LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 13 de enero de 2018

Rosas de hojaldre, calabacín y salmón

Hoy una receta rápida con pocos ingredientes y muy fácil de preparar, pero no por ello menos buena. Esta receta solo es para daros la idea y como veis en las fotografías es muy vistosa, admitiendo muchos cambios en el relleno, bien sea salado o dulce, podemos utilizar, frutas, tomates huevo, embutido, etc. eso depende de nuestros gustos. Solo falta que pongáis en marcha vuestra imaginación y empecéis a preparar estas flores, vuestros invitados se quedaran asombrados.


INGREDIENTES:
- 1 Lámina de hojaldre (mejor rectangular)
- 1 Calabacín pequeño
- Salmon ahumado
- Queso crema (tipo philadelphia)

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno por arriba y por abajo a 180º, para que se vaya precalentando. Seguidamente lavamos muy bien nuestro calabacín, una vez lavado lo partimos en láminas finas.


    A continuación abrimos nuestra lamina de hojaldre, y la partimos en tiras de aproximadamente 8 cm, por la parte más corta. Una vez partida untamos la mitad de la tira de hojaldre con queso de untar, según se muestra en las fotografías. Seguidamente ponemos encima del queso, las rodajas de calabacín solapándolas un poquito y que sobresalgan un poco por la parte superior.


      A continuación ponemos encima del calabacín el salmón ahumado, partido en tiras. 


      Seguidamente doblamos la parte de la tira de hojaldre, donde no hemos puesto nada, sobre el salmón y enrollamos de un extremo a otro, formando una rosa o flor, como podemos ver en las fotografías, preparamos todas las tiras de la misma forma.


       A continuación ponemos las rosas o flores en unos moldes para magdalenas, engrasados con un poco de mantequilla y harina, para poder desmoldarlas sin problema, si no disponemos de molde para las magdalenas también podemos utilizar, una bandeja de horno, unas flaneras o unas capsulas de magdalenas.


      Seguidamente metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, unos 25 o 30 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas estamos un poco pendientes y cuando veamos que el hojaldre esta dorado, en ese momento están listas nuestras flores. 


   Ahora solo nos queda sacar del horno, dejar enfriar y disfrutar de estas deliciosas rosas de hojaldre, calabacín y salmón. Se pueden comer calientes o frias, como más os guste.

domingo, 7 de enero de 2018

Solomillo agridulce

La receta de hoy son unos deliciosos solomillos de cerdo ibérico, muy tiernos y con un sabor muy rico. La receta como veréis es facilísima, solo se trata de poner los solomillos en un macerado, dejándolos reposar toda la noche, freírlos y con el macerado hacer una salsa, ese es todo el misterio de la receta. En una palabra cualquiera los puede preparar. El solomillo es una pieza de carne procedente de la parte lumbar, alojado entre las costillas inferiores y la columna vertebral; más concretamente, encima de los riñones y debajo del lomo bajoConsta de varias partes, la cabeza, el rosario, el centro y la punta. Tiene forma cónica, de manera que la cabeza corresponde a la parte gruesa y termina en punta.


INGREDIENTES:
      - 2 Solomillos de cerdo (mejor si son ibéricos) 
      - 2 Cucharadas de miel
      - 2 Cucharadas de salsa de soja
      - 1 Naranja (el zumo)
      - ½ Vaso de vino dulce (tipo oporto, moscatel, etc.)
      - 1 Palo de canela
      - 5 Clavos
      - 1 Cucharadita de jengibre rallado (o molido)
      - ½ Cucharadita de harina (de las de café)
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta molida

PREPARACIÓN:
    Empezamos nuestra receta limpiando nuestros solomillos, quitándoles la grasa que pudieran tener. Una vez limpios los partimos en rodajas o medallones de 1,5 o 2 cm de grosor aproximadamente, los ponemos en un plato y salamos un poquito.


      Seguidamente en una fuente, ponemos el zumo de la naranja, las 2 cucharadas de miel, un poquito de pimienta molida, el palo de la canela partido (para que suelte mejor el sabor), la cucharadita de jengibre molido, los 5 clavos, las 2 cucharadas de soja, un chorrito de aceite de oliva y el ½ vaso de vino dulce.


      Seguidamente con ayuda de un tenedor o cuchara, mezclamos bien todos los ingredientes.


      A continuación vamos poniendo en la fuente, los medallones de solomillo que hemos partido anteriormente, cubriéndolos con el macerado que hemos preparado. Seguidamente tapamos la fuente con film transparente y dejamos macerando, toda la noche, unas 12 horas aproximadamente.


      Pasado este tiempo sacamos los medallones de solomillo del macerado, procurando que estén limpios, de especies del macerado, si fuera necesario les pasamos un papel de cocina.


      A continuación con el liquido del macerado vamos a preparar una salsa, para acompañar los medallones, para ello colamos el liquido del macerado, lo ponemos en un cazo, llevamos al fuego no muy alto y añadimos la ½ cucharadita de harina, damos unas vueltas para que se disuelva y dejamos en el fuego hasta que se reduzca un poco, probamos el punto de sal y si fuera necesario, salamos un poquito.


      Mientras tanto ponemos unas gotas de aceite en una sartén o plancha y vamos friendo nuestros medallones de solomillo, por ambos lados (no es necesario freírlos mucho, a mi me gustan en su punto), veremos que gracias al macerado, cogen un color dorado muy bonito.


      Una vez fritos los depositamos en una fuente o plato y regamos con la salsa que hemos preparado.


      Podemos acompañar estos medallones, con un puré de patatas, patatas fritas, ensalada, etc. con lo que más nos guste.

martes, 12 de diciembre de 2017

Tarta fresca de mojito

La receta de hoy es una rica, suave y fresca tarta de mojito, con esta tarta tus invitados no se quedaran defraudados. Tenemos que tener en cuenta que como lleva alcohol no es acta para los más pequeños. Es ideal para las personas que les guste esta bebida, que la pueden  disfrutar de una forma diferente. Comentaros que no tiene un sabor fuerte, sino todo lo contrario y el grado de alcohol, es muy bajo pues al hervirlo desaparece. Espero que os guste y os animéis a prepararla.


INGREDIENTES:
Para la base:
- 200 g Galletas de limón
- 65 g Mantequilla
- Un pelín de ron
Para el relleno:
- 300 g Queso crema (tipo philadelphia)
- 220 ml de Agua
- 110 ml de Ron
- 125 g Azúcar moreno
- 50 ml de Limoncello
- 3 Limas (el zumo y la piel por separado)
- 7 Láminas de gelatina (cola de pescado)
- Un ramillete de hierbabuena
Para la cobertura:
- 400 ml de Agua
- 1 Sobre de gelatina de limón
- Colorante azul

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es preparar todos los ingredientes para tenerlos a mano, esto nos va a ahorrar tiempo en la cocina. A continuación ponemos las 7 láminas de gelatina en agua fría, para que se vallan hidratando, como mínimo las tenemos en agua 10 minutos.


      Seguidamente vamos a preparar la base de nuestra tarta, para ello trituramos los 200 g de galletas de limón, nos podemos ayudar de un robot de cocina, picadora, etc. o simplemente las trituramos metiéndolas en una bolsa y le pasamos un rodillo o botella. Una vez que las tenemos trituradas, fundimos en el microondas los 65 g de mantequilla, y los añadimos a las galletas trituradas, añadimos también unas gotas de ron y mezclamos hasta obtener una masa.


      Seguidamente forramos el fondo de un molde desmontable (el mío redondo de 22 cm), con papel sulfurizado (papel de hornear) y cubrimos todo el fondo con la masa de galletas, extendiéndola uniformemente, ayudándonos de una cuchara y reservamos en el frigorífico. 


      A continuación pelamos las tres limas, procurando que la piel no tenga parte blanca, una vez peladas reservamos la piel y exprimimos las limas para sacar el zumo.


      Seguidamente ponemos en un cazo los 220 ml de agua, los 110 ml de ron, los 125 g de azúcar moreno, la piel de las limas, los 50 ml de limoncello y el zumo de las tres limas. 


      Llevamos el cazo al fuego, una vez que vaya a empezar a hervir, añadimos el ramillete de hierbabuena, que previamente hemos lavado y dejamos hervir a fuego suave, durante aproximadamente 15 minutos, le damos unas vueltas para que se disuelva el azúcar. Pasado este tiempo retiramos del fuego y colamos en un bol con ayuda de un colador fino.


      A continuación escurrimos muy bien las hojas de gelatina, añadiéndolas a la mezcla, removemos bien hasta que se disuelva la gelatina. Seguidamente añadimos los 300 g de queso crema y con ayuda de unas varillas, mezclamos bien hasta que el queso este bien integrado y no queden grumos, y dejamos entibiar un poquito.


      A continuación sacamos del frigorífico nuestro molde con la base de galletas y vertemos en el nuestra mezcla de mojito, ayudándonos de una cuchara para que no se rompa la base de galletas, dejamos enfriar un poco y metemos en el frigorífico, hasta que la gelatina haga su trabajo y cuaje nuestra tarta, por lo menos unas 6 horas.


      Pasado este tiempo vamos a preparar la cobertura, para ello ponemos en un cazo 200 ml de agua, llevamos al fuego  y una vez que empiece a hervir retiramos del fuego, añadimos el sobre de gelatina de limón y con unas varillas, removemos muy bien para que se disuelva la gelatina. Acto seguido añadimos los otros 200 ml de agua fría y mezclamos con las varillas. 


      A continuación veremos que tenemos una gelatina amarilla, así que echamos unas gotas de colorante azul y mezclamos para que se ponga de color verde, dejamos enfriar por completo. Seguidamente sacamos del frigorífico nuestra tarta de mojito y ayudándonos de una cuchara para que no se mezcle, vertemos la gelatina con cuidado.


      A continuación metemos de nuevo en el frigorífico, hasta que la gelatina cuaje, mínimo 4 o 5 horas, aunque lo ideal es dejarla de un día para otro. Pasado este tiempo solo nos queda desmoldar nuestra tarta y decorarla a nuestro gusto, bien con unas hojas de hierbabuena, rodajas de lima, etc.


Reservamos en el frigorífico, hasta la hora de servir. 

domingo, 3 de diciembre de 2017

Pez Lorito, Raor, Papagayo, Pinta o Galán

Hoy más que una receta os quiero presentar un pescado muy difícil de conseguir, y que no se sabe si esta mejor su carne o su piel. Son unos pececillos de escamas rojizas y ojillos saltones, entre 12 y 16 centímetros de largo. Este pescado es  rojo por fuera y blanco por dentro, es de una textura dedicada, yodada y muy sabroso, es muy escaso y su precio muy elevado, a veces supera los 100 € el kilo. Se le conoce por varios nombres, galán, raón, raó, pez navaja, papagayo, pez loro, pinta, roso dependiendo de la zona, su nombre científico es  xyrichthys novacula. Se pescan con anzuelo, uno a uno, y como tienen rango de pesca deportiva no pueden comercializarse. Donde más se suelen encontrar es en las Islas Baleares, también en algún restaurante conocido del Maresme (Barcelona) o Almería.  Es muy difícil encontrarlo en otras costas y aún más difícil en los mercados, nadie los tendrá salvo que sean clandestinos. Yo tuve la gran suerte de encontrarlos en Madrid en el mercado Maravillas y a un precio muy razonable. Hay dos personas que les encanta este pescado, su majestad Don Juan Carlos o el pintor Miquel Barceló, que tienen la suerte de comerlos cada año en Mallorca. La mejor manera de cocinarlos son fritos en aceite de oliva muy caliente, yo les he pasado por harina especial para pescado, pero normalmente no hace falta.


INGREDIENTES:
- Pez Lorito
- Harina especial para pescado
- Aceite de oliva extra
- Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar el pescado y dejarlo escurrir un poquito, para que suelte el agua.


      A continuación ponemos abundante aceite de oliva en una sartén y la llevamos al fuego, mientras se calienta el aceite salmos un poquito y pasamos nuestro pescado por un liviano rebozado de harina (especial para pescado).


Una vez que el aceite está bien caliente, freímos el pescado por ambos lados, procurando dejarlos en su punto.


      Una vez fritos sacamos de la sartén y los ponemos sobre un papel de cocina, para que suelten el exceso de aceite.


      Con esto solo falta llevar a la mesa y disfrutar de este maravilloso pescado, de carne muy blanca. Aun así lo mejor es su piel gelatinosa, que funde en la boca, si tenéis el privilegio de probarlos su textura y su sabor os tendrán obsesionados, deseando de volver a probarlos.


"TODO UN MANJAR"

domingo, 26 de noviembre de 2017

Tarta de arroz con leche

La receta de hoy es una sencilla tarta fría de arroz con leche, que como veréis es muy sencilla de preparar. Si no tenemos galletas con sabor a canela, podemos utilizar galletas normales, y cuando las trituremos y las mezclemos con la mantequilla, para hacer la base, le añadimos una cucharadita de canela.  Esta tarta es muy suave siendo un postre perfecto y nada empalagoso, el toque de canela en la base de galletas le da un sabor muy bueno, podemos decir que es una manera diferente de comer arroz con leche. 


INGREDIENTES:
 Para la base.
- 200 g Galletas de canela
-100 g Mantequilla
Para el relleno:
- 200 g Arroz
- 200 g Azúcar
- 1 y ½ Litro de  Leche entera
- 2 Sobres de cuajada
- 2 Cucharadas de anís dulce (opcional)
- 1 Palo de canela
- La piel de un limón (sin parte blanca)
- Canela molida (para decorar))


PREPARACIÓN:
     Empezamos nuestra receta preparando todos los ingredientes, de esta forma ahorraremos tiempo en la cocina. Seguidamente vamos a preparar nuestra base para la tarta, para ello trituramos las galletas, con ayuda de una picadora, si no disponemos de picadora, metemos las galletas en una bolsa y con un rodillo o una botella las trituramos, pasando el rodillo varias veces.


      A continuación fundimos los 100 g de mantequilla y los añadimos a las galletas molidas, mezclamos hasta formar una masa. Seguidamente con esta masa forramos la base de un molde desmontable, ayudándonos del reverso de una cuchara alisamos bien, para que nos quede la base por igual, metemos el molde en la nevera y reservamos.


      Seguidamente en un vaso ponemos unos 200 ml de leche y diluimos en ella los dos sobres de cuajada, hasta que no queden grumos y reservamos.


      A continuación en una cacerola amplia ponemos, el resto de la leche (1.300 ml), los 200 g de arroz, los 200 g de azúcar, el palo de canela y la piel del limón.


      Llevamos la cacerola al fuego y cocemos a fuego muy bajo unos 40 minutos, dándole vueltas muy a menudo.


      Pasado este tiempo veremos que tenemos un arroz con leche muy cremoso, retiramos el palo de canela y la piel del limón.  A continuación añadimos los dos sobres de cuajada, que tenemos disueltos con los 200 ml de leche y las dos cucharadas de anís dulce (si hemos optado por ponerlas), dejamos en el fuego 3 o 4 minutos más, sin parar de darle vueltas.


      Seguidamente retiramos del fuego y con ayuda de una batidora trituramos todo.


      A continuación sacamos del frigorífico nuestro molde, ponemos una cuchara sobre la base de galletas y vertemos en el la crema de arroz con leche (ponemos la cuchara para que al verter la mezcla, no rompa la base de galletas), cubrimos con film transparente que toque nuestra crema, para que no forme costra, dejamos templar un poco y metemos en el frigorífico, unas cuantas horas, hasta que haya cuajado, aunque lo ideal es dejarla de un día para otro.


      Pasado este tiempo sacamos nuestra tarta del frigorífico, desmoldamos  y decoramos a nuestro gusto, yo la he decorado con un poco de canela y la piel del limón, caramelizada.


       Solo espero que os guste y os animéis a prepararla, conservamos en la nevera hasta la hora de servir.  

   

domingo, 19 de noviembre de 2017

Bizcocho fácil de calabaza

Hoy aprovechando que nuestra amiga Alicia me ha regalado un buen trozo de calabaza, vamos a preparar un bizcocho muy rico, sabroso, fácil de preparar y económico. Este bizcocho de calabaza es sano y ligero, ideal para el desayuno o la merienda, además el resultado es muy esponjoso. La calabaza es una típica hortaliza de finales de otoño y principios de invierno, este tipo de pastel o bizcocho, es un postre tradicional estadounidense, especialmente para Halloween, Día de Acción de Gracias y Navidad. Comentaros que con la cantidad de calabaza que me regalo Alicia, también he preparado una rica crema, que más adelante os dejare la receta. 


INGREDIENTES:
- 250 g Calabaza (cruda y rallada)
- 250 g Azúcar
- 250 g Harina
- 3 Huevos
- 70 ml Aceite de girasol
- 12 g Levadura química (tipo royal)
- Canela molida (una cucharadita de las de café)
- Pizca de Sal
- Azúcar glass para decorar


PREPARACIÓN:
     Empezamos nuestra receta preparando todos los ingredientes, de esta forma ahorraremos tiempo en la cocina. A continuación rallamos nuestra calabaza, recodar que tiene que estar cruda y son 250 g una vez rallada, una vez rallada la reservamos para más adelante. Seguidamente encendemos nuestro horno por arriba y por abajo a 180º, para que se vaya precalentando.


      A continuación ponemos en un bol amplio los tres huevos y los 250 g. de azúcar, con ayuda de unas varillas eléctricas o manuales, batimos bien hasta conseguir que aumente el volumen y se cree como una crema blanquecina.


      Seguidamente tamizamos los 250 g de  harina junto con los 12 g de levadura, y los vamos añadiendo al bol poco a poco, siguiendo mezclando, para que no queden grumos.


      A continuación añadimos al bol los 70 ml de aceite, la cucharadita de canela (si la canela no nos gusta la podemos suprimir) y la pizca de sal, seguimos mezclando todo bien, hasta que se integren todos los ingredientes.


      Seguidamente añadimos al bol los 250 g de calabaza, que hemos rallado anteriormente y mezclamos bien con el resto de ingredientes.


      Una vez que este todo mezclado, engrasamos nuestro molde con un poquito de harina y mantequilla (yo también le he forrado el fondo del molde con un poco papel sulfurizado), vertemos en el la mezcla que hemos preparado y metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 35 o 40 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas estamos un poquito pendientes. Para saber si está listo el bizcocho, pinchamos con una aguja de punto, palillo, etc. y cuando este salga limpio estará listo el bizcocho (tener en cuenta de no abrir el horno los primeros 25 minutos, pues se nos podría bajar el bizcocho). Pasado este tiempo sacamos el bizcocho del horno, dejamos enfriar un poco.


       Una vez que se haya enfriado un poco, desmoldamos y adornamos espolvoreándole un poco de azúcar glass por la superficie.