LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 12 de diciembre de 2017

Tarta fresca de mojito

La receta de hoy es una rica, suave y fresca tarta de mojito, con esta tarta tus invitados no se quedaran defraudados. Tenemos que tener en cuenta que como lleva alcohol no es acta para los más pequeños. Es ideal para las personas que les guste esta bebida, que la pueden  disfrutar de una forma diferente. Comentaros que no tiene un sabor fuerte, sino todo lo contrario y el grado de alcohol, es muy bajo pues al hervirlo desaparece. Espero que os guste y os animéis a prepararla.


INGREDIENTES:
Para la base:
- 200 g Galletas de limón
- 65 g Mantequilla
- Un pelín de ron
Para el relleno:
- 300 g Queso crema (tipo philadelphia)
- 220 ml de Agua
- 110 ml de Ron
- 125 g Azúcar moreno
- 50 ml de Limoncello
- 3 Limas (el zumo y la piel por separado)
- 7 Láminas de gelatina (cola de pescado)
- Un ramillete de hierbabuena
Para la cobertura:
- 400 ml de Agua
- 1 Sobre de gelatina de limón
- Colorante azul

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es preparar todos los ingredientes para tenerlos a mano, esto nos va a ahorrar tiempo en la cocina. A continuación ponemos las 7 láminas de gelatina en agua fría, para que se vallan hidratando, como mínimo las tenemos en agua 10 minutos.


      Seguidamente vamos a preparar la base de nuestra tarta, para ello trituramos los 200 g de galletas de limón, nos podemos ayudar de un robot de cocina, picadora, etc. o simplemente las trituramos metiéndolas en una bolsa y le pasamos un rodillo o botella. Una vez que las tenemos trituradas, fundimos en el microondas los 65 g de mantequilla, y los añadimos a las galletas trituradas, añadimos también unas gotas de ron y mezclamos hasta obtener una masa.


      Seguidamente forramos el fondo de un molde desmontable (el mío redondo de 22 cm), con papel sulfurizado (papel de hornear) y cubrimos todo el fondo con la masa de galletas, extendiéndola uniformemente, ayudándonos de una cuchara y reservamos en el frigorífico. 


      A continuación pelamos las tres limas, procurando que la piel no tenga parte blanca, una vez peladas reservamos la piel y exprimimos las limas para sacar el zumo.


      Seguidamente ponemos en un cazo los 220 ml de agua, los 110 ml de ron, los 125 g de azúcar moreno, la piel de las limas, los 50 ml de limoncello y el zumo de las tres limas. 


      Llevamos el cazo al fuego, una vez que vaya a empezar a hervir, añadimos el ramillete de hierbabuena, que previamente hemos lavado y dejamos hervir a fuego suave, durante aproximadamente 15 minutos, le damos unas vueltas para que se disuelva el azúcar. Pasado este tiempo retiramos del fuego y colamos en un bol con ayuda de un colador fino.


      A continuación escurrimos muy bien las hojas de gelatina, añadiéndolas a la mezcla, removemos bien hasta que se disuelva la gelatina. Seguidamente añadimos los 300 g de queso crema y con ayuda de unas varillas, mezclamos bien hasta que el queso este bien integrado y no queden grumos, y dejamos entibiar un poquito.


      A continuación sacamos del frigorífico nuestro molde con la base de galletas y vertemos en el nuestra mezcla de mojito, ayudándonos de una cuchara para que no se rompa la base de galletas, dejamos enfriar un poco y metemos en el frigorífico, hasta que la gelatina haga su trabajo y cuaje nuestra tarta, por lo menos unas 6 horas.


      Pasado este tiempo vamos a preparar la cobertura, para ello ponemos en un cazo 200 ml de agua, llevamos al fuego  y una vez que empiece a hervir retiramos del fuego, añadimos el sobre de gelatina de limón y con unas varillas, removemos muy bien para que se disuelva la gelatina. Acto seguido añadimos los otros 200 ml de agua fría y mezclamos con las varillas. 


      A continuación veremos que tenemos una gelatina amarilla, así que echamos unas gotas de colorante azul y mezclamos para que se ponga de color verde, dejamos enfriar por completo. Seguidamente sacamos del frigorífico nuestra tarta de mojito y ayudándonos de una cuchara para que no se mezcle, vertemos la gelatina con cuidado.


      A continuación metemos de nuevo en el frigorífico, hasta que la gelatina cuaje, mínimo 4 o 5 horas, aunque lo ideal es dejarla de un día para otro. Pasado este tiempo solo nos queda desmoldar nuestra tarta y decorarla a nuestro gusto, bien con unas hojas de hierbabuena, rodajas de lima, etc.


Reservamos en el frigorífico, hasta la hora de servir. 

domingo, 3 de diciembre de 2017

Pez Lorito, Raor, Papagayo, Pinta o Galán

Hoy más que una receta os quiero presentar un pescado muy difícil de conseguir, y que no se sabe si esta mejor su carne o su piel. Son unos pececillos de escamas rojizas y ojillos saltones, entre 12 y 16 centímetros de largo. Este pescado es  rojo por fuera y blanco por dentro, es de una textura dedicada, yodada y muy sabroso, es muy escaso y su precio muy elevado, a veces supera los 100 € el kilo. Se le conoce por varios nombres, galán, raón, raó, pez navaja, papagayo, pez loro, pinta, roso dependiendo de la zona, su nombre científico es  xyrichthys novacula. Se pescan con anzuelo, uno a uno, y como tienen rango de pesca deportiva no pueden comercializarse. Donde más se suelen encontrar es en las Islas Baleares, también en algún restaurante conocido del Maresme (Barcelona) o Almería.  Es muy difícil encontrarlo en otras costas y aún más difícil en los mercados, nadie los tendrá salvo que sean clandestinos. Yo tuve la gran suerte de encontrarlos en Madrid en el mercado Maravillas y a un precio muy razonable. Hay dos personas que les encanta este pescado, su majestad Don Juan Carlos o el pintor Miquel Barceló, que tienen la suerte de comerlos cada año en Mallorca. La mejor manera de cocinarlos son fritos en aceite de oliva muy caliente, yo les he pasado por harina especial para pescado, pero normalmente no hace falta.


INGREDIENTES:
- Pez Lorito
- Harina especial para pescado
- Aceite de oliva extra
- Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar el pescado y dejarlo escurrir un poquito, para que suelte el agua.


      A continuación ponemos abundante aceite de oliva en una sartén y la llevamos al fuego, mientras se calienta el aceite salmos un poquito y pasamos nuestro pescado por un liviano rebozado de harina (especial para pescado).


Una vez que el aceite está bien caliente, freímos el pescado por ambos lados, procurando dejarlos en su punto.


      Una vez fritos sacamos de la sartén y los ponemos sobre un papel de cocina, para que suelten el exceso de aceite.


      Con esto solo falta llevar a la mesa y disfrutar de este maravilloso pescado, de carne muy blanca. Aun así lo mejor es su piel gelatinosa, que funde en la boca, si tenéis el privilegio de probarlos su textura y su sabor os tendrán obsesionados, deseando de volver a probarlos.


"TODO UN MANJAR"

domingo, 26 de noviembre de 2017

Tarta de arroz con leche

La receta de hoy es una sencilla tarta fría de arroz con leche, que como veréis es muy sencilla de preparar. Si no tenemos galletas con sabor a canela, podemos utilizar galletas normales, y cuando las trituremos y las mezclemos con la mantequilla, para hacer la base, le añadimos una cucharadita de canela.  Esta tarta es muy suave siendo un postre perfecto y nada empalagoso, el toque de canela en la base de galletas le da un sabor muy bueno, podemos decir que es una manera diferente de comer arroz con leche. 


INGREDIENTES:
 Para la base.
- 200 g Galletas de canela
-100 g Mantequilla
Para el relleno:
- 200 g Arroz
- 200 g Azúcar
- 1 y ½ Litro de  Leche entera
- 2 Sobres de cuajada
- 2 Cucharadas de anís dulce (opcional)
- 1 Palo de canela
- La piel de un limón (sin parte blanca)
- Canela molida (para decorar))


PREPARACIÓN:
     Empezamos nuestra receta preparando todos los ingredientes, de esta forma ahorraremos tiempo en la cocina. Seguidamente vamos a preparar nuestra base para la tarta, para ello trituramos las galletas, con ayuda de una picadora, si no disponemos de picadora, metemos las galletas en una bolsa y con un rodillo o una botella las trituramos, pasando el rodillo varias veces.


      A continuación fundimos los 100 g de mantequilla y los añadimos a las galletas molidas, mezclamos hasta formar una masa. Seguidamente con esta masa forramos la base de un molde desmontable, ayudándonos del reverso de una cuchara alisamos bien, para que nos quede la base por igual, metemos el molde en la nevera y reservamos.


      Seguidamente en un vaso ponemos unos 200 ml de leche y diluimos en ella los dos sobres de cuajada, hasta que no queden grumos y reservamos.


      A continuación en una cacerola amplia ponemos, el resto de la leche (1.300 ml), los 200 g de arroz, los 200 g de azúcar, el palo de canela y la piel del limón.


      Llevamos la cacerola al fuego y cocemos a fuego muy bajo unos 40 minutos, dándole vueltas muy a menudo.


      Pasado este tiempo veremos que tenemos un arroz con leche muy cremoso, retiramos el palo de canela y la piel del limón.  A continuación añadimos los dos sobres de cuajada, que tenemos disueltos con los 200 ml de leche y las dos cucharadas de anís dulce (si hemos optado por ponerlas), dejamos en el fuego 3 o 4 minutos más, sin parar de darle vueltas.


      Seguidamente retiramos del fuego y con ayuda de una batidora trituramos todo.


      A continuación sacamos del frigorífico nuestro molde, ponemos una cuchara sobre la base de galletas y vertemos en el la crema de arroz con leche (ponemos la cuchara para que al verter la mezcla, no rompa la base de galletas), cubrimos con film transparente que toque nuestra crema, para que no forme costra, dejamos templar un poco y metemos en el frigorífico, unas cuantas horas, hasta que haya cuajado, aunque lo ideal es dejarla de un día para otro.


      Pasado este tiempo sacamos nuestra tarta del frigorífico, desmoldamos  y decoramos a nuestro gusto, yo la he decorado con un poco de canela y la piel del limón, caramelizada.


       Solo espero que os guste y os animéis a prepararla, conservamos en la nevera hasta la hora de servir.  

   

domingo, 19 de noviembre de 2017

Bizcocho fácil de calabaza

Hoy aprovechando que nuestra amiga Alicia me ha regalado un buen trozo de calabaza, vamos a preparar un bizcocho muy rico, sabroso, fácil de preparar y económico. Este bizcocho de calabaza es sano y ligero, ideal para el desayuno o la merienda, además el resultado es muy esponjoso. La calabaza es una típica hortaliza de finales de otoño y principios de invierno, este tipo de pastel o bizcocho, es un postre tradicional estadounidense, especialmente para Halloween, Día de Acción de Gracias y Navidad. Comentaros que con la cantidad de calabaza que me regalo Alicia, también he preparado una rica crema, que más adelante os dejare la receta. 


INGREDIENTES:
- 250 g Calabaza (cruda y rallada)
- 250 g Azúcar
- 250 g Harina
- 3 Huevos
- 70 ml Aceite de girasol
- 12 g Levadura química (tipo royal)
- Canela molida (una cucharadita de las de café)
- Pizca de Sal
- Azúcar glass para decorar


PREPARACIÓN:
     Empezamos nuestra receta preparando todos los ingredientes, de esta forma ahorraremos tiempo en la cocina. A continuación rallamos nuestra calabaza, recodar que tiene que estar cruda y son 250 g una vez rallada, una vez rallada la reservamos para más adelante. Seguidamente encendemos nuestro horno por arriba y por abajo a 180º, para que se vaya precalentando.


      A continuación ponemos en un bol amplio los tres huevos y los 250 g. de azúcar, con ayuda de unas varillas eléctricas o manuales, batimos bien hasta conseguir que aumente el volumen y se cree como una crema blanquecina.


      Seguidamente tamizamos los 250 g de  harina junto con los 12 g de levadura, y los vamos añadiendo al bol poco a poco, siguiendo mezclando, para que no queden grumos.


      A continuación añadimos al bol los 70 ml de aceite, la cucharadita de canela (si la canela no nos gusta la podemos suprimir) y la pizca de sal, seguimos mezclando todo bien, hasta que se integren todos los ingredientes.


      Seguidamente añadimos al bol los 250 g de calabaza, que hemos rallado anteriormente y mezclamos bien con el resto de ingredientes.


      Una vez que este todo mezclado, engrasamos nuestro molde con un poquito de harina y mantequilla (yo también le he forrado el fondo del molde con un poco papel sulfurizado), vertemos en el la mezcla que hemos preparado y metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 35 o 40 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas estamos un poquito pendientes. Para saber si está listo el bizcocho, pinchamos con una aguja de punto, palillo, etc. y cuando este salga limpio estará listo el bizcocho (tener en cuenta de no abrir el horno los primeros 25 minutos, pues se nos podría bajar el bizcocho). Pasado este tiempo sacamos el bizcocho del horno, dejamos enfriar un poco.


       Una vez que se haya enfriado un poco, desmoldamos y adornamos espolvoreándole un poco de azúcar glass por la superficie. 

viernes, 3 de noviembre de 2017

Caracola de hojaldre, jamón york y mozzarella

La receta de hoy es una caracola de hojaldre con jamón y queso muy rica, económica y fácil de preparar, con ingredientes muy comunes, que los encontramos en cualquier supermercado o tienda. Como veréis solo se trata de rellenar el hojaldre darle forma de caracola y hornear, siendo una recta muy buena para la merienda o una cena. El relleno lo podéis cambiar a vuestro gusto, pues admite prácticamente cualquier ingrediente que le pongáis.


INGREDIENTES:
- 1 Lámina de hojaldre (mejor rectangular)  
- 2 Bolas de mozzarella
- 1 Huevo
- Jamón york en lonchas
- Tomatitos cherry
- Orégano
- Ajonjolí (sésamo)
- Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 180º por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. Seguidamente antes de desenvolver nuestra lamina de hojaldre, la dividimos en dos partes. A continuación abrimos una de las partes de hojaldre, sobre la encimera o la mesa de trabajo. Seguidamente partimos las lonchas de jamón de york en trozos de 3 o 4 cm de ancho, y las vamos poniendo sobre la masa de hojaldre según muestra la fotografía (poner dos capas de jamón una encima de la otra).


      A continuación partimos la bola de mozzarella en lonchas y las ponemos encima de las lonchas de jamón de york, lavamos y secamos un poco los tomates cherry, partiéndolos por la mitad y ponemos encima de la mozzarella.


      Seguidamente salamos un poquito y le espolvoreamos por encima un poco de orégano, batimos un poco el huevo y con ayuda de una brocha de silicona pintamos los bordes del hojaldre.


      Cerramos el hojaldre ayudándonos del papel donde viene envuelto, dejándolo bien sellado, rematando los extremos con un tenedor para que selle bien y no se salga el relleno.


      Seguidamente ponemos una hoja de papel sulfurizado (papel de hornear), sobre la bandeja del horno, ponemos en ella el hojaldre que hemos rellenado y sellado, dándole forma de caracola como veis en las fotografías.


      Repetimos estos mismos pasos en la otra mitad del hojaldre que nos queda. Que una vez que lo tengamos relleno y sellado lo unimos en la bandeja del horno a la otra mitad, para hacer la caracola más grande. Seguidamente pintamos nuestra caracola con huevo batido y le espolvoreamos por la superficie, con un poco de orégano y unas semillas de ajonjolí.


      Metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 25 minutos, dependiendo de cada horno, pues no todos calientan igual, de todas formas estamos un poquito pendientes, y cuando veamos que nuestra caracola se dora un poco la sacamos del horno.


Con esto solo nos falta llevar a la mesa y disfrutar de esta rica caracola de hojaldre, jamón york y mozzarella.

domingo, 22 de octubre de 2017

Zarzuela de Merluza

Hoy vamos a preparar una rica receta de pescado muy sencilla, y con pocos ingredientes. Esta receta admite muchos cambios dependiendo de nuestros gustos o de lo que encontremos en el mercado, podemos añadirle gambas, almejas, etc. También podemos sustituir la carne de pimiento choricero por un poquito de ñora molida o pimientos de piquillo, las anillas de calamar por calamares en trocitos, etc. A fin de cuentas en la cocina se tiene que ser creativo y darle a las recetas nuestro toque personal y sin prisas, haciendo las cosas bien, no como vemos en televisión en los programas de cocina que trabajan estresados. Yo personalmente pienso que la cocina necesita tiempo y ponerle mucho cariño a las recetas. Bueno vamos con la receta porque cada día me enrollo más.


INGREDIENTES:
- 1 y ½ kg de Merluza  
- ½ kg calamares (anillas)
- ½ kg Mejillones
- 200 ml Vino blanco
- Caldo de pescado
- 2 Puerros
- 1 Pimiento (verde o rojo)
- 2 Ajos
- 2 Tomates
- 1 Pulpa pimiento choricero
- 2 Rebanadas de pan tostado
- 1 Guindilla (opcional)
- 1 Hoja de laurel
- Azafrán
- Aceite de oliva
- Sal
- Pizca de azúcar

PREPARACIÓN:
      A la hora de comprar nuestra merluza le decimos a nuestro pescadero habitual, que la abra en dos lomos y los parta en 4 o 5 trozos, dependiendo del tamaño de la merluza, también le decimos que nos deje la cabeza y la espina para preparar el caldo de pescado (el caldo lo preparamos cociendo las espinas y cabeza con alguna verdura que tengamos en casa, ajo, puerro, cebolla, etc. durante 20 no 30 minutos).


      Lo primero que hacemos para empezar a preparar nuestra merluza es limpiar y lavar los mejillones y los calamares, los mejillones conviene limpiarlos muy bien, quitándoles todas las barbas y las impurezas que tengan adheridas a la concha. Seguidamente limpiamos, pelamos y picamos los 2 puerros, el pimiento y un ajo reservando el otro para más adelante.


      A continuación ponemos un chorro de aceite de oliva en una cazuela y la llevamos al fuego, una vez que se caliente un poquito, añadimos a la cazuela, los 2 puerros picados, el ajo, el pimiento, la guindilla y la hoja de laurel, salamos un poquito y pochamos o sofreímos todo a fuego medio durante aproximadamente 10 minutos, dándole vueltas de vez en cuando con una cuchara de madera.


      Mientras se sofríen las verduras vamos a rallar los dos tomates, una vez rallados los tomates, vamos a preparar un majado, para ello ponemos en el mortero, las 2 rebanadas de pan tostado, el ajo que teníamos reservado y la pulpa de pimiento choricero y machacamos todo.


      Seguidamente una vez que nuestras verduras están pochadas añadimos a la cazuela el tomate rallado y una pizca de azúcar, para quitarle la acidez, sofreímos otros 5 minutos aproximadamente. A continuación añadimos  las hebras de azafrán y los calamares damos unas vueltas sofriendo un poquito.


      Seguidamente añadimos los 200 ml de vino blanco, dejando en el fuego hasta que se evapore un poquito, para que se valla el alcohol. Seguidamente añadimos el majado que hemos preparado anteriormente y el caldo de pescado.


      Dejamos que empiece a hervir, comprobamos el punto de sal, rectificando si fuera necesario, y añadimos los trozos de merluza, procurando que queden cubiertos por el caldo. Dejamos cocer un par de minutos y añadimos a la cazuela los mejillones dejando cocer todo junto otros 4 o 5 minutos, hasta que los mejillones se abran.


      Pasado este tiempo retiramos del fuego y solo nos falta llevar a la mesa y disfrutar de esta rica zarzuela de merluza.