LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Mostrando entradas con la etiqueta solomillo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta solomillo. Mostrar todas las entradas

domingo, 16 de marzo de 2014

Solomillo de cerdo agridulce

La receta de hoy son unos deliciosos solomillos de cerdo ibérico, muy tiernos y con un sabor muy rico. La receta como veréis es facilísima, solo se trata de poner los solomillos en un macerado, dejándolos reposar toda la noche, freírlos y con el macerado hacer una salsa, ese es todo el misterio de la receta. En una palabra cualquiera los puede preparar. El solomillo es una pieza de carne procedente de la parte lumbar, alojado entre las costillas inferiores y la columna vertebral; más concretamente, encima de los riñones y debajo del lomo bajo. Consta de varias partes, la cabeza, el rosario, el centro y la punta. Tiene forma cónica, de manera que la cabeza corresponde a la parte gruesa y termina en punta.


INGREDIENTES:
      - 2 Solomillos de cerdo (mejor si son ibéricos) 
      - 2 Cucharadas de miel
      - 2 Cucharadas de salsa de soja
      - 1 Naranja (el zumo)
      - ½ Vaso de vino dulce (tipo oporto, moscatel, etc.)
      - 1 Palo de canela
      - 5 Clavos
      - 1 Cucharadita de jengibre rallado (o molido)
      - ½ Cucharadita de harina (de las de café)
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta molida

PREPARACIÓN:
    Empezamos nuestra receta limpiando nuestros solomillos, quitándoles la grasa que pudieran tener. Una vez limpios los partimos en rodajas o medallones de 1,5 o 2 cm de grosor aproximadamente, los ponemos en un plato y salamos un poquito.


      Seguidamente en una fuente, ponemos el zumo de la naranja, las 2 cucharadas de miel, un poquito de pimienta molida, el palo de la canela partido (para que suelte mejor el sabor), la cucharadita de jengibre molido, los 5 clavos, las 2 cucharadas de soja, un chorrito de aceite de oliva y el ½ vaso de vino dulce.


      Seguidamente con ayuda de un tenedor o cuchara, mezclamos bien todos los ingredientes.


      A continuación vamos poniendo en la fuente, los medallones de solomillo que hemos partido anteriormente, cubriéndolos con el macerado que hemos preparado. Seguidamente tapamos la fuente con film transparente y dejamos macerando, toda la noche, unas 12 horas aproximadamente.


      Pasado este tiempo sacamos los medallones de solomillo del macerado, procurando que estén limpios, de especies del macerado, si fuera necesario les pasamos un papel de cocina.


      A continuación con el liquido del macerado vamos a preparar una salsa, para acompañar los medallones, para ello colamos el liquido del macerado, lo ponemos en un cazo, llevamos al fuego no muy alto y añadimos la ½ cucharadita de harina, damos unas vueltas para que se disuelva y dejamos en el fuego hasta que se reduzca un poco, probamos el punto de sal y si fuera necesario, salamos un poquito.


      Mientras tanto ponemos unas gotas de aceite en una sartén o plancha y vamos friendo nuestros medallones de solomillo, por ambos lados (no es necesario freírlos mucho, a mi me gustan en su punto), veremos que gracias al macerado, cogen un color dorado muy bonito.


      Una vez fritos los depositamos en una fuente o plato y regamos con la salsa que hemos preparado.


      Podemos acompañar estos medallones, con un puré de patatas, patatas fritas, ensalada, etc. con lo que más nos guste.

miércoles, 9 de enero de 2013

Solomillo vestido de hojaldre

Hoy hemos preparado una receta muy fácil pero a la vez muy rica. Yo para aromatizar un poquito el solomillo, he utilizado estos ingredientes, pero vosotros podéis cambiarlo a vuestro gusto. Lo que si os digo es que la preparamos en muy poco tiempo y el resultado como veréis es estupendo, por lo cual os animo a que lo preparéis.
 
 
INGREDIENTES:
      - 1 Solomillo de cerdo ibérico
      - 1 Lámina de hojaldre
      - 5 o 6 Lonchas de beicon ahumado
      - 6 Lonchas de queso (tipo tranchetes)
      - 1 Huevo
      - Pizca de romero
      - Pizca de perejil
      - Pizca pimentón dulce
      - Pimienta negra molida
      - Sal
      - 1 Cucharada de aceite de oliva
 
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 190º por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. A continuación sazonamos nuestro solomillo, con el romero, el perejil, el pimentón, la pimienta y un poquito de sal. Seguidamente ponemos la cucharada de aceite en una sartén, la llevamos al fuego y sellamos un poquito nuestro solomillo (no tenerlo mucho tiempo en la sartén), esto lo hacemos para que conserve sus jugos.
 
 
      Una vez sellado lo envolvemos con las lonchas de beicon, y por encima de este colocamos las lonchas de queso.


      A continuación  abrimos la lamina de hojaldre (no es necesario estirarla con el rodillo), sin quitarle el papel donde viene envuelta, pues nos sirve para el hornearlo, ponemos en el centro nuestro solomillo envuelto en beicon y queso. Seguidamente con ayuda de un cuchillo, vamos haciendo tiras oblicuas en el hojaldre por ambos lados, procurando hacer los mismos cortes en ambos lados. Seguidamente vamos trenzando el hojaldre, para ello vamos alternando una tira de la derecha y otra de la izquierda, hasta que lleguemos al final, para que nos quede bonita y presentable lo ideal es que se crucen una con otra. También tenemos que procurar sellarlo por ambos extremos con el hojaldre.


      A continuación batimos el huevo y con ayuda de una brocha de silicona, pintamos toda la superficie y laterales del hojaldre, esto lo hacemos para que nos quede con más brillo cuando lo horneemos.

      Seguidamente metemos en el horno que tenemos precalentado a 190º, durante aproximadamente unos 25 minutos, dependiendo de cada horno, de todas formas estaremos un poco pendientes, y cuando veamos que el hojaldre se empieza a dorar sacamos nuestro solomillo del horno. Con esto solo nos queda servir y degustar este rico solomillo, envuelto en hojaldre.

Lo podemos acompañar con una salsa de mostaza, que la haremos mezclando a partes iguales nata y mayonesa, añadiéndole un chorrito de mostaza.
    

martes, 31 de mayo de 2011

Crepes de solomillo con salsa de roquefort

Hoy hemos preparado unos crepes de solomillo ibérico, con una salsa de queso de roquefort. Aunque os parezca un poco complicado no lo es, si nos organizamos un poquito. Deciros que el resultado es exquisito y suele gustar bastante, a si que animaros  ya me contareis que tal.




INGREDIENTES:
Para la masa de los crepes:
      - 7 Cucharadas de harina
      - 1 Vaso de leche (200 ml)
      - 100 g Mantequilla o margarina
      - 2 Huevos
      - Pizca de sal
Para la salsa de roquefort:
- 40 g Mantequilla o margarina
- 1 Vaso de leche (200 ml)
- 50 g Roquefort o queso azul
      - 1 Cucharada de harina
      - Sal
      - Pimienta negra molida
Para el relleno:
      - 1 Cebolla grande
      - 1 Ajo
      -1 Bote pequeño de champiñón
      - 300 g Solomillo de cerdo
      - ½ Vaso de jerez (100 ml tipo Pedro Ximenez)
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta negra molida


PREPARACIÓN:
      Lo primero que tenemos que hacer es la masa para los crepes. Así que mezclamos con la batidora todos los ingredientes de la masa (leche, harina, huevos, mantequilla y sal) y dejamos reposar en el frigorífico unos 25 o 30 minutos.


      Mientras tanto, picamos las cebollas y el ajo, ponemos a pochar en una sartén con un poquito de aceite, a fuego lento.



      Cuando este pochado añadimos el champiñón y la carne partida en trocitos pequeños, salpimentamos y dejamos en el fuego hasta que tengamos la carne sofrita, dándole vueltas.


      A continuación añadimos el vino y dejamos reducir un poquito, para que se consuma el alcohol. Retiramos del fuego y reservamos.


      Seguidamente vamos a preparar la salsa, para ello ponemos la mantequilla en una sartén y la llevamos al fuego. Cuando este caliente añadimos la cucharada de harina y sofreímos un poquito, pero sin que se nos queme.


      A continuación añadimos el vaso de leche y el queso desmenuzado, no dejamos de mezclar con una cuchara de madera, salpimentamos dejando en el fuego unos 5 minutos, hasta que veamos que alcanza una textura suave.


      Una vez que la tengamos retiramos del fuego y reservamos. Seguidamente engrasamos el fondo de una sartén con una pizca de mantequilla, ponemos en el fuego y vertemos un poco de masa de crepes hasta cubrir el fondo de la sartén. Dejamos que dore por un lado, ya os daréis cuenta enseguida, y le damos la vuelta con las manos.


      Cuando esté, sacamos del fuego reservándolas en un plato. Cuando hayamos terminado de hacer todos los crepes, únicamente queda rellenarlos. Para ello ponemos un poco de la salsa de roquefort, extendida por todo el crepe.


      A continuación ponemos un poco de la carne con la cebolla y enrollamos.


      Con esto listo para comer

Muuuuuuuuuuuuuu, rico, rico, rico
 

viernes, 13 de mayo de 2011

Solomillos ibéricos con champiñón y Pedro Ximénez

El solomillo de cerdo es una carne apreciada por su sabor y su suave textura. Es buena fuente de proteínas de alto valor biológico y su contenido en grasa es bastante bajo. En este caso, el solomillo se presenta con una guarnición de Champiñón y con un sabor especial que le da el Pedro Ximénez. Si tienes invitados y no sabes que cocinar, te recomiendo que preparéis esta rica receta, digna para cualquier tipo de celebración.


INGREDIENTES para 4 personas:
      -2 Solomillos de cerdo ibéricos
      - 300 g Champiñones
      - 350 ml Caldo o consomé
      - Beicon (tantas lonchas como medallones de carne)
      - 1 Cebolla
      - 1 Ajo
      - ½ Vaso de Pedro Ximénez (jerez)
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta negra molida
     


PREPARACIÓN:
      Pelamos y picamos finamente la cebolla y el ajo, una vez picados lo ponemos en una sartén con un chorrito de aceite, dejamos sofreír a fuego medio.


      Seguidamente añadimos el champiñón que tenemos limpio y partido en laminas finas, salpimentamos y dejamos en el fuego que se sofría con la cebolla, dándole vueltas de vez en cuando.


      Una vez que esta sofrito  añadimos el vino (Pedro Ximénez), dejando reducir un poquito.


      Mientras tanto espesamos el caldo con un poquito de harina, añadimos al sofrito y dejamos reducir todo a fuego bajo.


      Mientras tanto limpiamos los solomillos y los partimos en medallones de unos 4 o 5 cm.


      Una vez partidos salpimentamos, preparamos las lonchas de beicon quitándole la parte de la corteza. Envolvemos cada medallón de solomillo con una loncha de beicon, sujetándolo con un palillo.


      Ponemos un poquitin de aceite en una sartén y, vamos friendo nuestros medallones con el beicon, 2 o 3 minutos por cada lado, dependiendo de si nos gusta la carne muy pasada o no, yo recomiendo no pasarlo mucho, dejándolos en su punto.


      Una vez fritos los medallones les quitamos el palillo, emplatamos y vertemos por encima la salsa de champiñón que teníamos reduciendo.




jueves, 7 de abril de 2011

Solomillo de cerdo ibérico aromatizado

El solomillo es una pieza de carne procedente de la parte lumbar, alojado entre las costillas inferiores y la columna vertebral, más concretamente, encima de los riñones y debajo del lomo bajo, de ahí el nombre de so-lomillo. Esta receta es rápida de preparar, en 30 minutos la tenemos lista para comer, teniendo a su vez un agradable sabor aromático.


INGREDIENTES para 4 personas:
      - 400 g Solomillo de cerdo Ibérico
      - 200 g Piña en almíbar (4 o 5 rodajas) reservando el zumo
      - 2 Cucharadas de kétchup
      - 200 g tomate frito
      - 150 ml Caldo de pollo (o agua ½  de pastilla de caldo)
      - 1 Palo de canela
      - Aceite de girasol
      - 1/2 Cucharadita de maicena (de las de café rasa)
      - 4 Cucharadas de aceite de girasol


PREPARACIÓN:
      Empezamos limpiando y partiendo los solomillos en medallones.


      Seguidamente calentamos en una sartén 2 cucharadas de aceite y, vamos friendo la carne, pero solo que se dore un poquito, sin que se haga del todo, cuando la tengamos reservamos en un plato.


      A continuación pelamos y picamos la cebolla en trozos grandes, ponemos en la sartén 2 cucharadas de aceite y la freímos a fuego medio, hasta que se ablande, unos 5 minutos poco más o menos.


      Cuando la tenemos frita añadimos la piña, 4 cucharadas de su almíbar, el kétchup, el tomate, el caldo y la canela en rama, cuando empiece a hervir, bajamos el fuego y dejamos 10 minutos, que espese un poquito la salsa.


      Seguidamente añadimos los solomillos y dejamos todo en el fuego 4 o 5 minutos.


      A continuación desleír la maicena con un poquito de agua fría, añadiéndola a la salsa, removemos para que espese un poquito mas. Con esto solo nos queda retirar del fuego y emplatar. 

Podemos acompañar con un poco de arroz blanco.
  
 

lunes, 27 de diciembre de 2010

Solomillos con hojaldre

Si deseamos sorprender a los comensales y al mismo tiempo preparar un plato fácil y contundente, la elección de solomillo con hojaldre es ideal.

INGREDIENTES para 4 personas:
     - 2 Solomillos de cerdo iberico
     - 1 Lamina de hojaldre
     - 4 o 5 Cucharadas de mostaza (normal)
     - 1 Lata de foie gras
     - 1 Huevo
     - Aceite de oliva
     - Pimienta molida
     -Romero molido1 
     - Sal

PREPARACIÓN:
      Salpimentamos los solomillos y condimentamos con una pizca de romero molido, enharinamos.


      Sellamos en la sartén con poco aceite unos 2 minutos, hasta que estén doraditos.


      Seguidamente estiramos la lamina de hojaldre con ayuda del rodillo, y dividimos en dos partes,  una de ellas la pintamos con mostaza y la otra con foie gras. Ponemos encima de cada parte un solomillo y enrollamos con el hojaldre.


      Cortamos las partes sobrantes, que podemos utilizar para decorar. Pinchamos el hojaldre repetidas veces y pintamos con huevo batido. Seguidamente ponemos los solomillos en una bandeja de horno con papel sulfurizado.


      Horneamos a 180º unos 20 o 25 minutos (el horno lo tenemos previamente precalentado), hasta que veamos que esta dorado el hojaldre.


Podemos acompañar con una salsa de mostaza (podéis ver la receta en solomillos con mostaza),  puré de patata o una compota de manzana hecha con vino blanco en vez de agua y sin azúcar.