LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

domingo, 29 de septiembre de 2013

Traseros de pollo asados

Hoy hemos preparado unos cuartos traseros de pollo, muy ricos y jugosos. Esta vez le he añadido unas patatas formando una cama, pero como digo en la receta esto es opcional. Si le añadimos la patata, necesitaremos un poco más de cerveza, como ½ bote más, pues la patata absorbe parte del jugo. El sabor que tiene este pollo es muy bueno, gracias al majado, el tomate y los pimientos de piquillo. En casa se ha convertido en un plato que se prepara a menudo, pues a mis hijas les gusta bastante. Al final de la entrada hay una fotografía del pollo pero sin patatas.
 
 
INGREDIENTES para 4 personas :
      - 4 Traseros de pollo
      - 2 Patatas (opcional)
      - 1 Tomate (grande)
      - 3 Pimientos de piquillo
      - 4 Ajos
      - ½ Cucharada de tomillo
      - ½ Cucharada de romero
      - 2 Pastillas avecren (carne)
      - 10 Granos pimienta
      - 5 Cucharadas aceite de oliva
      - El zumo de ½ limón
      - 1 Bote de cerveza
      - sal
      
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar y limpiar bien los traseros de pollo, quitándole la grasa y las plumillas o espolones que pudiera tener. Una vez limpios los secamos un poco con papel de cocina y reservamos.
 
 
      Seguidamente en el mortero hacemos un majado con los 4 ajos pelados, la ½ cucharada de tomillo, la ½ cucharada de romero, los 10 granos de pimienta, un poquito de sal y 1 pastilla de avecren, reservando la otra. Una vez que tengamos el majado listo, añadimos al mortero el zumo de medio limón y las 5 cucharadas de aceite, mezclando bien todos los ingredientes del majado.
 
 
      A continuación picamos en trocitos el tomate y los pimientos de piquillo, lo mezclamos y reservamos. Seguidamente pelamos y lavamos las patatas, partiéndolas en rodajas de ½ cm aproximadamente (las patatas las podemos suprimir de la receta).
 
 
      Una vez peladas las patatas las ponemos en una fuente acta para el horno formando, lo que se suele decir una cama y salamos un poquito.  La fuente tiene que ser lo suficientemente grande para asar los cuatro cuartos de pollo. Seguidamente con ayuda de una brocha de silicona pintamos  las patatas, con un poquito del majado que hemos preparado anteriormente. Añadimos por encima de las patatas un poquito del picado de tomate y pimiento de piquillo.
 
 
      Seguidamente añadimos a la fuente los cuartos traseros de pollo, pintándolos por todos los lados con el resto del majado. Una vez pintados añadimos por encima el resto del picado de tomate y pimientos de piquillo, por encima de nuestro pollo.
 
 
      Seguidamente desmenuzamos la pastilla de avecren que nos queda y la mezclamos con la cerveza, añadiendo esta mezcla a la fuente.
 
 
      A continuación metemos en el horno, que previamente tenemos precalentado a 180 º, durante aproximadamente 2 horas, dándole la vuelta al pollo a mitad de la cocción. Con ayuda de una cuchara si vemos que se seca por arriba, lo vamos regando de vez en cuando con el jugo de la fuente. Si hemos optado por ponerle patata, esta absorbe gran parte del jugo por lo cual si  vemos que se queda sin jugo, le añadimos un poco mas de cerveza, o vino blanco rebajado con un poquito de agua. Una vez asado retiramos del horno y listo para degustar.  
 

martes, 24 de septiembre de 2013

Croquetas de pollo, jamón y calabacín

Hoy vamos a preparar unas ricas y suaves croquetas, aprovechando unos restos de pollo del cocido. Yo como tenia poco pollo y le he añadido también, un poco jamón de york, pero no es necesario y podemos utilizar solamente pollo. El calabacín les da una textura y suavidad muy buena, pasando prácticamente desapercibido su sabor. Una cosa muy importante, para que la bechamel nos salga sin grumos y suave, es no parar de darle vueltas, según la estamos cocinando.
 
 
INGREDIENTES:
      - 100 g pollo (asado, cocido, etc.)
      - 100 g Jamón york
      - 1 Calabacín pequeño (200 g)
      - 1 Puerro
      - 1 Ajo
      - 100 g Harina (unas 7 cucharadas)
      - Leche (unos 750 ml aproximadamente)
      - Nuez moscada (1/2 cucharadita de las de café)
      - 2 Huevos (para empanar)
      - Pan rallado (para empanar)
      - Harina (para empanar)
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta molida
  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es preparar todos los ingredientes que vamos a utilizar. Empezamos partiendo en trocitos pequeños el pollo y el jamón de york, a continuación pelamos y partimos en daditos pequeños el calabacín, lavamos el puerro desechando las partes verdes y picamos finamente, por ultimo pelamos el diente de ajo y picamos.
 
 
      Seguidamente ponemos en una sartén unas 10 cucharadas de aceite de oliva, la llevamos al fuego y añadimos el puerro picado y el ajo, dejando pocharse todo a fuego no muy alto, dándole vueltas de vez en cuando con una cuchara de madera. Una vez pochado el puerro añadimos a la sartén, el calabacín picado, salpimentamos un poco y sofreímos todo junto unos 4 o 5 minutos, hasta que este todo pochadito, dándole vueltas de vez en cuando. A continuación añadimos el jamón de york y el pollo picado, dándole un par de vueltas con la verdura sofrita.
 
 
      Seguidamente añadimos los 100 g de harina y sofreímos todo junto unos 2 o 3 minutos, dándole vueltas continuamente, para que no se nos queme la harina. Seguidamente añadimos un poco de leche y la pizca de nuez moscada, seguimos dándole vueltas sin parar, para evitar que se nos formen grumos.
 
 
      Según se va espesando seguimos añadiendo leche poco a poco, seguimos dándole vueltas, hasta conseguir el espesor deseado, una vez lista la bechamel de nuestras croquetas, retiramos del fuego. Seguidamente engasamos con un poquito de aceite una fuente, y vertemos en ella nuestra masa de las croquetas, alisándola uniformemente con el reverso de una cuchara. Dejándola en la fuente hasta que se enfrié.
 
 
      Una vez fría damos la vuelta a la fuente, sobre la mesa de trabajo o en la encimera bien limpia. Con ayuda de un cuchillo o un corta pastas, vamos cortando las croquetas del tamaño y la forma deseada. A continuación ponemos en platos diferentes, los dos huevos batidos, la harina y el pan rallado.
 
 
      Seguidamente vamos pasando nuestras croquetas, siguiendo este orden, por harina huevo y pan rallado.
 
 
      Una vez que tengamos las croquetas empanadas, ponemos abundante aceite en una sartén, la llevamos al fuego y una vez caliente, vamos friendo las croquetas por ambos lados, hasta que se doren un poco. Según las vamos friendo las vamos depositando sobre un papel de cocina, para que escurran bien todo el aceite.
 
 
      El motivo por lo que algunas están mas doradas, es porque el pan rallado con el que están empanadas, tiene perejil y ajo. Con esto solo nos queda servir y disfrutar de estas ricas y suaves croquetas.
 

sábado, 21 de septiembre de 2013

Tomates rellenos de carne


Hoy vamos a preparar unos ricos tomates rellenos de carne picada, aprovechando de que hace unos días, pase por un pueblo de la comunidad de Madrid y los vendían recién cogidos de la mata, comprando una buena cantidad de ellos. Yo los he rellenado de carne picada con un poco de queso azul, pero podemos variar la receta, suprimiéndole el queso azul, ajustándola a nuestro gusto. Tenemos que procurar que los tomates que vayamos a rellenar, sean poco más o menos iguales y no muy pequeños.  Espero que os gusten y os animéis a prepararlos.

INGREDIENTES para 5 0 6 tomates:
      - 400 g Carne picada (mitad cerdo mitad ternera)
      - 6 Tomates (depende del tamaño)
      - 100 g Queso azul
      - 1 Cebolla (mediana)
      - 2 Rebanadas pan de molde
      - 2 Ajos
      - 40 g Queso para gratinar (cuatro quesos)
      - Orégano (una cucharadita de las de café)
      - Perejil (una cucharadita de las de café)
      - Leche (para remojar las rebanadas de pan)
      - Aceite
      - Sal
      - Pimienta molida
      - Pizca de azúcar
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es desmenuzar un poco las rebanadas de pan de molde y ponerlas en remojo con un poquito de leche. A continuación pelamos y picamos muy finamente, los ajos y el perejil. Seguidamente ponemos la carne picada en un bol y salpimentamos a gusto de cada uno.
      A continuación añadimos a la carne, los ajos picados, el perejil picado, el orégano y el  pan de molde que hemos remojado en la leche escurrido. A continuación mezclamos bien todos los ingredientes, tapamos con un film y dejamos en el frigorífico, hasta la hora que la vayamos a utilizar.
      Seguidamente lavamos bien y secamos nuestros tomates (los tomates elegidos tenemos que procurar que sean, poco mas o menos del mismo tamaño). Seguidamente cortamos una rodajita de la parte superior y con ayuda de un vaciador (sacabolas), o una cucharita, los vamos vaciando toda la pulpa o carne, reservándola en un plato. Una vez vaciado los tomates los salamos un poco y los ponemos boca abajo, sobre un papel de cocina para que escurran bien todo el agua.
Seguidamente quitamos todas las semillas de la pulpa de tomate, picándolo en trocitos pequeños.
      A continuación pelamos y picamos finamente la cebolla, ponemos un poquito de aceite en una sartén, la llevamos al fuego no muy alto y sofreímos, dándole vueltas de vez en cuando, con una cuchara de madera. Una vez pochada añadimos la pulpa de tomate que hemos picado anteriormente, le añadimos una pizca de azúcar, para quitarle la acidez al tomate, salamos un poquito y sofreímos hasta que el tomate este sofrito, dándole vueltas de vez en cuando.
      Una vez tengamos el sofrito listo añadimos nuestra carne que hemos reservado anteriormente, damos unas vueltas y tenemos en el fuego, solo hasta que la carne tome un poquito de color, aproximadamente un par de minutos (si lo dejamos mucho tiempo la carne se secara), pasado este tiempo retiramos del fuego. Seguidamente picamos en trocitos pequeños los 100 g de queso azul, lo añadimos a la carne, mezclándolo un poco todos los ingredientes.
      A continuación con esta mezcla vamos rellenando nuestros tomates. Una vez rellenos engrasamos un poquito el fondo de una fuente (tipo pírex que sea acta para el horno), con un poquito de aceite y depositamos en ella nuestros tomates rellenos. A continuación ponemos encima de cada tomate un poco de queso para gratinar.
      Seguidamente metemos en el horno, que previamente tenemos precalentado a 200º, durante aproximadamente 20 minutos, dependiendo de cada horno. Pasado este tiempo retiramos del horno y listos para servir.
      Podemos acompañar de unas patatas, un poquito puré o lo que mas nos guste, yo me los he comido tal cual y están muy ricos y jugosos.


viernes, 13 de septiembre de 2013

Bonito escabechado

Hoy vamos a preparar un plato de bonito o atún blanco escabechado. El escabeche como veréis es muy fácil de preparar, conservando los alimentos bastante tiempo, sin que se nos pongan malos, bien sea pescado, caza, etc. Esta receta de bonito una vez escabechado perfectamente lo podemos conservar, en el frigorífico 20, 30 o más días, sin problemas. El atún blanco o bonito del norte es una especie de atún que se encuentra en todas las aguas tropicales y en los océanos templados, y en el Mar Mediterráneo. Se le denomina bonito del norte al que se pesca en el Mar Cantábrico, aunque no tiene nada que ver con la especie de los bonitos y suele llevar a confusión y creer que el bonito es igual que el atún.
 
 
INGREDIENTES:
      - Bonito (rodaja de 1,3 k. aproximadamente)
      - 2 Cebollas
      - 2 Zanahorias
      - 6 o 8 Clavos (especie)
      - 10 o 12 Granos pimienta
      - 10 Ajos
      - 3 Hojas de Laurel
      - 1 Vaso de aceite (200 ml)
      - 1 Vaso de vinagre de manzana (200 ml)
      - 2 Vasos de caldo (400 ml)
      - Tomillo (una cucharadita de las de café)
      - Sal

PREPARACIÓN:
Lo primero que hacemos es partir nuestra rodaja de bonito, en cuadrados medianos, reservando la espina central y las partes feas, para hacer un poquito de caldo, esta operación nos la puede hacer nuestro pescadero, a la hora de ir a comprarlo. Una vez partido lavamos y dejamos escurrir bien o secamos con un poco papel de cocina. Seguidamente con la espina y los pedazos feos vamos a preparar el caldo. Para ello lo ponemos en un cazo con algún trozo de cebolla o puerro (nos sirve cualquier resto que tengamos), añadimos agua y salamos un poquito. Lo llevamos al fuego y dejamos cocer unos 20 minutos aproximadamente.
 
 
      A continuación ponemos en la cacerola donde vayamos a preparar el bonito, el vaso de aceite y llevamos al fuego, una vez caliente el aceite, vamos sellando un poquito, nuestros trozos de bonito, sin pasarlos mucho simplemente que tomen un pelín de color. Una vez sellados reservamos para más adelante. El aceite también lo reservamos para pochar nuestras verduras.
 
 
      Seguidamente pelamos y picamos las cebollas en juliana, las zanahorias en rodajas y los ajos los dejamos enteros.
 
 
      Seguidamente  el aceite que hemos utilizado para sellar el bonito, lo llevamos al fuego, añadimos las cebollas picadas, las zanahorias, los ajos, las  hojas de laurel, los  clavos  y los  granos de pimienta, salamos un poquito y  pochamos o sofriendo todo a fuego no muy alto, dándole vueltas de vez en cuando, con una cuchara de madera, hasta que nos quede bien pochadito.
 
 
      Cuando este pochado añadimos el vaso de vinagre, los dos vasos de caldo, y la cucharadita de tomillo. Dejamos en el fuego no muy alto, hasta que estén todas nuestras verduras blanditas, unos 15 o 20 minutos aproximadamente. Pasado este tiempo probamos el escabeche y rectificamos de sal, vinagre o caldo si fuera necesario, dependiendo de si nos gusta muy fuerte o no.
 
 
      A continuación añadimos al escabeche los trozos de bonito que hemos sellado anteriormente. Dejamos hervir todo unos 3 o 4 minutos, no tenerlo mas tiempo, para que la carne del bonito no se seque. Retiramos del fuego y dejamos enfriar hasta la hora de servir.
 
 
      Este plato esta mejor cuando el bonito a absorbido bien el escabeche, por eso es mejor comerlo pasado uno o dos días.
 

lunes, 9 de septiembre de 2013

Pastel de pan de molde

Hoy vamos a preparar un rico y fácil pastel de pan de molde, que lo podemos tener preparado con anterioridad. Este tipo de pastel lo podemos rellenar, con lo que mas nos guste, yo he utilizado como ingrediente principal el atún y el surimi, pero podemos hacerlo con gambas, aceitunas, pescado, etc. Lo que si tenemos que tener en cuenta, es cubrir bien con pan de molde todas las capas que pongamos. Dependiendo del tamaño del molde dependerá el numero de rebanadas de pan, que vamos a necesitar, el resto es imaginación y ponerle como os he dicho anteriormente, los ingredientes que mas nos gusten.
 
 
INGREDIENTES:
      - 6 o 8 Rebanadas de pan de molde (sin corteza)
      - 2 Latitas de atún o bonito (pequeñas)
      - 8 Barritas de surimi (palitos de cangrejo)
      - 2 Huevos (cocidos)
      - 8 o 10 Pepinillos en vinagre (pequeños)
      - 4 o 5 Cucharadas de mayonesa
      - Tomate frito
      - 2 o 3 Gotas de tabasco (opcional)
 
PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta abriendo y escurriendo bien las dos latitas de atún. Una vez bien escurrido ponemos el atún en un bol. Seguidamente picamos finamente los pepinillos en vinagre, reservando alguno para adornar el pastel, uno de los dos huevos, reservando el otro para decorar y los palitos de cangrejo o surimi, reservando también uno o dos para decorar.
 
 
      Una vez que este todo picadito añadimos al bol, donde tenemos el atún, los pepinillos, el huevo y los palitos de cangrejo o surimi picados. Con ayuda de un tenedor mezclamos bien todos los ingredientes.
 
 
      Seguidamente una vez que tengamos todo bien mezclado, añadimos al bol 2 o 3 cucharadas de mayonesa y las gotas de tabasco, si hemos decidido ponerlas  (solo 2 o 3 gotas para que le de un pequeño toque, no es necesario que pique). Con ayuda de una cuchara o tenedor mezclamos bien todos los ingredientes, una vez mezclados dividimos la mezcla en dos partes iguales.
 
 
      Seguidamente cubrimos nuestro molde con film trasparente, procurando que sobre por todos los lados. A continuación cubrimos toda la base de nuestro molde, con el pan de molde, cubriendo bien toda la superficie. Seguidamente ayudándonos de una brocha de silicona, pintamos toda la superficie del pan con un poquito de tomate frito.
 
 
      A continuación añadimos sobre la capa de pan, untada con el tomate, la mitad de la mezcla que hemos preparado anteriormente, repartiéndola uniformemente, con una espátula o con el reverso de una cuchara.
 
 
      Seguidamente pintamos con tomate otra capa de pan, colocándola encima de la mezcla, con la cara pintada de tomate, sobre la mezcla. A continuación añadimos encima del pan la mitad de la mezcla que nos queda, repartiéndola uniformemente, por toda la superficie.
 
 
      Volvemos a pintar con tomate otra capa de pan de molde, colocándola encima de la mezcla, con la cara pintada de tomate hacia abajo, igual que hemos colocado la anterior (el pan tiene que tapar bien todos los huecos). Seguidamente tapamos nuestro pastel, con el film transparente, que nos sobra por los lados de nuestro molde, poniéndole por encima algo de peso, brik de leche, zumo, etc. Metemos en el frigorífico una o dos horas, hasta que se enfrié. Lo de ponerle peso lo hacemos, para que el pan de molde se aplaste y se quede fino.
 
 
      Pasado este tiempo y una vez que este frio, sacamos del frigorífico, le abrimos el film transparente, con el que hemos tapado y le pintamos con una capa fina de mayonesa. Acto seguido ponemos el pastel sobre la fuente o plato donde lo vayamos a desmoldar y le damos la vuelta, retirándole el film. Seguidamente cubrimos toda la superficie del pastel y los lados con dos o tres cucharadas de mayonesa.
 
 
      Decoramos con los pepinillos, los palitos de cangrejo o surimi y el huevo cocido que hemos reservado. También podemos decorar, utilizando gambas, atún, aceitunas, etc. depende de los gustos de cada uno, o de lo que tengamos en ese momento. Lo único que hay que echarle es un poquito de imaginación.
 
   

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Virolos de Baeza

Hoy vamos a preparar unos pastelitos de hojaldre y cabello de Ángel típicos de Baeza. Como veréis para preparar estos pastelitos, solo necesitamos tres ingredientes, lo cual nos  indica lo sencillos que son de preparar, pero no por ello dejan de ser deliciosos. Baeza junto a Úbeda han sido declaradas ciudades patrimonio de la humanidad por la Unesco. También son conocidas  por su gran producción olivarera.
 
 
INGREDIENTES para unas 18 unidades:
      - 1 Lamina de hojaldre (yo la del Lidl)
      - 1 Latita Cabello de Ángel
      - Azúcar glass
 
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno por arriba y por abajo a 190º, para que se vaya precalentando. Seguidamente os dejo una fotografía de la lata de cabello de Ángel y del hojaldre para que lo veáis, por si tenéis alguna duda.
 
 
      A continuación abrimos nuestra lámina de hojaldre, dejándola en el mismo papel en el que viene envuelta, ya que nos sirve para hornearla mas adelante. Seguidamente con un cuchillo dividimos nuestra lamina de hojaldre, en rectángulos, yo le he dado 5 cortes a lo largo y dos a lo ancho, como podéis ver en la fotografía, lo que si tenemos que procurar es hacer los cortes sin arrastrar el cuchillo, para que el hojaldre no se nos deforme mas de una parte que de otra.
 
 
      Una vez que tengamos el hojaldre dividido, con ayuda de una cucharita, ponemos pequeñas, cantidades de cabello de Ángel (aproximadamente menos de una cucharita) en cada rectángulo. A continuación doblamos cada rectángulo por la mitad, como si dobláramos una toalla o una sabana, pero sin sellar los extremos, lo dejamos según caen por su propio peso, el no sellarlos es para que cuando los horneemos, el hojaldre nos suba bastante, quedando como si estuviesen inflados.
 
 
      A continuación los ponemos con cuidado, en la bandeja del horno, como hemos dicho anteriormente utilizando el papel, en donde viene envuelta la lámina de hojaldre. Metemos en el horno que tenemos precalentado a 190º, durante aproximadamente 15 o 20 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas cuando veamos que el hojaldre ha subido y se empieza a dorar un poquito (no mucho), sacamos del horno.
 
 
      Acto seguido estando calientes los virolos, les espolvoreamos bastante azúcar glass. El azúcar se la echamos en caliente para que la coja mejor.
 
 
      Una vez fríos si es que resistimos o aguantamos, solo nos queda deleitarnos, con estos ricos, sabrosos y típicos dulces de esta ciudad tan bonita como es Baeza.
 
Podéis coger si os apetece..............