LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 20 de septiembre de 2016

Tarta espiral de verduras

La receta de hoy es una buena y exquisita tarta de verduras con forma de espiral. La receta es del blog de María José (cocinandoparaellos), un blog que recomiendo que visitéis, pues está lleno de recetas fabulosas. El queso que yo he utilizado es a las finas hiervas, pero podéis utilizar queso de untar sin nada. La cantidad de verduras depende del tamaño del molde, pero con una berenjena, un calabacín, unas pocas tiras de pimiento y 3 o 4 zanahorias tenéis suficiente y seguro que os sobraran. A la hora de comprar las verduras tener en cuenta, que no las vamos a pelar, por lo cual conviene que sean de buena calidad. Como veréis la receta es muy sencilla y vistosa y la podemos comer templada o fría.


INGREDIENTES:
- 1 Lámina de masa quebrada
- 175 g Queso de untar a las finas hiervas (tipo philadelphia)
- 2 o 3 Zanahorias
- Berenjena
- Calabacín
- Pimiento rojo
- Pimiento amarillo
- 100 ml Nata
- 100 ml Leche
- 3 Huevos
- Sal
- Pimienta molida

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta encendiendo el horno por arriba y por abajo a 190º, para que se vaya precalentando. Seguidamente pelamos las zanahorias y dejamos sin pelar la berenjena y el calabacín, estos últimos los lavamos muy bien, una vez lavada la berenjena y el calabacín, los secamos con un paño limpio o papel de cocina. A continuación con ayuda de un cuchillo bien afilado o mejor aun una mandolina si disponemos de ella, partimos en lonchas finas, el calabacín, la berenjena y las zanahorias.


   Seguidamente engrasamos nuestro molde con un poquito de mantequilla, y le espolvoreamos un poquito de harina. Seguidamente con ayuda de un rodillo estiramos nuestra masa quebrada, y cubrimos con ella nuestro molde, incluidas las paredes, recortando los bordes.


      A continuación cubrimos la base de la masa con una buena capa de queso de untar, para que cuando pongamos las verduras, se fijen en ella y no se muevan.


      Seguidamente partiendo desde el centro del molde, vamos haciendo un rollito con la berenjena y la zanahoria, fijándolas con ayuda del queso en el centro de la tarta, seguimos con el calabacín, berenjena, zanahoria, uniendo  unas tiras a otras con el borde de la piel hacia afuera, para que se diferencien los colores de las verduras. Seguimos poniendo tiras intercalándolas, hasta cubrir toda la tarta.


      A continuación partimos unas tiras de pimiento rojo y amarillo y las colocamos entre las verduras.


      Seguidamente ponemos en un bol amplio los 3 huevos, los 100 ml de nata, los 100 ml de leche, sal y un poquito de pimienta molida, con ayuda de unas varillas o un tenedor batimos todo.


      Seguidamente con ayuda de un cucharon, vamos echando esta mezcla entre las verduras. A continuación metemos nuestra tarta de verduras en el horno, que ya estará precalentado a 190º, por arriba y por abajo, la ponemos en la balda de abajo del horno, la tenemos horneando aproximadamente 30 o 40 minutos, hasta que este cuajada y un pelín doradita. Si vemos que se nos dora mucho por arriba y no está cuajada, la tapamos con un poco papel de aluminio (albal).


      Una vez cocida nuestra tarta de verduras, sacamos del horno y dejamos enfriar.


      Una vez fría desmoldamos y la tenemos lista, para llevar a la mesa, espero que os guste y os animéis a prepararla.  

domingo, 11 de septiembre de 2016

Tarta de horchata

Hoy vamos a preparar una rica, fresca y apetecible tarta de horchata que esta de vicio, y sin necesidad de utilizar el horno. Como veréis su preparación es muy sencilla, simplemente se trata de hacer una base de galletas, y mezclar el resto de ingredientes siguiendo los pasos que se marcan en la receta. El utilizar galletas de canela le da un sabor muy bueno, pero si alguno no las tiene en ese momento, podéis utilizar galletas tipo maría. El resultado de esta tarta es muy bueno y suave, no resultando para nada empalagosa, por lo cual os animo a prepararla y me comentéis el resultado, esperando que os guste tanto como a mí.


INGREDIENTES:
Base
- 200 g Galletas napolitanas de canela
- 100 g Mantequilla
Relleno
- 1 Litro Horchata
- 2 Sobres de cuajada
- 2oo g Queso de untar (tipo Philadelphia)
- 125 g Azúcar
- Canela molida para decorar

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es preparar todos los ingredientes, para tenerlos a mano y no perder tiempo, pesando, midiendo, etc. esto nos ahorrara tiempo a la hora de preparar nuestra tarta.


      Seguidamente con ayuda de un robot de cocina, batidora etc. trituramos nuestras galletas (si no disponemos de batidora o robot, podemos poner las galletas en una bolsa y con ayuda de un rodillo o botella, las podemos triturar. A continuación ponemos la mantequilla en un bol y la metemos en el microondas para fundirla (un truco para evitar que pueda saltar en el microondas, es meter a la vez un vaso de agua). Una vez fundida la mantequilla la vertemos encima de las galletas molidas, mezclándola hasta obtener una pasta o masa homogénea. 


      Seguidamente extendemos esta masa sobre la base de un molde desmontable (yo he utilizado un molde de 25 cm de diámetro) ayudándonos de una cuchara cubriendo uniformemente toda la base. Una vez extendida toda la masa de galletas, metemos el molde en el congelador, para que se endurezca mientras preparamos el relleno de la tarta.


      A continuación del litro de horchata separamos unos 200 ml (un vaso) y vertemos en el vaso los dos sobres de cuajada, mezclando bien hasta que se disuelvan y reservamos. 


      Seguidamente ponemos en un cazo los 200 g de queso de untar, los 125 g de azúcar y el resto de la horchata, llevamos al fuego no muy alto, removiendo para que se funda el queso y se disuelva el azúcar, tenemos en el fuego hasta que veamos que empieza a hervir.


      Una vez que vemos que comienza a hervir, añadimos al cazo el vaso de horchata con la cuajada que teníamos reservado, removiendo bien hasta que veamos que comienza a hervir de nuevo, en ese momento retiramos el cazo del fuego.


      A continuación sacamos nuestro molde con la base de galletas del congelador y vertemos en él la mezcla que hemos preparado, es conveniente ayudarnos de un cucharon o cuchara como se muestra en la fotografía, para que la mezcla no deshaga la base de galletas. Una vez vertida la mezcla en el molde dejamos templar un poco.


      A continuación metemos nuestra tarta en el frigorífico, por lo menos 4 o 5 horas, hasta que cuaje bien, también la podemos dejar de un día para otro. Pasado este tiempo sacamos nuestra tarta del frigorífico y con cuidado y ayudándonos de un cuchillo, para despegarla de las paredes del molde la desmoldamos. Seguidamente decoramos a nuestro gusto con canela molida, para decorarla podéis usar alguna plantilla de papel, como veréis yo he utilizado unas cucharillas, espolvoreando la canela por encima.


      Con esto tenemos nuestra rica y deliciosa tarta de horchata lista para servir y degustar. 


viernes, 26 de agosto de 2016

Pollo en salsa de miel y mostaza

La receta de hoy son unos filetes de contramuslos con miel y mostaza, que se prepara prácticamente en 10 minutos y sin complicaciones, siendo ideal para los días que no tenemos ganas de guisar o tenemos prisa. Yo he utilizado filetes de contramuslos, pero perfectamente podemos utilizar pechuga, el resultado es igual de bueno. La cantidad de ingredientes, depende de la cantidad de pollo, yo he utilizado esta cantidad para cuatro filetes. La mostaza que yo he utilizado es de la normal, tipo pryma, etc. también comentaros que podéis variar la cantidad de mostaza y miel, dependiendo de vuestros gustos. Solo comentaros que se queda un plato muy jugoso y muy bueno, por lo cual espero que os animéis a prepararlo y ya me contáis.


INGREDIENTES:
- 4 Filetes de pollo (contramuslos o pechuga)
- 1 y ½  Cucharada de miel
- 8 Cucharadas de mostaza
- 70 ml Nata
- 75 g Queso rallado (para pasta)
- Perejil fresco picado
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta molida

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es limpiar nuestros filetes de pollo, quitándoles la grasa que pudieran tener, una vez quitada la grasa los partimos en pedazos o tiras, más bien grandes. A continuación ponemos un poquito de aceite en una sartén, la llevamos al fuego y sofreímos, los trozos de pollo por ambos lados.


      Seguidamente añadimos a la sartén la cucharada y media de miel y las ocho cucharadas de mostaza, dándole unas vueltas para que se mezclen ambos ingredientes con el pollo. A continuación añadimos los 70 ml de nata, salpimentamos mezclamos un poco y dejamos en el fuego un par de minutos.


      Pasado este tiempo le espolvoreamos un poquito de perejil. Con esto solo nos falta llevar a la mesa y degustar este rico y jugoso polo con miel y mostaza.


      Podemos acompañar con unas patatas fritas, arroz blanco cocido, etc. 


Facilito pero muy resultón…………………………

lunes, 22 de agosto de 2016

Espaguetis de calabacín

Hoy aprovechando que mi compañera y amiga Almudena, me ha regalado un calabacín que su marido Manuel ha cultivado en su huerto, vamos a preparar unos espaguetis de calabacín, con champiñón y bechamel. Comentaros que solo me ha dado un calabacín, pero este pesaba un kilo, yo pensaba que al ser tan grande su interior estaría lleno de pepitas, pero mi sorpresa aumento al ver que no. La bechamel yo la he preparado con aceite, pues me gusta más el sabor que le da, pero si queréis la podéis preparar con mantequilla. Como os digo en la receta la bechamel no la tenemos que hacer muy espesa, pero tampoco que sea liquida, también podéis utilizar bechamel de la que ya viene preparada. Yo le he puesto champiñón pero podéis ponerle setas u otro tipo de hongos, lo mismo que el tipo de queso, podemos cambiarlo, dependiendo de nuestros gustos o del que tengamos en casa en ese momento. Bueno no me enrollo más, así que darles las gracias de nuevo a Almudena y Manuel por el calabacín, y vamos a ponernos manos a la obra con la receta.


INGREDIENTES:
- 1 k Calabacín
- 1 Cebolla
- 2 Ajos
- 300 g Champiñón
- 75 g Queso rallado (para pasta)
- 100 g Queso parmesano rallado
- Orégano
- Sal
- Pimienta molida
          BECHAMEL
       - 400 ml Leche
       - 1 Cucharada de harina (colmada)
       - Aceite de oliva
       - Sal
       - Pimienta molida

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta lavando muy bien los calabacines, una vez que estén bien lavados, los secamos con un paño de cocina y con ayuda de una mandolina o un pela patatas, los partimos en laminas de unos 3 mm, a continuación estas laminas las partimos en tiras finitas, como si fueran espaguetis, una vez partidas en tiritas las ponemos en un escurridor, salamos un poquito y  dejamos que escurran, de esta forma perderá el calabacín el amargor que pueda tener. Las tenemos escurriendo una media hora, pasado este tiempo, lavamos el calabacín bajo el grifo y lo dejamos escurrir.


      La bechamel la podemos preparar, mientras tenemos el calabacín escurriendo con la sal, para ello ponemos unas 5 o 6 cucharadas de aceite en un cazo, llevamos al fuego y cuando esté caliente, añadimos la cucharada de harina, sofreímos un pelín pero sin que se queme, una vez sofrita la harina añadimos al cazo la leche y con ayuda de unas varillas, vamos dándole vueltas para que no se formen grumos, salpimentamos y tenemos en el fuego unos 7 u 8 minutos. Nos tiene que quedar una bechamel no muy espesa, pero que tampoco sea liquida. Una vez lista la bechamel retiramos del fuego y reservamos.


     A continuación pelamos y picamos finamente la cebolla y los ajos. Limpiamos el champiñón con papel de cocina o un paño y lo partimos en trozos o laminas no muy finas.


     Seguidamente ponemos en una cacerola un poquito de aceite, llevamos al fuego y añadimos la cebolla y el ajo picado, le damos vueltas de vez en cuando y sofreímos a fuego medio, unos 3 o 4 minutos. Una vez sofrita la cebolla y el ajo, añadimos el champiñón que hemos partido anteriormente, sofriendo junto a la cebolla, unos 5 o 6 minutos, hasta que tome un pelín de color.


      Seguidamente añadimos a la cacerola el calabacín en tiras que ya estará bien escurrido, y le damos unas vueltas con el resto de ingredientes. A continuación añadimos la bechamel y salpimentamos un poco, dejando cocer a fuego medio unos 5 o 6 minutos.


      Pasado este tiempo añadimos los 75 g de queso rallado (especial pasta) y un poco de orégano, damos unas vueltas y dejamos en el fuego otro par de minutos. De todas formas el tiempo de cocción también depende del grosor, en el que hemos partido las tiras de calabacín.



     Pasado este tiempo comprobamos el punto de sal, rectificando si fuera necesario, retiramos del fuego y lo ponemos en la bandeja o plato donde vayamos a servir, espolvoreando por la superficie el queso parmesano rallado.


      Con esto solo falta llevar a la mesa y disfrutar de este, rico, sano y delicioso plato de espaguetis de calabacín. 

miércoles, 17 de agosto de 2016

Rollitos de pollo rellenos de jamón y queso, envueltos en beicon

La receta de hoy son unos ricos y sencillos, rollitos de pollo rellenos y envueltos en beicon. Como veréis la receta es de lo más sencilla, pues solo se trata de poner unas lonchas de beicon, poner encima el resto de ingredientes siguiendo un orden y hornear. Lo que si tenemos que procurar es que tanto el filete de pollo como, las lonchas de beicon sean finas, y si el beicon tiene corteza quitársela, para que nos sea más fácil de enrollar y nos quede mejor el acabado final, por lo demás como os he comentado es coser y cantar. También podemos variar el tipo de relleno, utilizando verduras (espinacas, etc.) o cualquier otro relleno que os guste. Todo lo que hagamos en la cocina, si le ponemos cariño y paciencia, nos saldrá de maravilla.


INGREDIENTES Para 4 personas:
- 4 Filetes de pechuga de pollo (partidos finitos)
- 20 Lonchas de beicon ahumado aproximadamente
- 4 Lonchas de jamón cocido (jamón york)
- 6 o 7 Lonchas de queso (tipo tranchetes)
- sal
- Pimienta molida


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 190º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando. A continuación ponemos nuestros filetes de pollo, sobre un papel film por ambos lados, y con ayuda de un rodillo, botella, maza de madera, etc. estiramos un poco los filetes, para dejarlos finitos. Según los vamos estirando los salpimentamos y reservamos.


      Seguidamente ponemos nuestras lonchas de beicon, estiradas y montándolas un poquito una sobre otra, como podemos ver en las fotografías (si tienen corteza se la quitamos), la cantidad de lochas depende del tamaño de nuestro filete de pollo, teniendo en cuenta que el beicon va enrollado sobre el filete. A continuación ponemos sobre el beicon el filete de pollo, la loncha de jamón de york y las lonchas de queso, sin que llegue al final, dejando aproximadamente 2 o 3 cm, para que cuando enrollemos el beicon no tengamos problemas.


      Seguidamente enrollamos con cuidado formando unos rollitos, una vez enrollados nos ayudamos de unos palillos para cerrar los rollitos y que no se habrán al hornearlos. Repetimos esta misma operación con el resto de filetes, hasta hacer los que deseemos.


      Una vez listos todos los rollitos, engrasamos con unas gotitas de aceite una fuente o bandeja, acta para el horno, ponemos en ella nuestros rollitos de beicon, pollo, queso y jamón, metemos en el horno que ya estará precalentado a 190º por arriba y por abajo y horneamos unos 20 o 25 minutos, hasta que veamos que el beicon esta doradito.


     Pasado este tiempo sacamos del horno y listos para llevar a la mesa. Yo los he acompañado de unos pimientos asados y una salsa de miel y mostaza, pero los podéis acompañar de lo que más os guste. 


¡QUE RICOSSSSSSSSSSSSS!

lunes, 8 de agosto de 2016

Tarta fresca de queso y limoncello

Hoy vamos a preparar una fresca y rica tarta de queso, con un suave y delicioso sabor a limoncello. Esta tarta es muy fácil de preparar, solamente se trata de hacer una base de galletas, una cobertura que simplemente es mezclar todos los ingredientes, siguiendo las indicaciones y preparar una gelatina para la cobertura. Una cosa a tener en cuenta es que la gelatina la tenemos que añadir, sin que este hirviendo los ingredientes, para que nos cuaje sin problemas. Bueno espero que os guste y os animéis a prepararla para este verano, pues es un postre muy suave y fresquito.


INGREDIENTES:
        Base:
- 1 Paquete Galletas maría
- 80 g Mantequilla (en pomada o derretida)
- 1 Cucharada de limoncello
Relleno:
- 100 ml Nata
- 100 ml Agua
- 30 ml Limoncello
- 200 g Queso de untar (tipo philadelphia)
- ½ Sobre gelatina de limón
- 35 g Azúcar
Cobertura:
- ½ Sobre de gelatina de limón
- 2 Cucharadas de zumo de limón
- 1 Cucharada de limoncello
- 200 ml Agua


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es triturar nuestras galletas con ayuda de una picadora o batidora, una vez que las tengamos trituradas, le agregamos los 80 g de mantequilla derretida y la cucharada de limoncello, formando con todos los ingredientes una masa.


      A continuación cubrimos con esta masa, uniformemente la base de nuestro molde (desmontable), para ello nos podemos ayudar de las manos bien limpias, o el reverso de una cuchara, reservamos en el congelador mientras preparamos el relleno.


      Seguidamente ponemos en un cazo, los 200 g de queso de untar, los 35 g de azúcar, los 100 ml de nata y los 30 ml de limoncello.


      Llevamos al fuego y sin dejar de remover, con un tenedor o varillas, vamos mezclando para que se deshaga el queso, se mezclen todos los ingredientes y no se formen grumos, lo tenemos en el fuego hasta que veamos que va a romper a hervir en ese momento retiramos del fuego.


      A continuación añadimos al cazo el ½ sobre de gelatina de limón, removemos un poco y añadimos los 100 ml de agua, removiendo todo muy bien para que se mezclen todos los ingredientes.


      Seguidamente sacamos nuestro molde con la base de galletas del congelador, y vertemos en él  la mezcla que acabamos de preparar, metemos en el frigorífico hasta que se solidifique o endurezca un poco, aproximadamente 3 o 4 horas como mínimo, aunque lo mejor es hacerla y dejarla toda la noche.


      Pasado este tiempo y haya cuajado el relleno, nos ponemos a preparar la cobertura, para ello ponemos 100 ml de agua en un cazo (reservando los otros 100 ml), las dos cucharadas de zumo de limón y la cucharada de limoncello, llevamos al fuego hasta que rompa a hervir. Una vez que rompa a hervir retiramos del fuego y añadimos el ½ sobre de gelatina de limón, removemos bien con ayuda de unas varillas o un tenedor, para que se disuelva la gelatina,  y agregamos los otros 100 ml de agua fría, removiendo todo muy bien y dejamos templar un poquito.


      A continuación sacamos nuestra tarta del frigorífico y ayudándonos de una cuchara, para que no nos rompa el relleno, vertemos en ella la cobertura que acabamos de preparar. Volvemos a meter la tarta en el frigorífico, hasta que cuaje nuestra cobertura. Una vez cuajada sacamos nuestra tarta del frigorífico y desmoldamos con cuidado, decorándola a nuestro o la podemos dejar tal cual, yo le he puesto un poquito de piel de limón y naranja confitada.


      Con esto solo nos falta degustar nuestra rica, fresca y deliciosa tarta de queso, con un toque de limoncello. Conservamos en el frigorífico hasta la hora de servir.