LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 19 de noviembre de 2017

Bizcocho fácil de calabaza

Hoy aprovechando que nuestra amiga Alicia me ha regalado un buen trozo de calabaza, vamos a preparar un bizcocho muy rico, sabroso, fácil de preparar y económico. Este bizcocho de calabaza es sano y ligero, ideal para el desayuno o la merienda, además el resultado es muy esponjoso. La calabaza es una típica hortaliza de finales de otoño y principios de invierno, este tipo de pastel o bizcocho, es un postre tradicional estadounidense, especialmente para Halloween, Día de Acción de Gracias y Navidad. Comentaros que con la cantidad de calabaza que me regalo Alicia, también he preparado una rica crema, que más adelante os dejare la receta. 


INGREDIENTES:
- 250 g Calabaza (cruda y rallada)
- 250 g Azúcar
- 250 g Harina
- 3 Huevos
- 70 ml Aceite de girasol
- 12 g Levadura química (tipo royal)
- Canela molida (una cucharadita de las de café)
- Pizca de Sal
- Azúcar glass para decorar


PREPARACIÓN:
     Empezamos nuestra receta preparando todos los ingredientes, de esta forma ahorraremos tiempo en la cocina. A continuación rallamos nuestra calabaza, recodar que tiene que estar cruda y son 250 g una vez rallada, una vez rallada la reservamos para más adelante. Seguidamente encendemos nuestro horno por arriba y por abajo a 180º, para que se vaya precalentando.


      A continuación ponemos en un bol amplio los tres huevos y los 250 g. de azúcar, con ayuda de unas varillas eléctricas o manuales, batimos bien hasta conseguir que aumente el volumen y se cree como una crema blanquecina.


      Seguidamente tamizamos los 250 g de  harina junto con los 12 g de levadura, y los vamos añadiendo al bol poco a poco, siguiendo mezclando, para que no queden grumos.


      A continuación añadimos al bol los 70 ml de aceite, la cucharadita de canela (si la canela no nos gusta la podemos suprimir) y la pizca de sal, seguimos mezclando todo bien, hasta que se integren todos los ingredientes.


      Seguidamente añadimos al bol los 250 g de calabaza, que hemos rallado anteriormente y mezclamos bien con el resto de ingredientes.


      Una vez que este todo mezclado, engrasamos nuestro molde con un poquito de harina y mantequilla (yo también le he forrado el fondo del molde con un poco papel sulfurizado), vertemos en el la mezcla que hemos preparado y metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 35 o 40 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas estamos un poquito pendientes. Para saber si está listo el bizcocho, pinchamos con una aguja de punto, palillo, etc. y cuando este salga limpio estará listo el bizcocho (tener en cuenta de no abrir el horno los primeros 25 minutos, pues se nos podría bajar el bizcocho). Pasado este tiempo sacamos el bizcocho del horno, dejamos enfriar un poco.


       Una vez que se haya enfriado un poco, desmoldamos y adornamos espolvoreándole un poco de azúcar glass por la superficie. 

viernes, 3 de noviembre de 2017

Caracola de hojaldre, jamón york y mozzarella

La receta de hoy es una caracola de hojaldre con jamón y queso muy rica, económica y fácil de preparar, con ingredientes muy comunes, que los encontramos en cualquier supermercado o tienda. Como veréis solo se trata de rellenar el hojaldre darle forma de caracola y hornear, siendo una recta muy buena para la merienda o una cena. El relleno lo podéis cambiar a vuestro gusto, pues admite prácticamente cualquier ingrediente que le pongáis.


INGREDIENTES:
- 1 Lámina de hojaldre (mejor rectangular)  
- 2 Bolas de mozzarella
- 1 Huevo
- Jamón york en lonchas
- Tomatitos cherry
- Orégano
- Ajonjolí (sésamo)
- Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 180º por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. Seguidamente antes de desenvolver nuestra lamina de hojaldre, la dividimos en dos partes. A continuación abrimos una de las partes de hojaldre, sobre la encimera o la mesa de trabajo. Seguidamente partimos las lonchas de jamón de york en trozos de 3 o 4 cm de ancho, y las vamos poniendo sobre la masa de hojaldre según muestra la fotografía (poner dos capas de jamón una encima de la otra).


      A continuación partimos la bola de mozzarella en lonchas y las ponemos encima de las lonchas de jamón de york, lavamos y secamos un poco los tomates cherry, partiéndolos por la mitad y ponemos encima de la mozzarella.


      Seguidamente salamos un poquito y le espolvoreamos por encima un poco de orégano, batimos un poco el huevo y con ayuda de una brocha de silicona pintamos los bordes del hojaldre.


      Cerramos el hojaldre ayudándonos del papel donde viene envuelto, dejándolo bien sellado, rematando los extremos con un tenedor para que selle bien y no se salga el relleno.


      Seguidamente ponemos una hoja de papel sulfurizado (papel de hornear), sobre la bandeja del horno, ponemos en ella el hojaldre que hemos rellenado y sellado, dándole forma de caracola como veis en las fotografías.


      Repetimos estos mismos pasos en la otra mitad del hojaldre que nos queda. Que una vez que lo tengamos relleno y sellado lo unimos en la bandeja del horno a la otra mitad, para hacer la caracola más grande. Seguidamente pintamos nuestra caracola con huevo batido y le espolvoreamos por la superficie, con un poco de orégano y unas semillas de ajonjolí.


      Metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 25 minutos, dependiendo de cada horno, pues no todos calientan igual, de todas formas estamos un poquito pendientes, y cuando veamos que nuestra caracola se dora un poco la sacamos del horno.


Con esto solo nos falta llevar a la mesa y disfrutar de esta rica caracola de hojaldre, jamón york y mozzarella.

domingo, 22 de octubre de 2017

Zarzuela de Merluza

Hoy vamos a preparar una rica receta de pescado muy sencilla, y con pocos ingredientes. Esta receta admite muchos cambios dependiendo de nuestros gustos o de lo que encontremos en el mercado, podemos añadirle gambas, almejas, etc. También podemos sustituir la carne de pimiento choricero por un poquito de ñora molida o pimientos de piquillo, las anillas de calamar por calamares en trocitos, etc. A fin de cuentas en la cocina se tiene que ser creativo y darle a las recetas nuestro toque personal y sin prisas, haciendo las cosas bien, no como vemos en televisión en los programas de cocina que trabajan estresados. Yo personalmente pienso que la cocina necesita tiempo y ponerle mucho cariño a las recetas. Bueno vamos con la receta porque cada día me enrollo más.


INGREDIENTES:
- 1 y ½ kg de Merluza  
- ½ kg calamares (anillas)
- ½ kg Mejillones
- 200 ml Vino blanco
- Caldo de pescado
- 2 Puerros
- 1 Pimiento (verde o rojo)
- 2 Ajos
- 2 Tomates
- 1 Pulpa pimiento choricero
- 2 Rebanadas de pan tostado
- 1 Guindilla (opcional)
- 1 Hoja de laurel
- Azafrán
- Aceite de oliva
- Sal
- Pizca de azúcar

PREPARACIÓN:
      A la hora de comprar nuestra merluza le decimos a nuestro pescadero habitual, que la abra en dos lomos y los parta en 4 o 5 trozos, dependiendo del tamaño de la merluza, también le decimos que nos deje la cabeza y la espina para preparar el caldo de pescado (el caldo lo preparamos cociendo las espinas y cabeza con alguna verdura que tengamos en casa, ajo, puerro, cebolla, etc. durante 20 no 30 minutos).


      Lo primero que hacemos para empezar a preparar nuestra merluza es limpiar y lavar los mejillones y los calamares, los mejillones conviene limpiarlos muy bien, quitándoles todas las barbas y las impurezas que tengan adheridas a la concha. Seguidamente limpiamos, pelamos y picamos los 2 puerros, el pimiento y un ajo reservando el otro para más adelante.


      A continuación ponemos un chorro de aceite de oliva en una cazuela y la llevamos al fuego, una vez que se caliente un poquito, añadimos a la cazuela, los 2 puerros picados, el ajo, el pimiento, la guindilla y la hoja de laurel, salamos un poquito y pochamos o sofreímos todo a fuego medio durante aproximadamente 10 minutos, dándole vueltas de vez en cuando con una cuchara de madera.


      Mientras se sofríen las verduras vamos a rallar los dos tomates, una vez rallados los tomates, vamos a preparar un majado, para ello ponemos en el mortero, las 2 rebanadas de pan tostado, el ajo que teníamos reservado y la pulpa de pimiento choricero y machacamos todo.


      Seguidamente una vez que nuestras verduras están pochadas añadimos a la cazuela el tomate rallado y una pizca de azúcar, para quitarle la acidez, sofreímos otros 5 minutos aproximadamente. A continuación añadimos  las hebras de azafrán y los calamares damos unas vueltas sofriendo un poquito.


      Seguidamente añadimos los 200 ml de vino blanco, dejando en el fuego hasta que se evapore un poquito, para que se valla el alcohol. Seguidamente añadimos el majado que hemos preparado anteriormente y el caldo de pescado.


      Dejamos que empiece a hervir, comprobamos el punto de sal, rectificando si fuera necesario, y añadimos los trozos de merluza, procurando que queden cubiertos por el caldo. Dejamos cocer un par de minutos y añadimos a la cazuela los mejillones dejando cocer todo junto otros 4 o 5 minutos, hasta que los mejillones se abran.


      Pasado este tiempo retiramos del fuego y solo nos falta llevar a la mesa y disfrutar de esta rica zarzuela de merluza.  

jueves, 12 de octubre de 2017

Magdalenas caseras con copete

La receta de hoy son unas sencillas magdalenas caseras, las que hacían nuestras madres y abuelas en casa, que salen muy ricas y esponjosas. Os recomiendo que uséis la bandeja de cupcakes para hornear las magdalenas, pues esta ayuda a que los moldes no se habrán y suban bien, sobre todo si utilizamos moldes de papel. Un truco si no disponéis de bandeja de cupcakes, es utilizar 2 o 3 moldes de papel para cada magdalena. Si utilizáis moldes de silicona suelen ser más rígidos. Bueno no me enrollo más y os dejo la receta, esperando que si nunca habéis preparado magdalenas, por miedo a que salgan mal, viendo esta sencilla receta os animéis a preparar magdalenas.



INGREDIENTES:
- 220 g Harina
- 150 g Azúcar
- 110 g Aceite de girasol
- 60 ml Leche entera
- 3 Huevos
- ¾ sobre de Levadura Royal
- Ralladura de un limón (solo la parte amarilla)
- 1 pizca de Sal

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta preparando todos los ingredientes para tenerlos a mano, con esto ahorramos tiempo en la preparación de la receta. Seguidamente ponemos en un bol los 220 g de harina, la pizca de sal y la levadura. A continuación con ayuda de un tamiz o un colador, tamizamos y reservamos para más adelante.


      Seguidamente ponemos en un bol amplio los 3 huevos y los 150 g de azúcar, con ayuda de unas varillas eléctricas o manuales batimos muy bien, hasta que consigamos una crema blanquecina y que haya aumentado su tamaño.


      A continuación añadimos al bol los 60 ml de leche, los 110 ml de aceite de girasol y la ralladura de limón. Seguimos batiendo con las varillas, hasta que se integren bien todos los ingredientes.


     Seguidamente añadimos al bol, la harina que hemos tamizado anteriormente, junto con la levadura y la sal, que teníamos reservada. Seguimos batiendo hasta no tenga grumos y se integre bien con el resto de ingredientes. Metemos esta mezcla o masa en el frigorífico, aproximadamente 20 o 25 minutos.


      Mientras tanto encendemos nuestro horno, a 200º con calor por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. Pasado este tiempo sacamos nuestra masa de magdalenas del frigorífico y le damos un par de vueltas con las varillas. Colocamos nuestros moldes de papel o de silicona en una bandeja de cupcakes, y los vamos rellenando con la masa dejando un dedo sin rellenar (si rellenamos los moldes hasta arriba, se saldría cuando horneemos).


      A continuación ponemos por encima de cada magdalena un poquito de azúcar (½ cucharadita de las de café aprox.). Metemos en el horno que ya estará precalentado y bajamos la temperatura a 180º,  dejamos hornear aproximadamente 13 o 15 minutos, o hasta que veamos que se doran un poquito. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.


      Si tienes más masa repite los mismos pasos para hornearlas. Con esto solo nos queda llevar a la mesa y disfrutar de estas ricas magdalenas caseras.  

sábado, 7 de octubre de 2017

Panecillos de ajo y perejil

Hoy vamos a preparar unos estupendos panecillos de ajo y perejil, que están muy ricos y con un sabor y olor estupendo,  son ideales para tomarlos en cualquier momento, incluso solos. Yo para hacer la masa he utilizado la amasadora, pero perfectamente se puede preparar la masa a mano. 



INGREDIENTES:
            Para la masa:
- 500 g Harina de fuerza
- 50 g Mantequilla en pomada (reblandecida)
- 30 g Levadura fresca de panadero
- 10 ml Leche
- 1 Huevo grande (tamaño XL)
- 200 ml Agua templada
- 1 Cucharada rasa de sal (sopera)
- 1 Cucharadita de azúcar (de las de café)
     Para el relleno y pincelado:
- 2 Ajos
- 1 Ramillete de perejil fresco
- 30 g de Mantequilla reblandecida
- 1 Huevo
- Sésamo


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es templar un poquito los 200 ml de agua en el microondas, procurando que no esté demasiado caliente, una vez templada el agua disolvemos en ella los 30 g de levadura fresca, removiendo bien hasta que esté completamente disuelta. A continuación añadimos la cucharadita de azúcar, removemos y la tapamos dejando reposar unos 10 minutos.


      Pasado este tiempo ponemos en un bol amplio o en el bol de la amasadora los 500 g de harina, la cucharada de sal, los 10 ml de leche y el huevo ligeramente batido un poco.


      Amasamos un par de minutos si es con la amasadora o 4 minutos si lo amasamos a mano. A continuación añadimos a la masa la mezcla que teníamos reposando de agua, levadura y azúcar y seguimos amasando un par de minutos.


      Seguidamente añadimos los 50 g de mantequilla en pomada (reblandecida) y seguimos amasando, hasta conseguir una masa elástica con todos los ingredientes bien integrados (Si vemos que la masa está un poco pegajosa añadimos un poquito más de harina). Una vez que la masa esté lista la tapamos con un paño y dejamos reposar en un lugar cálido, durante una hora aproximadamente, hasta que doble su tamaño.


      Mientras reposa nuestra masa vamos a preparar un majado, para el relleno. Para ello pelamos los 2 ajos los partimos y los ponemos en el mortero, añadimos el perejil fresco y hacemos un majado, a continuación añadimos la mantequilla y mezclamos con el ajo y el perejil.


      Seguidamente encendemos nuestro horno a 180º grados, por arriba y por abajo para que se valla precalentando. A continuación cuando nuestra masa haya doblado su volumen, la vamos dividiendo en porciones iguales y le vamos dando forma. Para ello con las manos bien limpias, hacemos girar cada porción de masa en la encimera o mesa de trabajo, dándole forma de churro. Seguidamente aplastamos con los dedos, con una brocha de silicona pincelamos la parte central del churro aplastado, con el majado que hemos preparado anteriormente de ajo, perejil y mantequilla.


      A continuación cerramos nuestro churro, haciéndolo rodar un poquito, para que vuelva a quedar redondo y hacemos un nudo con cada uno.


      Seguidamente forramos nuestra bandeja de horno con papel sulfurizado (papel de hornear),  colocamos en ella nuestros panecillos un poquito separados. Acto seguido batimos un huevo y pincelamos los panecillos, y espolvoreamos con las semillas de sésamo.


      Metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, hasta que veamos que están doraditos. Con esto solo nos queda sacar del horno y disfrutar del sabor de estos ricos panecillos de ajo y perejil.     

miércoles, 27 de septiembre de 2017

90 Aniversario Bodegas Protos

La entrada de hoy es para comentaros el acto que  celebro Bodegas Protos en sus instalaciones de Peñafiel (Valladolid) con motivo de su 90 aniversario, y que tuvimos el honor de ser invitados. Como veréis en la entrada, a la celebración asistieron numerosas personalidades de diferentes ámbitos de nuestra sociedad.



      En torno al lema “La clave está en los Orígenes” el pasado lunes día 25 de septiembre se celebró en las en las instalaciones que Bodegas Protos tiene en Peñafiel (Valladolid) el 90 Aniversario de Protos, rodeado de ilustres amigos como: David Cal, Vicente del Bosque, Víctor Ullate, Juan Luis Arsuaga y Fernando Savater, han participado en el evento rememorando sus inicios y los cimientos sobre los que construyeron sus carreras. También asistieron al acto como muestra de apoyo a la prestigiosa bodega, La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina y el Presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.


     Todo ello conducido con gran maestría por la gran periodista, directora y presentadora de radio Nacional de España del programa no es un día cualquiera Pepa Fernández.


      Un evento que según palabras del presidente del grupo bodeguero, Edmundo Bayón, “honra la iniciativa y actitud visionaria que aquellos pioneros pusieron en práctica y que nosotros como humildes herederos hemos aceptado como propia a través del esfuerzo. Enfatizando la importancia de sus inicios, Bayón ha declarado que “los 11 fundadores de la bodega dejaron trazadas las líneas a seguir para que aquella pequeña bodega que nacía en Peñafiel en 1927 como “la primera en la ribera”, fuese 90 años después reconocida a nivel nacional e internacional como una prestigiosa marca vitivinícola llamada Protos”. Este orgullo hacia sus orígenes es lo que ha motivado a Bodegas Protos a festejar su efeméride acompañados de grandes amigos, todos ellos miembros del santuario “El Círculo de los Primeros” ubicado en sus galerías subterráneas. Célebres figuras del panorama artístico, moral, científico, deportivo o periodístico que, al igual que la bodega, basan el éxito de sus carreras en sus primeros pasos y representan el espíritu de liderazgo de Protos.


     La jornada ha regalado grandes momentos protagonizados por cada uno de los invitados al coloquio que, según palabras de Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura, ha sido toda una “clase magistral”. Vicente del Bosque ha recalcado la importancia del “esfuerzo y la unidad, tanto en el deporte como en la vida, para alcanzar el éxito”.  Además, echando la vista atrás para recordar sus orígenes ha manifestado que para él era impensable llegar hasta donde ha llegado pues cuando de niño jugaba con el balón “no veía el profesionalismo”. 


Por su parte, Fernando Savater ha puesto el acento en que “en la vida uno gana o pierde, pues el verdadero fracaso es no aprovechar las derrotas”. El deportista español con más medallas olímpicas, David Cal, ha relato como fueron sus orígenes en un pequeño pueblo gallego, años en los nunca imaginó su exitoso futuro. Uno logros que han sido fruto de un método de trabajo basado en el sacrificio, la fe y la ambición. Juan Luis Arsuaga, reconocido paleontropólogo, ha dedicado toda su vida a explorar los orígenes de todos. Su vasta experiencia en el ser humano le lleva a poder afirmar que “la felicidad se encuentra en hacer lo que a uno le gusta” y en consecuencia “somos nosotros quienes construimos el futuro, depende de nosotros”.


El coreógrafo y bailarín, Víctor Ullate, ha señalado como la clave de sus orígenes “el tesón, voluntad e ilusión” que le inculcó su padre. Tras el coloquio Juan Vicente Herrera declaró que estar en el 90 aniversario de Bodegas Protos es “un privilegio y un enorme motivo de alegría”. En su discurso quiso hacer una mención especial a los valores de tradición, como palanca de avance, y unidad que han definido a Bodegas Protos durante todos estos años. Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, fue la encargada de clausurar el acto y dedicó unas palabras a los allí congregados en las que destacó “el origen de Bodegas Protos ligado a su tierra, a los 11 viticultores que supieron anticiparse al futuro”.


En su discurso también quiso resaltar que “la preservación de sus valores es lo que les ha llevado a recorrer este largo camino”. Como broche final de esta especial fiesta de cumpleaños,  la directiva de la compañía y sus invitados brindaron por el pasado, presente y futuro de la bodega con un vino muy especial, Protos ’27 2014. Una nueva referencia elaborada con motivo de sus noventa años y resultado de un complejo proyecto de I+D+i  que se basa en un ambicioso estudio de levaduras autóctonas seleccionadas de los mejores viñedos de Bodegas Protos. En definitiva, un vino complejo, intenso y elegante que marca un nuevo punto de inflexión en la historia de la bodega.