LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 28 de julio de 2019

Pollo crujiente al estilo asiático (Japonés)


Hoy vamos a preparar unas crujientes y deliciosas pechugas de pollo marinadas al estilo japonés, esta receta gusta a todo el mundo, pero en especial a los más pequeños de la casa. Como veréis es muy fácil de preparar y con pocos ingredientes. Yo como veréis las he enharinado en una bolsa de plástico, de este modo no tendremos exceso de harina, pero perfectamente las podéis enharinar de forma tradicional, poniendo la harina en un plato. La harina de maíz hace que se queden muy crujientes y para nada están secas, gracias al macerado. Si os gusta a la hora de enharinarlas, podéis poner en la harina un poquito de pimienta molida, eso depende de vuestros gustos. Yo no le he puesto nada de sal, pues al macerarlas con la soja, está es muy sabrosa. Espero que os guste y os animéis a preparar está sencilla, pero deliciosa receta.


INGREDIENTES:

      - 500 g Pechuga de pollo en filetes (no muy finos)
      - 120 ml de Salsa de Soja
      - 120 ml de Vino Blanco
      - 2 Cucharaditas de Jengibre en polvo
      - 2 Cucharaditas de Ajo en polvo
      - Maizena
      - Aceite de Girasol
        
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es preparar el macerado, para ello  ponemos en un  bol los 120 ml de salsa de soja, los 120 ml de vino blanco, las 2 cucharaditas de jengibre en polvo y las 2 cucharaditas de ajo en polvo.


      Con ayuda de unas varillas o un tenedor removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes.


      Seguidamente cortamos en tiras de unos 2 cm de ancho los filetes de pollo, una vez cortados las ponemos en el bol donde tenemos el macerado, cubriéndolas bien con el macerado. Tapamos el bol con un poco film transparente y metemos en el frigorífico durante una hora, para que tomen bien el sabor, si lo tenemos más tiempo no pasa nada.


      Pasado este tiempo ponemos abundante aceite de girasol en una sartén, la llevamos al fuego para que se vaya calentando. Mientras tanto ponemos maizena en una bolsa (de congelar, etc.) añadimos unas tiras de pollo macerado e inflamos un poquito y vamos moviendo para que se enharinen las tiras de pollo.


      Una vez que el aceite este bien caliente, vamos añadiendo tiras de pollo (no hay que añadir muchas a la vez, para que no se baje la temperatura del aceite), friéndolas por ambos lados hasta  que estén doradas. Según las vamos friendo las sacamos sobre un papel absorbente (papel de cocina) para que desprendan el exceso de aceite.


      Con esto solo queda llevar a la mesa y disfrutar de estas ricas y crujientes tiras de pollo. Las podemos acompañar de unas patatas fritas, verduras, etc. 


¨CRUJIENTES Y RICAS¨

lunes, 22 de julio de 2019

Magdalenas de café con chocolate


La receta de hoy son unas deliciosas magdalenas de café y chocolate, que sobre todo a los amantes del café les encantaran. Como veréis yo en la receta he utilizado harina con levadura que la podéis encontrar en cualquier tienda o supermercado, de todas formas si la harina que utilizáis es sin levadura, le tenéis que añadir a la receta 10 g de levadura en polvo tipo royal. Si utilizáis moldes de silicona, tampoco es necesario utilizar el molde para magdalenas, esto lo utilizamos para evitar que las magdalenas se extiendan. A la receta si os gusta también le podéis añadir unas poquitas nueces, enharinándolas un poquito junto con las pepitas de chocolate, esto ya va en gustos de cada uno.


INGREDIENTES:

      - 255 g de Harina con levadura
      - 190 g de Azúcar
      - 120 g de Mantequilla en pomada (a temperatura ambiente)
      - 2 Huevos
      - 110 ml de Leche entera
      - 2 Cucharadas de café soluble
      - 125 g de pepitas de chocolate
      - 15 g de Harina
      - Azúcar para decorar
     
PREPARACIÓN:
Lo primero que hacemos es preparar todos los ingredientes que vamos a necesitar, de esta forma ahorramos tiempo en la preparación de la receta. A continuación encendemos nuestro horno a una temperatura de 180º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando.


      A continuación en un bol ponemos los 120 g de mantequilla en pomada (muy blandita) y los 190 g de azúcar, con ayuda de unas varillas eléctricas batimos bien hasta que consigamos una mezcla blanquecina y haya aumentado de volumen.


      Seguidamente añadimos al bol los huevos uno a uno y seguimos batiendo, hasta que estén bien incorporados a la mezcla.


      Añadimos después los 255 g de harina tamizándola con ayuda de un colador, las dos cucharadas de café soluble y los 110 ml de leche entera, seguimos batiendo hasta conseguir una mezcla homogénea.


      A continuación enharinamos un poquito las pepitas de chocolate con los 15 g de harina y las añadimos al bol con el resto de ingredientes, le damos unas vueltas con una espátula de silicona o una cuchara para repartirlas por toda la mezcla. Lo de enharinar las pepitas de chocolate lo hacemos para evitar que cuando las horneemos se vayan todas al fondo.


    Seguidamente colocamos las capsulas de papel en un molde para magdalenas y repartimos la masa en ellas sin llenarlas del todo, como máximo un poquito más de la mitad, unos dos tercios. Añadimos un poquito de azúcar a cada una de las magdalenas y metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, por arriba y por abajo, durante aproximadamente 18 o 20 minutos, dependiendo de cada horno y del tamaño de las capsulas que vayamos a utilizar. De todas formas estamos un poquito pendientes y cuando veamos que han subido pinchamos en el centro con un palillo y este salga limpio estarán listas nuestras magdalenas. Sacamos  del horno dejándolas enfriar sobre una rejilla durante 5 minutos.


      La podemos conservar una vez que estén frías, en una lata metálica con tapa, de plástico o en bolsas herméticamente cerradas.



Ideales para un buen desayuno o merienda, espero que os gusten y os animéis a prepararlas.