LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 16 de abril de 2014

Arroz caldoso mar y tierra

La receta de hoy es un rico y sabroso arroz caldoso, que combina productos del mar y de la tierra, su elaboración es muy sencilla. El arroz caldoso se prepara cubierto de caldo de principio a fin. Tenemos que tener en cuenta que no tiene que quedar seco como la paella, pero tampoco caldoso como una sopa, por eso la vamos añadiendo el caldo poco a poco según veamos que lo necesita. Se llama caldoso porque la proporción de caldo o agua, permite que tras su cocinado, exista un caldo más o menos abundante. Yo lo he cocinado en una paellera, pero este tipo de arroz es preferible cocinarlo en un recipiente hondo. El caldo de pescado también lo podemos tener hecho con anterioridad y conservarlo en el frigorífico.


INGREDIENTES para 4 0 5 personas:
      - 400 g Arroz bomba
      - 400 g Almejas
      - 250 g Gambas
      - 200 g Calamar (anillas)
      - 8 0 10 Corazones de alcachofas en conserva (un tarro)  
      - Caldo de pescado (Huesos rape, cascaras gambas, etc.)
      - 1 Cebolla pequeña
      - 2 Pimientos de piquillo
      - 2 Ajos
      - ½ Vaso de vino blanco
      - 75 ml Tomate frito
      - Ñora molida (1 cucharadita de las de café)
      - Hebras de azafrán
      - Aceite de oliva
      - Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar muy bien los 400 g de almejas, ponemos en un recipiente agua con sal y las dejamos aproximadamente 40 minutos en esa agua con sal para que suelten la arena. Seguidamente vamos a preparar nuestro   caldo de pescado, para ello ponemos en una cacerola los huesos de rape, añadimos agua y la llevamos al fuego. Seguidamente pelamos nuestras gambas y las cascaras y cabezas, las echamos a la cacerola, donde tenemos los huesos de rape y reservamos las gambas para más adelante. Salamos un poco y dejamos hervir al menos 30 minutos.


      A continuación lavamos nuestras almejas que ya habrán soltado la arena, las ponemos en un cazo, con el ½  vaso de vino blanco y un poco de agua, lo llevamos al fuego y cuando se habrán retiramos del fuego, sacamos las almejas y reservamos por separado las almejas y  el caldo.


      Seguidamente colamos el caldo que hemos preparado con las cabezas de gambas y el rape y le añadimos el caldo de cocer las almejas, colándolo muy bien para evitar, que caiga posible arenilla de las almejas (podemos filtrar el caldo de las almejas con un trapo limpio). 


      Seguidamente picamos finamente la cebolla y los ajos, ponemos un chorrito de aceite en la paellera llevamos al fuego, añadimos la cebolla y el ajo picado y sofreímos un poquito. Una vez sofrito añadimos los calamares partidos, dejando sofreír todo junto.


      A continuación añadimos los 75 ml de tomate frito y los 400 g de arroz, sofriendo todo un par de minutos, dándole vueltas con una cuchara de madera.


      Seguidamente añadimos un poco de caldo de pescado caliente, los corazones de alcachofa, la cucharadita de ñora molida y las hebras de azafrán. Mezclamos un poquito y le vamos añadiendo caldo de pescado, según vemos que se va consumiendo.


      Añadimos a continuación los pimientos de piquillo picados, dejamos hervir a fuego no muy alto, añadiendo mas caldo de pescado según se va consumiendo (tener en cuenta que no tiene que quedar seco como la paella, pero tampoco muy caldoso como si fuera sopa). Cuando el arroz lleve cociendo unos 13 minutos añadimos las gambas que teníamos ya peladas, movemos un poquito la paellera, comprobamos el punto de sal, rectificando si fuera necesario y añadimos las almejas que teníamos reservadas y cocidas.


      Dejamos cocer todo junto 4 minutos más, añadiendo caldo de pescado si fuera necesario. Pasado este tiempo retiramos de fuego y servimos calentito.


jueves, 10 de abril de 2014

Tortilla de acelgas y beicon

Hoy vamos a preparar una tortilla de acelgas, acompañada de unos trocitos de beicon, para que tenga más sabor. Yo he utilizado tanto la parte verde de las hojas como la parte blanca (penca), pero podemos hacerla solamente con las hojas y reservar las pencas para otra receta. Lo único que tenemos que tener en cuenta, es que si solo vamos a cocer las hojas, el tiempo de cocción es menor. También como os suelo decir, podemos variar los ingredientes y en vez de beicon, podemos añadirle, jamón, queso, cebolla, etc. depende de los gustos de cada uno, o de los ingredientes que tengamos en ese momento.


INGREDIENTES:
      - Acelgas (un atado)
      - 5 Lonchas de beicon
      - 4 Huevos
      - 2 Ajos
      - 1 Cucharadita de pimentón (de las de café)  
      - Sal
      - Aceite de oliva

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es partir en trozos las acelgas, desechando las hojas que no estén bien, a continuación las lavamos  muy bien, una vez que las tengamos lavadas las ponemos a escurrir. Seguidamente las ponemos en una cacerola, las cubrimos con agua y añadimos un poquito de sal, llevamos al fuego y una vez que empiece a hervir dejamos unos 10 o 12 minutos aproximadamente (si echamos toda la parte blanca, las pencas las pinchamos dejando cocer hasta que estén blandas). Pasado este tiempo retiramos de fuego, las pasamos por agua fría y las dejamos escurrir.


      Seguidamente pelamos y picamos en láminas los dos ajos. A continuación partimos en tiritas las 5 lonchas de beicon, ponemos una cucharada de aceite en una sartén, llevamos al fuego, añadimos los ajos, damos unas vueltas y añadimos las tiritas de beicon, sofriendo todo unos 2 o 3 minutos.


      Pasado este tiempo añadimos las acelgas y rehogamos un poquito junto al beicon y los ajos, comprobamos el punto de sal y si fuera necesario rectificamos. Retiramos la sartén del fuego y añadimos la cucharadita de pimentón  y damos unas vueltas para mezclar todo. 


      Seguidamente en un bol batimos los 4 huevos, una vez batidos añadimos el sofrito de acelgas, le damos unas vueltas para que se mezcle bien con el huevo y dejamos 2 minutos.


      Seguidamente ponemos en una sartén antiadherente un poquito de aceite, llevamos al fuego y cuando este caliente, vertemos en ella la mezcla de huevos, acelgas, ajo y beicon, bajamos el fuego y dejamos hacerse unos 3 minutos. A continuación con ayuda de un plato le damos la vuelta y dejamos hacerse por el otro lado otro 2 o 3 minutos.


      Pasado este tiempo ponemos un plato limpio encima de la sartén y sacamos nuestra tortilla.


lunes, 7 de abril de 2014

Bizcocho de coco

Hoy vamos a preparar un rico, fácil, sabroso y esponjoso bizcocho de coco. Como veréis es muy sencillo, se trata de mezclar todos los ingredientes, siguiendo un orden y hornear. Yo lo hice el jueves pasado y hoy lunes, todavía me queda un pedazo y sigue conservándose, muy tierno y esponjoso. Por lo cual si lo preparáis no os preocupéis pues os aguantara muy bien. Yo he utilizado para mezclarlo una batidora de varillas, pero si no disponéis de ella lo podéis mezclar todo perfectamente con unas varillas o tenedor, el resultado final es el mismo, lo único que nos da un poco más de trabajo.


INGREDIENTES:
      - 125 g Coco rallado
      - 125 g Harina
      - 125 g Azúcar
      - 125 ml Aceite de girasol
      - 1 Yogur de coco
      - 4 Huevos
      - 1 Sobre levadura química (tipo royal)
      - Azúcar glass para decorar

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta encendiendo el horno a 180º, por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. Seguidamente preparamos y pesamos todos los ingredientes, para tenerlos a mano, de esta forma ahorramos tiempo.


      Una vez que tenemos todos los ingredientes listos, ponemos en un bol los 4 huevos y los 125 g de azúcar, con ayuda de unas varillas o batidora de varillas, mezclamos bien hasta conseguir una mezcla blanquecina y espumosa.


      A continuación añadimos al bol el yogur de coco y los 125 ml de aceite de girasol. Volvemos a remover bien con las varillas o batidora, hasta conseguir una crema homogénea. 


     Seguidamente en otro bol o recipiente, mezclamos los 125 g de coco rallado, los 125 g de harina y el sobre de levadura.


      Una vez mezclado lo añadimos al bol donde tenemos la mezcla anterior, de los huevos, el azúcar, el yogur y el aceite. Mezclamos todos los ingredientes muy bien, hasta conseguir una masa fina, ligera y sin grumos.


      A continuación engrasamos con un poquito de mantequilla o margarina un molde, espolvoreándole también por todos los sitios un poco de harina, esto lo hacemos para que el bizcocho no se nos pegue y podamos desmoldarlo, sin ningún problema. Una vez engrasado el molde vertemos la mezcla o masa de nuestro bizcocho en el molde.


      Metemos en el horno que previamente tenemos precalentado, a 180º por arriba y por abajo, durante aproximadamente 35 minutos, esto como suelo decir depende de cada horno, pues no todos calientan igual, de todas formas estamos un poquito pendientes y cuando veamos que esta dorado (unos 30 minutos), pinchamos con una aguja o la punta de un cuchillo y cuando esta salga limpia, estará listo nuestro bizcocho. Una vez cocido sacamos del horno y dejamos enfriar un poco en el molde.


      Seguidamente desmoldamos y decoramos con un poco de azúcar glass. Un bizcocho muy rico esponjoso y fácil de preparar.


jueves, 3 de abril de 2014

Tarta de yogur de stracciatella

La receta de hoy es una tarta muy suave, fresca y fácil de preparar, prácticamente lo único que tenemos que hacer, es mezclar los ingredientes y esperar a que cuaje. Su sabor es muy suave por lo que no resulta nada empalagosa. Lo ideal en esta receta es prepararla de un día para otro, para que la gelatina, haga su función y cuaje. El único problema que tiene y no es pequeño, es encontrar la manera de parar de comer. 


INGREDIENTES:
      - 400 ml Nata (33 o 35 %)
      - 4 Yogures de stracciella
      - 9 Hojas de gelatina
      - Leche condensada (1 medida y ½ del yogur)
      - 1 Cucharada de azúcar
      - 30 g Chocolate
PARA LA BASE:
      - 60 g Chocolate
      - 100 g Mantequilla
      - Paquete o rulo de galletas tipo maría
PARA DECORAR:
      - Chocolate, cacao, conguitos, moca, etc.

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra tarta poniendo las 9 hojas de gelatina en agua fría, para que se vayan hidratando. Seguidamente vamos a preparar la base, para ello trituramos nuestras galletas, con ayuda de una picadora si disponemos de ella, si no es ese el caso metemos nuestras galletas en una bolsa, y con un rodillo de cocina o una botella las trituramos.


      Seguidamente ponemos en un bol los 100 g de mantequilla y los 60 g de chocolate, lo metemos en el microondas y derretimos en espacios de 10 o 15 segundos, sacándolo y dándole vueltas para ayudar a fundirse, de todas formas al mismo tiempo, metemos un vaso con agua fría para evitar que nos salte. Una vez derretida la mantequilla con el chocolate mezclamos bien y se lo añadimos a las galletas trituradas, formando una masa.


      A continuación engrasamos y forramos nuestro molde (desmontable de 22, 24 o 26 cm) con papel de hornear. Una vez forrado, con la masa de galletas cubrimos toda la base uniformemente, metemos en el frigorífico y reservamos. 


      Seguidamente  ponemos en un bol los 4 yogures de stracciatella y medida y media de la del yogur de leche condensada, con ayuda de unas varillas o tenedor mezclamos bien.


      A continuación con ayuda de un rallador o un cuchillo, rallamos los 30 g de chocolate, y lo añadimos al bol donde tenemos los yogures con la leche condensada, mezclando todo bien.


      Seguidamente ponemos en un cazo los 400 ml de nata y la cucharada de azúcar, llevamos al fuego no muy alto, removemos para que se disuelva el azúcar y cuando vaya a romper a hervir retiramos de fuego. A continuación con ayuda de un colador, escurrimos bien las hojas de gelatina y las añadimos a la nata caliente, removiendo bien para que se disuelvan. Seguidamente dejamos enfriar (temperatura ambiente) la nata que hemos mezclado con la gelatina, esto lo hacemos para que cuando la mezclemos con el resto de ingredientes, no se derritan las virutas de chocolate con el calor.


      Una vez fría añadimos la nata al bol donde tenemos el resto de ingredientes, mezclamos bien, sacamos del frigorífico nuestro molde y vertemos en el toda la mezcla.


      Metemos de nuevo en el frigorífico, por lo menos 6 u 8 horas, hasta que la gelatina haga su función y  cuaje nuestra tarta, aunque lo ideal es dejarla en el frigorífico, de un día para otro. Una vez cuajada nuestra tarta sacamos de frigorífico, desmoldamos y decoramos a nuestro gusto.


      Yo he utilizado unas virutas de chocolate y un poco de nata montada, con cacao y café soluble, pero podéis decorarla con un poco de cacao, conguitos, etc., dependiendo de nuestros gustos.


domingo, 30 de marzo de 2014

Rosquillas de calabaza

Hoy vamos a preparar unas ricas rosquillas de calabaza, que están muy esponjosas y tienen una textura extraordinaria. Como veréis es una receta muy sencilla, prácticamente es mezclar todos los ingredientes. La receta la he sacado del blog (http://www.aprendecocina.net/), un blog que os recomiendo que visitéis pues está lleno de recetas muy buenas y fáciles de preparar. Yo lo único que he hecho ha sido cambiar, las cantidades de alguno de los ingredientes. Como ya os digo en la receta, para darle forma a las rosquillas, lo mejor es humedecer un poco las manos con aceite, de esta forma no tendréis ningún problema. Espero que las preparéis y os guste tanto como a mí.


INGREDIENTES:
      - 325 g Calabaza (cocida y escurrida)
      - 500 g Harina
      - 22 g Levadura de panadería (4 sobres)
      - 125 ml Agua (tibia)
      - 3 Cucharadas de azúcar
      - 1 Cucharada de anís en semillas  
      - 1 Cucharada rasa de sal
      - Aceite de girasol (para freírlas)
      - Azúcar para rebozarlas

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es pelar, despepitar y trocear la calabaza. Una vez partida ponemos un poco de agua en una cacerola, añadimos la calabaza y cocemos, durante aproximadamente 15 minutos, dependiendo del tamaño que hayamos partido los trozos. Cuando este la calabaza cocina la ponemos a escurrir en un colador, aplastándola un poco con el reverso de una cuchara, para procurar que suelte todo el agua posible. A continuación ponemos en el vaso de la batidora la calabaza escurrida y trituramos bien con ayuda de la batidora.


      Seguidamente disolvemos los 22 g de levadura (4 sobres) en los 125 ml de agua tibia (el agua no tiene que estar caliente, pues entonces la levadura se estropeara y no hará su función). En las imágenes podréis ver el tipo de levadura que he utilizado, está a la venta en todos los súper.


      Seguidamente  ponemos en un bol (amplio), la calabaza, las 3 cucharadas de azúcar, la cucharada de sal, la cucharada de anís en semillas y por último el agua con la levadura disuelta. Con ayuda de un tenedor u espátula mezclamos bien todos los ingredientes.


      A continuación vamos añadiendo los 500 g de harina poco a poco y seguimos mezclando, con ayuda de un tenedor. Una vez que hayamos incorporado toda la harina, veremos que tenemos una masa homogénea.


      Tapamos el bol con un paño de cocina y dejamos reposar unos 40 o 50 minutos. Pasado este tiempo veremos que la masa ha fermentado y aumentado de volumen. 


      Seguidamente añadimos en una sartén bastante aceite de girasol y la llevamos al fuego, una vez que el aceite este caliente, empezamos a freír las rosquillas por los dos lados. Para darles forma a nuestras rosquillas y que no se nos pegue la masa en las manos, nos mojamos las manos bien limpias, con un poco de aceite de girasol, formamos una bola con un poquito de masa, y con los dedos les hacemos un agujero, estirando un poquito.


      Según las vamos friendo las dejamos sobre, en un plato con un poco papel de cocina, para que escurran el exceso de aceite. Ponemos un poco de azúcar en un plato y estando aun calientes las rosquillas, las vamos rebozando en el azúcar.


      Con esto solo nos queda disfrutar de estas estupendas rosquillas de calabaza. 


jueves, 27 de marzo de 2014

Tortitas con nata Central Lechera Asturiana

Hoy aprovechando que Central lechera Asturiana, ha tenido la amabilidad de enviarme, nata montada azucarada en spray, en  su nuevo formato mini, he pensado en hacer unas tortitas con nata. La verdad es que este nuevo formato mini es ideal, la cantidad que trae es de 150 g y me parece suficiente para que no nos sobre. Comentaros también que la consistencia de la nata es firme y estable, dando un toque de cremosidad muy bueno, y al venir en spray siempre está lista para servir. Como podréis ver en la fotografía  aparte de la nata he recibido, una memoria USB, una jarrita para el desayuno y unas exquisitas galletas moscovitas, que están de lujo. Espero que la probéis pues como dice  Central Lechera Asturiana TE MERECES UN MIMO  y con esta nata te lo puedes dar.


INGREDIENTES:
      - Nata montada azucarada (Central lechera Asturiana)
      - 200 g Harina
      - 200 ml Leche (un vaso)
      - 2 Huevos
      - 1 Cucharada de levadura (tipo royal)
      - 1 Cucharada de azúcar
      - 1 Cucharada de mantequilla (en pomada)
      - Un pellizco de sal
      - Mantequilla o margarina (para engrasar la sartén)
      - Sirope de fresa, chocolate, caramelo,

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta poniendo en el vaso de la batidora los dos huevos, la cucharada de azúcar, la cucharada de levadura, la cucharada de mantequilla en pomada, los 200 ml de leche, los 200 g de harina y la pizca de sal.


      Seguidamente con ayuda de la batidora mezclamos bien todos los ingredientes, una vez mezclado tapamos un poco con papel de aluminio o film transparente, metemos en el frigorífico y dejamos reposar unos 20 minutos.


      Pasado este tiempo sacamos del frigorífico y dejamos que la masa coja temperatura ambiente, con unos 5 minutos será suficiente. A continuación calentamos una plancha o sartén que no se pegue (antiadherente mejor), la engrasamos con un pelín de mantequilla, podemos hacer esto con ayuda de un papel de cocina. Cuando esté caliente la sartén añadimos dos o tres cucharadas de masa, dependiendo del tamaño que queramos darle a nuestras tortitas. El vaso de mi batidora es tipo jarra y no he necesitado usar la cuchara.


      Cuando veamos que empiezan a salir burbujas le damos la vuelta, con ayuda de una espátula, y dejamos hacer por el otro lado. El fuego para hacer las tortitas no tiene que estar muy fuerte, más bien a fuego medio una vez que la sartén o la plancha hayan cogido temperatura.


      Para hacer las siguientes seguimos la misma operación, engrasamos un poquito, esperamos a las burbujas y le damos la vuelta. Una vez echas le añadimos por encima la nata montada de Central Lechera Asturiana y un chorrito de sirope del sabor que más nos guste. 


      Tenemos que procurar servirlas calentitas antes de que se enfríen.


Muchas gracias a Central Lechera Asturiana