LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 29 de septiembre de 2011

Postre blanco y negro

Hoy hemos preparado una rica copa de chocolate que he visto en la revista secretos de cocina. Es un postre muy fácil de preparar, ideal para los amantes del chocolate, o simplemente para darnos un capricho ahora que nos hemos quitado el bikini hasta el verano que viene.


INGREDIENTES para 8 copas:
      - 400 g Chocolate (negro en tableta)
      - 250 ml Nata
      - 1 Bote leche condensada (pequeño)
      - 1 Lata (medida) leche
      - 150 g Chocolate blanco
     

PREPARACIÓN:
      Ponemos la nata en un cazo y la llevamos al fuego, damos vueltas de vez en cuando para que no se nos queme.


      Cuando veamos que empieza a hervir (no tiene que hervir) retiramos del fuego,  añadimos el chocolate negro que tenemos previamente troceado, mezclamos bien con ayuda de las varillas o un tenedor, hasta conseguir que se derrita todo el chocolate formando una crema homogénea, dejamos enfriar completamente.


      Mientras tanto ponemos en un cazo la leche condensada junto con la leche, llevamos al fuego y cuando empiece a hervir retiramos del fuego, añadimos el chocolate blanco  mezclamos bien hasta que se derrita y quede ligado con las leche.


      Una vez que la crema de chocolate este fría, la ponemos en una manga pastelera con una boquilla que salga rizada. Distribuimos la crema de chocolate por las copas procurando que nos quede como una montañita. Seguidamente repartimos por las copas la crema blanca.


      Metemos en el frigorífico y dejamos enfriar bien antes de servir. Si nos gusta el licor podemos añadir un chorrito de coñac.



martes, 27 de septiembre de 2011

Crema de repollo con queso

Hoy hemos preparado una rica, sana y sabrosa crema de repollo con queso. Como veréis no tiene ninguna complicación para prepararla, siendo ideal para el tiempo que se aproxima. Las propiedades depurativas del repollo, hacen de esta hortaliza un vegetal ideal para realizar una dieta para adelgazar. Gracias a los beneficios del repollo para bajar de peso podrás perder kilos en forma sana y efectiva, además de favorecer tu salud en general por su contenido en vitaminas y minerales.



INGREDIENTES:
      - 1 Repollo (1 k aprox.)
      - 1 Calabacín
      - 1 Puerro
      - 5 Quesitos
      - 50 g Queso roquefort
      - 1 y ½ de  Caldo de pollo o verduras (1 pastilla con agua)
      - 3 Ajos
      - 1 Zanahoria
      -Aceite de oliva
      - Pimienta molida
      - sal
      - 1 Cucharada de vinagre
      - 1 Cucharadita de pimentón dulce (de las de café)
     

PREPARACIÓN:
      Empezamos cociendo nuestro repollo para ello desechamos las hojas exteriores, partimos en trozos no muy pequeños, lavamos bien y lo ponemos a cocer en una cacerola con abundante agua durante 12 o 15 minutos, una vez cocido retiramos de fuego y dejamos escurrir bien.


      Seguidamente pelamos lavamos y picamos el puerro y el calabacín, pelamos y picamos el ajo. Seguidamente ponemos un poquito de aceite en una cacerola llevamos al fuego, añadimos el puerro  el calabacín y el ajo sofreímos a fuego medio dándole vueltas de vez en cuando.


       Cuando que este prácticamente sofrito añadimos el repollo que tenemos escurrido, salpimentamos al gusto y damos unas vueltas junto a las verduras.


      Seguidamente añadimos el caldo retiramos de fuego y trituramos bien con ayuda de la batidora, procurando de que no nos queden ni grumos ni hebras del repollo, si es necesario trituramos un par de veces.


      Seguidamente llevamos de nuevo al fuego y añadimos los quesitos y el queso de roquefort. Dejamos hervir unos 10 o 12 minutos dándole vueltas de vez en cuando con unas varillas para que se disuelva bien el queso, rectificamos de sal si fuera.


      Mientras hierve nuestra crema pelamos la zanahoria  con ayuda del pela patatas cortamos en tiras finas. Ponemos un poquito de aceite en una sartén y las freímos a fuego fuerte, hasta que veamos que empiezan a cambiar de color (tarda muy poco tiempo), sacamos y dejamos escurrir sobre un papel de cocina.


      Seguidamente pelamos y picamos en laminas los 2 ajos que nos quedan, ponemos un poquito de aceite en una sartén añadimos los ajos y sofreímos, cuando veamos que empiezan a dorarse, añadimos la cucharada de vinagre con cuidado de que no nos salte y nos quememos, retiramos de fuego y añadimos el pimentón mezclamos bien y reservamos.


      Para cuando hayamos preparado esto ya estará nuestra crema a punto, así que solo nos queda servir, para ello ponemos  crema en un bol o plato, añadimos por la superficie un poquito del sofrito de los ajos con el vinagre y el pimentón, rematando el plato con unas tiras de zanahoria.


¡¡Buen provecho!!   

domingo, 25 de septiembre de 2011

Musaca

La receta de hoy  aunque parezca un poco complicada no lo es, si nos organizamos y seguimos los pasos. El resultado final de esta receta es muy bueno como comprobareis. Para realizar este plato lo primero que tenemos que hacer es cocinar todos los ingredientes, yo os he puesto como se cocinan uno por uno, pero mientras se va haciendo uno podemos cocinar otro. La versión griega de este plato es la más conocida internacionalmente, consiste de capas de carne picada de cordero, berenjena en rebanadas, y tomate, cubierto de una salsa blanca y horneado.


INGREDIENTES:
      - 400 g Carne picada
      - 3 o 4 Patatas (600 g aprox.)
      - 2 Berenjenas
      - 1 Calabacín (mediano)
      - 1 Ajo
      - 1 Cebolla
      - 150 g Queso para gratinar (yo bolsa 4 quesos)
      - Aceite de oliva
      - Pimienta molida
      - sal
      - 100 ml Tomate frito
      - Orégano (1 cucharadita de las de café)
BECHAMEL:
- 2 Cucharadas mantequilla
- 1 Cucharada harina
- 2 Vasos de leche
- Pizca nuez moscada
- Sal


PREPARACIÓN:
      Empezamos pelando las patatas y el calabacín lo lavamos y partimos en rodajas como si fuéramos a preparar una tortilla. Seguidamente ponemos aceite en una sartén lo llevamos al fuego no muy alto y añadimos las patatas y el calabacín, salamos y freímos como hemos dicho anteriormente como si fueran para una tortilla sin que se quemen. Una vez que estén  las ponemos en un colador y dejamos escurrir bien todo el aceite.


      A continuación pelamos y picamos finamente la cebolla y el ajo, ponemos 2 cucharadas de aceite en una sartén la llevamos al fuego y sofreímos en ella la cebolla y el ajo. Una vez este pochada la cebolla añadimos la carne picada, salpimentamos al gusto y sofreímos un poquito junto a la cebolla, cuando este prácticamente sofrita añadimos el tomate frito y el orégano, mezclamos un poquito  retiramos del fuego y reservamos.


      Seguidamente lavamos las berenjenas pero sin pelar y las partimos en rodajas de ½ cm aproximadamente. Una vez partidas las ponemos en un recipiente con agua y sal unos 10 o 15 minutos, pasado este tiempo las lavamos y escurrimos bien, ponemos abundante agua en una cacerola la llevamos al fuego y cuando empiece a hervir, añadimos las berenjenas salamos y dejamos hervir unos 3 o 4 minutos. Pasado este tiempo las sacamos del agua y las ponemos a escurrir bien.


      A continuación vamos a preparar la salsa bechamel, para ello ponemos la mantequilla en una sartén o cazo, lo ponemos al fuego y cuando se derrita añadimos la cucharada de harina, sofreímos un poquito pero sin que se queme, veremos que se forma como una masa. Seguidamente vamos añadiendo la leche, la pizca de nuez moscada salamos y con ayuda de unas varillas o un tenedor no paramos de dar vueltas, para que no se formen grumos y nos quede una crema suave. Si vemos que se nos espesa mucho añadimos otro poquito de leche.


      Seguidamente en una fuente tipo pirex o similar que aguante el calor, vamos a montar nuestra musaca, empezamos cubriendo el fondo con las patatas fritas, a continuación ponemos las berenjenas, seguido de la carne picada y cubrimos todo con nuestra salsa bechamel.


      A continuación cubrimos toda la superficie con queso para gratinar (no quedarse cortos con el queso).


      Seguidamente lo metemos en el horno que tenemos previamente precalentado a 200º, unos 15 o 20 minutos hasta que veamos que el queso esta gratinado.


Sacamos del horno con cuidado de no quemarnos y servimos este rico plato.

sábado, 24 de septiembre de 2011

Pañuelos de espinacas jamón y queso

Hoy hemos preparado una receta francamente sencilla y sin complicaciones. Son unos pañuelos de hojaldre con un relleno muy rico y sabroso. Yo recomiendo que pongáis este relleno pues quedan muy ricos y suaves al paladar, pero que podemos modificar según los gustos de cada uno.


INGREDIENTES:
      - 400 g Espinacas congeladas (pueden ser frescas)
      - 1 Lamina de hojaldre rectangular (yo lidl)
      - 6 Lonchas de queso (sándwich)
      - 6 Lonchas jamón york (sándwich)
      - 1 Cucharada de mantequilla
      - 1 Ajo
      - 10 pasas
      - Piñones (poquitos)
      - sal
      - 1 Huevo (para pintar los pañuelos)


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es sacar las espinacas del congelador y dejar descongelar (si son frescas las hervimos). Mientras tanto pelamos y picamos finamente el ajo y partimos en trocitos las pasas y reservamos. Una vez estén descongeladas las espinacas ponemos en una sartén la cucharada de mantequilla, llevamos al fuego, añadimos el ajo picado sofreímos un poquito sin que se nos queme, seguidamente añadimos los piñones y las pasas damos unas vueltas con una cuchara de madera y añadimos las espinacas bien escurridas, salpimentamos y sofreímos un poquito 3 o 4 minutos.


      A continuación extendemos la lamina de hojaldre y dividimos en cuadrados un poquito mas grande que las lonchas de queso de sándwich, dejando aproximadamente 1 cm por los lados (yo de una lamina he sacado 6 cuadrados).


      Una vez la tengamos dividida ponemos en cada cuadrado una loncha de jamón de york, una de queso y unas poquitas de las espinacas que tenemos rehogadas.


      Cuando tengamos todos los cuadrados rellenos, doblamos como si formáramos un triangulo y con ayuda de los dedos vamos sellando los bordes como si hiciéramos una trenza.


      Una vez estén sellados ponemos sobre la bandeja del horno un papel de hornear y vamos depositando nuestros pañuelos. Seguidamente y con ayuda de un tenedor pinchamos toda la superficie de los pañuelos (esto lo hacemos para durante la cocción la presión no los rompa), a continuación batimos el huevo y pintamos los pañuelos con una brocha.


      Seguidamente los metemos en el horno que tenemos previamente precalentado a 190º, durante aproximadamente unos 15 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas cuando veamos que están un poquito doraditos es el momento de sacarlos.


Con esto solo nos queda saborear estos ricos pañuelos que creo que os encantaran.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Pastel fresco de café y vainilla

Hoy os dejo este pastel fresco de café y vainilla muy fácil de preparar y con pocos ingredientes. La mezcla de estos dos sabores le dan un toque muy bueno, si os gusta con mucho sabor a café, podéis añadirle mas cantidad a la hora de prepararlo. Como veréis el pastel lo preparamos en dos veces, por lo cual tenemos que  tener en cuenta el tamaño del molde, a la hora de unir las dos cremas.


INGREDIENTES:
      - 1 Litro de nata
      - 150 g Azúcar
      - 2 Cucharaditas de vainilla liquida (de las de café)
      - 2 Sobres cuajada
      - 150 ml Leche
      - 10 g Café soluble
      - Caramelo liquido (para el molde)


PREPARACIÓN:
      Ponemos en un cazo ½ litro de nata llevamos al fuego no muy alto y añadimos la mitad del azúcar (75g) y las dos cucharaditas de vainilla.


      Mientras tanto en un vaso ponemos la mitad de la leche fría (75 ml) y disolvemos en el un sobre de cuajada, sin que nos quede ningún grumo. Lo añadimos al cazo donde tenemos la nata con el azúcar y la vainilla.


      Lo dejamos en el fuego moviéndolo continuamente con ayuda de unas varillas, hasta que veamos que empiezan ha salir las primeras burbujas para empezar a hervir, en ese momento retiramos del fuego.


      Cubrimos el fondo del molde con un poquito de caramelo liquido y vertemos en el todo el contenido del cazo. Tener en cuenta el tamaño del molde pues cuando cuaje tenemos que añadir la misma cantidad del pastel de café.


      Lo metemos en el frigorífico y dejamos por lo menos 2 o 3 horas para que cuaje. Cuando veamos que ha cuajado nuestro pastel de vainilla, preparamos el de café siguiendo los mismos pasos, pero en vez de añadir la vainilla añadimos el café soluble, mezclando bien para que se disuelva.


      Cuando lo tengamos preparado sacamos del frigorífico el pastel de vainilla, y con ayuda de un tenedor arañamos suavemente la superficie del pastel de vainilla (esto lo hacemos para que se una  con el de café).


      Una vez arañado para evitar que  se mezclen, ponemos un cucharón boca abajo lo más cerca posible de la crema que tenemos en el molde  pero sin tocarla y vertemos poco a poco la crema de café sobre el cucharón para que caiga despacio y no se mezcle con la crema de vainilla.


      Seguidamente metemos en el frigorífico unas 3 horas hasta que cuaje bien. Pasado este tiempo desmoldamos con cuidado y listo para degustar, este suave y fresco pastel de vainilla y café.



miércoles, 21 de septiembre de 2011

Risotto de setas de cardo y mejillones

Hoy vamos a preparar un plato muy rico y fácil que admite infinidad de ingredientes, verduras, marisco, carne, etc. dependiendo del gusto de cada uno, un ingrediente que no puede faltar es un buen queso parmesano. El risotto  es una manera típica de preparar el arroz en Italia, sobre todo en el norte. Habitualmente se sirve como primer plato antes del plato principal. La forma de cocinar el risotto deja el arroz con una textura cremosa siendo esta una característica especial de este tipo de plato.




INGREDIENTES para 4 personas:
      - 400 gr. Arroz
      - 200 gr. Setas de cardo (una bandejita que ya viene limpia)
      - 200 gr. Queso parmesano rallado
      -  Mejillones en escabeche (2 latitas) 

      - 4 Pimientos de piquillo
      - 1 l. Caldo de verduras o de pollo
      - 1 Cebolla
      - 1 Vaso de vino pedro ximénez
      - 2 Ajos
      - Perejil
      - Aceite de oliva
      - Mantequilla (media cucharada)
      - Sal
      - Pimienta molida


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos para preparar esta rica receta es preparar el caldo de pollo o de verduras, también podemos utilizar la típica pastilla. Una vez tengamos el caldo lo mantenemos caliente. Seguidamente pelamos y picamos finamente la cebolla y el ajo, en una cacerola ponemos un poquito de aceite a calentar añadimos la cebolla y el ajo y sofreímos a fuego no muy alto.


      Mientras tanto vamos picando nuestras setas y los pimientos de piquillo en juliana. Cuando tengamos sofrita la cebolla añadimos las setas junto con los pimientos y dejamos sofreír unos minutos, dándole vueltas de vez en cuando.


      Seguidamente añadimos el arroz sofreímos durante 1 o 2 minutos, dándole vueltas  para que no se nos queme. A continuación añadimos el vaso de vino (pedro ximénez), le damos unas vueltas y dejamos que se evapore el alcohol.


      Seguidamente antes de que el arroz se quede seco, con un cazo vamos añadiendo caldo que lo  tendremos caliente (el secreto del risotto es no echar todo el caldo de golpe sino ir añadiendo poco a poco según se vaya consumiendo), salpimentamos y como he dicho añadimos caldo cada vez que sea necesario hasta que termine su cocción (unos 18 o 20 minutos), dándole vueltas de vez en cuando para que no se pegue.


      Cuando consideremos que el arroz esta hecho (al denté), incorporamos media cucharada de mantequilla y el queso rayado, damos unas vueltas y dejamos reposar un poquito, 3 o 4 minutos.


      Seguidamente espolvoreamos un poquito de perejil picado y servimos acompañándolo de los mejillones en escabeche que previamente hemos escurrido.


Con esto solo nos queda disfrutar de este rico y cremoso plato de arroz.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Empanadillas de cebolla y champiñón

Hoy hemos preparado unas ricas empanadillas con un relleno muy simple pero muy exquisito. Al oír empanadillas la asociamos a una receta grasienta, pero estas al hacerlas en el horno no tienen prácticamente grasa.  La empanadilla es un alimento relleno generalmente de un contenido salado y muy variado dependiendo de los gustos de cada uno.


INGREDIENTES para 16 empanadillas:
      - 1 Paquete de obleas grandes (16 obleas)
      - 1 Cebolla
      - 1 Ajo
      - 180 g Champiñón (un bote)
      - 100 g Jamón
      - Sal
      - Pimienta negra molida
      - 1 Huevo
      - Aceite de oliva


PREPARACIÓN:
      Empezamos pelando y picando la cebolla y el ajo, la cebolla la partimos en juliana y el ajo muy finamente. Ponemos la cebolla en una sartén con un chorrito de aceite la llevamos al fuego y sofreímos a fuego medio, dándole vueltas de vez en cuando para que no se nos queme.


      Cuando veamos que tenemos la cebolla prácticamente sofrita, añadimos el ajo dejamos un par de minutos más, añadimos el champiñón bien escurrido, Salpimentamos al gusto y sofreímos un poquito dándole vueltas.


      A continuación añadimos el jamón picadito damos unas vueltas y retiramos del fuego. Con esto tenemos el relleno de nuestras empanadillas preparado.


      Seguidamente ponemos las obleas sobre la encimera o mesa de trabajo sin quitarles el papel que traen. A continuación ponemos con ayuda de una cuchara un poco del relleno en el centro de cada oblea, humedecemos el borde de las obleas con el dedo un poco mojado en agua, sellándolas con ayuda de un tenedor.


      Una vez que las tengamos selladas, cubrimos la bandeja del horno con un papel de hornear, y vamos depositando nuestras empanadillas (sin el papel que traen) con cuidado de que no se nos rompan. A continuación batimos el huevo y con ayuda de una brocha de silicona las pintamos, para que cuando estén horneadas tengan un color más bonito y brillante.


      Seguidamente las metemos en el horno que tenemos previamente precalentado a 190º por arriba y por abajo, durante aproximadamente 13 o 15 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas estamos un poquito pendientes y cuando veamos que se doran un poquito las sacamos.


      Con esto solo queda emplatar con cuidado de no quemarnos y degustar su rico y delicioso sabor.