LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Mostrando entradas con la etiqueta pollo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta pollo. Mostrar todas las entradas

domingo, 10 de agosto de 2014

Pavo salteado con espinacas y pasas

Hoy vamos a preparar unas ricas y sabrosas pechugas de pavo. Yo he utilizado pechugas de pavo, pero perfectamente podemos sustituir el pavo por pollo o incluso tiras de carne, lo que más nos guste. El resultado del plato como veréis es muy bueno, con un sabor exquisito y con un precio asequible a todos los bolsillos. La receta esta sacada de una revista que tenia por casa. Espero que os guste y os animéis a prepararlo. 


INGREDIENTES para 4 personas:
      - 450 g Pechuga de pavo (en filetes)
      - 300 g Espinacas frescas (una bolsa)
      - 1 Cebolla (grande)
      - 4 Ajos
      - 35 g de Pasas de Corinto
      - 1 Manzana (grande)
      - 1 Moscatel o vino de Oporto (para hidratar las pasas)
      - Aceite de oliva
      - 1 Sal
      - 1 Pimienta molida

  
PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta poniendo nuestras pasas de Corinto en un vaso o cuenco, añadimos al vaso el vino de moscatel para que se hidraten, las tenemos que tener hidratándose unos 20 minutos. Seguidamente lavamos bien nuestras espinacas en abundante agua y las ponemos a escurrir.


      A continuación pelamos y partimos en juliana nuestra cebolla, pelamos y partimos en laminas los 4 ajos, pelamos y partimos en cuadraditos nuestra manzana (también podemos lavarla bien y partirla sin pelar).


      Cortamos en tiritas nuestras  pechugas de pavo, para cortarlas en tiritas, primero las tenemos que tener echas filetes (esto nos lo puede hacer nuestro tendero habitual, cuando las vayamos a comprar), una vez cortadas las salpimentamos un poco.


      Seguidamente ponemos en una sartén (mas bien grande) un chorrito de aceite, añadimos nuestras pechugas de pavo que hemos partido, sofriendo hasta que estén un poco doraditas, una vez sofritas retiramos de la sartén y reservamos.


      A continuación en el mismo aceite que hemos sofrito el pavo, añadimos la cebolla y los ajos, sofriendo unos 3 o 4 minutos, a fuego medio dándole vueltas de vez en cuando, con una cuchara de madera. A continuación añadimos la manzana partida en cuadrados, escurrimos nuestras pasas del vino moscatel, añadiéndolas a la sartén, sofriendo todo uno o dos minutos. 


      Seguidamente añadimos nuestras espinacas que ya estarán limpias y escurridas de agua (nos abultara mucho, pero enseguida veremos cómo se reducen). Sofreímos todo junto unos 3 o 4 minutos dándole vueltas de vez en cuando, salamos un poquito y dejamos evaporar el agua que producen las espinacas. Seguidamente añadimos las tiritas de pechuga de pavo que teníamos reservadas y salteamos un par de minutos más, probamos el punto de sal y rectificamos si fuera necesario, retiramos del fuego y servimos caliente.


Un plato rico, sano y fácil de preparar.

domingo, 1 de junio de 2014

Alitas de pollo al horno

Hoy vamos a preparar unas alitas de pollo, muy simples pero muy ricas. Como veréis de lo único que se trata, es de preparar una salsa y con ella regar nuestras alitas. El pollo suele gustar a todos en general, pero sobre todo a los más pequeños de la casa, y las alitas aun más. En el blog en el siguiente enlace (alitas de pollo agridulces), tenéis una receta muy parecida, lo único que cambia, son los ingredientes de la salsa, pero esta también muy buenas.


INGREDIENTES:
      - 1 k Alitas de pollo
      - 100 ml Miel
      - 60 ml Soja
      - 2 Cucharadas de kétchup
      - 2 Cucharadas de vinagre
      - 1 Cucharada de aceite  
      - Ajo molido
      - Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender nuestro horno a 190º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando. Seguidamente limpiamos nuestras alitas, quitándoles todos los restos de plumas que pudieran tener, con ayuda de un soplete o una puntilla. A continuación las lavamos bien y las secamos con papel de cocina o un paño limpio.


      Seguidamente ponemos en un bol o cuenco, los 100 ml de miel, los 60 ml de soja, las 2 cucharadas de vinagre, la cucharada de aceite y las 2 cucharadas de kétchup.


      Con ayuda de un tenedor removemos bien hasta conseguir que se integren todos los ingredientes.


      Seguidamente ponemos nuestras alitas en la bandeja de horno, las salamos y les espolvoreamos el ajo molido por todas ellas. A continuación con ayuda de una brocha, pintamos todas nuestras alitas, por ambas caras con la salsa que hemos preparado anteriormente. Si nos ha sobrado algo de salsa, la vertemos por encima de las alitas.


      Seguidamente las metemos en el horno que ya estará precalentado, unos 45 minutos aproximadamente, a mitad de cocción unos 20 o 25 minutos, les damos la vuelta, para que se hagan por igual por ambas caras. Si fuera necesario las podemos ir regando un poquito con la salsa, según se van cocinando.


      Pasado este tiempo sacamos del horno, emplatamos y regamos con la salsa que nos quede en la bandeja. 


jueves, 15 de mayo de 2014

Calabacines luna rellenos

Hoy vamos a preparar unos calabacines rellenos, llamados calabacines luna, esta variedad de calabacines me parece ideal para rellenarlos, por su forma redondeada. Gracias a la forma que tienen son más vistosos y atractivos a la hora de presentarlos. El calabacín es una hortaliza de verano aunque se puede adquirir durante todo el año. Sin embargo, los ejemplares más sabrosos son los que se recogen entre los meses de julio y septiembre. Cuando se compran calabacines deben seguirse diferentes criterios de calidad. Se elegirán aquellos ejemplares que sean firmes al tacto, compactos, pequeños o medianos, sin manchas en la piel y pesados en relación con su tamaño. Se recomienda rechazar los calabacines grandes, el motivo es porque suelen tener una carne menos tierna y demasiadas pepitas. 


INGREDIENTES para 8 calabacines:
      - 8 Calabacines luna
      - 300 g Pollo (pechuga)
      - 150 g Jamón cocido
      - 100 g Queso rallado (4 quesos)
      - 100 ml Tomate frito  
      - 4 Pimientos de piquillo
      - 1 Cebolla
      - 2 Ajos
      - Aceite de oliva
      - sal
      - Pimienta molida

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar muy bien los calabacines, pues los vamos a preparar con la piel, una vez limpios los secamos con un paño o papel de cocina. Seguidamente con un cuchillo, cortamos la parte superior de los calabacines (la parte superior la reservamos) y con ayuda de un sacabocados o una cucharilla los vaciamos, reservando toda la pulpa extraída, en esta operación tenemos que tener un poquito de cuidado, para no romper el fondo o las paredes.


      Una vez que los tenemos vaciados, ponemos abundante agua en una cacerola, llevamos al fuego y una vez que empiece a hervir, añadimos los calabacines vaciados, junto con las tapas que hemos cortado, dejando escaldar 4 minutos, no más tiempo. Una vez escaldados los sacamos del agua y los colocamos boca abajo, para que escurran bien.


      Seguidamente picamos toda la pulpa del calabacín que hemos extraído, anteriormente y reservamos, para más adelante. A continuación picamos finamente la cebolla y los 2 dientes de ajo, ponemos un poquito de aceite en una sartén, la llevamos al fuego, añadimos la cebolla y los ajos y sofreímos o pochamos a fuego no muy alto, unos 8 minutos, dándole vueltas de vez en cuando, con una cuchara de madera.


   Una vez pochada la cebolla, añadimos la pulpa de calabacín que hemos picado anteriormente, salpimentemos a gusto de cada uno y pochamos todo unos 15 minutos, a fuego no muy alto, veremos que el calabacín va soltando agua, pero se evapora según se va pochando.


      Mientras se pocha el calabacín picamos la pechuga de pollo, las lonchas de jamón cocido y los 4 pimientos de piquillo.


      Cuando tengamos el calabacín sofrito, añadimos a la sartén la pechuga de pollo picada, damos unas vueltas sofriendo 2 minutos y añadimos los pimientos de piquillo y el jamón de york, sofreímos tres o cuatro  minutos y añadimos los 100 ml de tomate frito, damos un par de vueltas, para que liguen todos los ingredientes y retiramos del fuego.


      Seguidamente salamos un poquito el interior de los calabacines y cuidadosamente, los vamos rellenando, con la mezcla que hemos preparado, apretando la mezcla un poquito para que quede más consistente. A continuación cubrimos los calabacines, una capa de queso rallado (4 quesos). Seguidamente ponemos en una bandeja de horno los calabacines, rellenos y las tapas que habíamos cortado para vaciarlos, pero sin tapar.


      Seguidamente metemos en el horno, que previamente tenemos precalentado a 180º, durante aproximadamente 12 minutos, o hasta que veamos que el queso que le hemos puesto en la parte superior se ha gratinado. Con esto solo nos queda sacar del horno y servir, podemos presentarlos en una bandeja, con una base de crema balsámica, tomate, etc. o dejarlos simplemente como salen del horno.

miércoles, 12 de marzo de 2014

Lagrimas de pollo macerada en yogur

Hace unos días publique unas lagrimas de pollo, pues bien hoy volvemos a preparar una nueva versión. La receta de estas lágrimas de pollo es de nuestra amiga Amalia, que ha tenido la amabilidad de dármela, para poder compartirla con todos vosotros. Como veréis es muy similar a la publicada anteriormente, lo que cambia son los ingredientes de maceración. El resultado de esta receta es buenísimo y como veréis muy fácil de elaborar, pues solo se trata de mezclar los ingredientes, macerar en ellos el pollo y freír. De nuevo dar las gracias a Amalia por su receta.



INGREDIENTES:
      - 500 g Pechuga de pollo 
      - 1 Yogur natural
      - 75 g Queso rallado (yo he utilizado parmesano)
      - 2 Cucharadas de orégano
      - Pan rallado (para rebozar)
      - Sal
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta molida

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es partir la pechuga de pollo en tiritas, quitándoles la grasa y nervios que pudiera tener, aunque este trabajo no lo podemos ahorrar, si a la hora de comprar la pechuga de pollo, le decimos a nuestro pollero que la parta él en tiritas. Una vez partida salpimentamos las tiritas de pollo un poquito y reservamos.


      Seguidamente ponemos en un bol el yogur natural, las 2 cucharadas de orégano y los 75 g de queso rallado, con ayuda de un tenedor mezclamos bien los ingredientes.


      Una vez mezclado añadimos al bol la pechuga de pollo, partida en tiritas que teníamos reservada, mezclamos bien y dejamos macerando en esta mezcla, al menos 4 o 5 horas.


      Pasado este tiempo, ponemos un poco de pan rallado en un plato y vamos rebozando nuestras tiritas de pollo, quitándoles el exceso de pan rallado, ayudándonos de un colador. 


      Seguidamente freímos nuestras lágrimas de pollo en abundante aceite caliente (bien en sartén o freidora). Según las vamos friendo las vamos dejando, sobre papel de cocina para que escurran el exceso de aceite que pudieran tener.


      Servimos calentitas, acompañándolas de alguna salsa (mayonesa, mostaza, barbacoa, etc. o simplemente según están como aperitivo.


miércoles, 26 de febrero de 2014

Lágrimas de pollo

Esta fácil y sabrosa receta de pollo, se la tenemos que agradecer a nuestra amiga Aurora Crespo, que ha tenido la gentileza de dármela, para compartirla con todos vosotros. Es un plato facilísimo de preparar, que según nos cuenta Aurora se suele servir en los bares de la costa Malagueña. Estas lágrimas de pollo son ideales para tomarlas como aperitivo. La cantidad de orégano la podemos variar dependiendo de nuestro gusto. Gracias Aurora por esta rica y sencilla receta.


INGREDIENTES:
      - 500 g de pechuga de pollo (partida en tiritas)   
      - 3 Limones
      - 1 ½ Cucharada de orégano
      - Pan rallado (para rebozar)
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta molida

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es partir la pechuga de pollo en tiritas, quitándoles la grasa y nervios que pudiera tener, aunque este trabajo no lo podemos ahorrar si a la hora de comprarla, le decimos a nuestro pollero habitual, que la corte él en tiritas. Una vez partida salpimentamos las tiritas de pollo un poquito.


      Seguidamente exprimimos los tres limones, ayudándonos de un exprimidor, colamos el zumo y lo ponemos en un bol.


      A continuación añadimos al bol la cucharada y media de orégano, removiendo con un tenedor, para que se mezcle bien con el zumo. Seguidamente añadimos al bol las tiritas de pechuga de pollo, mezclamos lo metemos en el frigorífico y dejamos macerar unas de un día para otro.


      Pasado este tiempo sacamos de frigorífico y ponemos a escurrir las tiritas de pollo en un colador.


      A continuación ponemos un poco de pan rallado en un plato, rebozando en el las tiritas de pollo, quitándoles el exceso de pan ayudándonos de un colador. Seguidamente freímos nuestras tiritas de pollo en abundante aceite (bien en sartén o freidora), según las vamos friendo las vamos dejando, sobre papel de cocina, para que escurran el exceso de aceite, que pudieran tener.


      Servimos bien calientes, podemos acompañar de alguna salsa, tipo yogur, barbacoa, curry, etc. o simplemente según están.


jueves, 21 de noviembre de 2013

Pimientos rellenos de pollo y roquefort

Hoy aprovechando que me ha sobrado un poco de pollo del cocido, hemos preparado unos ricos pimientos de piquillo rellenos de pollo y queso de roquefort, acompañados de una rica y fácil salsa. Como veréis prácticamente se trata de hacer una bechamel, con el pollo y el queso, rellenando con esta los pimientos. La salsa al igual que los pimientos, tampoco tienen ningún misterio, dándole a los pimiento un sabor muy bueno. Yo los he rellenado de pollo, pero como suelo decir, esto va en gustos y en la imaginación de cada uno, y podemos adaptar la receta, a los ingredientes que tengamos en ese momento.
 
 
INGREDIENTES para unas 12 unidades:
      - 12 pimientos de piquillo
      - 150 g pollo (asado, cocido, etc.)
      - 40 g Queso de roquefort o queso azul
      - 175 ml Leche
      - 1 Cucharada de harina 
      - 1 Ajo
      - 1 Cebolla (no muy grande)
      - 4 Cucharadas aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta molida
      - Pizca de nuez moscada
SALSA:
      - 200 ml Nata
      - 3 Pimientos de piquillo
      - 50 ml Kétchup
      - 2 Cucharadas de mostaza
      - Sal
  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es picar en trocitos pequeños los 150 g de pollo, una vez picado reservamos. Seguidamente pelamos y picamos finamente la cebolla y el ajo. A continuación ponemos en un sartén, las 4 cucharadas de aceite de oliva y la llevamos al fuego, no muy alto, añadimos a la sartén la cebolla picada y el ajo, dejando sofreír, unos 5 minutos aproximadamente, dándole vueltas de vez en cuando. Cuando este pochadito añadimos a la sartén la cucharada de harina, sofriendo todo un poquito, sin que se nos queme la harina.


      A continuación añadimos los 175 ml de leche, los 150 g de pollo picado, la pizca de nuez moscada y salpimentamos, mezclando todos los ingredientes dándole vueltas con una cuchara de madera.


      Seguidamente añadimos los 40 g de queso de roquefort y seguimos mezclando con la cuchara de madera. Dejamos cocinar aproximadamente 6 o 7 minutos, sin dejar de remover, hasta formar una especie de bechamel, suave y cremosa, pasado este tiempo retiramos del fuego y dejamos templar un poquito.


      A continuación vamos rellenando con esta mezcla los pimientos de piquillo, con cuidado de no romperlos, para esta operación nos podemos ayudar de una cucharita de las de café. Una vez rellenos reservamos en el plato o recipiente, donde los vayamos a servir.  Conviene que el plato o recipiente sea acto para el microondas, por si los queremos calentar un poquito antes de servir.


      Seguidamente pasamos a preparar la salsa que acompañara a los pimientos rellenos, para ello picamos los tres pimientos de piquillo, quitándoles las pepitas que pudieran tener. Seguidamente ponemos en una sartén los 200 ml de nata liquida, y la llevamos al fuego no muy alto, añadimos los pimientos de piquillo picados, los 50 ml de kétchup y las dos cucharadas de mostaza, salamos un poquito si fuera necesario.


      Dejamos reducir en el fuego, dándole vueltas de vez en cuando, hasta que espese un poquito, unos 3 o 4 minutos aproximadamente. Pasado este tiempo retiramos del fuego, ponemos estos ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos todo, muy finamente. Una vez triturado vertemos un poco de esta rica salsa, sobre los pimientos de piquillo, que hemos rellenado anteriormente.


      La salsa sobrante la ponemos en una salsera o cuenco. Con esto solo nos queda servir y disfrutar de estos deliciosos pimientos.

 
 

domingo, 29 de septiembre de 2013

Traseros de pollo asados

Hoy hemos preparado unos cuartos traseros de pollo, muy ricos y jugosos. Esta vez le he añadido unas patatas formando una cama, pero como digo en la receta esto es opcional. Si le añadimos la patata, necesitaremos un poco más de cerveza, como ½ bote más, pues la patata absorbe parte del jugo. El sabor que tiene este pollo es muy bueno, gracias al majado, el tomate y los pimientos de piquillo. En casa se ha convertido en un plato que se prepara a menudo, pues a mis hijas les gusta bastante. Al final de la entrada hay una fotografía del pollo pero sin patatas.
 
 
INGREDIENTES para 4 personas :
      - 4 Traseros de pollo
      - 2 Patatas (opcional)
      - 1 Tomate (grande)
      - 3 Pimientos de piquillo
      - 4 Ajos
      - ½ Cucharada de tomillo
      - ½ Cucharada de romero
      - 2 Pastillas avecren (carne)
      - 10 Granos pimienta
      - 5 Cucharadas aceite de oliva
      - El zumo de ½ limón
      - 1 Bote de cerveza
      - sal
      
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar y limpiar bien los traseros de pollo, quitándole la grasa y las plumillas o espolones que pudiera tener. Una vez limpios los secamos un poco con papel de cocina y reservamos.
 
 
      Seguidamente en el mortero hacemos un majado con los 4 ajos pelados, la ½ cucharada de tomillo, la ½ cucharada de romero, los 10 granos de pimienta, un poquito de sal y 1 pastilla de avecren, reservando la otra. Una vez que tengamos el majado listo, añadimos al mortero el zumo de medio limón y las 5 cucharadas de aceite, mezclando bien todos los ingredientes del majado.
 
 
      A continuación picamos en trocitos el tomate y los pimientos de piquillo, lo mezclamos y reservamos. Seguidamente pelamos y lavamos las patatas, partiéndolas en rodajas de ½ cm aproximadamente (las patatas las podemos suprimir de la receta).
 
 
      Una vez peladas las patatas las ponemos en una fuente acta para el horno formando, lo que se suele decir una cama y salamos un poquito.  La fuente tiene que ser lo suficientemente grande para asar los cuatro cuartos de pollo. Seguidamente con ayuda de una brocha de silicona pintamos  las patatas, con un poquito del majado que hemos preparado anteriormente. Añadimos por encima de las patatas un poquito del picado de tomate y pimiento de piquillo.
 
 
      Seguidamente añadimos a la fuente los cuartos traseros de pollo, pintándolos por todos los lados con el resto del majado. Una vez pintados añadimos por encima el resto del picado de tomate y pimientos de piquillo, por encima de nuestro pollo.
 
 
      Seguidamente desmenuzamos la pastilla de avecren que nos queda y la mezclamos con la cerveza, añadiendo esta mezcla a la fuente.
 
 
      A continuación metemos en el horno, que previamente tenemos precalentado a 180 º, durante aproximadamente 2 horas, dándole la vuelta al pollo a mitad de la cocción. Con ayuda de una cuchara si vemos que se seca por arriba, lo vamos regando de vez en cuando con el jugo de la fuente. Si hemos optado por ponerle patata, esta absorbe gran parte del jugo por lo cual si  vemos que se queda sin jugo, le añadimos un poco mas de cerveza, o vino blanco rebajado con un poquito de agua. Una vez asado retiramos del horno y listo para degustar.