LANGUAJE

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 26 de febrero de 2014

Lágrimas de pollo

Esta fácil y sabrosa receta de pollo, se la tenemos que agradecer a nuestra amiga Aurora Crespo, que ha tenido la gentileza de dármela, para compartirla con todos vosotros. Es un plato facilísimo de preparar, que según nos cuenta Aurora se suele servir en los bares de la costa Malagueña. Estas lágrimas de pollo son ideales para tomarlas como aperitivo. La cantidad de orégano la podemos variar dependiendo de nuestro gusto. Gracias Aurora por esta rica y sencilla receta.


INGREDIENTES:
      - 500 g de pechuga de pollo (partida en tiritas)   
      - 3 Limones
      - 1 ½ Cucharada de orégano
      - Pan rallado (para rebozar)
      - Aceite de oliva
      - Sal
      - Pimienta molida

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es partir la pechuga de pollo en tiritas, quitándoles la grasa y nervios que pudiera tener, aunque este trabajo no lo podemos ahorrar si a la hora de comprarla, le decimos a nuestro pollero habitual, que la corte él en tiritas. Una vez partida salpimentamos las tiritas de pollo un poquito.


      Seguidamente exprimimos los tres limones, ayudándonos de un exprimidor, colamos el zumo y lo ponemos en un bol.


      A continuación añadimos al bol la cucharada y media de orégano, removiendo con un tenedor, para que se mezcle bien con el zumo. Seguidamente añadimos al bol las tiritas de pechuga de pollo, mezclamos lo metemos en el frigorífico y dejamos macerar unas de un día para otro.


      Pasado este tiempo sacamos de frigorífico y ponemos a escurrir las tiritas de pollo en un colador.


      A continuación ponemos un poco de pan rallado en un plato, rebozando en el las tiritas de pollo, quitándoles el exceso de pan ayudándonos de un colador. Seguidamente freímos nuestras tiritas de pollo en abundante aceite (bien en sartén o freidora), según las vamos friendo las vamos dejando, sobre papel de cocina, para que escurran el exceso de aceite, que pudieran tener.


      Servimos bien calientes, podemos acompañar de alguna salsa, tipo yogur, barbacoa, curry, etc. o simplemente según están.


lunes, 24 de febrero de 2014

Tarta de queso y fresas

Hoy vamos a preparar una rica tarta de queso y fresa, fácil de hacer,  rápida y fresca. Yo he utilizado para la cobertura de fresas, un bote de fresas en almíbar, pero también podemos utilizar, fresas naturales o gelatina de fresas siguiendo los pasos que vienen en el embase para prepararla. También podemos sustituir el sobre de gelatina neutra por laminas de gelatina (6 laminas). Si os animáis a prepararla, veréis que es una tarta muy suave y nada empalagosa. 


INGREDIENTES:
      - 200 ml Leche   
      - 250 ml Mascarpone (o queso de untar)
      - 200 ml Nata liquida
      - 100 g Azúcar
      - 8 Láminas de gelatina
      - 1 Bote fresas en almíbar (peso neto 420 g)
      - 1 sobre gelatina neutra (12 g)
      - ½ Vaso de agua
      - Fresas, moras, grosellas, etc. para decorar

PREPARACIÓN:
      Empezamos nuestra receta poniendo en un bol un poco de agua fría, y las 8 láminas de gelatina, para que se vayan hidratando. Seguidamente ponemos en un cazo los 200 ml de leche y lo llevamos al fuego. Una vez que empiece a hervir, añadimos los 250 g de queso mascarpone o queso de untar, con ayuda de unas varillas o un tenedor, le vamos dando vueltas hasta que se deshaga.


      Una vez disuelto el queso en la leche, añadimos los 200 ml de nata, cuando veamos que va a empezar a hervir, añadimos los 100 g de azúcar, mezclamos bien para que se disuelva, añadiendo a continuación las 8 láminas de gelatina, bien escurridas del agua donde las tenemos hidratándose. Retiramos del fuego y con ayuda de un tenedor o varillas mezclamos bien todos los ingredientes.


      Seguidamente forramos la base del molde (mejor desmontable) donde vayamos a poner nuestra tarta, con papel de hornear, para que nos sea más fácil desmoldarla, cuando la tengamos lista. A continuación vertemos en el molde la mezcla que hemos preparado anteriormente, dejándola enfriar hasta que la gelatina haga su función y se cuaje un poco. Para acelerar este proceso la podemos meter en el frigorífico.


      Una vez se haya cuajado un poco vamos a preparar la cobertura de nuestra tarta, para ello ponemos el sobre de gelatina neutra, en medio vaso de agua para que se vaya hidratando. Seguidamente abrimos el bote de fresas en almíbar y lo ponemos en un cazo, con el caldo o almíbar que traen, llevamos al fuego y según se va calentando, con ayuda de un tenedor vamos aplastando las fresas.


      Cuando veamos que está caliente, trituramos con ayuda de una batidora. Una vez trituradas las fresas volvemos a llevar al fuego y cuando veamos que va a romper a hervir, añadimos la gelatina neutra que tenemos en el medio vaso de agua. Mezclamos bien con ayuda de un tenedor o varillas, y retiramos del fuego dejando templar un poquito.


      A continuación vertemos la cobertura de fresas por encima de nuestra tarta de queso que ya estará fría y cuajada, ayudándonos del reverso de una cuchara para que esta no caiga de golpe. En esta operación tenemos que tener cuidado para que no se mezcle la cobertura de fresa, con la mezcla de queso.


      Seguidamente metemos en el frigorífico, por lo menos 3 o 4 horas hasta que todos los ingredientes estén bien cuajados. Con esto solo nos queda sacar del frigorífico, desmoldar con cuidado y decorar como más nos guste, pudiendo utilizar unas fresas, grosellas, moras, etc.


miércoles, 12 de febrero de 2014

Mermelada de naranja

Hoy vamos a preparar una mermelada de naranja, aprovechando que mis amigos, Manolo y Mariana, me han traído de Santiago de la Ribera (Murcia), unas ricas naranjas y limones. La diferencia entre mermelada y confitura es que la mermelada se elabora, con trozos de la fruta entera, teniendo al mínimo un 30% de fruta. Cuando el contenido es del 50% se la califica como extra. Mientras que la confitura se elabora, solamente con la pulpa o carne de la fruta y debe contener al menos un 35% de fruta. Al igual que la mermelada, cuando el contenido de fruta es superior al 50%, se la denomina extra.


INGREDIENTES:
      - 1,300 k Naranjas   
      - 600 g Azúcar
      - 600 ml agua
      - La cascara de ½ limón

PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es lavar muy bien nuestras naranjas, para esta tarea tenemos que ser minuciosos, pues la cascara la vamos a utilizar. Una vez que las tengamos bien lavadas, las secamos con un poco papel de cocina y las pelamos.


      Seguidamente si la piel de las naranjas tiene mucha parte blanca, se la quitamos con  ayuda de una puntilla o cuchillo, pero sin obsesionarnos. A continuación partimos toda la piel de las naranjas y la del medio limón en juliana.


      Seguidamente ponemos abundante agua en una cacerola, la llevamos al fuego y cuando empiece a hervir, echamos nuestras cascaras de naranja y la del medio limón que hemos partido en juliana, dejando cocer 12 minutos, pasado este tiempo retiramos del fuego y con ayuda de un colador dejamos que escurran (Lo de cocer la piel de las naranjas y el limón, estos 12 minutos, lo hacemos para quitarles el amargor). 


      Seguidamente quitamos a nuestras naranjas la parte blanca que podamos, pero al igual que con la piel, sin obsesionarnos demasiado. Las vamos partiendo en gajos, sobre un bol o plato, para no desperdiciar todo el zumo que sueltan.


      A continuación ponemos en un cazo los 600 ml de agua, llevamos  al fuego y cuando empiece a hervir, añadimos al cazo las naranjas partidas en gajos, con el zumo que hayan soltado, la piel de las naranjas y el medio limón, partido en juliana que tenemos escurrido y los 600 g de azúcar.


      Dejamos cocer todo a fuego medio, durante aproximadamente 1 hora y 45 minutos, dándole vueltas cada 10 o 12 minutos, sobre todo al final de la cocción que es cuando empieza a espesar. De todas formas para saber si esta lista nuestra mermelada, tiene que tener a la hora de moverla cierta ligereza y que no esté muy espesa. Calcular que poco más o menos la reducción es la mitad, aproximadamente.


      Si queremos conservar nuestra mermelada por algún tiempo, lo que tenemos que hacer es esterilizar unos tarros de cristal. Para ello ponemos nuestros tarros en una cacerola con suficiente agua para que los cubra por completo, llevamos al fuego y dejamos hervir el agua con los tarros, unos 30 minutos. Pasado este tiempo los sacamos del agua, con cuidado de no quemarnos y los dejamos boca abajo, sobre un paño de algodón bien limpio, hasta que escurran.


      Seguidamente llenamos nuestros tarros con la mermelada, procurando llenarlos por completo, tapamos y los ponemos boca abajo, para que hagan el vacio.


      De esta forma podemos conservar nuestra mermelada, en el frigorífico o en un sitio fresco al menos uno o dos meses.



lunes, 10 de febrero de 2014

Tarta de mascarpone y peras en almíbar

La receta de hoy es una rica tarta de peras en almíbar y queso mascarpone, muy fácil de preparar. La receta se la tenemos que agradecer a nuestra amiga Mercedes Martínez, que ha tenido la amabilidad de dármela, para poder compartirla con todos vosotros. Si nos gusta más podemos sustituir las peras en almíbar, por macedonia de frutas, dependiendo de los gustos de cada uno. La base de la tarta también la podemos hacer de galletas trituradas con un poco de mantequilla derretida, utilizando un molde desmontable. El resultado es muy bueno, tanto si optamos por el hojaldre o las galletas. 


INGREDIENTES:
      - 1 Lámina de hojaldre   
      - 250 g Queso mascarpone
      - 200 ml Nata
      - 3 Cucharadas de azúcar
      - 1 Cucharada colmada de maicena
      - 1 Huevo
      - 1 Lata de peras en almíbar (850 g)
      - 3 Cucharadas de mermelada de melocotón o albaricoque
      -  1 Cucharada rasa de azúcar glasé
      - 1 Cucharadita de azúcar avainillado
      - Virutas de chocolate para decorar (opcional)

PREPARACIÓN:
      Antes de empezar a preparar nuestra rica tarta, lo primero que hacemos es encender el horno, con una temperatura de 180º, por arriba y por abajo, para que se vaya precalentando. Seguidamente forramos nuestro molde, acto para el horno con papel de hornear. A continuación abrimos y extendemos un poquito, nuestra lamina de hojaldre, depositándola en el molde que hemos forrado con el papel de horno. A continuación con ayuda de un tenedor pinchamos nuestra lámina de hojaldre.


      Para evitar que nuestra masa suba demasiado, le ponemos algo de peso, como puede ser garbanzos, judías, etc. Seguidamente metemos en el horno, que ya estará precalentado a 180º, entre 10 o 15 minutos, hasta que se dore un poquito. Una vez dorada sacamos del horno le quitamos el peso que le hemos puesto y reservamos.


      Seguidamente abrimos nuestro bote de peras y las escurrimos con ayuda de un colador, reservando el almíbar que viene en el bote.


      A continuación en un bol (lo suficientemente grande para poner todos los ingredientes), ponemos nuestro huevo y con ayuda de un tenedor o varillas lo batimos, una vez batido añadimos al bol, las 3 cucharadas de azúcar y volvemos a batir todo bien, a continuación añadimos los 200 ml de nata, y seguimos mezclando, añadimos a continuación los 250 g de queso mascarpone y seguimos mezclando todo muy bien hasta que el queso quede bien integrado, por ultimo añadimos al bol la cucharada de maicena, bien colmada y seguimos batiendo todos los ingredientes, hasta que no tengamos ningún grumo.


      Seguidamente partimos nuestras peras que ya estarán escurridas, en cuadraditos pequeños. Una vez partidas las agregamos al bol, donde tenemos nuestra masa que hemos preparado con el resto de ingredientes, mezclando todo un poco con ayuda de una espátula de silicona o una cuchara.


      A continuación vertemos la mezcla en el molde donde tenemos nuestra base de hojaldre, metemos en el horno, que tenemos precalentado previamente  a 180º, por arriba y por abajo, durante aproximadamente 40 minutos, dependiendo de cada horno, porque como se suele decir cada horno es un mundo. De todas formas para estar seguros, pinchamos con una aguja de punto o con la punta de un cuchillo y cuando esta salga limpia, estará lista nuestra tarta. Una vez cocida sacamos del horno y dejamos enfriar.


      Mientras tanto vamos a preparar un jarabe o almíbar para pintarla, para ello ponemos en un cazo, el almíbar que hemos reservado de las peras, la cucharada de azúcar glasé, la cucharadita de azúcar avainillado y las 3 cucharadas de mermelada de albaricoque o melocotón, llevamos el cazo al fuego y dejamos cocer hasta que reduzca y espese un poco, dándole vueltas de vez en cuando.


      Cuando se haya enfriado nuestra tarta por completo, pintamos con este almíbar toda la superficie, para darle brillo y dulzor. Si hemos optado por utilizar chocolate, rallamos este un poco y lo espolvoreamos por toda la superficie, también podemos utilizar virutas de chocolate.


      Con esto solo nos queda meterla en el frigorífico, hasta la hora de servir.



martes, 4 de febrero de 2014

Barritas de toffee (Werther´s Original)

Aprovechando de que todavía tengo caramelos del lote que recibí de Werther´s Original, he preparado unas ricas barritas de toffee. Para esta receta he utilizado los caramelos blandos, de toffee con nata (Werther´s Cream Toffee), y la verdad el resultado y el sabor han sido como podéis ver buenísimo. Comentaros también que en la web de Werther´s Original, tenéis un concurso abierto de recetas donde pueden participar todas las personas que quieran, optando a ganar premios, si cocináis con Werther´s Original, el enlace donde podéis participar y ver las bases es el siguiente: (http://www.werthers-original.es)


INGREDIENTES:
Para la masa:
      - 175 g Harina   
      - 115 g Mantequilla (pomada)
      - 50 g Azúcar
Para el toffee
      - 115 g Caramelos blandos de toffee (Werther´s Original)
      - 50 g Nata
      - 45 g Mantequilla
Cobertura:
      - 125 g Chocolate negro
      - 35 g Aceite de girasol


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es sacar los 115 g. de mantequilla del frigorífico, dejándola a temperatura ambiente, hasta que demos vueltas con un tenedor y veamos que tiene la textura, parecida por decir algo a la mayonesa. Cuando este con esa textura se le llama pomada. Seguidamente ponemos en un bol los 175 g de harina, los 50 g de azúcar y los 115 g de mantequilla en pomada, mezclando bien los tres ingredientes, hasta formar una masa.


      A continuación forramos un molde (acto para el horno) con papel de horno (Yo os recomiendo que antes de forrar el molde, calculemos el tamaño para que no sea ni grande ni pequeño). Vertemos en el molde forrado nuestra masa dejándola con un grosor de unos 2 cm, la nivelamos un poco ayudándonos con el reverso de una cuchara.


      Seguidamente metemos el molde con la masa en el horno, que tenemos previamente precalentado a 200º, aproximadamente unos 25 minutos, tener cuidado no se os queme, más bien tiene que quedar blanquito.


      Mientras tanto vamos a preparar el toffee, para ello pelamos nuestros ricos caramelos Werther´s Original Cream Toffees, los ponemos en un cazo, añadimos los 50 g de nata y los 45 g de mantequilla, llevamos al fuego no muy alto y sin parar de darle vueltas los dejamos hasta que se fundan los caramelos, formando una crema de toffee, retiramos del fuego y dejamos enfriar un poquito.


      Cuando tengamos nuestra masa horneada, sacamos del horno y vertemos sobre ella la crema de toffee, que hemos preparado con nuestros ricos caramelos, con un grosor aproximado de unos 5 mm. Seguidamente metemos  el molde en  el congelador, dejándolo el suficiente tiempo para que se congele un poquito, para que a la hora de ponerle la cobertura de chocolate, nos facilite la labor.


      Cuando calculemos que ya está un poco congelado, preparamos la cobertura de chocolate, para ello partimos los 125 de chocolate y lo ponemos en un bol, lo metemos en el microondas, a potencia máxima, sacándolo cada 5 o 6 segundos y le damos vueltas, tener cuidado de que no se nos queme (un truco para que no nos salten chispas en el microondas es meter al mismo tiempo un vaso con agua). Una vez fundido el chocolate le añadimos los 35 g de aceite de girasol, y mezclamos bien.


      Sacamos el molde del congelador  desmoldamos, y partimos con un cuchillo caliente en barritas del tamaño deseado.


      A continuación ayudándonos de una brocha de silicona, pintamos o bañamos nuestras barritas con la cobertura de chocolate, y las ponemos sobre una rejilla, hasta que se enfrié un poco el chocolate y forme una capa sobre las barritas.


      Una vez que el chocolate se haya secado y formado una capa, solo nos queda servir y disfrutar de su buen sabor. 


No olvidéis que si quiries participar este es el enlace (http://www.werthers-original.es)


domingo, 2 de febrero de 2014

Saquitos de morcilla, manzana y miel

Hoy vamos a preparar unos saquitos de morcilla con manzana y miel, que están deliciosos, pero sobre todo fácil y rápido de preparar. La receta se la tenemos que agradecer a nuestro amigo y compañero bloguero José Luis (jositococinilla), que ha tenido la amabilidad de dármela, para compartirla con todos vosotros. Es una receta con un contraste de sabores muy bueno, ideal para prepararla como entrante o aperitivo.


INGREDIENTES:
      - 1 Morcilla de Burgos
      - 1 Manzana
      - 1 Lamina de hojaldre
      - 2 Cucharadas de miel
      - 1 Huevo
      - Aceite de oliva


PREPARACIÓN:
      Lo primero que hacemos es encender nuestro horno a 190º, por arriba y por abajo para que se vaya precalentando, mientras preparamos nuestra receta. Empezamos nuestra receta quitándole la piel a nuestra morcilla, ayudándonos de un cuchillo y la desmenuzamos un poquito. Seguidamente pelamos nuestra manzana, le quitamos el corazón y las semillas y la partimos en trocitos pequeños.


      A continuación ponemos una o dos cucharadas de aceite de oliva en una sartén, la llevamos al fuego y añadimos la morcilla y la manzana partida en pedacitos pequeños, sofreímos a fuego medio dándole vueltas de vez en cuando, durante aproximadamente 5 o 6 minutos. Una vez que este sofrito añadimos a la sartén las dos cucharadas de miel damos unas vueltas, para integrarla bien con la morcilla y la manzana, acto seguido retiramos del fuego.


A continuación abrimos nuestra lamina de hojaldre, partiéndola en rectángulos de aproximadamente 10 x 5 cm. Con ayuda de una cucharilla pequeña vamos poniendo en cada rectángulo, un poquito del sofrito de morcilla con manzana y miel. Doblamos y con ayuda de un tenedor los vamos sellando, como si fuera una empanadilla.


      Seguidamente ponemos sobre nuestra bandeja de horno, papel de hornear (también nos puede servir el papel en el que viene envuelta, la lamina de hojaldre), poniendo encima del papel los saquitos de hojaldre rellenos. Con ayuda de un tenedor pinchamos los saquitos, para que puedan salir los gases, evitando que durante el horneado se nos abran.


      Seguidamente batimos nuestro huevo un poco y pintamos con el todos los saquitos, ayudándonos de una brocha de silicona.


      A continuación metemos en el horno, que le tendremos precalentado a 190º, por arriba y por abajo, durante aproximadamente 18 o 20 minutos, de todas formas estaremos un poquito pendientes, y  cuando veamos que se doran un poquito estarán listos nuestros saquitos.


Con esto solo nos queda servir y disfrutar del delicioso sabor que tienen.