LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 15 de enero de 2017

Bisque de gambas

La receta de hoy es una rica bisque de gambas, que para este tiempo que tenemos es muy apetecible. Se llama bisque a este tipo de sopa, que tiene  una consistencia cremosa y un sabor condimentado. Esta sopa se prepara normalmente con crustáceos, utilizando las cabezas y cascaras de mariscos, la receta que yo os dejo es de gambas, pero la podemos preparar de otros mariscos como, langostinos, carabineros, cangrejos, langosta, etc. Su origen es francés, su consistencia es cremosa y su sabor condimentado. Como veréis la receta es fácil de preparar, siendo ideal para prepararla un día de fiesta o que tengamos invitados. 



INGREDIENTES:
- 350 g Gambas
- 1 Puerro
- 1 Cebolla
- 2 Zanahorias
- 2 Ajos
- 2 Ramitas de perejil fresco
- 75 ml Coñac o Brandy
- 50 ml Nata liquida
- 1 Cucharada de pimentón
- 3 Rebanadas de pan tostado (o frito)
- ½ Guindilla (tipo cayena)
- 1 l. Caldo de pescado o fumet
- Unas hebras de azafrán
- Aceite de oliva
- Sal

PREPARACIÓN:
      Comenzamos nuestra receta pelando los 350 g de gambas reservando las cascaras y las cabezas para utilizarlas más adelante.


      Seguidamente pelamos y picamos el puerro, la cebolla y las dos zanahorias, acto seguido ponemos un poquito de aceite en una cacerola, la llevamos al fuego añadimos las verduras que acabamos de picar, es decir la cebolla, el puerro y las zanahorias, salamos un poquito y las pochamos a fuego medio, aproximadamente 6 o 8 minutos, dándole vueltas de vez en cuando hasta que se ablanden un poco.


      A continuación picamos los 2 ajos, las ramitas de perejil y la ½ guindilla, y lo añadimos a la cacerola con las verduras, dándole un par de vueltas.


      Seguidamente añadimos a la cacerola las cabezas y las cascaras de las gambas, que hemos reservado anteriormente, sofriendo todo junto a fuego suave uno 12 o 15 minutos, removiendo de vez en cuando y aplastando las cabezas de las gambas, para que suelten todo su sabor.


      Pasado este tiempo añadimos la cucharada de pimentón, removiendo rápidamente para que no se queme y acto seguido añadimos los 75 ml de coñac o brandy y lo flambeamos para eliminar el alcohol (Flambear quiere decir quemar la bebida alcohólica con que previamente se ha rociado un alimento, de forma que le dé sabor y aroma pero que consuma el alcohol que contiene).


      Seguidamente añadimos el caldo de pescado y las tres rebanadas de pan, dejamos cocer todo junto unos 15 minutos, para que se mezclen bien los sabores.


      Pasado este tiempo retiramos del fuego y con ayuda de un robot de cocina, batidora o termomix, trituramos todo muy bien, hasta que nos quede una crema fina. Una vez triturada colamos o pasamos la bisque o crema por un colador fino, para evitar que no tenga ningún pedacito de cascaras o verdura, comprobamos el punto de sal y rectificamos si fuera necesario.


      A continuación volvemos a poner la bisque en una cacerola, la llevamos al fuego y añadimos las gambas limpias, unas hebras de azafrán y los 50 ml de nata liquida, removemos un poquito y tenemos en el fuego 1 o 2 minutos, justo el tiempo para que las gambas se hagan un poquito.


      Con esto solo falta servir esta rica bisque de gambas, en unas tazas de consomé o cuenco. Yo como veréis he servido la bisque con las gambas ensartadas en una brocheta. 

domingo, 8 de enero de 2017

Empanadillas de cabello de ángel y anís

Hoy vamos a preparar unas empanadillas dulces, con un toque de anís cocinadas en el horno. Como veréis la receta es muy sencilla y con pocos ingredientes. Yo el cabello de ángel que he utilizado es casero, pero si no tenéis podéis comprarlo en cualquier supermercado. La cantidad de cabello de ángel, depende de las empanadillas que vayamos a preparar, pero con un bote tenemos suficiente para 16 empanadillas, que son las obleas que tiene un paquete. Si os animáis a prepararlas veréis que se tarda muy poco, y el resultado es francamente muy bueno y económico. 



INGREDIENTES:
- Cabello de ángel
- 1 Paquete de obleas de empanadillas
- 1 Huevo
- Azúcar
- Un poquito de anís (para pintar las empanadillas)
- Canela molida

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno por arriba y por abajo a 190º, para que se vaya precalentando. Seguidamente abrimos nuestro paquete de empanadillas, y vamos depositando en el centro de cada oblea, una cucharadita de cabello de ángel. Seguidamente batimos un huevo y pintamos un pelín los bordes de las obleas, reservando el resto del huevo para más adelante, acto seguido las cerramos y con ayuda de un tenedor las sellamos. 


      A continuación ponemos en la bandeja del horno un papel sulfurizado (papel de hornear) y depositamos en ella las empanadillas de cabello de ángel. Seguidamente las pintamos con el huevo que hemos batido anteriormente. Una vez pintadas le espolvoreamos por toda la superficie un poquito de azúcar y las metemos en el horno que ya estará precalentado a 190º, durante aproximadamente 15 minutos, esto como se suele decir dependiendo de cada horno, de todas formas cuando veamos que se doran un pelín las sacamos del horno. Pasado este tiempo las sacamos del horno y antes de que se enfríen, con ayuda de una brocha de cocina las pintamos con un poquito de anís. A continuación mezclamos un poquito de azúcar con un poquito de canela y lo espolvoreamos por encima de las empanadillas.


      Con esto tenemos listas nuestras empanadillas de cabello de ángel.


      Espero que podáis dejar enfriar un poquito antes de comerlas, aunque es difícil resistirse. 

lunes, 2 de enero de 2017

Carrilleras al vino tinto

La receta de hoy son unas carrilleras de cerdo ibérico al vino tinto que están exquisitas. La carrillera (denominada también carrillada) es un corte de carne en el cerdo y la ternera, procedente de los músculos maseteros. Corresponde a las partes grasas que se encuentran a ambos lados de la cara y pertenecen a la casquería. Para que lo entendamos son los mofletes del animal.  La palabra carrillera proviene de carillo. Este tipo de carne es muy gelatinosa y el truco de esta jugosidad, se consigue primero por el buen género adquirido, cuestión primordial, y luego cocerlas o cocinarlas, a temperatura no muy alta y durante bastante tiempo. Esta misma receta nos sirve igual para las carrilleras de ternera. 



INGREDIENTES:
- 2 k Carrilleras de cerdo   
- 750 ml Vino tinto (mejor de buena calidad)
- 2 Cebollas
- 2 Zanahorias
- 1 Puerro
- 2 Ajos
- 1 Ramita de romero
- 1 hoja de laurel
- Pizca de azúcar
- Aceite de oliva
- Harina
- Sal
- Pimienta molida
- 1 Vaso de agua

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta partiendo las carrilleras por la mitad o trozos grandes y las vamos lavando con abundante agua fría dejándolas escurrir, o las secamos un poquito con un poco papel de cocina, una vez escurrida la salpimentamos.


      Seguidamente enharinamos la carne un poquito (esta operación la podemos realizar, poniendo un poquito de harina en una bolsa de plástico, añadimos 2 o 3 trozos de carrillera, cerramos la bolsa y la movemos para que se enharinen, de esta forma gastamos menos harina y no manchamos nada). A continuación ponemos un poquito de aceite en una sartén o cacerola, cuando el aceite este caliente sellamos un poquito los trozos de carrillera por ambos lados, según los vamos sellando los sacamos y reservamos.


      A continuación pelamos y picamos las verduras es decir, las 2 cebollas, el puerro, las 2 zanahorias y los ajos.


      Seguidamente en una cacerola amplia ponemos un poquito de aceite de oliva (si nos ha quedado aceite de sellar la carrillera lo podemos utilizar), la llevamos al fuego añadimos las verduras, salamos un poquito y las pochamos a fuego no muy alto, durante 8 o 10 minutos. 


      Una vez que tenemos las verduras pochadas añadimos a la cacerola la carrillera, dándoles unas vueltas con las verduras, para que se junten los sabores.


      A continuación añadimos los 750 ml de vino tinto, la pizca de azúcar, y damos un par de vueltas.


      Acto seguido añadimos la ramita de romero, la hoja de laurel y el vaso de agua hasta cubrir la carne y mezclamos un poquito. Dejamos cocer a fuego bajo durante aproximadamente 2 horas, dándole una vuelta de vez en cuando para evitar que se pegue. 


      Pasado este tiempo probamos el punto de sal y rectificamos si fuera necesario. Retiramos del fuego y quitamos la carne de la cacerola y con ayuda de un robot de cocina o batidora trituramos la salsa, estos va en gustos pues también la podemos dejar sin triturar y servirla con los trocitos de verdura.


      Una vez triturada la salsa volvemos a añadir a la cacerola la carne, Con esto solo falta servir y degustar el sabor tan delicioso de este rico guiso. 

viernes, 23 de diciembre de 2016

Desde la Puerta del Sol ¡Feliz Navidad!

Esta entrada es para desearos a tod@s una Feliz Navidad y que el próximo año 2017, venga cargado de cosas buenas para vosotros y toda vuestra familia.


Un fuerte abrazo Paco

jueves, 22 de diciembre de 2016

Galletas de Navidad

Hoy vamos a preparar unas ricas y fácil receta de galletas navideñas, les llamo navideñas porque las he dado forma de motivos navideños. Como veréis yo las he decorado con una glasa de distintos colores, tiñéndola con colorante alimenticio, pero perfectamente las podemos preparar sin la glasa y dejarlas tal cual, eso depende un poco de cada uno y del tiempo que tengamos para decorarlas. Yo recomiendo que para esta cantidad de galletas, con media clara de huevo es suficiente, para la glas, pues cunde mucho. Si decidimos no decorarlas son muy fáciles y rápidas de preparar. A estas galletas se las conoce como galletas de jengibre y canela y el resultado es muy bueno, pudiéndolas conservar en una lata por varios días sin problemas. 



INGREDIENTES:
- 260 g Harina  
- 150 g Mantequilla a temperatura ambiente
- 100 g Azúcar moreno
- 5 g Bicarbonato
- 1 Huevo
- 1 Cucharadita de jengibre molido
- 1 Cucharadita canela molida
- Pizca de sal
Para la glasa:
- 1 Clara de huevo
- Azúcar glass
- Unas gotas de limón

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es preparar todos los ingredientes (pesados y medidos), esto hará que ahorremos tiempo a la hora de elaborar nuestra receta. Seguidamente ayudándonos de un colador, tamizamos los 260 g de harina, la cucharadita de jengibre, la cucharadita de canela, la pizca de sal y los 5 g de bicarbonato, poniéndolo en un bol amplio.


      Una vez tamizados estos ingredientes, mezclamos un poquito ayudándonos de un tenedor o cuchara. Acto seguido añadimos al bol los 100 g de azúcar moreno y mezclamos todos los ingredientes.


         Seguidamente batimos el huevo y lo añadimos al bol mezclándolo un poquito.


      A continuación añadimos los 150 g de mantequilla a temperatura ambiente (si la mantequilla está muy fría, la podemos poner un poquito en el microondas, para que se ablande), y mezclamos todo muy bien, cuando veamos que con el tenedor no podemos continuar amasando lo hacemos con las manos bien limpias, hasta conseguir una masa uniforme y compacta.


      Una vez preparada la masa hacemos una bola con ella y la envolvemos con film transparente y la dejamos reposar en el frigorífico una media hora.


      Mientras tanto podemos ir preparando nuestra glasa para decorar las galletas, para ello ponemos en un bol azúcar glass y la clara de huevo, mezclando todo muy bien con ayuda de un tenedor, según vamos mezclando iremos añadiendo azúcar glass, hasta conseguir una glasa espesa y uniforme, añadimos también unas gotas de limón y seguimos mezclando, la cantidad de azúcar glass depende del tamaño de la clara de huevo, una vez que hemos preparado la glasa la tapamos y reservamos en el frigorífico.


      Acto seguido encendemos el horno a 180º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando. Seguidamente sacamos nuestra masa de galletas del frigorífico, la ponemos en nuestra mesa de trabajo, sobre un papel de hornear y con ayuda de un rodillo de cocina, la estiramos uniformemente, dejándola con un grosos de 3 mm aproximadamente. Una vez estiradas y con ayuda de un corta pastas o moldes con motivos navideños, vamos cortando nuestras galletas. Una vez cortadas las ponemos en una bandeja de horno, forrada con papel de hornear y las metemos en el horno, que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 10 o 12 minutos, dependiendo de cada horno. Pasado este tiempo sacamos del horno y las dejamos enfriar un poco.


Una vez frías y ayudándonos de un palillo o de una manga pastelera pequeña, vamos decorando nuestras galletas, con la glasa que hemos preparado anteriormente, tiñendo la glasa con colorante alimenticio, de los colores que más nos guste.


      Con esto solo falta degustar estas ricas galletas de Navidad. Para esta receta podemos pedir ayuda a los más pequeños de la casa, que seguro que les encantara participar.


Como veréis en las fotografías, lo mío no es decorar galletas. Je,je,je……

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Tarta de queso royal

La receta de hoy se la tenemos que agradecer a nuestra querida amiga Raquel Fernández, a la cual quiero darle las gracias por haber tenido la amabilidad de enviármela, para poder compartirla con todos vosotros. La receta es una deliciosa tarta de queso muy rica y suave al paladar nada empalagosa. El nombre que tiene esta tarta, según me comenta Raquel es porque su sabor recuerda a la tarta de esta famosa marca, aunque esta es mucho más buena. La receta como veréis no tiene ninguna complicación y se prepara  en pocos minutos, con pocos ingredientes y muy asequibles. Lo único que tenemos que esperar unas horas hasta que la gelatina haga su labor y cuaje nuestra tarta, aunque lo ideal es prepararla de un día para otro. Bueno no me enrollo más solo darle de nuevo las gracias a nuestra amiga Raquel Fernández, por esta maravillosa receta.



INGREDIENTES:
- 300 g Queso de untar (tipo philadelphia)  
- 400 ml Nata (35 % materia grasa)
- 150 g Azúcar
- 7 Láminas de gelatina (neutra)
- 1 Paquete galletas maría (yo le he puesto galletas digestive)
- 90 g Mantequilla o margarina
- Mermelada o confitura de frambuesa (o la que más nos guste)

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta poniendo en un bol las 7 hojas de gelatina, cubiertas con abundante agua fría, para que se vayan hidratando, las tenemos que tener en el agua por lo menos unos 10 minutos. Seguidamente trituramos  las galletas con ayuda de un robot o batidora, si no disponemos de ella las podemos meter en una bolsa y pasarles un rodillo, o una botella, hasta que estén trituradas. Seguidamente fundimos los 90 g de mantequilla en el microondas (al poner la mantequilla en el microondas para fundir, ponemos también un vaso con agua para que no salte), una vez fundida la añadimos a las galletas molidas, mezclando todo para formar una masa. A continuación cubrimos la base de nuestro molde (desmontable yo de 20 cm), con la masa de las galletas, ayudándonos del reverso de una cuchara, o con las manos bien limpias. Seguidamente metemos el molde en el frigorífico y reservamos.


      A continuación  ponemos en un cazo los 400 ml de nata, los 300 g de queso de untar y los 150 g de azúcar. Lo llevamos al fuego no muy alto y con ayuda de unas varillas, vamos removiendo bien, hasta que el queso y el azúcar se hayan incorporado por completo a la nata y no tenga grumos, veremos que enseguida que se calienta un poco, no tarda nada en incorporarse.


      Seguidamente escurrimos las hojas de gelatina que tenemos en el agua fría y las añadimos al cazo, removiendo bien hasta que se deshagan, veréis que enseguida se funden (Muy importante y que tenemos que tener en cuenta, es que la mezcla no tiene que llegar a hervir, porque si hierve la gelatina ya no hace su labor y nuestra tarta no cuajaría). Seguidamente sacamos nuestro molde con la base de galletas del frigorífico, y vertemos en el la mezcla que tenemos en el cazo, ayudándonos de un cucharon, para que no caiga de golpe sobre la base de galletas y estas se desmenucen. A continuación metemos nuestra tarta en el frigorífico, hasta que la gelatina haga su labor y cuaje nuestra tarta, lo ideal es dejarla en el frigorífico, de un día para otro.


      Pasado este tiempo sacamos nuestra tarta del frigorífico, desmoldamos con cuidado, ayudándonos de un cuchillo y decoramos poniéndole por la superficie, un poco de confitura o mermelada de frambuesa o la que más nos guste.


      También le podéis poner unas moras, frambuesas, grosellas, etc., para que os quede más bonita, eso ya como veáis vosotros. Un postre muy rico y suave para estas próximas fiestas de Navidad.


¡MUCHAS GRACIAS RAQUEL!