LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 27 de julio de 2016

Sangría de sidra

Hoy vamos a preparar una rica, buena y refrescante sangría de sidra que está muy buena. La preparación como veréis no tiene ningún misterio, pero el resultado es muy bueno y refrescante. El toque de ron le da un punto muy bueno, pero si queréis podéis prescindir de él y no ponerlo. La cantidad de azúcar depende de los gustos de cada uno, pero podéis y probando y añadir más cantidad. La tenéis que conservar en el frigorífico y tomarla muy fresquita, procurando no añadirle hielo, pues se aguaría. Espero que os guste y os animéis a prepararla, para combatir estos calores que tenemos.



INGREDIENTES:
- 1 l Sidra natural
- 300 ml Refresco de limón
- 200 ml Licor de manzana verde (sin alcohol)
- 30 ml Ron (opcional)
- 1 Manzana
- 1 Melocotón (pequeño)
- 1 Naranja (pequeña)
- 1 Limón
- 3 o 4 Cucharadas de azúcar

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar muy bien las frutas, es decir el limón, la naranja, la manzana y el melocotón, una vez lavadas las secamos con un paño limpio o papel de cocina. A continuación vamos a partir las frutas sin pelarlas, para ello partimos la manzana en cuatro pedazos, le quitamos el corazón con las pepitas y la partimos en cuadraditos, seguidamente partimos el melocotón de la misma forma que la manzana en cuadraditos, seguimos partiendo el limón y la naranja, pero en gajos.


      Seguidamente ponemos en un recipiente donde vayamos a hacer la sangría, contando que nos entre en el frigorífico, el litro de sidra natural y las frutas que tenemos ya partidas, es decir, los cuadraditos de manzana y melocotón y los gajos de naranja y limón.


      A continuación añadimos al recipiente los 300 ml de refresco de limón, los 200 ml de licor de manzana sin alcohol, los 30 ml de ron (esto es opcional) y las 3 o 4 cucharadas de azúcar. Ayudándonos de una cuchara de madera mezclamos un poquito para que se disuelva el azúcar.


      Metemos en el frigorífico hasta la hora de servir, procurar tomarla muy fría sin tener que añadirle hielo. 


domingo, 10 de julio de 2016

Tomates rellenos de aguacate y atún

Hoy vamos a preparar unos frescos, ricos y apetecibles tomates rellenos que están muy buenos y son ideales para este calor que tenemos. Como veréis son muy fáciles de preparar, solo se trata de vaciar los tomates, mezclar todos los ingredientes y rellenar. Al relleno le podemos añadir si queremos, unos trocitos de gambas, palitos de cangrejo, etc. eso depende de nuestros gustos, la receta está abierta a un sinfín de modificaciones. Una cosa importante es como os digo en la receta, no hacer ningún corte a los tomates a la hora de escaldarlos, pues se nos pueden abrir y no los podríamos vaciar y rellenar bien, el tiempo de escaldado es mínimo, solo lo necesarios para poderles quitar la piel sin problemas. Como veréis en las fotografías yo he utilizado tomates en rama, y les he dejado un poco del verde de la mata, para que quede mejor la presentación. Bueno no me enrollo mas, solo espero que os guste la receta y os animéis a prepararla.


INGREDIENTES para 4 tomates:
- 4 Tomates medianos
- 1 Latita de atún en aceite (pequeña)
- 1 Aguacate  
- 1 Cebolleta roja
- 1 Huevo cocido
- 1 Cucharada de mayonesa
- El zumo de ½ limón
- Aceite de oliva
- Sal

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta escaldando los tomates, para pelarlos sin dificultad, para ello ponemos abundante agua en un cazo, lo llevamos al fuego y cuando empiece a hervir el agua, sumergimos los tomates en el agua hirviendo (no les hacemos a los tomates ningún corte pues los queremos enteros), unos 20 segundos, pasado este tiempo sacamos los tomates del agua.


      A continuación abrimos los tomates por la parte de arriba, y guardamos la tapita que le hemos quitado, para ponérsela al final de la receta. Seguidamente pelamos los tomates que como los hemos escaldado, veremos que se quita la piel con mucha facilidad y sin problemas. A continuación con ayuda de una cucharilla, sacabocados o una puntilla, vaciamos los tomates, teniendo cuidado de no romperlos, la carne o pulpa de tomate que le vamos quitando la escurrimos y reservamos. Una vez vaciado los tomates los salamos un poquito y los ponemos boca abajo, para que escurran todo el líquido.


     Seguidamente picamos la carne del tomate y la ponemos en un bol, pelamos a continuación el aguacate y lo picamos en trocitos pequeños, añadiéndolo al bol donde tenemos la carne del tomate picada, acto seguido añadimos al bol el zumo del ½ limón regando el aguacate y un chorrito de aceite de oliva.


      Seguidamente picamos finamente nuestra cebolleta morada, añadiéndola al bol, picamos también el huevo cocido, lo añadimos al bol, escurrimos la latita de atún y la añadimos también al bol.


      Seguidamente salamos un poquito y mezclamos, a continuación añadimos la cucharada de mayonesa y volvemos a mezclar todos los ingredientes.


      A continuación con la mezcla que hemos preparado, rellenamos nuestros tomates, una vez rellenos solo nos falta presentar el plato para llevarlo a la mesa. Yo he puesto un poquito de crema de modena en una bandeja y sobre ella, nuestros tomates rellenos, con la tapita que les habíamos quitado para rellenarlos.


      Guardar en el frigorífico hasta la hora de servir, espero que os animéis a prepararlos, pues están muy buenos y se preparan en un momento. 

miércoles, 6 de julio de 2016

Ferrero Rocher (Trampantojo)

La receta de hoy son unos falsos bombones de Ferrero Rocher, a este tipo de platos se le conoce como trampantojo. Un trampantojo es una elaboración de una receta que juega visualmente con el comensal, es decir, parecen una cosa pero en realidad es otra. Importante en esta receta es tenerlos congelados antes de unirlos y pasarlos por el chocolate, pues si no se nos deshacen enseguida. Si no disponemos de moldes semiesféricos, podemos hacer bolas con las manos bien limpias y humedecidas un poco, congelándolas igualmente antes de bañar en chocolate. Yo para la presentación les he preparado unas cestas de chocolate con leche, para hacerlas he utilizado moldes de magdalenas de silicona, untándolas con chocolate fundido, desmoldándolas una vez que se ha endurecido el chocolate, pero esto ya va en gustos o del tiempo que dispongamos. Solo espero que os guste y os animéis a preparar estos falsos bombones de micuit.


INGREDIENTES:
- 200 gr de foie micuit
- 1 Cucharada de queso crema
- 150 g Chocolate negro
- Avellanas

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es poner en un bol los 200 g de micuit y con ayuda de un tenedor mezclamos un poquito, para que coja temperatura ambiente. Seguidamente añadimos al bol la cucharada de queso crema, mezclando bien hasta que el queso este bien integrado con el foie.


      A continuación en un molde de silicona semiesférico, vamos rellenando con la mezcla de foie y queso. Seguidamente en la mitad de los moldes, ponemos una avellana entera, hundiéndola un poquito en la crema de foie y queso, dejando la otra mitad sin avellanas, metemos los moldes rellenos en el congelador, hasta que se congele por completo, como mínimo 2 horas aproximadamente.


      Pasado este tiempo sacamos los moldes del congelador y en la mitad de las semiesferas que no hemos puesto avellana, con ayuda de una cucharilla pequeña, vamos haciendo un agujero de tal forma que nos quepa la avellana que tenemos en las otras semiesferas. Seguidamente le damos un poquito de calor a las semiesferas (podemos ayudarnos de un soplete de cocina), uniendo las que tienen avellana con las que tienen el agujero, formando una esferas. Volvemos a meter en el congelador por lo menos una hora aproximadamente.


      A continuación picamos unas pocas avellanas, con ayuda de un cuchillo dejando trocitos pequeños (no tiene que estar la avellana molida). Seguidamente ponemos el chocolate en un bol y lo fundimos al baño maría, o bien en el microondas poniéndolo al máximo 10 o 15 segundos, dándole unas vueltas para que no se nos queme, hasta que este fundido.


      A continuación sacamos las esferas de foie micuit del congelador, las pinchamos con un palillo y las vamos cubriendo con el chocolate fundido, y las pasamos por las avellanas picadas antes de que el chocolate se endurezca, según las vamos rebozando en la avellanas picadas, los ponemos en los moldes donde los vayamos a servir o simplemente los ponemos en una fuente o plato. Repetimos esta operación con cada una de las esferas.


      Conservarlas en el frigorífico hasta la hora de servir, las podemos conservar en un recipiente cerrado 3 o 4 días, y si las congelamos las podemos guardar por un mes. 

miércoles, 29 de junio de 2016

Brochetas de salmón con salsa curry

Hoy vamos a preparar unas ricas brochetas de salmón, maceradas con curry y jengibre que están buenísimas. Como veréis son muy fáciles de preparar, pues lo único que tenemos que hacer, es dejar el salmón macerar un rato y cocinarlo a la plancha, calcular la cantidad de especias, dependiendo de la cantidad de salmos que vayáis a preparar. Yo lo he preparado en brochetas y sin piel, pero perfectamente podéis macerarlo en rodajas con la piel. Espero que os guste y os animéis a prepararlo, pues las especias le dan un sabor muy bueno, lo podéis acompañar de una ensalada o unas poquitas verduras, yo para variar me lo he comido con un buen puñado de patatas fritas.


INGREDIENTES:
- Salmón  (1 lomo sin espina)
- 3 o 4 Cucharadas aceite de oliva
- Curry  (2 cucharadas soperas)
- Jengibre molido (1 cucharadita de las de café)
- Perejil o cilantro fresco
- Sal
- Pimienta molida

PREPARACIÓN:
      Al comprar nuestro salmón le podemos decir a nuestro pescadero, que nos quite la espina y la piel, esto nos ahorrara tiempo en la cocina, a mí solo me han quitado la espina, así que lo primero que he tenido que hacer es quitar la piel al salmón con ayuda de un cuchillo, si vemos que tiene el salmón alguna espina, se la quitamos con ayuda de unas pinzas. A continuación partimos nuestro salmón en tacos de 4 o 5 cm aproximadamente y lo salpimentamos un poquito.


      Seguidamente ponemos en un bol donde nos quepa el salmón, las 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva, las 2 cucharadas de curry, la cucharadita de jengibre y un poquito de perejil fresco picadito.


      A continuación mezclamos todos los ingredientes hasta que veamos que están todos bien integrados, formando una mezcla homogénea. Seguidamente añadimos al bol los tacos de salmón, los mezclamos un poquito con la mezcla que hemos preparado anteriormente (teniendo cuidado para que no rompamos los tacos de salmón), y dejamos macerando en el frigorífico unos 40 minutos aproximadamente.


      Pasado este tiempo sacamos del frigorífico el bol donde tenemos el salmón macerando y vamos insertando los tacos de salmón en las brochetas, poniendo en cada brocheta unos 4 o 5 tacos.


      Seguidamente encendemos nuestra plancha o sartén donde entren nuestras brochetas y sin añadir aceite, las vamos cocinando unos 2 o 3 minutos por cada lado, tener en cuenta que el pescado no hay que pasarlo mucho.


      Una vez listas las llevamos enseguida a la mesa y las comemos calentitas. 

lunes, 20 de junio de 2016

Palotes de limón y leche condensada

La receta de hoy son unos ricos palotes de leche condensada y limón, que están buenísimos y son todo un vicio. La receta es de nuestra amiga y compañera Merchi que tiene un blog magnifico (http://consaboracanela.blogspot.com.es/) el cual os recomiendo que echéis un vistazo, pues está lleno de recetas magnificas. Como veréis la receta es sencilla pero el resultado es magnífico, por lo cual os recomiendo que los preparéis. 


INGREDIENTES:
- 400 g Harina
- 1 Bote de leche condensada (400 g)
- 2 Yemas de huevo
- 5 Cucharadas de zumo de limón
- Ralladura de un limón
- 10 g Levadura química (tipo royal)
- Un pellizco de sal
- Azúcar
- Aceite de oliva (suave)

PREPARACIÓN:
     Lo primero que hacemos es rallar el limón solo la parte amarilla, una vez rallado exprimimos el zumo del limón y lo reservamos. A continuación en un bol amplio ponemos los 400 g de leche condensada, las 2 yemas de huevo, las 5 cucharadas de zumo de limón, la ralladura del limón y el pelín de sal.


     Con ayuda de unas varillas mezclamos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.


      Seguidamente añadimos al bol 300 g de harina (reservando los 100 restantes para más adelante), y los 10 g de levadura química. Con ayuda de una cuchara de madera vamos mezclando hasta conseguir que la harina se integre bien con el resto de ingredientes. 


      Seguidamente añadimos al bol los 100 g de harina restantes y trabajamos bien con la cuchara de madera y con las manos bien limpias, hasta conseguir una masa ligera y elástica. 


      Una vez que esta la masa lista la tapamos con un paño limpio y dejamos reposar 30 minutos.


      Pasado este tiempo espolvoreamos un poquito de harina en nuestra mesa de trabajo o encimera, vamos cogiendo porciones de masa y ayudándonos de las manos bien limpias, vamos formando tiras redondas de aproximadamente 1 o 2 cm de grosor y 40 cm de largo, seguimos haciendo tiras hasta acabar con la masa. A continuación con ayuda de un cuchillo vamos cortando las tiras del tamaño que queramos nuestros palotes.


      Seguidamente ponemos abundante aceite en una sartén y la llevamos al fuego, una vez que el aceite este caliente vamos friendo nuestros palotes por todos los lados, el aceite lo mantenemos a temperatura media alta, para que nuestros palotes se hagan por dentro pero que no se quemen por fuera. Según los vamos friendo los sacamos en un plato o fuente que tendremos con papel de cocina, para que suelten el exceso de aceite, a continuación vamos pasando nuestros palotes por azúcar.


      Con esto solo nos falta degustar estos ricos palotes de leche condensada y limón. Ojo tener cuidado con ellos pues son un peligro, porque si comes uno ya no paras.  

martes, 14 de junio de 2016

Guiso o estofado de morcillo

Hoy vamos a preparar un rico guiso de morcillo muy fácil de preparar y que esta buenísimo. Yo he utilizado carne de morcillo porque me parece que tiene una textura, más suave y gelatinosa, pero perfectamente podéis utilizar otro tipo de carne de ternera, espaldilla, etc. pero como os digo creo que el morcillo sale más tierno. El morcillo es una parte del ganado que está en las patas, justo por encima de la rodilla. Es una carne dura, musculosa y gelatinosa, no apta para filetes pero si para guisos, sobre todo porque deja mucho sabor al caldo. Cortado con el hueso se conoce como “ossobuco”. Espero que os guste y os animéis a preparar este rico guiso. 


INGREDIENTES para 4 personas:
- 1 k Morcillo
- 250 g Champiñón
- 3 Zanahorias
- 2 Puerros
- 2 Tomates (no muy grandes)
- 1 Rama de apio
- ½ Pimiento verde
- ½ Pimiento rojo
- 3 Ajos
- 1 Hoja de laurel
- 100 ml Coñac
- Aceite de oliva
- Pimienta molida
- Sal
- Pizca de azúcar
- Caldo de verduras o agua

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es partir nuestro morcillo en trozos, aunque este trabajo lo podemos ahorrar si a la hora de comprarlo, le decimos a nuestro carnicero que lo parta él, una vez partido lo salpimentamos un poquito.


     Seguidamente ponemos un poquito de aceite en una cacerola, la llevamos al fuego y cuando este el aceite caliente, añadimos el morcillo partido y lo sofreímos un poquito, solamente para sellarlo. Una vez sellado sacamos de la cacerola y lo reservamos para más adelante, el aceite de la cacerola también lo reservamos.


      A continuación pelamos lavamos y picamos las verduras es decir, las tres zanahorias, la rama de apio, los dos puerros, el medio pimiento rojo, el medio pimiento verde y los tres ajos.


     Seguidamente en la misma cacerola donde hemos sellado el morcillo, le añadimos un poquito más de aceite si fuera necesario y la llevamos al fuego, añadimos a la cacerola las verduras que hemos picado, salamos un poquito y las pochamos a fuego medio, durante aproximadamente 8 minutos, dándole vueltas de vez en cuando hasta que esté bien pochadita. Mientras se pocha nuestra verdura rallamos los dos tomates.


      Cuando las verduras estén en su punto añadimos a la cacerola los dos tomates rallados y una pizca de azúcar, para quitarle la acidez, sofriendo todo junto otros 3 o 4 minutos. Pasado este tiempo añadimos a la cacerola el morcillo que teníamos reservado, dándole unas vueltas junto a las verduras.


      Seguidamente añadimos a la cacerola los 100 ml de coñac y dejamos cocinar todo junto, hasta que reduzca un poco y el alcohol se haya evaporado. A continuación añadimos el caldo de verduras o el agua, hasta cubrir toda la carne, ponemos la hoja de laurel y dejamos cocer a fuego suave, durante aproximadamente una hora y media, podemos tapar un poquito la cacerola para aprovechar todo el vapor y condensación de la cocción, de vez en cuando le echamos un ojo y le damos unas vueltas con suavidad, si fuera necesario le añadimos un poquito más de agua o caldo.


      Mientras se guisa nuestra carne lavamos los 250 g de champiñón, sin tenerlos mucho tiempo en el agua, los secamos con un paño de cocina y los partimos en cuartos. Ponemos un poquito de aceite en una sartén la llevamos al fuego y sofreímos un poquito el champiñón (no es necesario sofreírlo mucho), una vez sofrito sacamos de la sartén y reservamos.


      Una vez que nuestra carne este tierna comprobamos el punto de sal, rectificando si fuera necesario, añadimos los champiñones a la cacerola y dejamos cocer todo junto unos 5 minutos más.


      Pasado este tiempo retiramos del fuego y tenemos listo para degustar, este delicioso guiso de morcillo que está muy bueno, si lo preparáis de un día para otro la carne estará aun mejor, pues habrá cogido todos los sabores.