LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 28 de marzo de 2013

Torrijas

Hoy vamos ha preparar un dulce muy rico y típico de estas fechas, aunque me imagino que ya estaréis hart@s de verlas por todos los lados. La torrija, es un dulce típico de las celebraciones de Cuaresma y Semana Santa en España, siendo un alimento de origen humilde. Consiste en una rebanada de pan (habitualmente de varios días) que es empapada en leche o vino, y  tras ser rebozada en huevo, es frita en una sartén con aceite. Se aromatiza, a gusto, con diversos ingredientes: canela o algún licor, y se endulza con miel, almíbar o azúcar.

INGREDIENTES para unas 20 torrijas:
      - 1 Barra de pan (mejor del que venden de torrijas)
      - 1 l Leche
      - 75 ml Anís dulce
      - 4 Huevos
      - 3 Cucharadas de azúcar
      - 1 Palito de canela
      - Cascara de un limón
      - Ralladura de piel de naranja (una naranja)
      - Aceite de girasol
      - Canela molida
      - 150 ml Miel
      - 150 ml Agua
  
PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta poniendo en un cazo el litro de leche, la cascara de limón, el palito de canela y las tres cucharadas de azúcar. Lo llevamos al fuego y dejamos hasta que empiece a hervir. Una vez que haya hervido retiramos del fuego y dejamos templar un poco. Mientras tanto vamos partiendo la barra de pan en rebanadas de aproximadamente 1 o 1/5 cm de grosor. Cuando tengamos las rebanadas de pan listas, las ponemos en una bandeja o fuente.
      Seguidamente  quitamos la cascara de limón y el palito de canela del cazo, donde tenemos la leche y le añadimos los 75 ml de anís y la ralladura de la cascara de naranja, movemos un poquito para que se mezclen todos los ingredientes. A continuación con esta mezcla regamos las rebanadas de pan y dejamos que se empapen bien, aproximadamente 30 minutos, dándoles la vuelta, para que se empapen por ambos lados por igual.
      A continuación ponemos abundante aceite de girasol en una sartén y la llevamos al fuego. Mientras se calienta el aceite batimos los huevos en un plato (yo bato primero un par de ellos y voy añadiendo mas si fuera necesario). Cuando tenemos el aceite caliente vamos pasando nuestras rebanadas de pan por el huevo y las vamos friendo uno o dos minutos por cada lado, según las vamos friendo las vamos dejando, en la bandeja o fuente donde las vallamos a conservar.
      Cuando tengamos todas las torrijas fritas, ponemos en un cazo los 150 ml de miel y los 150 de agua (a partes iguales), llevamos al fuego y calentamos hasta que se disuelva bien la miel con el agua. Seguidamente espolvoreamos nuestras torrijas con un poquito de canela molida y regamos con el almíbar de que hemos preparado con la miel y el agua.
      Con esto las tenemos listas para degustar este típico y rico dulce. También podemos suprimirle el almíbar y solamente espolvorearlas con un poquito de canela y azúcar glass.
 Personalmente creo que están mejor con el almíbar, pero eso va en gustos, como se suele decir. Si optamos por esta opción podemos añadirles un poquito de leche para que no se nos sequen demasiado.

domingo, 24 de marzo de 2013

Tarta de limón

Hoy os dejo esta fácil, sabrosa y rica tarta de limón, que la preparamos en muy poco tiempo y sin necesidad de utilizar horno ni fuego. Prácticamente se trata de mezclar todos los ingredientes y tener paciencia de dejar que cuajen. Es una tarta muy rica con un sensacional sabor a limón. Comentaros que no resulta nada empalagosa. El único pero que tiene es que si la probáis repetiréis.
 
 
INGREDIENTES:
      - 400 g Requesón
      - 2oo ml Zumo de limón (4 o 5 limones aproximadamente)
      - 1 Yogur de limón
      - 1 Sobre gelatina de limón
      - 4 Cucharadas de azúcar
      - 200 g Galletas (tipo maría, digestive, etc.)
      - 60 g Mantequilla o margarina
  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es triturar nuestras galletas (yo digestive), una vez trituradas ponemos en un cuenco los 60 g de mantequilla y la fundimos un poquito en el microondas, para esta operación tenemos que tener cuidado y estar un poco pendientes, pues funde rapidamente. Cuando este fundida la mantequilla la añadimos a las galletas trituradas y formamos una masa, si fuera necesario le añadimos un chorrito de leche o nata.
 
 
      A continuación con esta masa forramos la base de un molde desmontable, de unos 24 cm de diámetro, cubriéndola por completo. Una vez cubierta la base con la masa de galletas lo guardamos en el frigorífico, aproximadamente 30 minutos.
 
 
      Seguidamente ponemos en un bol los 400 g de requesón, el yogur de limón y las 4 cucharadas de azúcar, con ayuda de unas varillas o un tenedor mezclamos bien los tres ingredientes.
 
 
      A continuación calentamos un poco el  zumo de limón en el microondas, le añadimos el sobre de gelatina de limón y mezclamos bien hasta que la gelatina este disuelta.
 
 
      Seguidamente vertemos el zumo de limón con la gelatina, en el bol donde tenemos mezclado el requesón, el yogur y el azúcar, batiendo bien todos los ingredientes. A continuación vertemos esta mezcla en el molde que hemos preparado anteriormente, con la base de galletas y dejamos en el frigorífico al menos, 8 o 9 horas hasta que cuaje todo. Lo ideal es preparar esta tarta de un día para otro.
 
 
      Una vez que haya cuajado solo nos queda sacar del frigorífico,  desmoldar y degustarla. Si nos apetece podemos decorar con un poquito de cascara de limón, caramelizada, chocolate, etc. pero no es necesario.
 
 
Una tarta de limón  muy rica y sobre todo fácil de preparar. ¿Verdad?

lunes, 18 de marzo de 2013

Rabo de toro

Hoy vamos a preparar un rico rabo de toro que se caracteriza por su sabor fuerte. El rabo de toro es un plato típico cordobés consistente en un estofado de rabo de vaca o toro. Se conoce este plato desde época romana, hay tantas recetas de rabo de toro, como cocineros o restaurantes. Su origen es popular ya que se trata de un despojo, que antiguamente se compraba en las casquerías. Un consejo para que nuestro rabo salga bueno, es utilizar un buen vino tinto y cocinarlo a fuego suave, hasta que su carne se desprenda del hueso, para que su carne este bien tierna y la parte del hueso gelatinosa.
 
 
INGREDIENTES:
      - 1 ½ o 2 k Rabo de toro
      - 750 ml Vino tinto (de buena calidad)
      - 3 Pimientos de piquillo
      - 5 Ajos
      - 2 Cebollas
      - 4 Zanahorias
      - 2 Tomates medianos (rojos)
      - 6 Granos pimienta negra
      - 2 Clavos
      - 1 Hoja de laurel
      - Harina (para enharinar el rabo)
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Agua (o caldo de carne)
  
PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta preparando las verduras que vamos a utilizar, para tenerlas listas a la hora de empezar a cocinar. Para ello pelamos y picamos las 2 cebollas, las 4 zanahorias en rodajas, los 2 tomates pelados, los 3 pimientos de piquillo y los 5 ajos partidos por la mitad y reservamos todos los ingredientes que hemos picado.
 
 
      Seguidamente limpiamos nuestro rabo de toro, con la ayuda de un cuchillo, eliminando la grasa que pudiera tener. Una vez limpio sazonamos nuestro rabo y lo enharinamos un poquito, quitándole el exceso de harina que pudiera tener. A continuación ponemos un poco de aceite en una cacerola o sartén, la llevamos al fuego y vamos dorando los trozos de rabo de toro que tenemos enharinados (solamente sellarlos), una vez sellados o dorados reservamos.
 
 
      Seguidamente en el aceite donde hemos dorado el rabo (si fuera necesario quitamos un poquito de aceite), añadimos las cebollas que tenemos picadas, las zanahorias y los ajos partidos por la mitad, sofreímos las verduras a fuego medio, dándole vueltas de vez en cuando, durante aproximadamente 10 minutos, hasta que veamos que esta pochadito. Cuando este pochado añadimos los dos tomates que tenemos partidos y los pimientos de piquillo, sofriendo todo unos 4 o 5 minutos más, dándole vueltas de vez en cuando.
 
 
      A continuación una vez que estén sofritas todas las verduras, añadimos a la cazuela, el rabo de toro que hemos sellado anteriormente, la hoja de laurel, los 6 granos de pimienta y los 2 clavos. Acto seguido añadimos los 750 ml de vino tinto dejando reducir a fuego suave.
 
 
      Cuando haya reducido un poquito, añadimos un poco de agua (o caldo de carne) hasta cubrir el rabo. Subimos el fuego hasta que empiece a hervir y en ese momento lo bajamos a fuego medio bajo. En una olla exprés tendría que estar unas dos horas a fuego suave y en una cacerola convencional serian de tres horas y media a cuatro, siempre a fuego suave, si fuera necesario le añadimos un poquito mas de agua o caldo de carne.
 
 
      La carne de toro tiene que estar muy echa, de todas formas veremos que esta en su punto, cuando la carne se separe del hueso. Una vez que este guisado nuestro rabo de toro, trituramos nuestra salsa, para que  nos resulte mas fino a la hora de servir.
 
 
      Este tipo de plato tiene que hacerse al menos un día antes de comerlo, de esta forma su sabor será mucho más rico. Unas de las mejores guarniciones para este exquisito plato, son unas buenas patatas fritas en aceite de oliva.
 
 

martes, 12 de marzo de 2013

Papas arrugas con mojo picón

Hoy vamos a preparar unas ricas papas arrugas con mojo picón. Comentaros  que estas patatas no son igual que las que preparan en Canarias, tanto por el tipo de patatas que en la península es difícil conseguirlas, como por utilizar agua del mar para su cocción, pero creo que se les asemeja un poco. Por ello quiero pedir disculpas a los Canarios, que realmente son unos maestros en preparar estas ricas papas.

 

INGREDIENTES:
      - 1 k Patatas (pequeñas)
      - 300 g Sal (gorda)
      - 4 Pimientos de piquillo (una latita pequeña)
      - 2 Ajos
      - 50 ml Aceite de oliva
      - 1 Cucharadita de pimentón (de las de café)
      - ½ Cucharadita de comino molido (de las de café)
      - 1 Guindilla de cayena
      - Un chorrito de vinagre

  
PREPARACIÓN:
Empezamos nuestra receta lavando muy bien nuestras patatas, pero sin pelarlas. Una vez limpias las ponemos en un cazo junto con los 300 g de sal gorda, añadimos agua pero sin sobrepasar el nivel de las patatas, llevamos al fuego y hervimos a fuego bajo durante aproximadamente 35 minutos (dependiendo del tamaño de las patatas). De todas formas vamos pinchando las patatas con un palillo para saber cuando están listas.
 
 
      Una vez cocidas las mojamos con agua fría para cortar la cocción. Seguidamente con un papel de cocina las secamos un poco. A continuación colocamos las patatas en un cazo pero sin agua (podemos utilizar el mismo recipiente en que las hemos cocido), lo ponemos en el fuego a potencia media y le añadimos un poco de sal (para este proceso podemos utilizar sal gorda o de mesa). Según las tenemos en el fuego vamos moviendo la cacerola con movimientos suaves, durante 3 o 4 minutos, veremos como poco a poco se empiezan a arrugar, adquiriendo un color blanquecino, pasado este tiempo retiramos del fuego.
 
 
      Seguidamente vamos a preparar nuestro mojo, para ello ponemos en el vaso de la batidora, los 4 pimientos de piquillo, los 2 ajos, la cucharadita de pimentón, la media cucharadita de cominos, la guindilla de cayena, los 50 ml de aceite de oliva y el chorrito de vinagre.
 
 
      Con ayuda de la batidora trituramos bien hasta conseguir una pasta homogénea, probamos un poquito y si fuera necesario, rectificamos de sal o vinagre.
 
 
      Seguidamente partimos nuestras papas arrugas en trozos grandes y vertemos por encima el mojo que hemos preparado. Con esto solo nos queda disfrutar de estas ricas papas arrugas.
 
 
Si nos sobra mojo lo podemos conservar en el frigorífico y utilizarlo con cualquier plato de carne, esta muy bueno

miércoles, 6 de marzo de 2013

Tarta mousse de dulce de leche


Hoy vamos a preparar una rica, fácil y deliciosa tarta de mousse de dulce de leche y chocolate blanco. Comentaros que no es nada empalagosa y su textura es muy suave. Yo la decoración la he preparado con la cobertura de chocolate blanco, mezclado con la cuajada,  pero perfectamente podemos preparar la tarta sin la cobertura y espolvorearle por la superficie, virutas de chocolate negro o fundir un poquito de chocolate y cubrir la superficie, con una capa fina. De cualquier forma esta muy buena.



INGREDIENTES:
- 200 g Galletas tipo maría
- 400 g Nata (para montar)
- 100 g Mantequilla
- 300 g Dulce de leche
- 4 Huevos (solo las claras)
- 4 Hojas Gelatina
PARA LA DECORACIÓN:
- 75 g Chocolate blanco
- ½ Sobre de cuajada
- 125 ml Leche
- 125 ml Nata
- 100 g Chocolate negro


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es poner las cuatro hojas de gelatina, en un bol o tupper, con agua fría para que se vaya hidratando (al menos 6 minutos). A continuación trituramos nuestras galletas con ayuda de un rodillo, picadora, termomix, etc. Seguidamente ponemos en un bol los 100 g de mantequilla y metemos en el microondas un poquito para que se funda (para esta operación tenemos que estar un poco pendientes, pues funde muy rápidamente). A continuación añadimos la mantequilla fundida a las galletas trituradas y formamos una pasta o masa, si fuera necesario le añadimos un chorrito de leche.


      Seguidamente con la masa de galletas cubrimos uniformemente, la base de un molde desmontable, presionándola un poquito. 


      Seguidamente ponemos en un cazo los 300 g de dulce de leche, llevamos al fuego y calentamos a fuego bajo, dándole vueltas para que no se nos pegue, cuando este caliente añadimos las 4 hojas de gelatina, bien escurridas y removemos bien hasta que estén completamente disueltas, retiramos del fuego y dejamos enfriar un poquito, en un bol lo suficientemente grande para mezclar luego todos los ingredientes.


      Mientras tanto separamos las claras de las yemas (las yemas las guardamos para utilizarlas con cualquier otro plato) y montamos por separado las 4 claras a punto de nieve y la nata. Para esta operación podemos ayudarnos de una batidora de varillas si disponemos de ella, si no lo tendremos que hacer a mano con unas varillas.


      Una vez montada la nata y las claras las unimos con movimientos envolventes y suaves, para que no se nos bajen, añadimos esta mezcla donde tenemos el dulce de leche con la gelatina ya frio, mezclando con movimientos muy suaves y envolventes, hasta conseguir unir todos los ingredientes (no remover bruscamente pues se nos bajaría). Seguidamente vertemos toda la mezcla en el molde que hemos cubierto la base, con la pasta de galletas, alisamos uniformemente con el reverso de una cuchara.  Metemos en el frigorífico dejando enfriar bien para que cuaje, por lo menos 3 horas.


      Pasado este tiempo fundimos los 100 g de chocolate negro al baño maría. Una vez fundido lo vertemos en un papel de hornear o sulfurizado y con ayuda de una espátula extendemos finamente. Cuando haya enfriado un poquito y antes de que se endurezca, lo dividimos en trozos de tamaño y forma, para que nos sirva para decorar nuestra tarta y dejamos enfriar por completo.


      Seguidamente ponemos en un vaso los 125 ml de leche, añadimos el medio sobre de cuajada  y diluimos. A continuación ponemos en un cazo los 125 ml de nata y los 75 g de chocolate blanco, llevamos al fuego dándole vueltas hasta que se funda el chocolate. Cuando veamos que esta a punto de hervir, retiramos del fuego y añadimos la leche con la cuajada disuelta, volvemos a llevar al fuego, sin parar de darle vueltas y antes de que hierva retiramos del fuego.


      Dejamos enfriar un pelín pues cuaja enseguida y antes de que cuaje la mezcla, la vertemos sobre nuestra tarta, para evitar que se mezclen, ponemos un cucharón boca abajo lo más cerca posible de la tarta, pero sin tocarla y vertemos poco a poco la crema de chocolate blanco sobre el cucharón para que caiga más despacio, y no traspase el mousse de dulce de leche. A continuación decoramos con el chocolate negro que hemos partido sobre el papel sulfurizado y que ya estará endurecido.


      Dejamos en el frigorífico hasta la hora de servir y lista, para saborear esta rica tarta mousse.