LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 26 de noviembre de 2017

Tarta de arroz con leche

La receta de hoy es una sencilla tarta fría de arroz con leche, que como veréis es muy sencilla de preparar. Si no tenemos galletas con sabor a canela, podemos utilizar galletas normales, y cuando las trituremos y las mezclemos con la mantequilla, para hacer la base, le añadimos una cucharadita de canela.  Esta tarta es muy suave siendo un postre perfecto y nada empalagoso, el toque de canela en la base de galletas le da un sabor muy bueno, podemos decir que es una manera diferente de comer arroz con leche. 


INGREDIENTES:
 Para la base.
- 200 g Galletas de canela
-100 g Mantequilla
Para el relleno:
- 200 g Arroz
- 200 g Azúcar
- 1 y ½ Litro de  Leche entera
- 2 Sobres de cuajada
- 2 Cucharadas de anís dulce (opcional)
- 1 Palo de canela
- La piel de un limón (sin parte blanca)
- Canela molida (para decorar))


PREPARACIÓN:
     Empezamos nuestra receta preparando todos los ingredientes, de esta forma ahorraremos tiempo en la cocina. Seguidamente vamos a preparar nuestra base para la tarta, para ello trituramos las galletas, con ayuda de una picadora, si no disponemos de picadora, metemos las galletas en una bolsa y con un rodillo o una botella las trituramos, pasando el rodillo varias veces.


      A continuación fundimos los 100 g de mantequilla y los añadimos a las galletas molidas, mezclamos hasta formar una masa. Seguidamente con esta masa forramos la base de un molde desmontable, ayudándonos del reverso de una cuchara alisamos bien, para que nos quede la base por igual, metemos el molde en la nevera y reservamos.


      Seguidamente en un vaso ponemos unos 200 ml de leche y diluimos en ella los dos sobres de cuajada, hasta que no queden grumos y reservamos.


      A continuación en una cacerola amplia ponemos, el resto de la leche (1.300 ml), los 200 g de arroz, los 200 g de azúcar, el palo de canela y la piel del limón.


      Llevamos la cacerola al fuego y cocemos a fuego muy bajo unos 40 minutos, dándole vueltas muy a menudo.


      Pasado este tiempo veremos que tenemos un arroz con leche muy cremoso, retiramos el palo de canela y la piel del limón.  A continuación añadimos los dos sobres de cuajada, que tenemos disueltos con los 200 ml de leche y las dos cucharadas de anís dulce (si hemos optado por ponerlas), dejamos en el fuego 3 o 4 minutos más, sin parar de darle vueltas.


      Seguidamente retiramos del fuego y con ayuda de una batidora trituramos todo.


      A continuación sacamos del frigorífico nuestro molde, ponemos una cuchara sobre la base de galletas y vertemos en el la crema de arroz con leche (ponemos la cuchara para que al verter la mezcla, no rompa la base de galletas), cubrimos con film transparente que toque nuestra crema, para que no forme costra, dejamos templar un poco y metemos en el frigorífico, unas cuantas horas, hasta que haya cuajado, aunque lo ideal es dejarla de un día para otro.


      Pasado este tiempo sacamos nuestra tarta del frigorífico, desmoldamos  y decoramos a nuestro gusto, yo la he decorado con un poco de canela y la piel del limón, caramelizada.


       Solo espero que os guste y os animéis a prepararla, conservamos en la nevera hasta la hora de servir.  

   

domingo, 19 de noviembre de 2017

Bizcocho fácil de calabaza

Hoy aprovechando que nuestra amiga Alicia me ha regalado un buen trozo de calabaza, vamos a preparar un bizcocho muy rico, sabroso, fácil de preparar y económico. Este bizcocho de calabaza es sano y ligero, ideal para el desayuno o la merienda, además el resultado es muy esponjoso. La calabaza es una típica hortaliza de finales de otoño y principios de invierno, este tipo de pastel o bizcocho, es un postre tradicional estadounidense, especialmente para Halloween, Día de Acción de Gracias y Navidad. Comentaros que con la cantidad de calabaza que me regalo Alicia, también he preparado una rica crema, que más adelante os dejare la receta. 


INGREDIENTES:
- 250 g Calabaza (cruda y rallada)
- 250 g Azúcar
- 250 g Harina
- 3 Huevos
- 70 ml Aceite de girasol
- 12 g Levadura química (tipo royal)
- Canela molida (una cucharadita de las de café)
- Pizca de Sal
- Azúcar glass para decorar


PREPARACIÓN:
     Empezamos nuestra receta preparando todos los ingredientes, de esta forma ahorraremos tiempo en la cocina. A continuación rallamos nuestra calabaza, recodar que tiene que estar cruda y son 250 g una vez rallada, una vez rallada la reservamos para más adelante. Seguidamente encendemos nuestro horno por arriba y por abajo a 180º, para que se vaya precalentando.


      A continuación ponemos en un bol amplio los tres huevos y los 250 g. de azúcar, con ayuda de unas varillas eléctricas o manuales, batimos bien hasta conseguir que aumente el volumen y se cree como una crema blanquecina.


      Seguidamente tamizamos los 250 g de  harina junto con los 12 g de levadura, y los vamos añadiendo al bol poco a poco, siguiendo mezclando, para que no queden grumos.


      A continuación añadimos al bol los 70 ml de aceite, la cucharadita de canela (si la canela no nos gusta la podemos suprimir) y la pizca de sal, seguimos mezclando todo bien, hasta que se integren todos los ingredientes.


      Seguidamente añadimos al bol los 250 g de calabaza, que hemos rallado anteriormente y mezclamos bien con el resto de ingredientes.


      Una vez que este todo mezclado, engrasamos nuestro molde con un poquito de harina y mantequilla (yo también le he forrado el fondo del molde con un poco papel sulfurizado), vertemos en el la mezcla que hemos preparado y metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 35 o 40 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas estamos un poquito pendientes. Para saber si está listo el bizcocho, pinchamos con una aguja de punto, palillo, etc. y cuando este salga limpio estará listo el bizcocho (tener en cuenta de no abrir el horno los primeros 25 minutos, pues se nos podría bajar el bizcocho). Pasado este tiempo sacamos el bizcocho del horno, dejamos enfriar un poco.


       Una vez que se haya enfriado un poco, desmoldamos y adornamos espolvoreándole un poco de azúcar glass por la superficie. 

viernes, 3 de noviembre de 2017

Caracola de hojaldre, jamón york y mozzarella

La receta de hoy es una caracola de hojaldre con jamón y queso muy rica, económica y fácil de preparar, con ingredientes muy comunes, que los encontramos en cualquier supermercado o tienda. Como veréis solo se trata de rellenar el hojaldre darle forma de caracola y hornear, siendo una recta muy buena para la merienda o una cena. El relleno lo podéis cambiar a vuestro gusto, pues admite prácticamente cualquier ingrediente que le pongáis.


INGREDIENTES:
- 1 Lámina de hojaldre (mejor rectangular)  
- 2 Bolas de mozzarella
- 1 Huevo
- Jamón york en lonchas
- Tomatitos cherry
- Orégano
- Ajonjolí (sésamo)
- Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 180º por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. Seguidamente antes de desenvolver nuestra lamina de hojaldre, la dividimos en dos partes. A continuación abrimos una de las partes de hojaldre, sobre la encimera o la mesa de trabajo. Seguidamente partimos las lonchas de jamón de york en trozos de 3 o 4 cm de ancho, y las vamos poniendo sobre la masa de hojaldre según muestra la fotografía (poner dos capas de jamón una encima de la otra).


      A continuación partimos la bola de mozzarella en lonchas y las ponemos encima de las lonchas de jamón de york, lavamos y secamos un poco los tomates cherry, partiéndolos por la mitad y ponemos encima de la mozzarella.


      Seguidamente salamos un poquito y le espolvoreamos por encima un poco de orégano, batimos un poco el huevo y con ayuda de una brocha de silicona pintamos los bordes del hojaldre.


      Cerramos el hojaldre ayudándonos del papel donde viene envuelto, dejándolo bien sellado, rematando los extremos con un tenedor para que selle bien y no se salga el relleno.


      Seguidamente ponemos una hoja de papel sulfurizado (papel de hornear), sobre la bandeja del horno, ponemos en ella el hojaldre que hemos rellenado y sellado, dándole forma de caracola como veis en las fotografías.


      Repetimos estos mismos pasos en la otra mitad del hojaldre que nos queda. Que una vez que lo tengamos relleno y sellado lo unimos en la bandeja del horno a la otra mitad, para hacer la caracola más grande. Seguidamente pintamos nuestra caracola con huevo batido y le espolvoreamos por la superficie, con un poco de orégano y unas semillas de ajonjolí.


      Metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 25 minutos, dependiendo de cada horno, pues no todos calientan igual, de todas formas estamos un poquito pendientes, y cuando veamos que nuestra caracola se dora un poco la sacamos del horno.


Con esto solo nos falta llevar a la mesa y disfrutar de esta rica caracola de hojaldre, jamón york y mozzarella.