LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

sábado, 31 de octubre de 2015

Pizza de espinacas

Hoy vamos a prepara una rica, sana, deliciosa y fácil pizza de espinacas. La receta veréis que simplemente se trata de ir añadiendo los ingredientes y hornear. La masa que he utilizado es comprada, con lo cual nos ahorra mucho tiempo en la cocina, este tipo de masas la podemos encontrar en redonda o rectangular como la que yo he comprado. La receta la podéis variar a vuestro gusto, añadiendo o quitando ingredientes, siempre que mantengáis los ingredientes básicos (tomate frito, mozzarella, orégano y queso rallado para gratinar), el resto lo podemos variar. Esta pizza es ideal para una buena merienda o cena.


INGREDIENTES:
- 1 Lámina de masa para pizza
- 300 g Espinacas (una bolsa)
- 125 g mozzarella
- 100 g Champiñones (un bote pequeño)
- 100 g Jamón York
- 1 Tomate (rojo)
- 4 Nueces
- 5 o 6 hojas albahaca
- Tomate frito
- Queso rallado (yo especial para pizza marca blanca)
- Orégano

PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es cocer o escaldar un poco nuestras espinacas, para ello ponemos abundante agua en una cacerola la llevamos al fuego, añadimos un poco de sal. Una vez que empiece a hervir echamos las espinacas y dejamos cocer 3 minutos, pasado este tiempo retiramos del fuego, las ponemos en un escurridor y las pasamos por un buen chorro de agua fría, dejándolas escurrir en el escurridor. Para aseguraros que están bien escurridas os ayudáis de las manos, para que suelten toda el agua.


      A continuación encendemos nuestro horno, a 190º por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. Seguidamente abrimos nuestra masa de pizza y la estiramos, con ayuda de un rodillo, sobre el mismo papel donde viene envuelta. Una vez estirada y sin quitarla del papel la ponemos en nuestra bandeja de horno (la ponemos ahora en la bandeja, porque si lo hacemos con los ingredientes, se nos pueden caer).


      A continuación añadimos tomate frito, extendiéndolo por toda la superficie de la masa con ayuda de una espátula o cuchillo (ser generosos), una vez extendido el tomate le espolvoreamos por toda la superficie orégano (yo le pongo bastante).


      A continuación ayudándonos de las manos bien limpias o un cuchillo, desmenuzamos la mozzarella y la repartimos por toda la superficie. Seguidamente añadimos las espinacas (bien escurridas) por toda la superficie de nuestra pizza.


      Seguidamente añadimos los champiñones y el jamón de york, igualmente repartidos por toda la superficie.


     Acto seguido lavamos el tomate lo partimos en rodajas finitas, repartiéndolo por encima de la pizza, y espolvoreamos un poquito de orégano.


      A continuación repartimos por toda la superficie el queso rallado (especial para pizza).


      Seguidamente picamos un poquito las hojas de albahaca, pelamos nuestras nueces y las partimos en trocitos y repartimos la albahaca y las nueces por toda la superficie de nuestra pizza. Con esto solo nos queda meter nuestra pizza en el horno, que ya estará precalentado a 190º, por arriba y por abajo, por un tiempo aproximado de 20 o 25 minutos, dependiendo de cada horno.


     De todas formas estamos un poco pendientes y cuando veamos que  nuestra masa, está un poco doradita y el queso está prácticamente fundido, es el momento de sacar nuestra pizza del horno.


      Ahora solo nos queda llevar a la mesa y disfrutar de esta rica y deliciosa pizza de espinacas. 

miércoles, 28 de octubre de 2015

Tarta de uvas

Aprovechando que estamos en temporada de uvas, y las tenemos a buen precio, vamos a preparar una rica y fácil tarta de uvas, esta receta es de Eva Arguiñano. La tarta esta igual de buena con uvas blancas o rojas, eso depende de las que más os gusten. La receta como veréis prácticamente se trata de mezclar todos los ingredientes y hornear. Los beneficios de las uvas para la salud son muy variados, estas frutas exquisitas encierran en sus pequeños granos todo un tesoro de dulzura y beneficios que bien merece la pena conocer. Poder anti-cancerígeno, para la fatiga, enfermedades renales… Propiedades que pueden variar según el tipo de uva. La uva roja: Previene el cáncer, enfermedades cardiovasculares, evita el estreñimiento, cuida de nuestro estómago y evita infecciones. Como observación importante, cabe destacar que debido a su alto contenido en azúcares no es conveniente para personas diabéticas. La uva verde: es baja en grasas, sin colesterol ni sodio, ricas en minerales, previene el cáncer de colon, próstata y el alzheimer y cuida de nuestros huesos.


INGREDIENTES:
- 1 Lámina de masa quebrada
- 350 g Uvas (ya limpias de piel y pepitas)
- 250 g Queso de untar (tipo Philadelphia)
- 100 g Leche
- 100 g Azúcar
- 100 g Mantequilla en pomada (a temperatura ambiente)
- 2 Huevos (clase L)
- 1 Cucharada de harina
- Mermelada de melocotón

PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es pelar y despepitar nuestras uvas, ayudándonos de un cuchillo pequeño. Una vez peladas las uvas las reservamos, encendemos nuestro horno a 190º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando.


      A continuación sacamos nuestra masa quebrada y con ayuda de un rodillo la estiramos un poquito, si no disponemos de rodillo, podemos utilizar una botella de cristal. Seguidamente engrasamos nuestro molde con un poco de mantequilla y le espolvoreamos, un poquito de harina, para que la masa no se nos pegue y podamos desmoldarla bien, una vez horneada.


      A continuación ponemos la masa quebrada en el molde que acabamos de engrasar, forrando con la masa también las paredes del molde.


      Seguidamente ponemos encima de la masa un papel de hornear y le ponemos algo de peso encima para que no suba, podemos utilizar legumbres (judías, garbanzos, etc.). Metemos en el horno y dejamos hornear unos 12 o 15 minutos, hasta que se dore un poquito.


      Una vez que la masa este doradita un poquito la sacamos del horno,  le retiramos el papel con las legumbres o el peso que hayamos utilizado y pintamos el interior, con un poquito de mermelada de melocotón.


      Seguidamente ponemos en el vaso de la batidora, los 100 g de azúcar, los 100 ml de leche, la cucharada de harina, los 2 huevos y los 250 g de queso de untar, es decir todos los ingredientes, menos la mantequilla y la mermelada.


      Con ayuda de una batidora trituramos y mezclamos bien todos los ingredientes. A continuación añadimos al vaso de la batidora, la mantequilla en pomada (si la mantequilla esta dura la fundimos un poco en él microondas), y volvemos a mezclar todo con la batidora.


      Seguidamente vertemos esta mezcla encima de nuestra masa y vamos colocando por encima las uvas, que hemos pelado al principio. Seguidamente metemos en el horno, que estará previamente precalentado, a 190º por arriba y por abajo, durante aproximadamente 35 minutos, el tiempo es un poco orientativo, porque como sabéis los hornos, no calientan igual, de todas formas estamos un poquito pendientes y pinchamos con una aguja o la punta de un cuchillo, y cuando esta salga limpia, nuestra tarta estará lista.


      Pasado este tiempo sacamos nuestra tarta del horno, y con ayuda de una brocha de silicona, pintamos toda la superficie, con mermelada de melocotón.


      Dejamos enfriar por completo antes de desmoldar. 
  

¡Uffffff, que rica que esta!

lunes, 26 de octubre de 2015

Alcachofas con cardos y habas

Hoy vamos a preparar unas sencillas y ricas alcachofas, acompañadas de cardo y habas, que lo más complicado que tienen es limpiar y pelar las alcachofas. La alcachofa nos aporta un sinfín de vitaminas y minerales: magnesio, potasio, sodio, hierro, vitaminas A, vitaminas B, transforman el azúcar en energía… es sin duda una hortaliza más que básica para nuestra dieta diaria. Como veréis en la receta yo para cocer las alcachofas, las he quitado del agua con el limón y las he cocido en otro agua diferente, esto lo he hecho para quitarles el saborcito del limón, pero perfectamente las podéis cocer, en el mismo agua con el limón, esto va en gustos. Como digo lo más difícil de la receta es saber cuándo dejar de quitar hojas a las alcachofas, nos daremos cuenta, porque veremos que las hojas son mas blancas o amarillentas y más finas. El tallo es una parte de la alcachofa que está muy rico y tierno, por eso creo que no lo tenemos que quitar, lo pelamos y lo cocinamos junto con las alcachofas. Aunque dos kilos os parezcan muchas alcachofas, tener en cuenta que cuando las pelamos, se quedan en menos de la mitad. 


INGREDIENTES:
- 2 k Alcachofas
- 400 g de Cardo en conserva (un bote)
- 250 g de habas en conserva (un bote)
- 200 ml Vino blanco
- 3 Zanahorias
- 2 Ajos
- ½ Cucharada de harina
- Aceite de oliva
- Sal
- Pimienta molida
- Perejil fresco

PREPARACION:
   Empezamos nuestra receta limpiando y pelando nuestras alcachofas, para ello lo primero que hacemos es preparar una cacerola con abundante agua, cortamos un limón por la mitad y lo exprimimos en el agua, una vez exprimido añade las dos mitades del limón al agua, esto lo hacemos para evitar, que las alcachofas se oxiden y se pongan negras. Para limpiar las alcachofas lo primero que hay que hacer es quitar las hojas que estén verdes (desde fuera hacia dentro), hasta que veamos que las hojas empiezan a ser amarillas, a continuación las pelamos, es aconsejable dejarlas el tallo, pues es tierno y bueno. Según las vamos pelando les cortamos las puntas y las metemos en la cacerola, que tenemos con el agua y el limón exprimido.


    Seguidamente ponemos una cacerola con agua un poquito de sal y un ramillete de perejil, la llevamos al fuego y añadimos a la cacerola las  alcachofas, que tenemos en el agua con el limón, le colocamos una tapadera o un plato encima, para evitar que floten y no estén en contacto con el aire, si no se oxidaran también. Dejamos cocer unos 20 o 25 minutos desde que rompen a hervir. Pasado este tiempo retiramos del fuego y las dejamos enfriar un poquito en su propia agua de la cocción.


      A continuación las partimos por la mitad y cada mitad en dos partes y las reservamos. También reservamos el agua de la cocción.


    Seguidamente pelamos y picamos finamente los dos ajos, pelamos también las zanahorias y las picamos en cuadraditos no muy grandes. A continuación ponemos un chorrito de aceite en una cacerola, la llevamos al fuego añadimos los ajos y las zanahorias picadas, sofriendo a fuego no muy alto 2 o 3 minutos, dándole vueltas con una cuchara de madera.


     Seguidamente añadimos la ½ cucharada de harina, le damos un par de vueltas para que se dore un pelín, a continuación añadimos los 200 ml de vino blanco y dejamos que reduzca un poquito, dándole vueltas con una cuchara de madera.


     Seguidamente añadimos a la cacerola caldo de cocción de las alcachofas, y las alcachofas partidas.


      A continuación añadimos a la cacerola los cardos y las habas, que previamente hemos sacado del bote y lo hemos lavado y escurrido un poco.


    Acto seguido salpimentamos y dejamos cocer todo junto a fuego medio, unos 12 minutos, para que se junten todos los sabores, si fuera necesario añadimos un poco más del caldo de la cocción de las alcachofas.


      Pasado este tiempo picamos un poquito de perejil fresco, lo espolvoreamos por encima de las alcachofas y retiramos del fuego.


     Con esto tenemos estas ricas y sanas alcachofas, con cardo y habas listas para degustar.


jueves, 22 de octubre de 2015

Bodegas Protos y Moda Silbón

La entrada de hoy no es para dejar ninguna receta, solo es para dejaros algún comentario y alguna fotografía, del evento al que fui invitado la presentación del nuevo #Protos Reserva 2011, que se celebro en Madrid en la calle Velazquez nº 13, en el establecimiento de moda masculina #Silbón. El fashion blogger Mario Monforte actúo como enlace entre el mundo del vino y la moda, creando un insólito y glamuroso maridaje. Solo comentaros que fue una tarde muy agradable, en la que pudimos degustar los buenos vinos de las bodegas #Protos  y al mismo tiempo de las tendencias en moda masculina de la marca #Silbón. Al evento asistieron diversas personalidades, relacionadas con el mundo de la moda y de la enología.



El escenario para inmortalizar este estiloso maridaje no podía ser otro que la célebre bodega de #Protos, ubicada en pleno corazón de la Ribera del Duero, concretamente en la localidad de Peñafiel. Diseñada por el reconocido arquitecto Richard Rogers, sus legendarias galerías y sus famosos arcos aportan un plus más de sofisticación a esta excepcional unión.


      El fashion blogger Mario Monforte, es el actor protagonista de esta unión, personificando a través de tres “outfits” los encantos y peculiaridades de los vinos Protos Verdejo, Protos Reserva y Protos Finca el Grajo Viejo.


      El color amarillo pajizo y el aroma frutal que caracteriza a Protos Verdejo han servido de inspiración para crear un “look preppy”. Una combinación de prendas juveniles, desenfadadas y cómodas, que expresan a la perfección la juventud y frescura de este vino blanco; chaleco de plumas sobre pullover marino y camisa denim combinados con pantalón cinco bolsillos y sneakers.


      Intenso, aromático y elegante, así es Protos Reserva. Un vino con un aroma a notas ahumadas que deja una sensación aterciopelada en boca. La multitud de emociones que es capaz de transmitir Protos Reserva se representa a través de una composición de elementos elegantes, pero a la vez de versátiles. Una mezcla de prendas clásicas con toques modernos; pantalones cargo, jersey de pico, polera denim y blazer. Un “look smart-casual” que expresa elegancia y masculinidad.


      Sin ninguna duda, el “look dandy” con traje de raya diplomática, es la mejor manifestación de la fuerte personalidad de Protos Selección Finca el Grajo Viejo. Un exclusivo tinto, complejo y elegante. Expresivo y con carácter. Elaborado a partir de cepas viejas de más de 70 años, tiene una producción muy escasa, es un vino único al servicio de los consumidores más sibaritas.


      Protos Reserva 2011, un clásico que nunca pasa de moda


BODEGAS PROTOS MARIDA SUS VINOS CON LAS 
ÚLTIMAS TENDENCIAS DE LA MODA MASCULINA 

lunes, 19 de octubre de 2015

Bizcocho esponjoso de yogur

La receta de hoy es un fácil, esponjoso y rico bizcocho de yogur, la receta de este bizcocho esta en muchos blogs de cocina, yo la he visto en el blog de la rosa dulce. Tener en cuenta de encender el horno antes de preparar la masa, para que se vaya precalentando. Una cosa muy importante es dejar, enfriar el aceite por completo, antes de añadirlo al bol, para que no se nos corten los huevos. El molde que yo he utilizado es desmontable de 26 cm, y el tiempo que ha tardado en hornearse, ha sido de 40 minutos, también lo he tenido que tapar un poquito, con papel de aluminio, para que no se me quemara el azúcar. Si no disponéis de molde desmontable, también podéis utilizar, otro tipo de molde o bien tipo pírex. Comentaros que este bizcocho el resultado es súper esponjoso, y que nos aguanta tierno unos cuantos días. Espero que os guste y os animéis a prepararlo.


INGREDIENTES:
- 4 Huevos (clase L)
- 300 g Harina
- 250 g Azúcar
- 250 ml Leche
- 140 ml Aceite de girasol
- 1 Yogur natural
- 2 Sobres de levadura química (tipo Royal)
- La cascara de un limón
- 60 g Azúcar para decorar

PREPARACION:
      Lo primero que hacemos es poner en una sartén los 140 ml de aceite de girasol, añadimos a la sartén la piel del limón, llevamos al fuego y la freímos un poco, hasta que vemos que se empieza a tostar, aproximadamente 2 minutos. Una vez frita la piel retiramos la sartén del fuego y dejamos enfriar por completo el aceite.


      Seguidamente ponemos en un bol amplio los 4 huevos y los 250 g de azúcar, con ayuda de una batidora de varillas o unas varillas manuales, batimos hasta que los huevos doblen su volumen.


     A continuación añadimos al bol poco a poco y sin dejar de batir, la leche y el  yogur, batiendo todo hasta que veamos que está bien integrado.


      Seguidamente añadimos al bol el aceite (sin la piel del limón), mezclando bien con el resto de ingredientes, tener muy en cuenta que el aceite tiene que estar frio, para evitar que se corte nuestra masa.


      Seguidamente ponemos en un colador los 300 g de harina y los 2 sobres de levadura y la tamizamos, sobre el bol con el resto de ingredientes. Con ayuda de la batidora o las varillas, mezclamos todo muy bien hasta que la harina este bien integrada y sin grumos.


   A continuación forramos la base de un molde desmontable con papel sulfurizado, engrasamos con un poquito de mantequilla o margarina, le espolvoreamos un pelín de harina, para que no se pegue nuestro bizcocho. Una vez preparado el molde vertemos nuestra masa en él y le espolvoreamos por toda la superficie los 60 g de azúcar. Metemos en el horno que previamente tenemos precalentado a 190º, por arriba y por abajo, durante aproximadamente 40 minutos, como suelo decir el tiempo depende de cada horno y del tamaño del molde. De todas formas estamos un poco pendientes y pasado los primero 30 minutos, pinchamos con una aguja y cuando esta salga limpia, estará listo nuestro bizcocho.


     Si vemos que por arriba se empieza a dorar mucho, lo cubrimos con un poquito de papel de aluminio. Una vez horneado sacamos del horno y lo dejamos enfriar, antes de desmoldarlo.


       Una vez frio desmoldamos y listo para degustar este rico y esponjoso bizcocho, ideal para los desayunos o las meriendas.


sábado, 17 de octubre de 2015

Crema de calabaza y calabacín

Hoy vamos a preparar una rica, sana, ligera y apetecible crema de calabaza y calabacín ideal para este fresquito que ya nos llega. Yo le he puesto una pastilla de caldo de ave, pero también podéis ponerle caldo de verduras o ave si tenéis preparado en casa, o incluso ponerle solo agua. El resultado de la combinación de la calabaza y el calabacín, deja una crema muy fina y con un sabor muy bueno. Si queréis una crema con más calorías, una vez que hayamos triturado todo, la ponemos de nuevo en el fuego y le añadimos 6 porciones de quesitos, pero yo creo que no es necesario, pues como os he comentado anteriormente tiene un sabor muy bueno.


INGREDIENTES:
- 500 g Calabaza
- 1 k Calabacín
- 3 Zanahorias
- 1 Cebolleta (o cebolla)
- 1 Puerro
- 2 Ajos
- Pizca de nuez moscada
- Aceite de oliva
- Sal
- 1 Pastilla de caldo de ave
- 650 ml Agua

PREPARACION:
      Empezamos nuestra receta pelando y picando la calabaza en cuadraditos, para esta operación tenemos que tener cuidado de no cortarnos, pues la piel de la calabaza es muy dura. Pelamos y picamos también en cuadraditos los calabacines y las zanahorias, una vez picado todo lo reservamos.


      A continuación pelamos y picamos la cebolla, los 2 ajos y el puerro, que previamente lo lavamos para quitarle la tierra que pudiera tener. Seguidamente ponemos un chorrito de aceite de oliva en una cacerola, la llevamos al fuego y añadimos a la cacerola, la cebolla el puerro y los 2 ajos picados, salamos un poquito y pochamos a fuego medio, aproximadamente 5 minutos, dándole vueltas de vez en cuando, hasta que la cebolla este transparente.


    A continuación añadimos a la cacerola la calabaza, el calabacín y las zanahorias que tenemos picadas, salpimentamos un poquito y pochamos todo junto a fuego suave, unos 7 u 8 minutos, dándole vueltas de vez en cuando, con una cuchara de madera.


      Pasado este tiempo añadimos a la cacerola el agua (hasta cubrir las verduras un poquito), la pizca de nuez moscada y la pastilla de caldo de ave desmenuzada. Dejamos cocer todo junto unos 25 o 30 minutos, hasta que estén las verduras blandas.


      A continuación retiramos del fuego y con ayuda de la batidora, trituramos todo muy bien. 


      Con esto solo nos falta servir y llevar a la mesa. A la hora de servir en el plato, podemos echarle un poquito de nata, un poquito de soja o simplemente un chorrito de aceite de oliva, esto ya va en gustos.