LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 30 de enero de 2013

Pollo asado

Hoy vamos a preparar un rico, sabroso y sencillo pollo asado, utilizando lo que normalmente se conoce como asa pollos que normalmente todos los hornos, suelen traer. Es un espadín que sirve para ensartar el pollo y este se vaya haciendo poco a poco, según va girando en el horno. Si nuestro horno no dispone de este sistema, lo podemos preparar en una fuente, siguiendo los mismos pasos, dándole la vuelta a nuestro pollo a mitad de cocción.
 
 
INGREDIENTES:
      - 1 pollo de 2 k aproximadamente
      - 3 ajos
      - 1 Limón
      - 1 Tomate
      - 1 Pimiento de piquillo
      - ½ Cucharada de tomillo
      - ½ Cucharada de romero (o una ramita)
      - 8 Granos de pimienta
      - Sal
      - 3 o 4 Cucharadas de aceite de oliva
      - 2 Pastillas de avecren (carne)
      - 1 Bote de cerveza
 
PREPARACIÓN:
      Para preparar esta receta cuando compremos nuestro pollo, le decimos a nuestro tendero que no lo deje entero para asar. Seguidamente lo limpiamos un poco y le quitamos todos los espolones y plumillas que pudieran tener. Seguidamente en el mortero hacemos un majado con los 3 ajos pelados, la ½ cucharada de tomillo, la ½ cucharada de romero, los 8 granos de pimienta, un poquito de sal y 1 pastilla de avecren, reservando la otra. Una vez que tengamos el majado listo, añadimos al mortero el zumo de medio limón y las 4 cucharadas de aceite, mezclando bien todos los ingredientes del majado.
 
 
      Seguidamente ponemos nuestro pollo sobre la bandeja que vamos a poner debajo de nuestro pollo en el horno, cuando lo vayamos a cocinar. A continuación salamos un poquito nuestro pollo y pintamos generosamente con el majado que tenemos preparado, todo el interior del pollo, reservando un poco de majado para pintarlo más adelante por el exterior. Seguidamente picamos en trozos el tomate y el pimiento y lo ponemos en el interior del pollo.
 
 
      A continuación con un poquito de hilo o cordón de cocina, atamos los muslos y las alas de nuestro pollo, para que queden pegados al cuerpo. Una vez que lo tengamos atado pinchamos en el espadín del horno el medio limón que nos queda, a continuación ensartamos nuestro pollo para que nos quede el limón en la parte trasera de este y nos sirva de tapón, para que suelte sabor y no deja salir los ingredientes que hemos puesto dentro del pollo. A continuación pintamos con el majado todo el exterior de nuestro pollo. Seguidamente en la bandeja donde hemos estado trabajando con nuestro pollo, vertemos el bote de cerveza y desmenuzamos en ella la pastilla de avecren que nos queda. La metemos en el horno y la colocamos en la parte baja del  mismo, para que según vaya girando nuestro pollo y vaya soltando los jugos, caigan en la bandeja. Seguidamente metemos nuestro pollo en el horno, que previamente tenemos precalentado a 210º,  colocando el espadín en el lugar indicado, por el fabricante del horno.
 
 
      Dejamos horneando aproximadamente 2 horas, dependiendo de cada horno y del tamaño del pollo (Normalmente son unos 50 minutos por cada kilo de pollo). De vez en cuando abrimos nuestro horno y vamos regando el pollo con los líquidos que tenemos en la bandeja. Si vemos que nos quedamos sin líquido en la bandeja, añadimos un poquito de agua. Cuando veamos que nuestro pollo esta doradito y crujiente por fuera lo sacamos del horno, lo ponemos en una fuente y regamos con los jugos  que tenemos en la bandeja.
 
 
Acompañar de unas patatas fritas o una buena ensalada.

sábado, 26 de enero de 2013

Barra de pan rustica

Hoy vamos a preparar una barra de pan casera, con una masa muy simple. Lo único malo que tiene es que si lo preparáis una vez, repetiréis muy a menudo. El secreto de este pan es amasar muy bien, procurando no echar en la mesa de trabajo más harina de la necesaria, para que nuestra masa nos quede elástica y no demasiada dura. Por lo demás es una receta ideal, para quitarnos el miedo de hacer pan.
 
 
INGREDIENTES para una barra:
      - 250 g Harina de fuerza
      - 160 ml agua (tibia)
      - 5 g Levadura prensada (fresca)
      - 5 g Sal
 
PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta poniendo en un bol amplio, los 250 g de harina de fuerza y los 5 g de sal y mezclamos un poquito. A continuación en un vaso ponemos los 160 ml de agua tibia, añadimos al agua los 5 g de levadura, mezclando bien para que se disuelva. Seguidamente añadimos el agua con la levadura al bol, donde tenemos la harina con la sal.
 
 
      Con ayuda de un tenedor vamos mezclando todos los ingredientes unos 2 o 3 minutos, hasta que nuestra masa se vaya formando. Seguidamente enharinamos un poquito la mesa de trabajo o la encimera bien limpia. Ponemos en ella nuestra masa y seguimos trabajándola unos 7 u 8 minutos, envolviéndola en si misma, estirándola y amasándola, una y otra vez para que vaya tomando aire, hasta conseguir una masa firme y elástica. 
 
 
      Una vez que tengamos la masa lista le damos forma a nuestra barra de pan, procurando  que los extremos no nos queden abiertos y si tienen algún pliegue lo dejamos por la parte de abajo. Seguidamente forramos la bandeja del horno con papel sulfurizado (de hornear) y ponemos sobre nuestra masa de pan ya con la forma que le hemos dado.
 
 
      A continuación con ayuda de un cúter, o un cuchillo bien afilado hacemos un corte longitudinal  y con decisión. Seguidamente con ayuda de un colador le espolvoreamos por la superficie un poquito de harina (esto lo hacemos para que nuestro pan tenga pinta de rustico).
 
 
      Acto seguido tapamos nuestra masa con un paño y dejamos reposar una hora aproximadamente, en un lugar cálido y sin corrientes, para que nuestra masa fermente y doble su volumen. Cuando falten 15 minutos encendemos nuestro horno a 210º, por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. Seguidamente quitamos el paño que cubre nuestro pan, veremos como ha subido y metemos en el horno que ya estará precalentado, unos 20 minutos aproximadamente, de todas formas estar un poco pendientes, pues no todos los hornos calientan igual.
 
 
     Pasado este tiempo retiramos del horno nuestro pan y dejamos enfriar un poquito y listo para degustar nuestro rico y fácil pan casero.
 
 
 

martes, 22 de enero de 2013

Alcachofas en salsa

Hoy vamos a preparar unas ricas y sabrosas alcachofas con salsa, muy buenas, fáciles y jugositas. Las propiedades de las alcachofas tras el agua, el componente mayoritario de las alcachoferas son los hidratos de carbono, entre los que destaca la inulina y la fibra. Los minerales mayoritarios son el sodio, el potasio, el fósforo y el calcio; y entre las vitaminas destaca la presencia de B1, B3 y pequeñas cantidades de vitamina C. Sin embargo, lo más destacable de su composición son unas sustancias que se encuentran en pequeña cantidad, pero dotadas de notables efectos fisiológicos muy positivos.
 
  
INGREDIENTES:
      - 1/5 o 2 k Alcachofas
      - 150 g Jamón (en taquitos)
      - 1 Cebolla (mediana)
      - 1 Zanahoria
      - 1 Rama de apio
      - 3 Ajos
      - 1 Vaso de vino blanco (200 ml)
      - 2 Vasos de caldo de cocer las alcachofas (400 ml)
      - Aceite de oliva
      - 1 Cucharada  de harina
      - Sal
      - Pimienta molida
      - 1 o 2 Limones

 PREPARACIÓN:
      Lo primero  que hacemos es limpiar nuestras alcachofas, para ello ponemos una cacerola con abundante agua y un chorrito de limón, si no tenemos limón podemos poner un poquito de vinagre. Para limpiar las alcachofas lo primero que hay que hacer es quitar las hojas que estén verdes y, a continuación, pelarlas bien, cortándoles un poquito las puntas. Según las vamos limpiando las vamos frotando con un poquito de limón, para evitar que se nos oxiden y las vamos echando a la cacerola que tenemos con el agua y el chorrito de limón.
 
 
       Una vez que las tengamos limpias ponemos abundante agua en una cacerola (lo suficiente para que las cubra), añadimos un poquito de sal y una rodaja de limón. Llevamos al fuego, añadimos las alcachofas y hervimos unos 30 minutos aproximadamente. Una vez cocidas retiramos del fuego y las dejamos escurrir, recordar que tenemos que reservar 400 ml del caldo donde las hemos cocido.


      A continuación pelamos y picamos la cebolla, la zanahoria y la rama de apio, en trozos pequeños,  ponemos un chorrito de aceite en una cacerola (teniendo en cuenta que nos entren todas las alcachofas) y sofreímos a fuego medio, hasta que este todo bien pochadito, dándole vueltas de vez en cuando.


      Seguidamente picamos los ajos finamente, salpimentamos un poquito las verduras al gusto, teniendo en cuenta que a las alcachofas ya las hemos echado sal para hervirlas y el jamón también nos soltara algo de sal. Añadimos los ajos picaditos y el jamón en taquitos, dejamos sofreír todo un par de minutos, dándole vueltas para que no se nos queme.


      Añadimos a continuación la cucharada de harina, damos un par de vueltas y acto seguido los 200 ml de vino blanco, dejando reducir un poco para que se nos vaya el alcohol.


      A continuación añadimos las alcachofas que hemos hervido anteriormente y los 400 ml de caldo que hemos reservado de cocer las alcachofas. Dejamos hervir a fuego medio unos 20 minutos aproximadamente.


      Pasado este tiempo retiramos del fuego y listas para servir y degustar estas ricas alcachofas con salsa.

 

jueves, 17 de enero de 2013

Pan de ajo

Hoy Vamos a preparar un rico fácil y esponjoso pan de ajo, que a mi personalmente me ha encantado. La receta la he conseguido de unos recortes de revista que tenia por casa, y si no me equivoca creo que es de Eva Arguiñano, pero no os lo puedo asegurar. Lo que si os aseguro es que tiene un sabor extraordinario, es como parecido al pan de leche pero con un sabor buenísimo, que le da el ajo.
 
 
INGREDIENTES:
      - 250 g Harina de fuerza
      - 135 ml Leche
      - 5 Ajos
      - 15 g Mantequilla (a temperatura ambiente)
      - 10 g Levadura fresca
      - 2 Huevos
      - Pizca de azúcar
      - Pizca de sal
      - polvo de ajo (del que venden en las especies)
      - Harina para espolvorear en la mesa de trabajo
  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es pelar y picar los 5 ajos finamente. A continuación ponemos en un cazo los 135 ml de leche, llevamos al fuego y añadimos los 5 ajos picados dejando hervir a fuego bajo 2 minutos. Pasado este tiempo retiramos del fuego lo ponemos en el vaso de la batidora y con ayuda de esta trituramos todo bien, Una vez triturado añadimos la levadura y la disolvemos en la leche con el ajo triturado.
 
  
      Mientras se tiempla  un poco en un bol ponemos los 250 g de harina tamizada, con ayuda de un colador, añadimos  los 15 g de mantequilla a temperatura ambiente y partida en trocitos pequeños, la pizca de sal y la pizca de azúcar.


      Seguidamente vamos añadiendo la leche con el ajo y la levadura poco a poco, según la vamos añadiendo vamos amasando, primero con ayuda de un tenedor y luego con las manos (bien limpias). A continuación batimos un poco el huevo lo añadimos al bol y seguimos amasando, hasta que este se integre en nuestra masa.



      Seguidamente ponemos un poco de  harina en la mesa de trabajo, ponemos sobre ella nuestra masa y seguimos amasando, unos 7 minutos aproximadamente, hasta conseguir una masa elástica,  homogénea y que no se nos pegue en las manos.



      Cuando este lista nuestra masa la dividimos en 4 o 6 u 8 trozos, dándoles la forma deseada (yo la he dividido en 4 trozos y le he dado forma de barrita de pan, con un tamaño mas bien grande). Seguidamente forramos la bandeja del horno, con papel sulfurizado (de hornear), ponemos en ella nuestros panecillos. Con ayuda de un cuchillo bien afilado o un cúter, les damos unos cortes superficiales, pero con decisión.


      Seguidamente batimos un poquito el huevo que nos queda y con ayuda de una brocha de silicona, pintamos los panecillos. A continuación espolvoreamos con el ajo molido y tapamos con un trapo, dejando fermentar en un lugar cálido unos 40 minutos. Cuando falten unos 15 minutos para terminar la fermentación, encendemos el horno por arriba y por abajo, a 180º para que se vaya precalentando. Pasado el tiempo de fermentación, veremos que nuestro panecillos de ajo han subido bastante, metemos nuestro pan de ajo en el horno, que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 15 o 18 minutos, dependiendo de cada horno, como suelo decir siempre no todos los hornos calientan igual.


      Pasado este tiempo sacamos del horno y a disfrutar de este rico pan de ajo.
 
  

domingo, 13 de enero de 2013

Fabada

Hoy Vamos a preparar una rica, fácil, sabrosa y contundente fabada. El truco para que nuestra fabada salga entera y no se nos rompan, es cocer a fuego muy bajo, que prácticamente no se noten casi las burbujas. Procurar también no darle muchas vueltas y asustarlas con un poco de agua fría, durante la cocción. Por lo demás es un plato que no tiene misterio alguno, La panceta, el lacón, la morcilla y los chorizos, los podemos comprar, en el súper ya empaquetado para hacer la fabada y se llama compango.
 
 
INGREDIENTES:
      - 350 g de Fabes
      - 2 Chorizos
      - 1 Morcilla
      - 1 Trozo lacón o jamón
      - 1 Trozo de panceta (curada)
      - 1 cebolla (mediana)
      - 2 Ajos
      - 1 Cucharada  pimentón dulce
      - 2 Cucharadas de aceite de oliva
      - Sal
 
PREPARACIÓN:
      Antes de hacer la receta ponemos en un bol agua fría y dejamos las fabes en remojo toda la noche, unas 12 horas. En otro bol ponemos agua templada y añadimos el lacón o jamón y el trozo de panceta curado, dejándolo igual que las fabes toda la noche en remojo.
 
  
      Una vez hecho esto vamos a preparar nuestra fabada. Lo primero que hacemos es  poner agua fría en una cacerola a ser posible baja y de boca ancha, acto seguido escurrimos las fabes y las añadimos a la cacerola. Pelamos la cebolla y sin partirla la añadimos también a la cacerola (no la partimos pues solo queremos que de sabor y una vez echa nuestra fabada la desecharemos). Seguidamente añadimos la panceta y el lacón. A continuación pinchamos con un palillo los chorizos y los añadimos también a la cacerola (los pinchamos un poco con el palillo, para evitar que revienten). Ponemos la cacerola en el fuego, dejando con el fuego alto hasta que rompa a hervir (si fuera necesario desespumamos), una vez que empiece a hervir bajamos el fuego al mínimo, dejándolas hervir 2 horas aproximadamente.


      Durante la cocción le añadiremos un poco de agua fría tres veces, esto lo hacemos para romper el hervor y ayuda a la cocción. Procuramos no darle vueltas con la cuchara, si tenemos que moverlas cogemos por ambos asas de la cacerola, haciendo círculos para que se muevan. La sal se la añadiremos mas adelante, pues el lacón y la panceta suelen soltar mucho sabor.


      Pasado este tiempo pelamos y picamos los dos ajos, ponemos un chorrito de aceite en una sartén y los sofreímos un poco, sin que se nos quemen, cuando estén sofritos retiramos del fuego y le añadimos la cucharada de pimentón, damos unas vueltas y lo añadimos a la cacerola con las fabes. Pinchamos un poquito nuestra morcilla y la añadimos también a la cacerola.

      En ese momento probamos el caldo y salamos un poquito si fuera necesario. Dejamos en el fuego al menos 25 o 30 minutos más, hasta que nuestras fabes estén tiernas, si fuera necesario le añadimos, un poquito más de agua fría.


      Una vez que estén tiernas nuestras fabes retiramos del fuego, sacamos de la cacerola, la cebolla que como he comentado antes la podemos tirar pues ya ha soltado todo su sabor, durante la cocción, los chorizos, la morcilla, el lacón y la panceta, lo partimos en trozos, para que cuando sirvamos nuestra fabada, podamos repartirlo en todos los platos.


      Una vez partidos los volvemos a echar a la cacerola y listos para degustar esta rica y sabrosa fabada, ideal para estos días de fresquito. 
 
 
Lo ideal es dejarla reposar una hora antes de servirla.
  

miércoles, 9 de enero de 2013

Solomillo vestido de hojaldre

Hoy hemos preparado una receta muy fácil pero a la vez muy rica. Yo para aromatizar un poquito el solomillo, he utilizado estos ingredientes, pero vosotros podéis cambiarlo a vuestro gusto. Lo que si os digo es que la preparamos en muy poco tiempo y el resultado como veréis es estupendo, por lo cual os animo a que lo preparéis.
 
 
INGREDIENTES:
      - 1 Solomillo de cerdo ibérico
      - 1 Lámina de hojaldre
      - 5 o 6 Lonchas de beicon ahumado
      - 6 Lonchas de queso (tipo tranchetes)
      - 1 Huevo
      - Pizca de romero
      - Pizca de perejil
      - Pizca pimentón dulce
      - Pimienta negra molida
      - Sal
      - 1 Cucharada de aceite de oliva
 
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 190º por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. A continuación sazonamos nuestro solomillo, con el romero, el perejil, el pimentón, la pimienta y un poquito de sal. Seguidamente ponemos la cucharada de aceite en una sartén, la llevamos al fuego y sellamos un poquito nuestro solomillo (no tenerlo mucho tiempo en la sartén), esto lo hacemos para que conserve sus jugos.
 
 
      Una vez sellado lo envolvemos con las lonchas de beicon, y por encima de este colocamos las lonchas de queso.


      A continuación  abrimos la lamina de hojaldre (no es necesario estirarla con el rodillo), sin quitarle el papel donde viene envuelta, pues nos sirve para el hornearlo, ponemos en el centro nuestro solomillo envuelto en beicon y queso. Seguidamente con ayuda de un cuchillo, vamos haciendo tiras oblicuas en el hojaldre por ambos lados, procurando hacer los mismos cortes en ambos lados. Seguidamente vamos trenzando el hojaldre, para ello vamos alternando una tira de la derecha y otra de la izquierda, hasta que lleguemos al final, para que nos quede bonita y presentable lo ideal es que se crucen una con otra. También tenemos que procurar sellarlo por ambos extremos con el hojaldre.


      A continuación batimos el huevo y con ayuda de una brocha de silicona, pintamos toda la superficie y laterales del hojaldre, esto lo hacemos para que nos quede con más brillo cuando lo horneemos.

      Seguidamente metemos en el horno que tenemos precalentado a 190º, durante aproximadamente unos 25 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas estaremos un poco pendientes, y cuando veamos que el hojaldre se empieza a dorar sacamos nuestro solomillo del horno. Con esto solo nos queda servir y degustar este rico solomillo, envuelto en hojaldre.

Lo podemos acompañar con una salsa de mostaza, que la haremos mezclando a partes iguales nata y mayonesa, añadiéndole un chorrito de mostaza.
    

martes, 8 de enero de 2013

Roscón de reyes

Aunque ya se han pasado las fiestas  y estamos un poco hartos de tanta comida, aquí os dejo esta receta de uno de los roscones que he preparado estos días. Comentaros que aunque os parezca un poco engorroso, sobre todo por los tiempos de espera, para el levado, el resultado es francamente muy bueno y merece la pena. Esta receta esta en muchos blogs de cocina y no se exactamente a quien pertenece, aunque yo personalmente la he sacado del blog webos fritos.
 

INGREDIENTES:
      - 450 g Harina de fuerza
      - 120 g azúcar glass
      - 60 ml leche (entera)
      - 70 g mantequilla en pomada (a temperatura ambiente)
      - 2 Huevos
      - 20 g Levadura fresca
      - 25 ml Agua de azahar
      - Ralladura de ½ cascara de naranja (solo la parte naranja)
      - Ralladura de ½ cascara de limón (solo la parte amarilla)
      - pellizco de sal
MASA MADRE:
      - 130 g Harina de fuerza
      - 70 ml Leche entera
      - 10 g levadura fresca
      - 1 Cucharadita de azúcar (de las de café)
DECORAR:
      - Azúcar
      - Fruta escarchada
      - Almendra en láminas o picada
      - 1 Huevo batido
 
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es preparar la masa madre, para ello templamos un poquito los 70 ml de leche y deshacemos en ella los 10 g de levadura. A continuación ponemos en un bol los 130 g de harina y la cucharadita de azúcar, añadimos la leche en la que hemos disuelto la levadura y  amasamos todo. Una vez lo tengamos amasado formamos una bola, ponemos agua templada en un bol o cazo y metemos la bola de masa en el agua hasta que esta flote, aproximadamente unos 10 minutos.

 
      Seguidamente vamos a preparar la masa de nuestro roscón, para ello lo primero que hacemos es templar los 60 ml de leche y deshacer en ella los 20 g de levadura fresca. Seguidamente ponemos en un bol o recipiente, los 450 g de harina que tamizamos con ayuda de un colador, añadimos los dos huevos, los 120 g de azúcar glass, los 70 g de mantequilla en pomada, los 25 ml de agua de azahar, la ralladura de naranja y de limón, el pellizco de sal, los 60 ml de leche en el que hemos disuelto la levadura y por ultimo la masa madre que hemos preparado anteriormente.
 
 
      Amasamos todo muy bien, empezando primeramente con un tenedor y cuando veamos que no podemos amasar mas con el tenedor, nos untamos las manos y la mesa de trabajo o encimera bien limpia, con un poquito de aceite, ponemos nuestra masa y terminamos de amasar bien unos 8 o 10 minutos hasta conseguir una masa suave, homogénea y elástica que no se nos pegue en las manos (Esta operación también la podemos hacer con una batidora que tenga para amasar o una amasadora). Una vez que tengamos lista nuestra mas formamos una bola la ponemos en un recipiente, bol, ensaladera, etc. tapamos con un paño y dejamos reposar unas 5 horas, en un lugar cálido para que la levadura haga su trabajo y nuestra masa duplique su tamaño.


      Pasado este tiempo destapamos la masa veremos como ha crecido y amasamos de nuevo un poquito si es necesario nos untamos un pelín de aceite en las manos (como es mucha cantidad y os recomiendo dividir la masa en dos partes y hacer dos roscones, pero también podemos hacer uno solo). Una vez amasado dividimos nuestra masa en dos partes iguales, formamos una bola con cada una de las partes, tapamos un poquito con el paño y dejamos reposar 8 minutos. Mientras tanto cubrimos la bandeja donde vayamos a hornear nuestro roscón con papel sulfurizado (papel de hornear).

 
      Seguidamente metemos los dedos por el centro de nuestras bolas de masa y en el aire vamos dándole vueltas formando un rosco. Seguidamente los ponemos en la fuente la fuente del horno que hemos forrado, tapamos con un paño y dejamos reposar en un lugar cálido unas 2 horas, hasta que duplique su tamaño.

 
      Pasado este tiempo veremos que su tamaño se ha duplicado y pasamos a decorarlo, batimos el huevo y con mucho cuidado pintamos nuestro roscón (sin pincharlo), con ayuda de una brocha de silicona, le ponemos a continuación trocitos o laminas de almendra y la  fruta escarchada partida en trozos, por ultimo humedecemos un poquito de azúcar con unas gotas de agua, y repartimos por encima del roscón.

 
      Una vez decorado metemos en el horno, que previamente tenemos precalentado, por arriba y por abajo a 200º unos 18 o 20 minutos. Pasado los primeros 8 minutos, bajamos la temperatura del horno a 180º y dejamos a esta temperatura el tiempo restante. De todas formas como se suele decir, cada horno es un mundo y tendremos que estar un poquito pendiente. Lo que si tenemos que procurar es no andar abriendo el horno mientras la cocción. Pasado este tiempo sacamos del horno y dejamos enfriar, si queremos lo podemos abrir  y rellenarlo de nata o trufa. En mi caso como he preparado un par de ellos uno lo he dejado solo y otro lo he rellenado de nata.

 
Espero que los reyes se hayan portado bien con todos vosotros.