LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Mostrando entradas con la etiqueta fabada. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fabada. Mostrar todas las entradas

lunes, 26 de enero de 2015

Fabada Asturiana

La receta de hoy es una exquisita fabada Asturiana, que como veréis es muy sencilla de preparar y con pocos ingredientes. La clave para que la fabada sea buena, es comprar unas fabes de calidad y cocerla a fuego lento. El chorizo, morcilla, panceta y lacón, se conoce como compango y lo podemos comprar ya empaquetado en nuestra charcutería, pero recordar que sea bueno. Tener en cuenta a la hora de preparar la fabada, dejar las fabes en remojo unas 12 horas y el lacón y tocino si es salado, ponerlo también en remojo, pero en recipientes diferentes. La cocción recordar que una vez que empiece a hervir, tendremos que bajar el fuego y dejarlas cocer a fuego lento, añadiéndole 3 veces agua fría para asustarlas. También comentaros que no les deis vueltas con la cuchara, si necesitamos moverlas, lo haremos moviendo la cacerola en círculos. Yo he preparado esta fabada con motivo del cumpleaños de mi cuñado, que nos juntamos toda la familia, por eso en las fotografías veréis más cantidad de fabes y compango. 


INGREDIENTES para 4 personas:
      - 500 g Fabes
      - 2 Chorizos Asturianos
      - 2 Morcillas Asturianas
      - 200 g Panceta curada
      - 100 g Lacón
      - 1 y ½ Cucharada de pimentón
      - Aceite de oliva
      - Sal

  
PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos la noche anterior es poner nuestras fabes en remojo, tienen que estar al menos 12 horas. Para ello ponemos abundante agua en un recipiente, añadimos las fabes y las dejamos toda la noche en agua. Si el tocino, lacón o panceta que vamos a utilizar es salado, tendremos que tenerlo en agua, unas 6 horas, para que suelte la sal.


     Seguidamente ponemos en una cacerola (preferiblemente que sea baja y ancha), los chorizos,lacón y el tocino o panceta, las morcillas las reservamos, pues si la añadimos ahora es fácil que se rompa la tripa y se deshaga. A continuación añadimos las fabes escurridas del agua, donde las hemos tenido en remojo. Lo de poner el chorizo y la panceta abajo, es para que durante la cocción no golpeen mucho las fabes y las rompan. Seguidamente cubrimos con agua fría un par de dedos por encima de las fabes.


      Llevamos al fuego alto y añadimos un buen chorro de aceite de oliva y una cucharada y media de pimentón (lo echamos en crudo pues si hacemos un refrito el pimentón nos queda muy crudo o pasado y si lo hacemos al final nos saben las fabes a pimentón). Durante la cocción vamos desespumando nuestra fabada.


      Una vez que empiece a hervir bajamos el fuego y dejamos que hierva a fuego lento unas 2:30 horas. Durante la cocción les añadimos por lo menos 3 veces un poco de agua fría, para romper la cocción y evitar que se despellejen las fabes, a esto se le llama asustar a las fabes. De todas formas veremos que ellas solas nos van pidiendo, cuando necesitan un poco de agua.


     Pasada 1:30 horas de cocción, añadimos las morcillas y dejamos que sigan cociendo, a fuego lento. Cuando falte una media hora para que estén listas las fabes, probamos el punto de sal y si fuera necesario le añadimos sal. Antes no le hemos puesto sal, pues la panceta y el lacón suelen soltar sal, por eso es mejor ponérsela al final.


     Una vez que estén lista la fabada retiramos del fuego, y esperamos para comerlas al menos 4 horas, lo ideal sería prepararlas de un día para otro, aunque parezca un poco exagerado.


      Cuando vallamos a servir acompañamos cada plato de fabes, con un trozo de chorizo, panceta, lacón y morcilla, que previamente hemos sacado de la cacerola y partido en trozos.


Este plato es todo un manjar.   

domingo, 13 de enero de 2013

Fabada

Hoy Vamos a preparar una rica, fácil, sabrosa y contundente fabada. El truco para que nuestra fabada salga entera y no se nos rompan, es cocer a fuego muy bajo, que prácticamente no se noten casi las burbujas. Procurar también no darle muchas vueltas y asustarlas con un poco de agua fría, durante la cocción. Por lo demás es un plato que no tiene misterio alguno, La panceta, el lacón, la morcilla y los chorizos, los podemos comprar, en el súper ya empaquetado para hacer la fabada y se llama compango.
 
 
INGREDIENTES:
      - 350 g de Fabes
      - 2 Chorizos
      - 1 Morcilla
      - 1 Trozo lacón o jamón
      - 1 Trozo de panceta (curada)
      - 1 cebolla (mediana)
      - 2 Ajos
      - 1 Cucharada  pimentón dulce
      - 2 Cucharadas de aceite de oliva
      - Sal
 
PREPARACIÓN:
      Antes de hacer la receta ponemos en un bol agua fría y dejamos las fabes en remojo toda la noche, unas 12 horas. En otro bol ponemos agua templada y añadimos el lacón o jamón y el trozo de panceta curado, dejándolo igual que las fabes toda la noche en remojo.
 
  
      Una vez hecho esto vamos a preparar nuestra fabada. Lo primero que hacemos es  poner agua fría en una cacerola a ser posible baja y de boca ancha, acto seguido escurrimos las fabes y las añadimos a la cacerola. Pelamos la cebolla y sin partirla la añadimos también a la cacerola (no la partimos pues solo queremos que de sabor y una vez echa nuestra fabada la desecharemos). Seguidamente añadimos la panceta y el lacón. A continuación pinchamos con un palillo los chorizos y los añadimos también a la cacerola (los pinchamos un poco con el palillo, para evitar que revienten). Ponemos la cacerola en el fuego, dejando con el fuego alto hasta que rompa a hervir (si fuera necesario desespumamos), una vez que empiece a hervir bajamos el fuego al mínimo, dejándolas hervir 2 horas aproximadamente.


      Durante la cocción le añadiremos un poco de agua fría tres veces, esto lo hacemos para romper el hervor y ayuda a la cocción. Procuramos no darle vueltas con la cuchara, si tenemos que moverlas cogemos por ambos asas de la cacerola, haciendo círculos para que se muevan. La sal se la añadiremos mas adelante, pues el lacón y la panceta suelen soltar mucho sabor.


      Pasado este tiempo pelamos y picamos los dos ajos, ponemos un chorrito de aceite en una sartén y los sofreímos un poco, sin que se nos quemen, cuando estén sofritos retiramos del fuego y le añadimos la cucharada de pimentón, damos unas vueltas y lo añadimos a la cacerola con las fabes. Pinchamos un poquito nuestra morcilla y la añadimos también a la cacerola.

      En ese momento probamos el caldo y salamos un poquito si fuera necesario. Dejamos en el fuego al menos 25 o 30 minutos más, hasta que nuestras fabes estén tiernas, si fuera necesario le añadimos, un poquito más de agua fría.


      Una vez que estén tiernas nuestras fabes retiramos del fuego, sacamos de la cacerola, la cebolla que como he comentado antes la podemos tirar pues ya ha soltado todo su sabor, durante la cocción, los chorizos, la morcilla, el lacón y la panceta, lo partimos en trozos, para que cuando sirvamos nuestra fabada, podamos repartirlo en todos los platos.


      Una vez partidos los volvemos a echar a la cacerola y listos para degustar esta rica y sabrosa fabada, ideal para estos días de fresquito. 
 
 
Lo ideal es dejarla reposar una hora antes de servirla.