LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 28 de abril de 2011

Callos a la madrileña

Este típico plato se ofrece en numerosos bares y restaurantes de Madrid. Por regla general los callos proceden de diversas partes de la anatomía de la vaca  y suelen estar acompañados de chorizo y morcilla, cortados en forma de ruedas o rodajas. Siendo uno de los platos más típicos del invierno madrileño. Se considera un plato relativamente barato debido al bajo coste de sus ingredientes. Decir que es un plato que no gusta a todo el mundo, por ser de casquería.


INGREDIENTES:
      - 1 k Callos de ternera  
      - 1 Pata de ternera
      - 1/2 Morro de ternera
      - 2 Chorizos (uno de ellos puede ser Picante)
      - 1 Morcilla
      - 2 Huesos de jamón (de codillo)
      - 8 Ajos
      - 3 Rebanadas de pan
      - 2 Cebollas
      - Un poquito de perejil fresco
      - 2 Hojas de laurel
      - 200 g Jamón en taquitos
      - 1 Cucharada pimentón
      - 1 Guindilla (opcional)
      - Aceite de oliva
      - 1 Vaso de vino blanco
      - 1 Pimiento choricero o ñora molida
      - Pimienta negra 5 o 6 granos
      - Clavos 5 o 6 unidades
      - Perejil fresco
      - Sal


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar bien nuestros callos, para ello los ponemos en abundante agua con un chorro de vinagre, dejándolos unos 15 minutos. Pasado este tiempo los aclaramos un par de veces.


      Escurrimos bien y los vamos poniendo en la olla exprés (convencional), añadimos las hojas de laurel, los huesos de jamón, 4 dientes de ajos partidos por la mitad, los granos de pimienta, pelamos la cebolla pinchándole los clavos y añadimos también, salamos y tapamos la olla dejándola al fuego unos 45 minutos una vez empiece a pitar.


      Mientras tanto ponemos aceite en una sartén, la llevamos al fuego y añadimos 4 ajos pelados y doramos un poco, una vez dorados sacamos y reservamos.


      En el mismo aceite freímos las rebanadas de pan, procediendo igual cuando estén sacamos y reservamos.


      Seguidamente pelamos y picamos la cebolla finamente la ponemos a pochar en el aceite donde hemos frito los ajos y el pan, añadimos la guindilla dejando  a fuego medio, dándole vueltas de vez en cuando.


      Mientras tanto ponemos en el mortero los ajos, las rebanadas de pan fritas, el pimiento choricero o ñora y el perejil fresco, con todo esto hacemos un majado.


      Una vez tenemos la cebolla pochada, añadimos los taquitos de jamón dejando freír un poquito, cuando este frito retiramos del fuego y añadimos el pimentón, damos unas vueltas con cuidado de que no se nos queme.


      Volvemos a poner en el fuego, añadiendo el vino blanco, los chorizos partidos por la mitad, la morcilla entera (para que no se nos deshaga) y el  machado  que tenemos en el mortero, dejamos reducir unos minutos.


      Cuando tengamos nuestros callos cocidos, quitamos la olla del fuego y esperamos a que salga todo el vapor, seguidamente abrimos con cuidado de no quemarnos, colamos el caldo reservándolo, quitamos la cebolla con los clavos, seguidamente añadimos a la olla donde tenemos los callos el sofrito con el chorizo, morcilla y todo lo demás, añadimos caldo del que tenemos reservado. Lo ponemos al fuego y dejamos cocer pero sin cerrar la olla unos 30 minutos, dándole vueltas de vez en cuando.


      Pasado este tiempo rectificamos de sal si fuera necesario, partimos el chorizo y la morcilla en rodajas y, si nos gustan muy picantes podemos añadirle un poquito de cayena. Si los dejamos en reposo de un día para otro están más ricos.


Cuando vallamos a comer tener preparado un buen pan.  

lunes, 25 de abril de 2011

Albóndigas en salsa

Bueno os dejo estas albóndigas en salsa, que es un plato que por lo general suele gustar a los más pequeños de la casa. También si no les gustan las verduras como digo en la receta, las podemos triturar, siendo una forma de que las coman sin saberlo. Deciros también que si no queremos pasarlas por harina, para evitar  que se nos peguen en las manos, nos mojamos estas con un poquito de vinagre.


INGREDIENTES para 4 personas:
      - 400 g Carne picada (puede ser mitad de ternera y mitad de cerdo)  
      - 2 Cebollas
      - 3 Zanahorias
      - 2 o 3 pimientos de piquillo
      - 1 y ½  Vino blanco
      - 100 ml Tomate frito
      - 3 Ajos
      - ½ Vaso de leche
      - 3 rebanadas de pan de molde (o miga de pan normal)
      - Un poquito de perejil fresco
      - 2 Huevos
      - Sal
      - Pimienta negra molida
      - Un chorrito de soja (5  Cucharadas)
      - Aceite de oliva
      - Harina (para rebozar las albóndigas)


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es poner el pan en remojo con el medio vaso de leche.


      Mientras se va empapando pelamos y picamos finamente una cebolla, reservándola. En el mortero machacamos 2 ajos y el perejil con una pizca de sal, para que nos cueste menos. Seguidamente ponemos en un bol  la carne picada, la cebolla que teníamos picada finamente, el machado de ajo y perejil, el pan escurrido, los huevos y salpimentamos al gusto.


      Con ayuda de un tenedor mezclamos todo bien.


      A continuación vamos formando las albóndigas, poniéndonos un poquito de harina en las manos para que no se nos pegue la carne, las vamos friendo en la freidora si disponemos de ella, o en una sartén con abundante aceite, una vez fritas las vamos dejando en una fuente o plato con un papel de cocina para que escurran.


      Seguidamente empezamos a preparar la salsa, para ello pelamos y picamos la cebolla, las zanahorias y el ajo, ponemos todas las verduras en la sartén, con un poquito de aceite y, pochamos todo a fuego medio.


      Cuando estén las verduras pochadas, añadimos el tomate frito, el pimiento de piquillo picado, dándole unas vueltas. Seguidamente añadimos el vino blanco, salpimentamos y dejamos reducir nuestra salsa unos minutos. Cuando haya reducido la trituramos con la batidora.


      Una vez triturada añadimos  las albóndigas, dejándolo al fuego unos 10 minutos más.


      Para terminar añadimos la salsa de soja, dejamos al fuego 2 o 3 minutos más, damos unas vueltas y listas. Si vemos que la salsa se reduce mucho añadirle un poquito de agua.


domingo, 24 de abril de 2011

Mejillones con sidra y beicon

No cabe duda de que los mejillones es un plato barato y, con mil maneras diferentes de preparar. Son sabrosos tanto al vapor con un poquito de limón o vinagre, o con una salsa. En esta receta yo los he preparado con chalotas, pero las podemos sustituir por una cebolla.



INGREDIENTES:
      - 1 k Mejillones  
      - 8 Lonchas de beicon (o 200 g en dados pequeños)
      - 4 Chalotas
      - 1 Manojo pequeño de Tomillo
      - 1 y ½  Sidra (tipo gaitero o similar)
      - 1 Cucharada de mantequilla o margarina


PREPARACIÓN:
      En una cazuela grande que nos quepan luego lo mejillones, calentamos la mantequilla, cuando este caliente añadimos el beicon en trocitos y, freímos unos 4 minutos, dándole vueltas hasta que empiece a estar un poquito crujiente.


      Seguidamente añadimos las chalotas picadas finamente y la ramita de tomillo, seguimos friendo aproximadamente 1 minuto hasta que se ablandé un poquito.


      Cuando este blanda la chalota, añadimos los mejillones que previamente hemos limpiado bien, quitándole todas las barbas y lo que pueda tener adherido a la cáscara, vertemos por encima la sidra y subimos el fuego al máximo.


      Tapamos la cazuela y dejamos cocer de 5 a 7 minutos, sacudiéndola de vez en cuando hasta que se hayan abierto todos los mejillones. Cuando tengamos los mejillones cocidos con la sidra, los vamos sacando con ayuda de una espumadera, quitándoles la parte de la cáscara que no tiene mejillón. Los vamos poniendo en una fuente, ponemos al fuego la cazuela con la sidra y el beicon donde hemos cocido los mejillones, llevándolo a ebullición todos los jugos. Vertemos la salsa por encima de los mejillones y listos para picar.


Podemos acompañar con pan crujiente.

sábado, 23 de abril de 2011

Palmeritas de chocolate blanco

Seguimos con el dulce y aquí os dejo estas palmeritas de chocolate blanco, que os quitaran el hipo. También pueden ser de chocolate negro, lo que si os digo es que las preparareis en un pis-pas, yo he utilizado hojaldre fresco que encontrareis, en cualquier superficie comercial, pueden ser redondas o rectangulares. El poner 2 láminas es porque salen un poquito mayores.



INGREDIENTES:
      - 2 Láminas de hojaldre  
      - 75 g Chocolate blanco
      - Mantequilla (o margarina para untar el hojaldre)
      - Azúcar


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno, para que se vaya precalentando a 200º. Seguidamente si el hojaldre que vamos a utilizar es congelado, sacamos del frigorífico y esperamos a que se descongele. Extendemos una lámina de hojaldre y, pintamos con mantequilla, que hemos derretido un poquito en el microondas, una vez pintada espolvoreamos por encima azúcar.


      A continuación ponemos encima la otra lámina de hojaldre, pintando también con mantequilla y espolvoreando por encima azúcar.


      Una vez que tenemos pintadas las láminas las vamos doblando, llevando cada uno de los dos extremos al centro, repetimos esta operación otra vez.


Una vez que la tenemos doblada, vamos cortando en trozos de 1 cm. aproximadamente.


      Ponemos un papel de horno en la bandeja de este y vamos depositando, nuestras palmeras.
Seguidamente las introducimos en el horno a 200º, unos 10 o 12 minutos hasta que veamos que se empiezan a dorar, conviene que se doren poquito para que estén blanditas.


Mientras tanto ponemos en un bol el chocolate, partido en trocitos y metemos en el microondas para fundirlo, cada 10 o 15 segundos sacamos y damos unas vueltas, funde enseguida.


      Cuando tengamos nuestras palmeras cocidas, sacamos del horno y con ayuda de un cuchillo, untamos una capa de chocolate fundido a nuestras palmeras.


      Esperamos un poquito y listas para comer.


Yo os recomiendo que preparéis, por lo menos un par de ellas, pues duran muy poquito.

viernes, 22 de abril de 2011

Bocaditos de hojaldre con chocolate a la menta

Esta receta la vi, por primera vez, en el blog de la cocina de erdecai que es de donde he cogido la idea. Yo no la he preparado exactamente como viene en su blog, y le he dado algún pequeño cambio. Lo que si os puedo asegurar es que esta muy buena, siendo muy simple de preparar y admitiendo cambios, en el tipo de chocolate, el baño, etc.




INGREDIENTES:
      - 1 Lámina de hojaldre
      - 1 Chocolate extrafino a la menta (afterein)
      - 2 o 3 Onzas de chocolate para fundir
      - Ajonjolí (sésamo)


PREPARACIÓN:
En primer lugar encendemos el horno para que se vaya precalentando a 200º. Seguidamente estiramos la lámina de hojaldre. Podemos prepararla de dos formas, primera: partimos en dos y en una de las mitades de la lamina colocamos el chocolate, dejando un espacio entre cada porción, colocamos la otra mitad de la lamina encima y, marcamos los cuadrados, cortamos con un cuchillo sellando los bordes.


      La segunda opción es cortar cuadrados un poquito más grandes que las onzas de chocolate y sellar.


      Una vez sellados ponemos en la bandeja de horno, papel de hornear para que no se nos peguen dejando un pequeño espacio entre ellos.


      Horneamos a 200º unos 13 minutos, hasta que veamos que empiezan a dorarse, en ese momento sacamos del horno, si vemos que se empiezan a inchar, podemos pincharlos con la punta de un cuchillo.


      Seguidamente en un bol ponemos en un poquito de chocolate (2 o 3 onzas), lo introducimos en el microondas para fundirlo, sacamos cada 10 segundos y le damos unas vueltas, pero sin quitarle ojo no se nos vaya a quemar.


      Cuando tenemos el chocolate fundido, pintamos nuestros bocaditos, con ayuda de una brocha de silicona.


      Espolvoreamos por encima el ajonjolí (sésamo). Y con esto dejamos enfriar un poquito y listos para saborear.


martes, 19 de abril de 2011

Macarrones con queso cheddar

Con estos sencillos pasos, podemos preparar una rica receta que suele gustar a toda la familia, en especial a los niñ@s, que por lo general son amantes de la pasta. Esta receta además si disponemos de poco mas de 30 minutos la podemos hacer en el momento, o incluso dejarla preparada para hornear en el momento.



INGREDIENTES para 5 personas:
      - 500 ml Leche semidesnatada
      - 200 ml Nata (podemos poner 700 de leche entera y suprimir la nata)
     - 1 Cebolla
      - 1 Ajo
     - 1 Hoja de laurel
     - 50 g Mantequilla y un poco mas para engrasar la fuente
      - 50 g Harina
      - 175 g Queso cheddar rallado
      - 1 Cucharada mostaza (normal)
      - 50 g  Queso parmesano (o mas cheddar rallado)
      - 50 g Pan rallado
      - Sal
      - Pimienta negra molida


PREPARACIÓN:
      En un cazo ponemos la leche, la nata, la cebolla pelada y partida por la mitad, el ajo pelado y la hoja de laurel. Llevamos al punto de ebullición, apartamos del fuego y dejamos reposar 10 minutos y colamos.


      Mientras tanto ponemos a cocer los macarrones, siguiendo las instrucciones del envase, una vez que estén cocidos escurrimos bien.


      Encendemos el horno y dejamos que se vaya precalentando a 190º. Seguidamente en una cacerola grande ponemos a fundir la mantequilla, a fuego medio bajo, cuando empiece a espumar añadimos la harina, removiendo bien aproximadamente durante 1 minuto.


      Seguidamente vamos incorporando la leche poco a poco, removiendo para que no queden grumos. Dejamos hervir a fuego bajo unos 3 minutos, removiendo hasta que espese la salsa.


      Una vez haya espesado retiramos del fuego y añadimos los 175 g de queso cheddar, la mostaza, salpimentamos y mezclamos un poco.


      Añadimos a continuación los macarrones y mezclamos.


      Seguidamente untamos con un poquito de mantequilla la fuente.


      Vertemos en ella los macarrones con la salsa, espolvoreando por encima  el queso parmesano rallado (o cheddar), junto con el pan rallado.


      Metemos en el horno unos 15 o 20 minutos hasta dorar.


Si nos gusta la mostaza podemos poner en vez de una dos cucharadas.

lunes, 18 de abril de 2011

Mousse de limón

El Mousse de limón es una delicatessen, siendo de una esponjosidad y un sabor exquisito. Ideal para después de una cena agradable. La receta yo la he preparado batiendo todos los ingredientes a mano, pero podemos utilizar una batidora de varillas, si no queremos cansarnos.




INGREDIENTES:
      - 200 ml Leche evaporada
      - 2 Claras de  huevos
     - 125 g Azúcar
      - 2 Limones
     - 2 Hojas de gelatina neutra
     - 1 Pizca de sal


PREPARACIÓN:
      Para preparar esta receta es conveniente tener el bote de leche evaporada, en el frigorífico desde la noche anterior, para cuando la vayamos a utilizar este bien fría. Empezamos rayando un limón, pero solo la parte amarilla y reservamos. Seguidamente exprimimos los 2 limones y colamos el zumo obtenido reservándolo.


      A continuación ponemos las hojas de gelatina en agua fría para que se hidraten. Mientras tanto ponemos la leche evaporada en un bol grande, reservando 4 cucharadas.


      Batimos con las varillas (pueden ser eléctricas) y cuando veamos que empieza a tomar volumen, vamos añadiendo el zumo de limón, poco a poco y sin dejar de batir.


      Seguidamente agregamos el azúcar, cucharada a cucharada, mientras seguimos batiendo.


      A continuación ponemos las 4 cucharadas de leche que hemos reservado y, la ponemos en el microondas hasta que empiece a hervir (no quitar ojo pues no tarda casi nada), retiramos y disolvemos en ella las hojas de gelatina, bien escurridas y dejamos que vaya enfriándose. Mientras tanto montamos las claras con la pizca de sal, a punto de nieve.


      En ese tiempo se habrá enfriado la leche con la gelatina, la incorporamos a la mezcla de la leche evaporada, junto con la ralladura de limón, mezclándolo un poquito.


      Seguidamente añadimos las claras a punto de nieve a la crema de limón, poco a poco y con movimientos envolventes la vamos mezclando.


      Con esto solo nos queda repartirla, en copas o vasos, dejándolos en el frigorífico, entre 5 o 6 horas antes de servir.