LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 17 de septiembre de 2017

Conchas de vieiras de pescado y gambas

Hoy aprovechando que tenía en casa unas conchas de vieiras, he pensado en rellenarlas con una crema (belouté) poco de pescado y unas gambas. La belouté es una bechamel hecha con caldo blanco de pescado en vez de leche. El resultado como veréis en las fotografías es muy bueno y su sabor es fantástico. Yo he utilizado un poco de pescadilla y unos gambones, pero podéis utilizar otro tipo de pescado y también podéis ponerle surimi (palitos de cangrejo) lo que más os guste o lo que tengáis en casa en ese momento. También podemos aprovechar pescado que nos haya sobrado de otro plato y no sepamos qué hacer con él. Como veréis una receta sencilla pues solo se trata de hacer una bechamel utilizando caldo de pescado y añadiéndola gambas y pescado cocido.



INGREDIENTES:
- 400 g de pescado (merluza, pescadilla, et.)
- 150 g Gambón, gambas, langostinos, etc.
- 1 Huevo cocido
- 1 y ½ Cebolla
- 2 Ajos
- 2 Pimientos de piquillo
- 2 Hoja de laurel
- 2 Cucharadas de harina
- ½ Cucharadita de pimentón picante (de las de café)
- Pizca de nuez moscada
- Un poco de pan rallado
- Queso rallado
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta molida
- Aceite de oliva


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es limpiar nuestro pescado, una vez limpio ponemos agua en una cacerola, las dos hojas de laurel, ½ cebolla y el pescado, llevamos al fuego salamos un poco y lo dejamos cocer unos 10 minutos aproximadamente. Una vez cocido retiramos del fuego sacamos el pescado y colamos el caldo de la cocción reservándolo para hacer la belouté.


     A continuación desmenuzamos nuestro pescado y picamos en trocitos pequeños las gambas o gambones y reservamos. Picamos también finamente el huevo cocido y los 2 pimientos de piquillo reservando también para más adelante.


     Seguidamente pelamos y picamos finamente la cebolla y los dos ajos, ponemos un poquito de aceite en una sartén añadimos la cebolla y el ajo picado, salamos un poquito y pochamos a fuego medio bajo unos 10 minutos, dándole vueltas de vez en cuando hasta que veamos que la cebolla esta transparente.


      A continuación añadimos a la sartén las dos cucharadas de harina y la sofreímos un poquito junto a la cebolla, para quitarle el sabor a cruda, pero tenemos que tener cuidado que no se nos queme. Seguidamente vamos añadiendo poco a poco el caldo de la cocción del pescado, dándole vueltas continuamente, veremos que se va espesando poco a poco, y va cogiendo cuerpo nuestra velouté, no nos tiene que quedar grumos.


      Seguidamente añadimos un poquito de pimienta molida, la pizca de nuez moscada y la media cucharadita de pimentón picante, seguimos dando vueltas mezclando todo.


      A continuación añadimos los pimientos de piquillo que habíamos picado anteriormente mezclamos y añadimos el pescado desmenuzado y las gambas picaditas, mezclando todo.


       Por ultimo añadimos el huevo picado mezclamos y comprobamos el punto de sal, si fuera necesario rectificamos. Si vemos que nuestra belouté está muy líquida seguimos dejando en el fuego sin parar de darle vueltas hasta que espese y si por el contrario está muy espesa añadimos un poquito más de caldo y mezclamos hasta que esté a nuestro gusto, no nos tiene que quedar una belouté demasiado espesa.


      Una vez que tenemos nuestra belouté lista retiramos del fuego y vamos rellenando con esta mezcla nuestras conchas de vieira. Una vez rellenas les espolvoreamos por arriba un poquito de pan rallado y un poquito de queso para gratinar.


      A continuación metemos en el horno a 220 grados con la bandeja en la parte superior, aproximadamente 10 minutos hasta que veamos que se han gratinado. Con esto solo nos falta llevar a la mesa y degustar estas ricas conchas de vieira rellenas de pescado y gambas, a ser posible con un buen Albariño de las Rías Baixas.

martes, 12 de septiembre de 2017

Mejillones en salsa picante

La receta de hoy es una rica tapa o aperitivo, ideal para picoteo antes de la comida e ir abriendo boca. Se trata de unos mejillones en salsa picante que esta para chuparse los dedos. Si no os gusta el picante podéis suprimirla la guindilla y el pimentón picante, pero creo que pierde la gracia, aunque el resultado es también muy bueno. Una cosa muy importante a tener en cuenta, es desechar los mejillones que estén rotos o abiertos, también procurar limpiarlos muy bien. Espero que os guste esta sencilla receta de mejillones con salsa picante, teniendo en cuenta que la podemos adaptar a nuestro paladar, añadiendo más o menos picante.



INGREDIENTES:
- 2 k Mejillones
- 400 g Tomate natural triturado (un bote)
- 250 ml Vino blanco
- 1 Cebolla (más bien grande)
- 2 o 3 Ajos
- 1 Guindilla de cayena
- 1 Cucharada de harina (sopera)
- 1 o 2 Hojas de laurel
- 1 Cucharadita de pimentón picante (de las de café)
- 1 Cucharadita de pimentón dulce (de las de café)
- Perejil fresco
- Aceite de oliva
- Pizca de azúcar
- Sal


PREPARACIÓN:
     Empezamos nuestra receta limpiando muy bien nuestros mejillones, quitándole las barbas o pelillos y raspando bien la concha. Una vez limpios los lavamos bajo el grifo con abundante agua. Los mejillones que veamos que están rotos o abiertos los desechamos. Seguidamente ponemos en una cacerola los mejillones limpios, los 250 ml de vino blanco, las 2 hojas de laurel y un poquito de sal, llevamos la cacerola al fuego y los cocemos al vapor, retiramos del fuego cuando veamos que están abiertos. A continuación les quitamos una de las cascaras y reservamos los mejillones junto con el caldo de la cocción.


      A continuación pelamos y picamos finamente nuestra cebolla y los ajos. Ponemos un poquito de aceite de oliva en una cacerola, la llevamos al fuego no muy alto y añadimos la cebolla picada, los ajos y la guindilla de cayena. Salamos un poquito y pochamos todo dándole vueltas de vez en cuando aproximadamente 8 o 10 minutos, hasta que veamos que la cebolla esta pochada y transparente.


      Una vez que la cebolla esta pochada añadimos a la cacerola la cucharada de harina, sofriéndola un poquito junto a la cebolla, para quitarle el sabor a cruda, tener cuidado de que no se os queme la harina. Seguidamente añadimos a la cacerola los 400 g de tomate triturado, dejándolo sofreírse unos 5 minutos, dándole vueltas de vez en cuando. A continuación añadimos a la cacerola 2 vasos del caldo de la cocción de los mejillones que hemos reservado anteriormente, colándolo previamente para que no contenga arenilla o algún trocito de concha de los mejillones, añadimos la pizca de azúcar para quitarle la acidez al tomate y dejamos cocer unos 5 o 6 minutos.


      Pasado este tiempo añadimos la cucharadita de pimentón picante y la cucharadita de pimentón dulce, damos un par de vueltas retiramos la cacerola del fuego y con ayuda de la batidora trituramos todo muy bien.


      Una vez triturado con ayuda de un colador colamos, para que nos quede una salsa fina y sin tropezones. A continuación ponemos nuestros mejillones en una cacerola o cazuela, cubriéndolos por encima con abundante salsa y los dejamos reposar para que tomen el sabor de la salsa.


     Antes de servir los mejillones los calentamos un poquito, picamos un poco de perejil fresco y se lo espolvoreamos por la superficie.


      Con esto solo nos falta llevar a la mesa y disfrutar de estos ricos mejillones en salsa picante. 


martes, 5 de septiembre de 2017

Canelones de atún

Hoy vamos a preparar unos ricos canelones de atún con muy pocos ingredientes, muy ricos y fáciles de preparar. Las placas para los canelones que yo he utilizado para esta receta, son de las que metemos en agua caliente unos 25 minutos, las ponemos a escurrir en un paño limpio y las tenemos lista para rellenar. También podemos utilizar las que cocemos, eso ya depende de cada uno, de todas formas utilicemos una pasta u otra seguimos las indicaciones que vienen en el envase para su preparación. La bechamel también la podemos preparar nosotros o comprarla ya hecha. Yo al final de la receta os dejo la receta básica de la bechamel.



INGREDIENTES para unos 15 canelones:
- 3 Latitas de atún en escabeche
- 15 Placas de pasta para canelones
- 2 Pimientos de piquillo
- 1 Huevo cocido
- Tomate frito
- Bechamel
- Queso rallado (para gratinar)
- Pizca de sal


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es poner nuestras placas de pasta en agua siguiendo las indicaciones del envase. Mientras se ablandan las placas vamos preparando el relleno de nuestros canelones, para ello escurrimos nuestras latas de atún para quitarles el líquido, una vez escurridas las desmenuzamos en un bol. A continuación añadimos un poquito de tomate frito y mezclamos.


      Seguidamente picamos finamente los 2 pimientos de piquillo, procurando que no tengan semillas y el huevo cocido. A continuación añadimos al bol el pimiento picado, el huevo y una pizca de sal si fuera necesario y mezclamos todo.


      Seguidamente sacamos nuestras placas de pasta y las ponemos sobre un paño de cocina, para que escurran bien. A continuación vamos rellenando nuestras placas de pasta con el relleno que hemos preparado anteriormente, para ello nos ayudamos de una cucharita poniendo un poco en el canelón, como muestran las fotografías, y con las manos bien limpias los enrollamos con cuidado, para que no se nos rompan.


      Seguidamente ponemos un poquito de tomate frito en la base del cuenco, donde vayamos a poner los canelones (recordar que el cuenco tiene que ser acto para el horno), y vamos poniendo en el cuenco los canelones que hemos rellenado anteriormente. A continuación ponemos por encima una capa generosa de bechamel cubriendo los canelones. 


      Seguidamente  le espolvoreamos por encima con un poco de queso rallado. Con esto solo nos falta meter en el horno en la parte de arriba y gratinar un poco hasta que el queso se funda, también los podemos meter en el microondas si tenemos gratinador. Una vez gratinado sacamos del horno y listos para llevar a la mesa.


      Aquí os dejo la receta de la bechamel por si no sabéis prepararla (Ingredientes: una cucharada colmada de harina, aceite de oliva o mantequilla, leche, pizca de nuez moscada, sal y pimienta molida, modo de prepararla es el siguiente, En una sartén ponemos el aceite y cuando esté caliente añadimos la harina que tostamos un poco, con cuidado de que no se queme. A continuación, vamos echando la leche, el pellizco de nuez moscada, salpimentamos y no paramos de remover para evitar grumos. Lo tendremos en el fuego hasta que alcance la consistencia deseada).


sábado, 26 de agosto de 2017

Bacalao con miel y mostaza

La receta de que os dejo hoy es muy fácil de preparar y muy sabrosa, se trata de un bacalao con una rica salsa de miel y mostaza. Yo el bacalao que he utilizado lo he tenido en agua 36 horas para desalarlo, cambiándole el agua cada 8 o 10 horas, pero para la receta podéis utilizar, bacalao del que venden ya desalado, el resultado es muy bueno también.  La mostaza que he utilizado es de la normal que podemos encontrar en cualquier supermercado o tienda. Si queréis dependiendo de vuestros gustos, podéis cambiar la cantidad de mostaza y miel que pongáis. Lo que si os digo que la miel y la mostaza le dan un toque genial al bacalao.



INGREDIENTES:
- 600 g Bacalao
- 200 ml Nata
- 1 Cucharada de miel
- 2 Cucharadas de mostaza
- Harina
- Aceite de oliva
- Perejil fresco picadito

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta enharinando un poquito nuestro bacalao, para quitarle el exceso de harina podéis utilizar un colador. Una vez enharinado bien en una freidora o en una sartén, freímos el bacalao 1 minuto por cada lado, el tiempo depende también del grosor de nuestro bacalao, pues no es lo mismo que sean lomos gruesos que de la parte más fina, que se fríe antes, de todas formas no es necesario freírlo mucho. Según lo vamos friendo lo dejamos en un plato con papel de cocina, para que escurra el exceso de aceite que pudiera tener.


      Seguidamente ponemos en una cacerola o sartén las dos cucharadas de mostaza, la cucharada de miel y los 200 ml de nata, llevamos al fuego no muy alto y mezclamos con ayuda de una cuchara de madera.


      A continuación añadimos a la sartén los trozos de bacalao que hemos frito anteriormente y dejamos cocinar todo junto un par de minutos aproximadamente.


      Pasado este tiempo retiramos del fuego lo ponemos en el plato donde lo vayamos a servir , vertemos la salsa por encima y le espolvoreamos un poquito de perejil fresco. Con esto solo falta llevar a la mesa y disfrutar de este rico y delicioso bacalao en salsa de miel y mostaza.

sábado, 19 de agosto de 2017

Alitas de pollo al ajillo

Hoy vamos a preparar unas ricas y deliciosas alitas de pollo al ajillo, yo he utilizado alitas pero podéis poner el pollo entero sin ningún problema. Como veréis es una receta muy sencilla y el tomillo y el vinagre le dan un toque sensacional. Espero que os gusten y os animéis a prepararlas. El pollo al ajillo es un plato de la cocina española. Se trata de una preparación muy popular y de bajo coste que se suele encontrar frecuentemente en los menús de muchos restaurantes españoles. Se suele servir caliente acompañado con diversas guarniciones de patatas, champiñones, ensalada, etc.


INGREDIENTES:
- 1 k Alitas de pollo partidas por las coyunturas
- 150 ml de vino blanco
- 200 ml vinagre de vino (un vaso)
- 1 Cabeza de ajos
- Tomillo molido
- Aceite de oliva
- Pimienta molida
- Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es limpiar nuestras alitas de las posibles plumillas y plumones que tengan, nos podemos ayudar de un soplete de cocina o del gas, aunque hoy en día la mayoría de los hogares son vitrocerámicas.


      Seguidamente salpimentamos las alitas ponemos aceite en una sartén, la llevamos al fuego y las freímos un poquito por ambos lados, sin pasarlas demasiado, tienen que quedar fritas pero no quemadas, según las vamos friendo las reservamos sobre papel de cocina para que escurran el exceso de aceite.


      A continuación ponemos en una sartén un poquito de aceite, del que hemos utilizado para freír las alitas, añadimos los ajos dándoles un corte o partidos por la mitad, pero sin pelar.  Llevamos al fuego sofriendo los ajos, dándole vueltas de vez en cuando hasta que estén sofritos. A continuación añadimos a la sartén las alitas que hemos frito anteriormente, dándole unas vueltas junto con los ajos, para que tomen sabor, aproximadamente 3 o 4 minutos.


      Seguidamente añadimos los 150 ml de vino blanco, dejamos reducir para que se consuma el alcohol, dándole vueltas de vez en cuando.


      A continuación añadimos un poco de tomillo molido y los 200 ml de vinagre, mezclamos y dejamos reducir un poquito el vinagre, aproximadamente 2 o 3 minutos, mezclando de vez en cuando.


      Pasado este tiempo retiramos de fuego y listas para llevar a la mesa. 

martes, 15 de agosto de 2017

Risotto de alcachofas y setas

La receta de hoy es un sencillo risotto de setas y alcachofas, que lo preparamos en muy poco tiempo, pero que está muy rico y sabroso. Yo he utilizado alcachofas de lata y setas congeladas que tenía por casa. Este tipo de recetas admite muchísimos cambios dependiendo de vuestros gustos, yo solo os quiero dejar la idea y que vosotros lo preparéis a vuestra manera y dependiendo de los ingredientes que tengáis en ese momento. El risotto (variación de riso, ‘arroz’ en italiano) es una comida tradicional italiana realizada a base de arroz. Es uno de los modos más comunes de cocinar arroz en Italia. Es una comida originaria de la zona noroeste del país, concretamente del este de Piamonte, el oeste de Lombardía y de la zona de Verona, debido a la abundancia de arroz. Es uno de los pilares de la gastronomía norteña en general. El queso (usualmente parmesano) suele configurar habitualmente la seña característica del plato.



INGREDIENTES:
- 300 g Arroz
- 250 g Setas variadas
- 1 Bote de Alcachofas
- 125 g Parmesano
- 200 ml Vino blanco
- 1 Cebolla
- 2 Ajos
- 1 Cucharada de mantequilla
- Hierbabuena fresca
- Caldo de verduras
- Aceite de oliva
- Sal

PREPARACIÓN:
      Si no tenéis caldo de verduras preparado, un poquito antes de empezar a preparar nuestra receta, ponéis en una cacerola, una cebolla, zanahoria, ajos, perejil fresco, apio, la parte verde de los puerros bien lavados, etc., salamos un poquito y dejamos cocer unos 40 minutos retiramos del fuego y lo colamos, para el caldo podéis aprovechar los restos de verduras que tengáis en casa.


      Empezamos nuestra receta pelando y picando finamente la cebolla y los ajos. Una vez picado ponemos un chorrito de aceite en una cacerola, la llevamos al fuego y añadimos la cebolla picada y los ajos, sofriendo a fuego medio dándole vueltas de vez en cuando, hasta que la cebolla este pochadita, aproximadamente 4 o 5 minutos.


     Seguidamente añadimos a la cacerola las alcachofas bien escurridas y partidas en cuartos, y las setas variadas, sofriendo todo junto otros 3 o 4 minutos.


      A continuación añadimos los 300 g de arroz y le damos un par de vueltas con el resto con el resto de ingredientes. Seguidamente añadimos los 200 ml de vino blanco, damos unas vueltas y dejamos que se evapore o consuma con el calor.


      Seguidamente vamos añadiendo el caldo de verduras poco a poco, salamos un poquito y vamos dándole vueltas de vez en cuando, según se va consumiendo el caldo de verduras le vamos añadiendo más, hasta que el arroz nos quede en su punto, pero sin exceso de caldo, tiene que quedar meloso, el tiempo de cocción es aproximadamente 17 minutos, pasado este tiempo comprobamos el punto de sal y retiramos del fuego.


      A continuación lavamos y picamos finamente 6 o 8 hojas de hierbabuena fresca y la añadimos a nuestro arroz. Seguidamente rallamos nuestro queso parmesano, lo añadimos al arroz junto a una cucharada de mantequilla, damos unas vueltas y dejamos reposar 2 o 3 minutos, veremos que el queso se funde con el calor del arroz y nos queda brillante y meloso.


      Con esto solo nos queda llevar a la mesa y servir este rico y delicioso risotto de setas y alcachofas.