LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 26 de noviembre de 2015

Jornada de bloggers en La Moraleja green

La entrada de hoy es para comentaros que el pasado día 21 de noviembre, tuve el honor de ser invitado por Ana Iglesias @foodmorinig a una jornada gastronómica para food bloggers, enmarcada dentro del evento  Food & Wine Moraleja Green @MoralejaGreen La jornada comenzó con la preparación de tres platos, realizados por Begoña Rodrigo ganadora de la 1ª edición de Top Chef, que hoy en día es propietaria y chef del restaurante La Salita de Valencia @Bego_LASALITA un restaurante que nació hace ya 10 años. Begoña ofrece en su restaurante una cocina de mercado y de temporada, con verduras cocinadas en su punto y con sabor, carnes con poca grasa y pescados frescos.


      Begoña es una chef que le gusta innovar en sus platos, dándole su toque personal pues le aburre tener que preparar siempre lo mismo. Una mujer que siendo muy joven se traslado a Holanda y trabajo en el restaurante del hotel Ámsterdam Marriott, como ayudante de cocina, aunque al principio solo trabajaba dando desayunos, pidió trabajar gratis en la parte de cocina. El siguiente paso fue en Utrecht, en el restaurante del hotel Karel V, con una estrella Michelin, de allí se traslado a Londres donde estuvo mes y medio en un hotel. A continuación trabajo en Aquarium (un club privado con dos estrellas Michelin) con una cocina afrancesada, donde paso 6 años como jefa de cocina. También presento en canal cocina con gran éxito, el programa recetas por 5€, en pocas palabras se puede decir que es una mujer, muy trabajadora que ha luchado para llegar a donde está, sin que nadie le haya regalado nada.


      La jornada continuo con un almuerzo en Vait, @VaitPastelerias donde pudimos degustar todos los asistentes a la jornada, de una buena y agradable comida.  Vait es una cadena de pastelerías y cafeterías de Madrid que empezó en los años 60, cuando D. Francisco Valverde ya era un prestigioso Maestro pastelero, que  junto con otros socios monto algunas de las pastelerías más emblemáticas de Madrid.


      En los años 80 la segunda generación fue entrando en el negocio, convirtiéndose en una sociedad familiar. En los últimos años, han abierto cinco nuevos espacios VAIT, uno de ellos a pie de calle, en Alcalá 54, y el resto en los paseos comerciales Moraleja Green, Gran Plaza 2, Castellana 200 y ABC Serrano. Actualmente, cuentan con 8 GRAN CAFÉ VAIT y 3 CAFETERÍAS VAIT, donde podemos encontrar pastelería creativa, cocina, regalos, y catering, todo ello llevado a cabo, con mucha ilusión y trabajo para dar a sus clientes todo lo mejor.


      Para rematar la jornada nada mejor que una cata comentada, de tres de los vinos mas especiales de Lavinia, como un Chateauneuf du Pape (vinos de terroir de la zona del Ródano, encumbrados por Robert Parker), un Tokaji (especialísimo vino húngaro de gran calidad y poco conocido fuera de sus fronteras) y un Champagne de autor elaborado por viticultores artesanos independientes. Una oportunidad única de probar nuevas referencias y conocer vinos a los que normalmente no tenemos acceso. 


      En 1999 se creó  este concepto de enoteca, abriendo su primer espacio en París, en el Boulevard de la Madeleine. Con una superficie de 1.200 m2 y una selección de más de 6.500 referencias, tiene el honor de ser la tienda de vinos más grande de Europa. Tras su espectacular irrupción en el mercado francés, LAVINIA prosiguió su crecimiento, inaugurando desde entonces establecimientos en Ginebra, Kiev (Ucrania), Madrid, Odessa... En 2011 inauguró su segunda tienda en París (en el Centro Comercial de CNIT, en la Defénse). Y desde hace 3 años, Lavinia está también presente en los aeropuertos más importantes de España (Barajas, El Prat, Málaga, Alicante, Bilbao…). Lavinia es una tienda de vinos donde podrás comprar la mayor selección de vinos españoles e internacionales y destilados del mundo. El concepto se completa con un servicio experto y personalizado de sumilleres-vendedores que convierten a Lavinia en el marco ideal para que el universo del vino seduzca tanto a expertos como a neófitos.


      Muchas gracias al centro comercial La Moraleja Green, y sobre todo a Ana Iglesias por su invitación y hacer posible esta magnifica jornada.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Mollejas de pollo en salsa

Hoy vamos a preparar unas mollejas de pollo en salsa que están muy ricas, yo no les he puesto picante, pero si os gusta el picante a la hora de preparar el sofrito, le podéis añadir una guindilla de cayena. Si no disponemos de olla exprés el tiempo de cocción en una cacerola, será de aproximadamente una hora y media. En Colombia Ecuador y Perú se consume la molleja (o contre) del pollo, guisada con verduras, con arroz o asada. A esta última en Chile se le denomina contre en Santiago o riquet en el sur del país. Las mollejas de pollo son consideradas vísceras y tienen un precio muy bajo a pesar de ser un plato realmente sabroso, tienen sabor a carne con un ligero fondo a víscera y una vez cocinadas su textura queda ligeramente dura recordando a los cartílagos aunque mucho más fácil de masticar. Las mollejas están consideradas como un plato de casquería, que antiguamente se solían consumir bastante, sobre todo por su bajo precio.


INGREDIENTES:
- 1 k Mollejas de pollo
- 1 Cebolla
- 4 Ajos
- ½ Pimiento rojo
- 1 Pimiento verde
- 2 Tomates
- 6 Granos de pimienta negra
- 1 Hoja de laurel
- 200 ml Vino blanco
- Caldo de pollo o una pastilla de caldo de ave y agua
- Sal
- Pellizco de azúcar
- Aceite de oliva
- Colorante


PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es limpiar y lavar muy bien nuestras mollejas, una vez bien limpias, ponemos un poco de agua en una cacerola, la llevamos al fuego y añadimos las mollejas, y cocemos durante aproximadamente 4 minutos, desespumando de vez en cuando. Pasado este tiempo retiramos de fuego y las ponemos a escurrir en un escurridor.
Cocerlas estos 4 minutos lo hacemos para asegurarnos que están bien limpias. 


      Seguidamente vamos a pelar y picar la cebolla, los ajos, el pimiento verde y el ½ pimiento rojo. No importa mucho el tamaño de los trozos, pues luego lo vamos a triturar. 


      A continuación ponemos un chorrito de aceite en una sartén, llevamos al fuego y añadimos, la cebolla, los pimientos y el ajo, salamos un poquito y sofreímos todo a fuego medio, durante aproximadamente 8 minutos. Mientras hacemos el sofrito, lavamos y picamos los tomates. Una vez que este sofrita la cebolla con los pimientos, añadimos a la sartén los tomates picados y un pellizco de azúcar, para quitarle la acidez al tomate, dejando sofreír todo junto unos 4 o 5 minutos más.


      Pasado este tiempo retiramos del fuego y ponemos el sofrito en el vaso de la batidora, y con ayuda de esta trituramos todo muy bien y reservamos.


      A continuación ponemos en la olla exprés un chorrito de aceite, la llevamos al fuego y añadimos las mollejas que ya estarán bien escurridas, sofriéndolas 1 o 2 minutos. A continuación añadimos a la olla los 200 ml de vino blanco, damos unas vueltas y dejamos 2 o 3 minutos, hasta que se evapore el alcohol.


      Pasado este tiempo añadimos las verduras trituradas, el caldo de ave o en su defecto la pastilla de caldo y agua, hasta cubrir las mollejas de pollo. Seguidamente añadimos la hoja de laurel, los 6 granos de pimienta y el colorante, damos unas vueltas y salamos un poquito.


      A continuación tapamos nuestra olla, y una vez que la válvula gire y empiece a salir vapor, dejamos cocinar 25 minutos. Pasado este tiempo retiramos la olla del fuego y dejamos enfriar, hasta que deje de salir vapor (no abrir la olla nada mas retirar del fuego, pues es muy peligroso y nos podría causar mucho daño). A continuación destapamos la olla comprobamos el punto de sal y servimos calentitas, las podemos acompañar de una patatas fritas.


Si las dejamos para el día siguiente, habrán tomado más sabor.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Helados 1.977 ICED THIHGS

La entrada de hoy es para comentaros que el pasado día 19 de noviembre, tuvimos el honor de ser invitados a la degustación de Helados de Nitrógeno. Durante el evento los asistentes, pudimos conocer de la mano de Alberto Tabernero Martin (Experto en pastelería, repostería y cocina molecular), esta pionera idea y la forma de llevarla a cabo.



      Estos helados #1977icedthings no tiene local fijo donde poder degustar sus helados, si no que está en el lugar donde tu elijas, para hacer de tu evento (Fiesta de empresa, Congreso, Celebración, Boda, etc.) algo único y especial. Una de las cosas buenas que tiene este helado, como nos comentaba Alberto es que  tu imaginación sea la protagonista y puedas saborear el helado que tu prefieras, o que en ese momento te venga a la cabeza, bien porque lo recuerdes o te apetezca en ese momento, pues tú eliges el sabor, si lo quieres dulce, salado o con alcohol e incluso convertir tu cóctail favorito en un delicioso helado, y todo esto con ingredientes naturales 100%.



      Este helado gracias a la fabricación con nitrógeno liquido, son capaces de conseguir que cualquier ingrediente, que tú elijas se convierta en un delicioso y cremoso helado. Gracias a la rápida preparación de estos helados, los asistentes al evento tuvimos el privilegio de probar en exclusiva un helado de Menta con Chocolate, Melocotón con topping de fresa, chocolate, Cerveza negra y para rematar uno de Martini negro con Coca Cola, que sinceramente son unos helados muy cremosos sin nada de cristalización y con un sabor muy natural, pues los ingredientes que se utilizan como os he comentado anteriormente son naturales y elegidos por ti. Los helados están hechos con una base neutra, especial o con alcohol y el sabor como os he comentado es cosa tuya, con el sabor o los ingredientes que más te gusten, pues como nos comento Alberto el limite lo pones tu.



miércoles, 18 de noviembre de 2015

Jamoncitos o muslos de pollo con soja y miel

Hoy vamos a preparar unos deliciosos muslitos de pollo, con soja y miel, que están para chuparse los dedos. Como veréis solo tenemos que limpiar nuestros muslitos, mezclar con la batidora el resto de ingredientes, verter por encima de los muslitos y hornear, vamos que no hay receta de pollo más fácil que esta. Como os digo en la receta tenemos que ir regando de vez en cuando los muslitos, y darle la vuelta por lo menos un par de veces. Si veis que en vuestro horno se tuestan enseguida, los podéis cubrir por la parte superior, con un poco de papel de aluminio, pero si les vamos dando la vuelta y regándolos con la salsa, no es necesario taparlos.


INGREDIENTES:
- 10 o 12 Muslos de pollo
- 125 ml de Soja (liquida)
- 4 Ajos
- 2 Cucharadas de miel (soperas)
- 1 Cucharadita de pimentón dulce (de las de café)
- 5 Granos de pimienta negra
- ½ Cucharadita de curry molido (de las de café)
- 1 Pastilla de caldo de ave (pollo)
- 1 vaso de agua (unos 150 ml)
- Sal

PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 190º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando. Seguidamente limpiamos nuestros muslitos de pollo, de las plumillas que pudieran tener, los lavamos y los secamos con un poco papel de cocina. A continuación los ponemos en nuestra bandeja de horno (la bandeja mejor si tiene un poquito de fondo), y los salamos un poquito, no mucho pues la soja es muy sabrosa.


      Seguidamente en el vaso de la batidora, ponemos los 125 ml de soja, los 4 ajos pelados (les quitamos el germen central), la cucharadita de pimentón dulce, los 5 granos de pimienta, la media cucharadita de curry, las 2 cucharadas de miel, la pastilla de caldo y el vaso de agua, es decir todos los ingredientes.


      Con ayuda de la batidora, trituramos todo muy bien, hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Acto seguido vertemos esta mezcla, por encima de los muslitos que tenemos en nuestra bandeja de horno. Seguidamente metemos la bandeja en el horno que ya estará precalentado a 190º, por arriba y por abajo, durante aproximadamente, unos 40 o 45 minutos, dependiendo de cada horno, pues no todos los hornos calientan igual. Durante el horneado cada 10 o 12 minutos, abrimos la puerta del horno y regamos los muslitos con la salsa. También podéis darle la vuelta un par de veces. Al final del horneado subimos un poco la temperatura del horno, para que se tueste un poquito la piel.


      Pasado este tiempo sacamos los muslitos del horno los ponemos en una fuente o plato, regamos con un poquito de salsa y el resto de la salsa la ponemos en una salsera o bol, para que cada uno se sirva la que quiera.


      Con esto solo falta llevar a la mesa y disfrutar, podéis acompañarlos de unas patatas fritas. 

lunes, 16 de noviembre de 2015

Patatas al horno con salsa de queso, mostaza y mayonesa

La receta de hoy son unas ricas y crujientes patatas al horno, acompañadas de una salsa de queso, mostaza y mayonesa. Como veréis en la receta es facilísima de preparar, tanto las patatas como la salsa. Un consejo es que las patatas sean de buena calidad y tengan la piel en buenas condiciones, pues no las vamos a pelar. Estas patatas tienen un sabor parecido a las que tomamos alguna vez, en locales de comida rápida acompañadas de hamburguesas. Son ideales para un buen aperitivo, tapa o acompañamiento de otro plato.


INGREDIENTES:
- 1 k Patatas (de buena calidad)
- 1 Cucharada de pimentón
- 3 Cucharadas aceite
- 1 Cucharada de orégano
- Pimienta molida
- Sal
SALSA:
- 60 g Queso de untar (tipo philadelphia)
- 75 g Mayonesa
- 1 Cucharada rasa de mostaza (tipo Dijon)
- Orégano

PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es encender el horno a 180º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando. Seguidamente lavamos muy bien nuestras patatas, y las secamos con papel de cocina o un paño limpio. A continuación las partimos en gajos, con ayuda de un cuchillo, para conseguir que sean gajos, primeramente las partimos por la mitad, de esta forma nos será más fácil hacer los gajos. Una vez que las tengamos partidas, las ponemos en un recipiente amplio (bol, cacerola, etc.).


      Seguidamente añadimos al bol la cucharada de orégano, un poquito de pimienta, un poquito de sal, la cucharada de pimentón y las 3 cucharadas de aceite.


      A continuación mezclamos bien para que las patatas se impregnen de todos los ingredientes. Seguidamente ponemos un papel de hornear en la bandeja del horno, ponemos nuestras patatas extendidas por toda la superficie de la bandeja. Metemos en el horno que ya estará precalentado a 180º, durante aproximadamente 25 o 30 minutos, dependiendo del grosor de nuestros gajos de patatas. Cuando veamos que están tiernas, si queremos que por fuera estén crujientes, subimos la temperatura del horno a 220º durante 3 o 4 minutos, eso ya va en gustos.


      Mientras se hornean nuestras patatas, vamos a preparar la salsa con que las vamos a acompañar. Para ello en un bol ponemos los 60 g de queso de untar, los 75 g de mayonesa, la cucharada de mostaza y un poquito de orégano, como ½ cucharada. 


      Mezclamos todo muy bien, hasta que veamos una mezcla homogénea.


      Con esto solo nos queda esperar a que nuestras patatas estén horneadas y servir calentitas acompañadas de la salsa. La salsa dejarla a parte en el bol y que cada uno vaya mojando las patatas en la salsa.


      Estas patatas también las podemos servir sin salsa, o como guarnición de otro plato, pero solas con la salsa están ideales. 

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Conejo en pepitoria

La receta de hoy es un rico y sabroso conejo en pepitoria, que seguro que os encantara. La pepitoria es una forma Española de cocinar diferentes platos de carne (generalmente pollo o gallina), por regla general los jugos obtenidos de la preparación de las carnes se enriquecen con yema de huevo duro y almendras molidas, cuando se hace esto el plato recibe el apelativo de "en pepitoria". La creencia popular menciona que esta práctica es originaria de la cocina árabe (Gastronomía del Al-Ándalus) y que dejó esta influencia en la preparación de algunos platos de aves y caza. Si no disponéis de azafrán podéis utilizar un poco de colorante.


INGREDIENTES:
- 1 Conejo (de un kilo 1 cuarto aproximadamente)
- 1 Cebolla
- 2 Huevos cocidos
- 4 Ajos
- 2 Rodajas de pan
- 200 ml Vino blanco
- 100 g Almendras
- 2 Hojas de laurel
- 3 Clavos
- pimienta negra (5 o 6 granos)
- Sal
- Aceite de oliva
- Unas hebras de azafrán
- Caldo de pollo (o agua y una pastilla de caldo de ave)
- Un poquito de harina

PREPARACION:
    Empezamos nuestra receta preparando todos los ingredientes, que vamos a utilizar esto hará que ahorremos tiempo al preparar la receta. El conejo cuando vayamos a comprarlo, le decimos a nuestro pollero habitual que lo parta en trozos (no muy pequeños), de esta forma nos ahorramos el trabajo de trocearlo, y solo lo tenemos que lavar y secarlo con papel de cocina.


      Seguidamente ponemos aceite en una sartén, la llevamos al fuego y freímos las dos rebanadas de pan, una vez doradas las sacamos y reservamos sobre un papel de cocina, para que escurran el exceso de aceite. A continuación en la misma sartén sofreímos los 4 ajos y doramos un poquito las almendras, reservando todo junto al pan.


      Seguidamente quitamos el aceite de la sartén y añadimos unas hebras de azafrán, tostándolas un pelín pero sin que se nos quemen. A continuación ponemos en el mortero las hebras de azafrán, los cuatro ajos que hemos sofrito y las 2 rebanadas de pan tostado, con la maza del mortero hacemos un majado, machacando todo muy bien.


      Seguidamente añadimos al mortero las almendras, volvemos a machacar junto con el resto de ingredientes, pero dejando las almendras en trocitos pequeños (no molidas) y reservamos el majado.


      Seguidamente ponemos un chorreón de aceite en la cacerola donde vallamos a guisar nuestro conejo y la llevamos al fuego. A continuación salpimentamos el conejo lo pasamos por harina y lo vamos sellado, en el aceite que hemos puesto en la cacerola, según lo vamos dorando un poquito, lo sacamos y lo dejamos en una fuente o plato con papel de cocina, para que escurra el exceso de aceite que pudiera tener.


      Seguidamente pelamos y picamos nuestra cebolla y la pochamos en el aceite que nos ha sobrado de sofreír el conejo, aproximadamente 7 minutos a fuego medio, si fuera necesario añadimos un poquito más de aceite, dándole vueltas de vez en cuando con una cuchara de madera. Una vez que la cebolla este pochada, añadimos a la cacerola el conejo, las 2 hojas de laurel, los 5 granos de pimienta negra, los 3  clavos y los 200 ml de vino blanco.


      Le damos unas vueltas y dejamos reducir un poco, aproximadamente 2 o 3 minutos, para que se evapore el alcohol. Seguidamente añadimos a la cacerola el caldo de pollo, hasta cubrir el conejo (si no tenemos caldo añadimos agua con una pastilla de ave), Acto seguido añadimos el majado que hemos preparado anteriormente y con una cuchara de madera le damos un par de vueltas, comprobamos el punto de sal y si fuera necesario rectificamos.


      Dejamos cocer a fuego medio unos 30 minutos hasta que el conejo este tierno. Cuando veamos que el conejo está en su punto, pelamos los dos huevos y separamos las yemas de las claras, las yemas las machacamos con ayuda de un tenedor y las claras las partimos en trocitos.


    Añadimos las yemas molidas al guiso y le damos un par de vueltas, acto seguido añadimos las claras en trocitos y mezclamos.


   Con esto retiramos del fuego y tenemos listo para degustar, este rico conejo en pepitoria.


     Servir calentito y acompañado de un buen trozo de pan, para mojar esta rica y deliciosa salsa. 

domingo, 8 de noviembre de 2015

Rosquillas caseras de anís

Hoy vamos a preparar unas sencillas y exquisitas rosquillas de anís, que están muy buenas. Como os comento en la receta la masa no tiene que quedar muy dura, por lo cual no es necesario amasar con las manos, simplemente una vez que la tenemos echa, tapamos con film y dejamos reposar en el frigorífico. A la hora de hacer las rosquillas nos untamos un poquito de aceite en las manos, para evitar que se nos pegue. Como veréis lo ideal es formar bolas, y con el dedo hacerles un orificio  formar la rosquilla y freírlas. Al estar la masa tierna, la rosquilla sale muy blandita y nos aguantan blandas, bastantes días, pero me temo que esto no lo vais a poder comprobar, pues os las comeréis enseguida.


INGREDIENTES:
- 400 g de Harina de trigo
- 3 Huevos
- 100 g Azúcar
- 50 ml Leche
- 50 g Mantequilla
- 30 ml Anís
- 1 Sobre de levadura química (tipo Royal)
- Ralladura de la piel de un limón
- Ralladura de la piel de una naranja
- Aceite de girasol (para freírlas)
- Azúcar (para rebozarlas)

PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es preparar todos los ingredientes, para que a la hora de preparar nuestra receta, ahorrar tiempo. Seguidamente con ayuda de un rallador rallamos la piel, del limón y la naranja. A continuación ponemos en un bol los 50 g de mantequilla y la fundimos en el microondas, una vez fundida reservamos, para que se vaya enfriando.


      A continuación ponemos en un bol amplio los 3 huevos, la ralladura de la naranja, la ralladura del limón y los 100 g de azúcar.


      Con ayuda de unas varillas o un tenedor mezclamos bien, hasta que esté todo bien integrado y  veamos que los huevos blanquean un poco.


      Seguidamente añadimos al bol el 50 ml de leche, los 30 ml de anís y los 50 g de mantequilla que hemos derretido anteriormente y ya estará fría. Con ayuda de las varillas o el tenedor volvemos a mezclar bien todos los ingredientes, hasta que se integren bien.


      A continuación juntamos  el sobre de levadura con los 400 g de harina, y con ayuda de un colador la tamizamos sobre el bol, donde tenemos el resto de ingredientes. Mezclamos removiendo todo bien con un tenedor o una cuchara de madera, hasta que la harina se integre y no tengamos grumos, veremos que nos queda una masa un poco blanda y que se pega un poquito, pero no importa.


      Una vez lista nuestra masa, la tapamos con film de cocina, metemos en el frigorífico 2 horas. 


      Pasado este tiempo sacamos nuestra masa del frigorífico, nos  lavamos bien las manos y nos las untamos con un poquito de aceite, para que la masa no se nos pegue y vamos formando bolas con nuestra masa, según las vamos formando las dejamos sobre un papel sulfurizado (papel de hornear). Las bolas no tienen que ser muy grandes pues luego al freír suben. Una vez que tenemos las bolas echas, ponemos abundante aceite de girasol en una sartén y la llevamos al fuego. Cuando el aceite está caliente cogemos las bolas y con ayuda del dedo, perforamos un agujero en el centro, estiramos un poco dándole vueltas sobre sí misma y formamos una rosquilla, que vamos echando en la sartén, para freírlas, cuando estén doradas por un lado le damos la vuelta, para que se hagan por el otro lado. El aceite tiene que estar en su punto, porque si está demasiado caliente, se tostaran por fuera, pero por dentro estarán crudas.


      Según las vamos friendo las sacamos, sobre un papel de cocina, para que escurran el exceso de aceite, una vez escurridas las pasamos por azúcar que tenemos en un plato.


      Con esto solo queda degustar estas deliciosas rosquillas, con el toque de anís que están de vicio.