocitos de pera. A continuación abrimos nuestras obleas sobre la mesa de trabajo o la encimera.


     Una vez abiertas vamos poniendo en el centro de cada una de ellas, un poquito de la mezcla de brócoli y pera, sin llegar a los bordes de la oblea. Seguidamente vamos poniendo encima del brócoli y la pera un poquito de queso azul, esto lo hacemos en todas las obleas. A continuación cerramos nuestras obleas y con ayuda de un tenedor las sellamos por los bordes, de esta forma no se saldrá el relleno de la empanadilla.


     A  continuación cubrimos la base de nuestra bandeja de horno, con papel sulfurizado (papel de hornear) y vamos poniendo en ella, nuestras empanadillas. Seguidamente batimos el huevo y con ayuda de una brocha de silicona, pintamos nuestras empanadillas. Una vez pintadas  metemos la bandeja en el horno, que ya estará precalentado a 180º, por arriba y por abajo, y horneamos nuestras empanadillas, aproximadamente 20 minutos, este tiempo como suelo decir, depende de cada horno, pues no todos calientan igual, de todas formas estamos un poquito pendientes y cuando veamos que se doran un poquito, las sacamos del horno.


      Con esto solo queda servir y degustar estas ricas y sanas empanadillas de brócoli. 


domingo, 24 de enero de 2016

Pulpo con crema de patatas y aceite de pimentón

La receta de hoy es un rico pulpo, con crema de patatas y aceite de pimentón. El pimentón que yo he utilizado es agridulce, pero si os gusta lo podéis utilizar picante. La crema de patatas la conseguimos al triturar la patata con la nata. Este plato lo podéis presentar también en vasitos, pequeños, poniendo en el fondo unas gotas de aceite de pimentón, a continuación un poquito de crema de patatas y un par de rodajas de pulpo, pinchadas con una brocheta pequeña o un palillo. Solo espero que os guste y os animéis a prepararlo, porque es una receta muy sencilla, pero con una manera diferente a la hora de prepararlo y con un sabor también muy bueno y diferente.


INGREDIENTES:
- 1 o 2 Patas de pulpo (cocido)
- 400 g Patatas
- 125 ml Leche
- 200 ml Nata
- 50 ml Aceite de oliva
- 1 Cucharada de pimentón agridulce
- Sal en escamas

PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es pelar picar y lavar las patatas, una vez lavadas las ponemos en un cazo o cacerola con agua. Las llevamos al fuego y las cocemos, durante aproximadamente 15 o 20 minutos, dependiendo del tamaño, que hayamos cortado los trozos.


      Cuando veamos que están casi cocidas, a falta de 3 0 4 minutos, retiramos del fuego, las escurrimos el agua de la cocción, le añadimos los 125 ml de leche y volvemos a poner en el fuego, hasta que la leche haya sido absorbida por las patatas (tener cuidado no se os queme la leche).


      Una vez lista las patatas las ponemos en el vaso de la batidora, salamos un poquito y las trituramos, añadiéndole los 200 ml de nata poco a poco, trituramos muy bien hasta que veamos que tenemos una crema, muy suave y sin grumos, una vez triturada reservamos. 


      Seguidamente ponemos en un cacito los 50 ml de aceite de oliva y lo llevamos al fuego, una vez que el aceite este caliente, retiramos del fuego y le añadimos la cucharada de pimentón agridulce, removiendo con ayuda de un tenedor (retiramos el aceite del fuego, para que el pimentón no se nos queme).


      Dejamos reposar un poco el aceite con el pimentón y cuando prácticamente este frio lo colamos, con ayuda de una gasa, para que nos quede un aceite de pimentón  limpio, una vez colado lo podemos echar en un frasquito o biberón. A continuación partimos nuestro pulpo en rodajas, no muy gruesas.


      Seguidamente en el plato o fuente donde vayamos a servir el pulpo, ponemos un poquito de aceite de pimentón, añadimos encima un poco de la crema de patatas y encima vamos colocando, nuestras rodajas de pulpo.


      Seguidamente le añadimos por encima del pulpo unas gotas de aceite de pimentón, y salamos con un poquito de sal en escamas, si no tenemos sal en escamas, podemos utilizar sal gorda.


     Con esto solo nos queda llevar a la mesa y disfrutar de este rico pulpo con crema de patatas y aceite de pimentón. 


miércoles, 20 de enero de 2016

Bizcocho marmolado de chocolate y vainilla

La receta de hoy es un rico y esponjoso bizcocho marmolado, este nombre lo recibe, porque al mezclarse los dos sabores, el aspecto del interior del bizcocho es como los que tiene el mármol. El molde que yo he utilizado es desmontable de 26 cm, y el tiempo que ha tardado en hornearse, ha sido de 40 minutos. Comentaros que este bizcocho el resultado muy esponjoso, con un sabor muy bueno y que nos aguanta tierno unos cuantos días. También como veréis en las fotografías es muy vistoso y como se suele decir, entra por los ojos. Espero que os guste y os animéis a prepararlo.


INGREDIENTES:
- 300 g Harina
- 250 g Azúcar
- 250 ml Leche
- 140 ml Aceite (de oliva suave o aceite de girasol)
- 4 Huevos (clase L)
- 1 Yogur natural
- 2 Cucharadas de cacao en polvo (sin azúcar)
- 1 Cucharadita de bicarbonato (de las de café)
- 1 Sobre de levadura química (tipo Royal)
- Esencia de vainilla

PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 190 º, por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. También os recomiendo antes de empezar nuestra receta, es tener todos los ingredientes a mano, esto nos ahorra tiempo en su elaboración. Seguidamente ponemos en un bol amplio los 4 huevos y los 250 g de azúcar, con ayuda de una batidora de varillas o unas varillas manuales, batimos hasta que los huevos doblen su volumen.


     A continuación añadimos al bol poco a poco y sin dejar de batir, la leche y el  yogur, batiendo todo hasta que veamos que está bien integrado.


      Seguidamente añadimos al bol los 140 ml de aceite poco a poco, mezclando hasta que se integre bien con el resto de ingredientes. Seguidamente en un bol ponemos los 300 g de harina, el sobre de levadura y la cucharadita de bicarbonato.


      Con ayuda de un colador  lo tamizamos, sobre el bol con el resto de ingredientes, y con ayuda de la batidora o las varillas, mezclamos todo muy bien hasta que la harina este bien integrada y sin grumos.


      A continuación dividimos nuestra masa en dos partes iguales, en una de ellas añadimos un poquito de esencia de vainilla y mezclamos.


      A la otra mitad de la masa le añadimos las 2 cucharadas de cacao, tamizándolas con ayuda de un colador y mezclamos muy bien, hasta que el cacao este bien disuelto y no tengamos grumos.


    A continuación forramos la base de un molde desmontable con papel sulfurizado, engrasamos con un poquito de mantequilla o margarina, le espolvoreamos un pelín de harina, para que no se pegue nuestro bizcocho. Seguidamente vertemos en el molde y al mismo tiempo como vemos en la fotografía, las dos partes de la masa la de cacao y la de vainilla.


      A continuación con la punta de un cuchillo, lo pasamos por la masa como si hiciéramos triángulos o una estrella, esto lo hacemos para que se mezclen las dos partes, y nos quede más bonito nuestro bizcocho una vez horneado.


      Seguidamente metemos en el horno que previamente tenemos precalentado a 190º, por arriba y por abajo, durante aproximadamente 40 minutos, como suelo decir el tiempo depende de cada horno y del tamaño del molde. De todas formas estamos un poco pendientes y pasado los primeros 30 o 35 minutos, pinchamos con una aguja y cuando esta salga limpia, estará listo nuestro bizcocho. Si vemos que por arriba se empieza a dorar mucho, lo cubrimos con un poquito de papel de aluminio. Una vez horneado sacamos del horno y lo dejamos enfriar, antes de desmoldarlo. Una vez frio desmoldamos y listo para degustar este rico, esponjoso y vistoso bizcocho marmolado, ideal para los desayunos o las meriendas.


      Si queréis le podéis espolvorear un poquito de azúcar glass por la superficie.

martes, 12 de enero de 2016

Lubina al horno

Hoy vamos a preparar una deliciosa lubina al horno, que esta de maravilla. Como os comento en la receta, al comprar nuestro pescado, le pedimos a nuestro pescadero, que no la abra por la mitad, dejando la espina en una de las dos partes. La preparación es muy sencilla, se trata de hacer una cama de patatas y tomates y un majado para regar la lubina, si queréis la podéis preparar si la cama de las patatas y el tomate, eso ya va en gustos. La lubina, lobina, róbalo o robalo es una especie de pez perciforme de la familia Moronidae. Es propia del mar Mediterráneo y el océano Atlántico, desde las costas africanas hasta Noruega, el cuerpo es alargado, mide entre 10 y 100 cm de longitud; con labios carnosos.


INGREDIENTES:
- 1 Lubina (1,5 k aproximadamente)
- 2 Patatas
- 2 Tomates
- 3 Ajos
- 1 Limón (el zumo)
- 100 ml Vino blanco
- 2 Granos de pimienta
- 1 Guindilla fresca (opcional)
- 1 Cucharada de mostaza (rasa)
- Perejil fresco
- Orégano
- Aceite de oliva
- Sal

PREPARACION:
      Antes de empezar a preparar nuestra receta, si queremos ahorrarnos trabajo, a la hora de comprar nuestra lubina, le diremos a nuestro pescadero habitual, que la prepare eviscerada (limpia de tripas) desescamada y abierta en dos lomos, de esta forma solo tendremos que lavarla un poco antes de prepararla y dejarla escurrir.


      Lo primero que hacemos para empezar nuestra receta, es encender nuestro horno a 190º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando.  Seguidamente pelamos nuestras patatas y las partimos, en rodajas no muy gruesas, una vez partidas las lavamos un poco y escurrimos. A continuación lavamos los tomates y los partimos en rodajas. Seguidamente en una bandeja acta para el horno, ponemos nuestras rodajas de patatas, formando como se suele decir una cama, cortamos 2 de los tres ajos por la mitad y los distribuimos en la bandeja con las patatas, a continuación encima de las patatas, ponemos las rodajas de tomate, salamos un poquito y le espolvoreamos un poquito de orégano. A continuación regamos con el vino blanco y metemos en el horno (que ya estará precalentado), unos 10 minutos hasta que la patata y el tomate se hagan un poco.


      Mientras se hacen las patatas y los tomates en el horno, vamos a preparar un aliño para la lubina, para ello picamos un poquito de perejil fresco y lo ponemos en un mortero, junto con el ajo pelado, los 3 granos de pimienta y un poquito de sal, machacamos hasta conseguir un majado.  Seguidamente añadimos al mortero un poquito de aceite (unas 2 o 3 cucharadas), el zumo del  limón y la cucharada de mostaza, mezclando bien todo el majado.


      Seguidamente partimos en rodajas nuestra guindilla fresca (si hemos decidido ponerla, si no este paso lo saltamos). A continuación pintamos nuestra lubina con el majado que hemos preparado, repartiéndolo por toda ella, sacamos la bandeja del horno con las patatas y los tomates, y ponemos encima la lubina, le repartimos por encima los aros de guindilla y metemos en el horno, unos 10 o 12 minutos, dependiendo del tamaño de la lubina y de nuestro horno, pues no todos calientan igual. De todas formas el pescado se hace rápidamente, por eso conviene estar un poquito pendientes. Si vemos que el fondo de la bandeja está muy seco, podemos añadirle un poquito más de vino o agua.


     Pasado este tiempo sacamos nuestra lubina del horno y servimos, acompañada de las patatas y los tomates.


      Espero que os guste y os pongáis manos a la obra con ella.