LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 29 de abril de 2014

Tarta gin tonic

Hoy que esta tan de moda el gin tonic, vamos a preparar una rica, fresca y suave tarta de mousse de limón y gelatina de gin tonic. Esta tarta es ideal para comerla después de cualquier comida o celebración, pues no resulta nada empalagosa, si no todo lo contrario. Yo la he preparado y sinceramente como se suele decir, ha durado menos que un caramelo en la puerta de un colegio. Lo que tenemos que tener muy en cuenta es no dársela a los más pequeños de la casa, pues tiene alcohol y nos es conveniente que la tomen. Aunque os parezca a simple vista, que la receta es complicada no lo es, pues la elaboración es muy sencilla y con pocos ingredientes. Espero que os pongáis manos a la obra y la preparéis, creo que no os decepcionara.


INGREDIENTES para un molde de 26 cm:
      Para la base:
      - 1 plancha de bizcocho
      - 150 ml Agua
      - 3 Cucharadas de azúcar  
      - Un chorrito de limón
      Para la mousse de limón:
      - 400 ml Nata para montar
      - 250 ml Leche
      - 200 ml Zumo de limón (3 o 4 limones)
      ­- 390 g Leche condensada (un bote pequeño)
      - 1 y ½ sobre gelatina de limón
      - 2 Cucharadas azúcar
      Para la gelatina de gin tonic:
      - 200 ml Tónica
      - 125 ml Ginebra
      - 100 ml Agua
      - 150 g Azúcar
      - 8 Hojas de gelatina (cola de pescado)
      - El zumo de un limón

PREPARACIÓN:
      Un consejo que os doy, no para esta sino para cualquier receta que vayamos a preparar, es tener todos los ingredientes preparados, de esta forma ahorramos tiempo en la cocina. Empezamos nuestra receta, preparando el almíbar con el que vamos a bañar nuestro bizcocho. Para ello ponemos en un cazo los 100 ml de agua, las 3 cucharadas de azúcar y el chorrito de limón, llevamos al fuego y dejamos hervir unos 3 minutos aproximadamente, hasta que el azúcar este disuelta y haya reducido un poquito, pasado este tiempo retiramos del fuego y tendremos listo el almíbar.


      Seguidamente ponemos nuestra base de bizcocho, en un molde desmontable, que previamente hemos forrado la base con papel de hornear. A continuación bañamos o empapamos con ayuda de una brocha el bizcocho y reservamos.


      Seguidamente vamos a preparar la mousse de limón, para ello ponemos en un cazo, los 250 ml de leche, llevamos al fuego y una vez que rompa a hervir, retiramos del fuego y añadimos el 1 y ½ sobre de gelatina de limón (retiramos de fuego porque la gelatina no debe de hervir), con ayuda de unas varillas o cuchara removemos bien hasta que se disuelva la gelatina.


      A continuación añadimos los 200 ml de zumo de limón y el bote de leche condensada (390 g), removiendo todos los ingredientes muy bien. Reservamos esta mezcla en un bol grande y dejamos que se enfrié un poco.


      Mientras se enfría un poco vamos a montar la nata, para ello ponemos en un bol las 2 cucharadas de azúcar y los 400 ml de nata, con ayuda de una batidora de varillas o unas varillas montamos la nata, (para que nos monte mejor y sin problemas la nata tiene que estar bien fría).


      Una vez que la mezcla anterior de gelatina este fría, la vamos mezclando con la nata, poco a poco y con movimientos suaves y envolventes (no remover para evitar que nuestra mousse se baje lo menos posible), con ayuda de una espátula de silicona o tenedor.


      Una vez preparada nuestra mousse la vertemos en el molde donde tenemos el bizcocho, metemos en el frigorífico, hasta que la gelatina haya hecho su función y haya cuajado la mousse, por lo menos 3 horas.


      Una vez cuajada nuestra mousse de limón, pasamos a preparar la gelatina de gin tonic, para ello ponemos las 8 hojas de gelatina, en agua fría para que se hidraten. Seguidamente en un cazo ponemos los 100 ml de agua y los 150 g de azúcar, llevamos al fuego, removiendo de vez en cuando para que se disuelva el azúcar. Una vez que empiece a hervir, retiramos del fuego y añadimos, las hojas de gelatina bien escurridas, removiendo bien para que se disuelvan.


      A continuación añadimos el zumo del limón, los 200 ml de tónica y los 125 ml de ginebra, mezclamos todo bien y dejamos enfriar, pero sin que llegue a cuajar la gelatina.


      Una vez frio y todavía líquido, vertemos sobre nuestra mousse de limón, ayudándonos de una cuchara para que no caiga de golpe sobre la mousse.


      Metemos en el frigorífico hasta que la gelatina de gin tonic cuaje, por lo menos 4 horas, lo ideal es preparar la tarta de un día para otro. Pasado este tiempo sacamos de frigorífico, desmoldamos con cuidado y decoramos con unas rodajas de limón finitas, hierbabuena, etc. como más nos guste.


      Ojo es aditiva te engancha.


sábado, 26 de abril de 2014

Manos de cerdo con salsa Vizcaína

La receta de hoy son unas deliciosas y sabrosas manos de cerdo, que como se suele decir y nunca mejor dicho, están para chuparse los dedos. La preparación de esta receta no es nada complicada, aunque parezca lo contrario. A muchos de vosotros este tipo de carne seguro que no os gusta, pero para los que nos gusta es una receta, francamente deliciosa. La receta la he sacado del blog (la casa de lalaina), un blog que recomiendo que visitéis. Si no os gusta el picante podéis sustituir, el pimentón picante por dulce, pero a mí personalmente me gusta que tenga este toque de picante.


INGREDIENTES:
      - 4 Patas de cerdo (partidas por la mitad)  
      - 1 Ramita de romero o tomillo
      - 2 Hojas de laurel
      ­- 2 Cebollas (más bien grandes)
      - 8 Ajos
      - 50 ml Tomate frito
      - 1 Cucharada de pulpa de pimiento choricero (de bote)
      - ½ Cucharada de pimentón picante
      - ½ Guindillita (tipo cayena)
      - 3 Granos de pimienta negra
      - 5 Galletas tipo maría
      - Sal
      - Aceite de oliva
      - El caldo de cocer las manos

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es partir por la mitad nuestras manos o patas, aunque esta operación es mejor que no la haga, nuestro tendero. A continuación le quitamos los pelillos que pudieran tener, con ayuda del fuego, un soplete de cocina, etc.


      Seguidamente lavamos bien con abundante agua. Una vez lavadas ponemos en una olla nuestras manos de cerdo, una cebolla pelada y partida por la mitad, la ramita de romero o tomillo, los tres granos de pimienta, las dos hojas de laurel y cuatro ajos partidos pero sin pelar. Seguidamente cubrimos de agua y salamos un poco, tapamos nuestra olla le ponemos la pesa y llevamos al fuego, dejando cocer unos 40 minutos, desde el momento que empiece a salir el vapor por la pesa (yo he utilizado una olla a presión normal). Si las cocemos en una cacerola convencional el tiempo de cocción es por lo menos de 2 horas, y si es una olla rápida no creo que el tiempo de cocción se superior a 15 o 20 minutos.


      Pasado este tiempo retiramos la olla del fuego, dejamos enfriar un poco antes de abrir la olla, para no quemarnos con el vapor. Una vez que podamos abrir la olla sacamos las manos de cerdo y reservamos el caldo de la cocción.


      Seguidamente pelamos y picamos la cebolla que nos queda y los 4 ajos, ponemos un poco de aceite en una cacerola  y  sofreímos a fuego no muy alto, añadiendo también la media guindillita de cayena.


      Mientras se va haciendo el sofrito, ponemos las 5 galletas en el mortero y las trituramos, una vez trituradas reservamos.


      Una vez que tenemos la cebolla y el ajo sofrito, añadimos la media cucharada de pimentón picante, removemos rápidamente para que no se nos queme el pimentón y añadimos los 50 ml de tomate frito, volviendo a remover un poco.


      Acto seguido añadimos la cucharada de pulpa de pimiento choricero, caldo de cocer la patas de cerdo y las 5 galletas maría que hemos triturado anteriormente. Dejamos 2 o 3 minutos en el fuego y con ayuda de una batidora trituramos todo, comprobando a continuación el punto de sal y si fuera necesario rectificamos.


      A continuación añadimos a la cacerola las manos o patas de cerdo y dejamos cocer todo junto, unos 10 minutos aproximadamente.


      Pasado este tiempo retiramos del fuego y listas para servir, aunque os tengo que decir, que esta receta esta mejor de un día para otro, que habrá tomado el sabor de todos los ingredientes.


      A la hora de servir ponemos un poco de la salsa, y le espolvoreamos por arriba un poco de perejil picado.

miércoles, 23 de abril de 2014

Pasta con salsa de roquefort y salmón

Hoy vamos a preparar un plato de pasta muy rico, fácil y rapidito de preparar, ideal para esos días que no tenemos tiempo de entretenernos en la cocina. Como veréis simplemente es cocer la pasta, añadirle un poco de salsa de roquefort, que se prepara mientras se cuece la pasta y coronar con unas tiras de salmón ahumado. Yo he utilizado unos lazos, pero lo podemos preparar, con cualquier tipo de pasta, espaguetis, tallarines, espirales, etc.


INGREDIENTES para 4 personas:
      - 350 g lazos  
      - 200 g Salmón ahumado
      - 200 ml Nata liquida
      ­- 125 g Roquefort o queso azul
      - 1 Hoja de laurel
      - Sal
      - Aceite de oliva

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta, poniendo en una cacerola abundante agua, una hoja de laurel, una cucharada de aceite y un poquito de sal. Llevamos al fuego y una vez que empiece a hervir, añadimos la pasta y cocemos siguiendo las instrucciones que viene en el embase (normalmente 6 o 7 minutos), dejándola un poquito al dente, una vez cocida la escurrimos.


      Mientras se cuece la pasta ponemos en un cazo los 200 ml de nata y los 125 g de queso de roquefort o azul partido en trozos. Llevamos al fuego no muy alto, dándole vueltas hasta que reduzca un poco y el queso se haya disuelto por completo con la nata. En esta operación tardamos prácticamente el mismo tiempo en que se cuece la pasta.


      A continuación partimos el salmón ahumado en tiras. Con esto solo nos queda montar nuestros platos. Para ello ponemos la pasta repartida en los platos, añadimos un poco de salsa de roquefort y ponemos por encima 4 o 5 trozos de salmón ahumado.


      Llevamos a la mesa y disfrutamos de este delicioso plato de pasta.

lunes, 21 de abril de 2014

Torrijas de leche y moscatel

Aunque la Semana Santa ya ha pasado a mí me gusta seguir disfrutando, unos días más de este dulce típico de estas fechas. Yo las he preparado con pan de torrijas, pero también podemos utilizar, pan del que nos queda de un día para otro. También he sustituido el palo de canela y la piel de limón, por el vino moscatel, para aromatizar y dar sabor a la leche. Las torrijas son un dulce típico de Cuaresma y Semana Santa, consiste en una rebanada de pan duro, empapada en leche o vino con miel, azúcar y canela, rebozada en huevo y fritas en una sartén con aceite.


INGREDIENTES para unas 20 torrijas:
      - 1 Barra de pan de torrijas  
      - 1,2 l Leche
      - 250 ml Vino dulce (moscatel)
      ­- 3 Cucharadas azúcar
      - 3 o 4 Huevos
      - 100 ml Miel
      - 100 ml Agua  
      - Canela molida
      - Azúcar glass
      - Aceite de oliva (suave)

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es poner en un cazo los 250 ml de moscatel, lo llevamos al fuego y añadimos las 3 cucharadas de azúcar, dejamos en el fuego dándole vueltas para que se disuelva el azúcar. Una vez disuelta retiramos del fuego y dejamos enfriar.


  Mientras tanto vamos partiendo nuestro pan de torrijas, en rebanadas de aproximadamente 1,5 cm de grosor. Seguidamente ponemos en una fuente la leche y le añadimos el vino moscatel, con el azúcar que ya se habrá enfriado, con ayuda de una cuchara o unas varillas mezclamos bien.


      Una vez mezclado vamos depositando nuestras rebanadas de pan, para que se empapen en la leche, dándole la vuelta para que se empapen por ambos lados. Según se van empapando en la leche, las vamos sacando a otra fuente, para que escurran el exceso de leche. Seguidamente ponemos en  una sartén aceite y la llevamos al fuego, mientras se va calentando el aceite batimos los huevos en un plato.


      A continuación vamos pasando las torrijas por ambas caras, por el huevo batido. Cuando el aceite este caliente vamos friendo nuestras torrijas por ambos lados, dándoles la vuelta con cuidado de no quemarnos, para ello nos podemos ayudar de una paleta o espumadera y una cuchara. Según la vamos sacando de la sartén, las vamos depositando, en una fuente o plato forrado con papel de cocina, para que escurran el exceso de aceite.


    Una vez fritas las ponemos en la fuente o plato, donde las vayamos a dejar y espolvoreamos por todas ellas, canela molida y azúcar glass. Seguidamente ponemos en un cazo los 100 ml de miel y los 100 ml de agua. Llevamos al fuego y calentamos hasta que la miel se disuelva y este bien mezclada con el agua.


      Retiramos del fuego y bañamos nuestras torrijas con este almíbar de miel.


      Con esto solo nos queda disfrutar de estas deliciosas torrijas. 


CONSEJOS O TRUCOS:
      - Si calentamos la leche porque le pongamos un poco de piel de limón o un palito de canela, es conveniente dejarla enfriar para que las torrijas no se nos deshagan.
      - Tenemos que empaparlas bien para que queden jugosas, pero con cuidado de no pasarnos para que no se deshagan, por eso después de remojarlas, es conveniente dejarlas en otra bandeja, para que escurran el exceso de leche.
      - La sartén tiene que ser de un tamaño no muy grande (que entren 2 o 3 torrijas), para utilizar menos aceite y al mismo tiempo mantendremos mejor la temperatura.
      - El aceite de oliva tiene que ser suave, porque si es muy fuerte nos amagaría, si no tenemos de oliva suave podemos utilizar, aceite de girasol.

miércoles, 16 de abril de 2014

Arroz caldoso mar y tierra

La receta de hoy es un rico y sabroso arroz caldoso, que combina productos del mar y de la tierra, su elaboración es muy sencilla. El arroz caldoso se prepara cubierto de caldo de principio a fin. Tenemos que tener en cuenta que no tiene que quedar seco como la paella, pero tampoco caldoso como una sopa, por eso la vamos añadiendo el caldo poco a poco según veamos que lo necesita. Se llama caldoso porque la proporción de caldo o agua, permite que tras su cocinado, exista un caldo más o menos abundante. Yo lo he cocinado en una paellera, pero este tipo de arroz es preferible cocinarlo en un recipiente hondo. El caldo de pescado también lo podemos tener hecho con anterioridad y conservarlo en el frigorífico.


INGREDIENTES para 4 0 5 personas:
      - 400 g Arroz bomba
      - 400 g Almejas
      - 250 g Gambas
      - 200 g Calamar (anillas)
      - 8 0 10 Corazones de alcachofas en conserva (un tarro)  
      - Caldo de pescado (Huesos rape, cascaras gambas, etc.)
      - 1 Cebolla pequeña
      - 2 Pimientos de piquillo
      - 2 Ajos
      - ½ Vaso de vino blanco
      - 75 ml Tomate frito
      - Ñora molida (1 cucharadita de las de café)
      - Hebras de azafrán
      - Aceite de oliva
      - Sal

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar muy bien los 400 g de almejas, ponemos en un recipiente agua con sal y las dejamos aproximadamente 40 minutos en esa agua con sal para que suelten la arena. Seguidamente vamos a preparar nuestro   caldo de pescado, para ello ponemos en una cacerola los huesos de rape, añadimos agua y la llevamos al fuego. Seguidamente pelamos nuestras gambas y las cascaras y cabezas, las echamos a la cacerola, donde tenemos los huesos de rape y reservamos las gambas para más adelante. Salamos un poco y dejamos hervir al menos 30 minutos.


      A continuación lavamos nuestras almejas que ya habrán soltado la arena, las ponemos en un cazo, con el ½  vaso de vino blanco y un poco de agua, lo llevamos al fuego y cuando se habrán retiramos del fuego, sacamos las almejas y reservamos por separado las almejas y  el caldo.


      Seguidamente colamos el caldo que hemos preparado con las cabezas de gambas y el rape y le añadimos el caldo de cocer las almejas, colándolo muy bien para evitar, que caiga posible arenilla de las almejas (podemos filtrar el caldo de las almejas con un trapo limpio). 


      Seguidamente picamos finamente la cebolla y los ajos, ponemos un chorrito de aceite en la paellera llevamos al fuego, añadimos la cebolla y el ajo picado y sofreímos un poquito. Una vez sofrito añadimos los calamares partidos, dejando sofreír todo junto.


      A continuación añadimos los 75 ml de tomate frito y los 400 g de arroz, sofriendo todo un par de minutos, dándole vueltas con una cuchara de madera.


      Seguidamente añadimos un poco de caldo de pescado caliente, los corazones de alcachofa, la cucharadita de ñora molida y las hebras de azafrán. Mezclamos un poquito y le vamos añadiendo caldo de pescado, según vemos que se va consumiendo.


      Añadimos a continuación los pimientos de piquillo picados, dejamos hervir a fuego no muy alto, añadiendo mas caldo de pescado según se va consumiendo (tener en cuenta que no tiene que quedar seco como la paella, pero tampoco muy caldoso como si fuera sopa). Cuando el arroz lleve cociendo unos 13 minutos añadimos las gambas que teníamos ya peladas, movemos un poquito la paellera, comprobamos el punto de sal, rectificando si fuera necesario y añadimos las almejas que teníamos reservadas y cocidas.


      Dejamos cocer todo junto 4 minutos más, añadiendo caldo de pescado si fuera necesario. Pasado este tiempo retiramos de fuego y servimos calentito.


jueves, 10 de abril de 2014

Tortilla de acelgas y beicon

Hoy vamos a preparar una tortilla de acelgas, acompañada de unos trocitos de beicon, para que tenga más sabor. Yo he utilizado tanto la parte verde de las hojas como la parte blanca (penca), pero podemos hacerla solamente con las hojas y reservar las pencas para otra receta. Lo único que tenemos que tener en cuenta, es que si solo vamos a cocer las hojas, el tiempo de cocción es menor. También como os suelo decir, podemos variar los ingredientes y en vez de beicon, podemos añadirle, jamón, queso, cebolla, etc. depende de los gustos de cada uno, o de los ingredientes que tengamos en ese momento.


INGREDIENTES:
      - Acelgas (un atado)
      - 5 Lonchas de beicon
      - 4 Huevos
      - 2 Ajos
      - 1 Cucharadita de pimentón (de las de café)  
      - Sal
      - Aceite de oliva

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es partir en trozos las acelgas, desechando las hojas que no estén bien, a continuación las lavamos  muy bien, una vez que las tengamos lavadas las ponemos a escurrir. Seguidamente las ponemos en una cacerola, las cubrimos con agua y añadimos un poquito de sal, llevamos al fuego y una vez que empiece a hervir dejamos unos 10 o 12 minutos aproximadamente (si echamos toda la parte blanca, las pencas las pinchamos dejando cocer hasta que estén blandas). Pasado este tiempo retiramos de fuego, las pasamos por agua fría y las dejamos escurrir.


      Seguidamente pelamos y picamos en láminas los dos ajos. A continuación partimos en tiritas las 5 lonchas de beicon, ponemos una cucharada de aceite en una sartén, llevamos al fuego, añadimos los ajos, damos unas vueltas y añadimos las tiritas de beicon, sofriendo todo unos 2 o 3 minutos.


      Pasado este tiempo añadimos las acelgas y rehogamos un poquito junto al beicon y los ajos, comprobamos el punto de sal y si fuera necesario rectificamos. Retiramos la sartén del fuego y añadimos la cucharadita de pimentón  y damos unas vueltas para mezclar todo. 


      Seguidamente en un bol batimos los 4 huevos, una vez batidos añadimos el sofrito de acelgas, le damos unas vueltas para que se mezcle bien con el huevo y dejamos 2 minutos.


      Seguidamente ponemos en una sartén antiadherente un poquito de aceite, llevamos al fuego y cuando este caliente, vertemos en ella la mezcla de huevos, acelgas, ajo y beicon, bajamos el fuego y dejamos hacerse unos 3 minutos. A continuación con ayuda de un plato le damos la vuelta y dejamos hacerse por el otro lado otro 2 o 3 minutos.


      Pasado este tiempo ponemos un plato limpio encima de la sartén y sacamos nuestra tortilla.