LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Mostrando entradas con la etiqueta yogur. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta yogur. Mostrar todas las entradas

jueves, 26 de junio de 2014

Helado de yogur y café

La receta de hoy es un rico, fresquito y deliciosos helado de yogur con sabor a café. Este helado es ideal para tomarlo en estos días que tenemos de calor, lo podemos tomar como postre o en cualquier momento del día. Como veréis la receta es muy fácil de preparar y con pocos ingredientes, por lo cual está al alcance de todos. Esta receta esta en numerosos blogs de cocina, cambiando muy poco los ingredientes y las cantidades, yo la he visto en el blog de Sylvi (miscosillasdecocina) un blog que os recomiendo que visitéis, pues tiene platos buenísimos.


INGREDIENTES:
      - 5 Yogures naturales
      - 100 ml Leche
      - 9 Cucharadas azúcar morena
      - 4 Sobres de café soluble o descafeinado (cada sobre contiene 2 g)

  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es poner los 100 ml de leche en un cazo, llevamos al fuego y añadimos las 9 cucharadas de azúcar moreno y los 4 sobres de café soluble o descafeinado, total 8 gramos.


      Con ayuda de una cuchara o varillas le vamos dando vueltas, hasta que se disuelva el azúcar y el café. Una vez que se haya disuelto retiramos del fuego y dejamos enfriar por completo.


      A continuación ponemos en un bol los 5 yogures naturales y con ayuda de unas varillas, batimos bien para que el yogur nos coja un poquito de aire.


      Cuando este batido añadimos al bol, la leche con el azúcar y el café que hemos preparado anteriormente (recordar que tiene que estar frio). Seguimos batiendo todo junto hasta que esté bien integrado con el yogur y sea una mezcla homogénea.


      Seguidamente vertemos esta mezcla en un tupper y lo metemos en el congelador, si el tupper tiene tapa se la ponemos o lo tapamos con un poco film o papel de aluminio.


      Cuando haya pasado aproximadamente 1 hora lo sacamos del congelador y lo removemos un poco, esta operación la repetimos por lo menos 3 veces. Esto sirve para evitar que nuestro helado se cristalice.


      Antes de servir nuestro rico helado de café y yogur, sacarlo unos 10 o 15 minutos antes del congelador, de esta forma nos será más fácil de servir y potencia su sabor.


jueves, 3 de abril de 2014

Tarta de yogur de stracciatella

La receta de hoy es una tarta muy suave, fresca y fácil de preparar, prácticamente lo único que tenemos que hacer, es mezclar los ingredientes y esperar a que cuaje. Su sabor es muy suave por lo que no resulta nada empalagosa. Lo ideal en esta receta es prepararla de un día para otro, para que la gelatina, haga su función y cuaje. El único problema que tiene y no es pequeño, es encontrar la manera de parar de comer. 


INGREDIENTES:
      - 400 ml Nata (33 o 35 %)
      - 4 Yogures de stracciella
      - 9 Hojas de gelatina
      - Leche condensada (1 medida y ½ del yogur)
      - 1 Cucharada de azúcar
      - 30 g Chocolate
PARA LA BASE:
      - 60 g Chocolate
      - 100 g Mantequilla
      - Paquete o rulo de galletas tipo maría
PARA DECORAR:
      - Chocolate, cacao, conguitos, moca, etc.

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra tarta poniendo las 9 hojas de gelatina en agua fría, para que se vayan hidratando. Seguidamente vamos a preparar la base, para ello trituramos nuestras galletas, con ayuda de una picadora si disponemos de ella, si no es ese el caso metemos nuestras galletas en una bolsa, y con un rodillo de cocina o una botella las trituramos.


      Seguidamente ponemos en un bol los 100 g de mantequilla y los 60 g de chocolate, lo metemos en el microondas y derretimos en espacios de 10 o 15 segundos, sacándolo y dándole vueltas para ayudar a fundirse, de todas formas al mismo tiempo, metemos un vaso con agua fría para evitar que nos salte. Una vez derretida la mantequilla con el chocolate mezclamos bien y se lo añadimos a las galletas trituradas, formando una masa.


      A continuación engrasamos y forramos nuestro molde (desmontable de 22, 24 o 26 cm) con papel de hornear. Una vez forrado, con la masa de galletas cubrimos toda la base uniformemente, metemos en el frigorífico y reservamos. 


      Seguidamente  ponemos en un bol los 4 yogures de stracciatella y medida y media de la del yogur de leche condensada, con ayuda de unas varillas o tenedor mezclamos bien.


      A continuación con ayuda de un rallador o un cuchillo, rallamos los 30 g de chocolate, y lo añadimos al bol donde tenemos los yogures con la leche condensada, mezclando todo bien.


      Seguidamente ponemos en un cazo los 400 ml de nata y la cucharada de azúcar, llevamos al fuego no muy alto, removemos para que se disuelva el azúcar y cuando vaya a romper a hervir retiramos de fuego. A continuación con ayuda de un colador, escurrimos bien las hojas de gelatina y las añadimos a la nata caliente, removiendo bien para que se disuelvan. Seguidamente dejamos enfriar (temperatura ambiente) la nata que hemos mezclado con la gelatina, esto lo hacemos para que cuando la mezclemos con el resto de ingredientes, no se derritan las virutas de chocolate con el calor.


      Una vez fría añadimos la nata al bol donde tenemos el resto de ingredientes, mezclamos bien, sacamos del frigorífico nuestro molde y vertemos en el toda la mezcla.


      Metemos de nuevo en el frigorífico, por lo menos 6 u 8 horas, hasta que la gelatina haga su función y  cuaje nuestra tarta, aunque lo ideal es dejarla en el frigorífico, de un día para otro. Una vez cuajada nuestra tarta sacamos de frigorífico, desmoldamos y decoramos a nuestro gusto.


      Yo he utilizado unas virutas de chocolate y un poco de nata montada, con cacao y café soluble, pero podéis decorarla con un poco de cacao, conguitos, etc., dependiendo de nuestros gustos.


miércoles, 12 de marzo de 2014

Lagrimas de pollo macerada en yogur

Hace unos días publique unas lagrimas de pollo, pues bien hoy volvemos a preparar una nueva versión. La receta de estas lágrimas de pollo es de nuestra amiga Amalia, que ha tenido la amabilidad de dármela, para poder compartirla con todos vosotros. Como veréis es muy similar a la publicada anteriormente, lo que cambia son los ingredientes de maceración. El resultado de esta receta es buenísimo y como veréis muy fácil de elaborar, pues solo se trata de mezclar los ingredientes, macerar en ellos el pollo y freír. De nuevo dar las gracias a Amalia por su receta.



INGREDIENTES:
      - 500 g Pechuga de pollo 
      - 1 Yogur natural
      - 75 g Queso rallado (yo he utilizado parmesano)
      - 2 Cucharadas de orégano
      - Pan rallado (para rebozar)
      - Sal
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta molida

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es partir la pechuga de pollo en tiritas, quitándoles la grasa y nervios que pudiera tener, aunque este trabajo no lo podemos ahorrar, si a la hora de comprar la pechuga de pollo, le decimos a nuestro pollero que la parta él en tiritas. Una vez partida salpimentamos las tiritas de pollo un poquito y reservamos.


      Seguidamente ponemos en un bol el yogur natural, las 2 cucharadas de orégano y los 75 g de queso rallado, con ayuda de un tenedor mezclamos bien los ingredientes.


      Una vez mezclado añadimos al bol la pechuga de pollo, partida en tiritas que teníamos reservada, mezclamos bien y dejamos macerando en esta mezcla, al menos 4 o 5 horas.


      Pasado este tiempo, ponemos un poco de pan rallado en un plato y vamos rebozando nuestras tiritas de pollo, quitándoles el exceso de pan rallado, ayudándonos de un colador. 


      Seguidamente freímos nuestras lágrimas de pollo en abundante aceite caliente (bien en sartén o freidora). Según las vamos friendo las vamos dejando, sobre papel de cocina para que escurran el exceso de aceite que pudieran tener.


      Servimos calentitas, acompañándolas de alguna salsa (mayonesa, mostaza, barbacoa, etc. o simplemente según están como aperitivo.


domingo, 11 de noviembre de 2012

Vasitos de mango, kiwi y yogur

Hoy hemos preparado un rico fácil y saludable postre, que he encontrado en una revista de cocina. Yo he utilizado para espesar un poquito las cremas de fruta, agar-agar, pero como os digo podemos utilizar unas laminas de gelatina, que nos hace el mismo papel que el agar-agar. Este postre aparte de estar muy rico lo preparamos en muy poco tiempo.


INGREDIENTES:
      - 1 Mango maduro
      - 3 Kiwis
      - 1 Yogur natural
      - 100 g Nata Montada
      - 1 Cucharadita de semillas de amapola (0pcional)
      - 40 g Azúcar
      - 4 g Agar agar (o 4 hojas de gelatina)


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es preparar la crema de yogur, para ello ponemos en un bol o cuenco el yogur y removemos hasta que nos quede con una textura cremosa. A continuación añadimos la nata poco a poco y mezclamos con movimientos envolventes, para que no se nos baje y pierda volumen, agregamos también las semillas de amapola y mezclamos un poco.


      Seguidamente pelamos el mango, retiramos el hueso y partimos toda la pulpa en trocitos, lo ponemos en el vaso de la batidora y trituramos bien, una vez triturado lo ponemos en un bol y reservamos.


      Seguidamente hacemos lo mismo con los kiwis, los pelamos, troceamos y trituramos.


      A continuación en un cazo ponemos 150 ml de agua y 20 g de azúcar. Preparamos otra mezcla con la misma cantidad de agua y de azúcar. A continuación añadimos a cada cazo con el agua y el azúcar 2 g de agar agar, en forma de lluvia, los llevamos al fuego y dejamos cocer a fuego bajo 2 minutos, dándole vueltas de vez en cuando (si utilizamos hojas de gelatina seguimos el mismo proceso, pero recordar que antes de ponerla en el cazo con el agua, la tenemos que tener hidratando en agua fría unos 5 minutos, sin ser necesario tenerla hirviendo).


      Pasado este tiempo retiramos del fuego y dejamos templar y antes de que empiece a espesar, añadimos el puré de mango a uno y el de kiwi al otro, mezclando bien y dejando enfriar del todo.


      Seguidamente pasamos a montar nuestro postre, podemos utilizar unas copas o vasos, para ello rellenamos los vasos con las tres preparaciones, empezando por el mango, seguido de la de yogur con nata y terminando con la de kiwi.


      Metemos en el frigorífico por lo menos 1 hora antes de servirlos, cuando los llevemos a la mesa, podemos decorarlos con unas hojas de hierbaluisa o menta lavadas.


martes, 26 de julio de 2011

Crema de pepino y yogur aromatizada

La receta que traemos hoy es muy veraniega y fresquita. La preparamos en un momento, lo único que necesita es dejarla enfriar, antes de servir. Es ideal para empezar cualquier menú veraniego. Si la preparáis os sorprenderá y la convertiréis, en una receta habitual para el verano.



INGREDIENTES:
      - 1 k. Pepinos
      - 2 Yogures naturales (puede ser yogur griego)
      - 6 Cucharadas de aceite de oliva
      - 1 Ajo
      - El zumo de un limón
      - Sal
      - Pimienta negra variada molida
      - Queso rallado (parmesano, 4 quesos, etc.)
      - Unas hojas de hierbabuena (6 o 8)


PREPARACIÓN:
      Pelamos, lavamos y picamos los pepinos en trozos pequeños, para que a la hora de triturarlos nos sea más fácil.


      Seguidamente pelamos el ajo y le quitamos el germen, para quitarlo  partimos el ajo por la mitad y con ayuda de una puntilla o cuchillo lo quitamos, esto se hace para  evitar que nos repita ya que es donde se concentran los olores fuertes del ajo. A continuación  ponemos el pepino picado y el ajo en el vaso de la batidora, o en un cazo que nos sirva, y lo trituramos bien.


      Una vez que lo tengamos triturado, añadimos al vaso de la batidora, los yogures, tres hojitas de hierbabuena picada, el aceite de oliva, el zumo de limón y salpimentamos al gusto.


      Seguimos triturando hasta conseguir, ligar todos los ingredientes, veremos que nos queda una crema ligera.


      Metemos en el frigorífico por lo menos 2 horas, para tomarlo tiene que estar frió. A la hora de servir preparamos el crujiente de queso, para ello picamos finamente tres hojitas de hierbabuena, y la mezclamos con un poquito de queso rallado.


      Lo humedecemos con unas gotas de agua, formamos unas bolitas aplastándolas sobre un trocito de papel sulfurizado (papel de horno).


      Lo metemos al microondas un minuto aproximadamente hasta que se dore, quitamos el queso del papel y veremos que nos queda muy crujiente. Cuando tengamos los crujientes de queso, solo nos queda servir nuestra crema, en un bol o cuenco acompañado del crujiente de queso.


¡Para chuparse los dedos!